winterhoneysuckle Karu 🖤

Verbo — Intentar: hacer un intento o esfuerzo para hacer algo o en este caso...a alguien. Sexo, a Kim Taehyung le encanta, y desde que se dio cuenta a temprana edad de su fuerte atractivo sexual, no ha tenido problemas usándolo a su favor. Hombres y mujeres caen en su cama por igual —después de todo, Taehyung no es quién para discriminar. Vive por un lema —si algo te interesa, ¿por qué no simplemente tener una oportunidad e intentarlo? Y él quiere intentarlo con Jeon Jungkook. Justo saliendo de un matrimonio de cuatro años con una ex esposa del infierno, una relación es la última cosa en la mente de Jungkook. Él está empezando de nuevo y tratando de salir adelante con un nuevo empleo en un lujoso bar en el centro de Chicago. El único problema es que, Jungkook ha llamado la firme atención no deseada del Sr. Kim Taehyung —un cliente habitual del bar y un hombre que siempre consigue lo que quiere. Noche tras noche, Jungkook mantiene a raya los avances persistentes del hombre innegablemente carismático, pero después de un momento explosivo en el bar, las cosas cambian cuando él encuentra su cuerpo agitándose con un deseo diferente al de su mente. Cuando la arrogancia, la terquedad y la tensión sexual chisporrotean entre los dos, amenaza con cambiar el rumbo de sus vidas. Taehyung no tiene relaciones. A Jungkook no le van los hombres. Pero ¿qué pasaría si ambos caen en la tentación y lo intentan?. - Adaptación del primer libro de la saga Tentación, de la autora Ella Frank, todos los créditos correspondientes para ella. - Contenido Homosexual. - Versatilidad.


Fanfiction Bandas/Cantantes Sólo para mayores de 18.

#vkook #taekook #kookv #kooktae
17
1.1mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 10 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Prólogo



Aviones. Taehyung no era fan de ellos.


Sin embargo, el cálido coño en el cual su polla estaba metida profundamente hasta sus bolas, era definitivamente mejor que el cuero frío y azul del asiento 1D de la clase ejecutiva, en el que había estado sentado hace un momento. Por suerte para él, justo antes de que el avión rodara por la pista, el asiento libre, que pensó se mantendría vacío, se ocupó.


Y aunque cambió mi plan de dormir…

─Shh, cariño. Si vas a gemir voy a tener que callarte. ─Taehyung alzó su mano para cubrir sus rosados labios medio abiertos.


Al principio, había asumido que éste sería el mismo aburrido viaje de siempre desde L.A de vuelta a Chicago. Se había acomodado con su típico gin-tonic, desabotonó el saco de su traje, y se cruzó de piernas mientras esperaba impaciente a que el viaje comenzara. Pensó que si tuviera suerte, podría tomar varios tragos más y dormir la mitad del viaje.

Y que suertudo hijo de puta que soy.


Mientras estaba vaciando su pequeño vaso de plástico, escuchó la voz de una mujer acercándose a la puerta de la cabina, gritando:


──¡Esperen! ¡Esperen! ¡Uno más!

Y ahí fue cuando vio a Jessica "Oh, mierda si, más".

Era una rubia de piernas largas en una minifalda rosa, que se había abierto camino por la puerta y que lo había dejado abrirse camino en ella por igual.


El auxiliar del vuelo le dio una sonrisa rápida.
─Tienes suerte. Estábamos a punto de cerrar la puerta de la cabina.

Jessica se rió.

Y eso fue lo que hizo que su polla prestara atención. ─Bueno, me alegro de haber corrido entonces. ──Vamos a sentarte. ¿Cuál es el número de tu asiento? ──Parece que es el 1C.

Y eso, como dicen, fue todo.


Actualmente, el trasero desnudo de Jessica se sentaba en el minúsculo lavabo del baño de atrás, del vuelo 201 de Virgin America, y bueno, no había absolutamente nada virginal sobre la manera en que su minifalda estaba levantada alrededor de su cintura. De hecho, Taehyung podría adivinar que ella no podría ni siquiera recordar lo que la palabra virgen significaba, especialmente considerando como sus muslos color crema estaban separados bien abiertos con su polla deslizándose dentro y fuera de su coño empapado. Y eso estaba bien para él.


Cuando ella se detuvo por primera vez cerca de su asiento, él dejó su mirada vagar desde sus tacones negros hasta sus piernas largas y suaves.

No se había disculpado ni había ofrecido excusas por follarla con la mirada mientras la medía como posible, y a partir de ahora, oficial polvo.

A ella no parecía molestarle, obviamente, porque cuando finalmente se encontró con una mirada coqueta y verde, la mujer le había sonreído mientras indicaba el asiento a su lado.


─Parece que estás atascado conmigo.

─Sí, eso parece ─coincidió.


Después de que ella guardara su bolso en el compartimiento superior, se deslizó lentamente en su asiento a su lado y se volvió hacia él tendiendo su mano.

Esa misma pequeña mano está actualmente agarrando la solapa de mi traje, justo en este momento, reflexionó Taehyung mientras golpeaba sus caderas hacia adelante, hundiéndose dentro de ella tanto como le permitía esa posición estrecha e incómoda.


─Soy Jessica ─le había dicho evaluándolo con una traviesa mirada, muy parecida a la de él.

Había visto sus pequeños dedos terminados con unas uñas con manicura rosa, y de repente, el vuelo se había convertido en algo mucho más interesante.

Tomando su mano con la suya, le guiñó un ojo. ──Soy Taehyung.


─¡Más duro Taehyung! ──gemía, dándole ahora un buen uso a su nombre.


Bueno, no voy a decirle que no a eso, era el único pensamiento de Tae mientras usaba de soporte sus pies, lo cual era difícil de hacer cuando los pulgares en sus zapatos estaban doblados contra el tocador de plástico que ocupaba la mayoría del puto espacio donde se estaba parando. Pero como un soldado de caballería, Tae se dio buen uso a sí mismo, agarrando el trasero de Jessica con su palma izquierda y sosteniéndose en la encimera con la derecha, mientras empezaba a golpear con fuerza dentro de la mujer justo como lo había pedido. Los estaba empujando cada vez mas cerca a ese momento escurridizo, dirigiéndolos a ese lugar en el cielo.


Nunca había pensado en follar en un avión hasta que se desplazó por la pista y se movió de la línea de espera para alinearse y así despegar. Pero eso era todo en lo que podía pensar después de que Jessica hizo todo un show al cruzarse de piernas, y mostrar mucho más que la parte superior de sus muslos.


─Bueno, Taehyung, tengo el presentimiento de que este viaje se acaba de poner interesante. Gracias por eso.


Él le había regalado una arrogante mirada que era tan depravada como los pensamientos que ahora corrían a través de su mente.

Mientras el avión se había disparado por la pista con toda la fuerza de dos chorros de motor, Tae se había abrochado el cinturón, preparándose para el viaje. Mientras que la parte delantera del avión se inclinaba hacia arriba, tanto como su polla palpitante, finalmente le contestó:

─Eso intento. Así que, ¿estás volviendo a casa, a tu marido e hijos?


Cuando Jessica había lamido sus brillosos labios, Tae había imaginado inmediatamente a esa lengua desempeñando ese mismo hábil movimiento en medio de sus piernas.

─Ni hijos ni marido.


Con eso, Tae había sabido que se uniría a ese club exclusivo, que no tenía nada que ver con vírgenes.

──Sí ──siseó mientras sus pelotas se ajustaban y las mejillas de su trasero se tensaban.


Envuelta firmemente alrededor de su cintura, la pierna de Jessica presionaba contra él, acercándolo, mientras sus ojos se ampliaban sobre su palma cubriendo su boca. Luego, sus músculos dulces y jugosos tensaron su polla como un puto tornillo, y ambos lo encontraron.

Por el precio de admisión de $543,90, ambos fueron aceptados dentro del exclusivo Mile High Club, y valió cada centavo.


*Mile High club: Se refiere a las personas que mantienen sexo en los aviones en pleno vuelo.

11 de Agosto de 2020 a las 21:17 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo I

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 17 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión