Estamos teniendo algunos problemas de lentitud en nuestra web. Nos disculpamos y te agradecemos por la paciencia mientras seguimos trabajando para restablecer la velocidad.
fearstorys Fear storys

Mike, Jack y Edward son tres hombres que llevan diez años asistiendo y resolviendo todo tipo de casos paranormales con éxito en todos aquellos a los que se han enfrentado. Sin embargo, un suceso del pasado que marcó considerablemente sus vidas les vuelve a visitar en la actualidad. ¿Podrán tener éxito esta vez? ¿Será el ultimo caso de Mike, Jack y Edward?


Paranormal Todo público.

#fear #terror #miedo #fantasmas #possession #exorcismo #295 #ouija #posesion #exorcista #conjuring
Cuento corto
0
1.0mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

El exorcismo de Abby Crown

Miércoles, 20 de mayo de 2020, 10:30 horas

-Entonces, ¿no hay ningún fantasma? ¿Mi casa no está encantada?

-Sentimos defraudarles, pero… efectivamente no. Es una de las típicas situaciones que nos encontramos cuando nos llaman para estudiar un caso. La gente llama pensando solo en lo paranormal sin pararse a buscar una causa justificada de lo que ocurre, casi siempre estos sucesos tienen un porqué y no… no es paranormal.

-Exacto señor, su casa es antigua, este hecho provoca que el material de la casa se dilate por la mañana cuando las temperaturas son más altas y se contraiga por las noches cuando estas son más bajas. De ahí que por las noches escuchen el suelo crujir y confundirlo con los pasos de un maligno espectro -dijo Jack con tono cómico.

-Como ve, Jack les ha dado la causa justificada y lógica de lo que ocurre, pueden estar tranquilos. Aquí no hay ninguna presencia… maligna claro.

-Perdonen por haberles molestado por nada, nos da mucho respeto lo que tenga que ver con espíritus.

-No se preocupen, nos dedicamos a ayudar a gente que lo necesite, pero, sabemos que no siempre nos tocan casos reales, ¡cuídense!

Mike, Jack y Edward. Tres hombres que son conocidos por asistir y resolver casos paranormales. Empezaron hace 10 años, desde entonces son seguidos por todo el país dado que sus éxitos en sus casos podían ser visionados por todos ya que estos tres jóvenes siempre acuden a sus casos con una grabadora de voz y una videocámara, además de otros objetos necesarios para realizar el estudio de sus casos. Los tres son creyentes, el que tuvo la idea de comenzar esta andadura por el mundo paranormal fue Mike. Mike es alto, con pelo corto y moreno. Siempre va acompañado de una cruz de plata colgando en su cuello y, en sus manos, se pueden ver tres anillos en cada mano, todos ellos relacionados con Dios. Su personalidad definida por Jack y Edward es “un buen demonio”, irónico ¿verdad? De los tres se podría decir que el es el que se encarga de aceptar o rechazar los casos, aceptar entrevistas, etc. Jack y Edward son sus inseparables ayudantes en sus casos, ellos se encargan de montar todo el equipo allá donde van cuando han aceptado el caso.

Jack también es alto y rubio. Al igual que Mike lleva una cruz plateada que cuelga de su cuello. Es el amigo de la infancia de Mike, siempre han estado juntos y es la única persona en este mundo que podría hacer cambiar de idea a Mike. Se podría decir que controla las malas decisiones y malos actos de Mike porque, como ellos mismos le definen, es un “buen demonio”. La personalidad de Jack es más calmada, se podría decir que es el más miedoso de los tres, pero, aun así, cuando Mike le comento lo que quería iniciar junto con él, no se lo pensó ni un segundo y aceptó.

Edward es el más reciente en unirse a este grupo “caza demonios”. Edward fue el protagonista del primer caso de Mike y Jack. En su casa empezaron a pasar sucesos extraños días después de mudarse allí. Mike y Jack acudieron a esa casa y, viendo que cumplía las tres reglas que ellos tenían en cuenta a la hora de aceptar o no un caso, comenzaron el estudio. Al principio no disponían de demasiadas herramientas, no eran como ahora que son más conocidos (podría decirse incluso famosos) y que ya tienen un largo recorrido y experiencia. Lograron descubrir que, en esa casa, una joven niña era maltratada y violada por su padre alcohólico. Esta niña llego a un día en que no pudo más y se suicidó en su cuarto. Esa misma noche encontraron el cuerpo del padre en el baño de la casa con… un miembro seccionado del cuerpo podríamos decir. El espíritu de esa muchacha que tanto aguanto se convirtió en un ente violento. Edward vivía un infierno en esa casa y decidió buscar alguien que pueda ayudarle. En internet encontró a Mike y Jack que acudieron prestos a su llamada. Estos tres juntos unieron fuerzas para echar el espíritu de la niña de esa casa que ya no era suya. Bendijeron toda la casa y durante el proceso se podía ver todos los objetos de la casa levitar y ser lanzados a todos los rincones de la casa. Todo ello quedó grabado por voz y video y subido a internet por Mike y Jack. La grabación terminó con una frase de Mike que, cruz en mano, sin duda dio por acabado tal infierno: en nombre de dios, yo te expulso, abandona este lugar. Desde ese primer momento todo el mundo ya tenia constancia de lo que fue el primer caso paranormal con éxito de Mike y Jack, a los que después de ese caso, también se uniría Edward. Ahora ellos tres estarían juntos para seguir resolviendo casos y darse a conocer por todos.

Edward, después de haber visto lo que vio, quería unirse a ellos, los veía como sus héroes y él quería ser uno para otras personas que, como él, están sufriendo lo mismo… o peor. Edward era un experto en tecnología por lo que les venia bien a Mike y Jack, de ahí que no dudaran en aceptarle en este camino de peligros, veían una gran ayuda en él y, como ellos dicen “mejor juntos que separados”.

Así se juntaron los que, para muchos, son los mejores en cuanto al estudio y resolución de casos paranormales con diez años de experiencias. Para muchos son cazadores de demonios, cazadores de fantasmas, los “Sin miedo”, y un gran repertorio de nombres. Ellos en todo ese tiempo no han rechazado un solo caso por peligroso que sea o por la importancia que tenga. Siempre han estado ahí para ayudar cuando la iglesia no lo hacía. Esta no suele ayudar a este tipo de personas, siempre los toman como supersticiosos o bromistas. Según las palabras de Mike, Jack y Edward “rara vez conseguiréis que la iglesia os ayude”. Se podría decir que ellos tres mantienen una lucha con la iglesia, en varias ocasiones les han pedido que dejasen de hacer lo que hacen, incluso les han amenazado, pues en sus videos siempre mandan un mensaje y uno de ellos siempre suele ser “una vez más, la iglesia no ha ayudado en nada”. No solo luchan contra entes malignos, sino también con la injusticia y el hecho de que gente que necesita de los llamados siervos de Dios no reciben ayuda.

Miércoles, 20 de mayo de 2020, 13:30 horas

-No hay trabajo, ¿verdad?

-¿Lo has vuelto a olvidar Mike? Tenemos entrevista.

-No jodas Jack, ¿has vuelto a aceptar una entrevista sin decirme nada?

-Mike, la gente quiere saber de nosotros. Llevamos siglos sin dar una entrevista.

-Te gusta mucho las cámaras, ¿verdad Edward?

-¿Por qué te crees que soy yo quien monta todo el chiringuito cuando vamos a un lugar? -dijo Edward con una sonrisa en la cara.

-Va Mike, será rápido.

-Porque soy yo quien habla, tendríais que decir vosotros algo también de vez en cuando. Parece que os ha comido la lengua un demonio.

-JA JA, tan gracioso como siempre. ¿Vas a dar la entrevista o no?

-¿Cuándo me he negado? -dijo Mike mientras salía por la puerta con una sonrisa.

-¿No lo estaba haciendo ahora?

-Ay Edward, pareciera que no lo conoces a estas alturas.

Por la tarde, Mike, Jack y Edward se dirigieron al programa donde iban a ser entrevistados. Mike llevaba un tiempo sin conceder entrevistas, como ya se ha dicho, es una persona compleja. Esta vez, Jack se ha encargado de aceptar una, pues la gente deseaba saber de ellos. Llevaban unos meses sin tener un caso de verdad. Jack estaba seguro de que, si le insistía, terminaría cediendo a realizarla y así fue. A Mike no le gustaban demasiado, siempre preguntaban lo mismo y aborrecía la falta de información de los entrevistadores acerca del mundo de lo paranormal y de lo que ellos hacían. Y lo que menos soporta, es que pongan en duda su trabajo y los métodos que utilizan.

Presentador: Estamos de vuelta y espero que estén preparados, pues hoy han venido al programa después de un tiempo de inactividad los tres hombres que durante diez años han estado presenciando actos paranormales y sucesos terroríficos. Diez años en los que no han rechazado ni un solo caso y que, en todos en los que han estado presentes, han salido exitosos. Démosles la bienvenida a Mike, Jack y Edward por favor.

Presentador: Hola chicos, bienvenidos al programa. Primero que todo ¿Cómo estáis?

Mike: Déjame decir algo primero, el éxito es lo que vosotros veis en los videos. No todo ha sido éxitos. En el camino hemos perdido cosas, y eso no se muestra en los videos. No somos dioses inmortales.

Presentador: Sí bueno… Bien, chicos ¿Cuál es el procedimiento a seguir cuando empezáis un caso?

Mike: Lo primero, para que aceptemos un caso han de cumplirse tres reglas, las cuales descubrimos en la primera toma de contacto con la persona que sufre el suceso paranormal. Yo lo llamo “la entrevista”. Después, si reúne las tres reglas empezamos a estudiar el caso a fondo y no paramos hasta conseguir solucionarlo.

Presentador: Esas tres reglas, ¿pueden decirnos cuáles son?

Mike: Lo primero, que no haya una explicación lógica y demostrada de lo que ocurre. De hecho, venimos de una llamada en la que esta regla no se ha dado y hemos demostrado la explicación, por lo tanto, el caso está cerrado. Segunda, que lo que ocurra no sea natural de la realidad que conocemos. Y tercera y la más clara, que pongan en peligro a las personas o la persona que lo sufre.

Presentador: Esas reglas ¿las utilizáis siempre?

Mike: Sin excepción. De lo contrario estaríamos todos los días tomando casos inexistentes.

Presentador: ¿Pertenecéis a la iglesia?

(Los tres se ríen)

Mike: No, no pertenecemos a esa… gente.

Presentador: ¿Cuál es el caso mas terrorífico y peligroso al que os habéis enfrentado?

Mike: No no no no, todos los casos a los que nos enfrentamos son peligrosos. Aquí no hay ni blanco ni gris. Aquí siempre es negro. Cuando empiezas un caso sabes que hay muchas posibilidades de que algo gordo me pase a mí, a mis compañeros o a los que sufren el suceso. No hay casos fáciles ni menos peligrosos. Lo que hacemos es muy peligroso y si no estas lo suficientemente preparado mejor no te metas… no acabarás bien.

Presentador: Si alguna vez vemos un fantasma, ¿cómo podemos actuar?

Mike: No tengáis miedo. no sabes si es maligno o bueno. Por lo que en todo caso no tengáis miedo, pues las malas presencias se apoderan con más facilidad de los que tiene el alma más débil. Debéis de mostraros sin miedo y, debéis coger una cruz o lo más parecido que tengáis a una y apuntar hacia la presencia. Después debéis decir: en nombre de Dios nuestro señor, ¿en qué puedo ayudarte?

Presentador: Y si la cosa se pone fea…

Mike: Nos llamáis -dijo entre sonrisas- No, en serio. Debéis rezar lo que sepáis y llamar a alguien de la iglesia principalmente. Seguramente pasen de vosotros así que juntaros con alguien y llamad a expertos en el tema. Pero nunca… oíd bien, nunca… estéis solos en esto.

Presentador: No tengo más preguntas. Mike, Jack, Edward, gracias por vuestro tiempo y suerte en los futuros casos.

Los tres dieron las gracias, se despidieron y abandonaron el plató.

-No vuelvas a aceptar una entrevista sin mi permiso eh.

-¿No te lo has pasado bien? Ha sido buena entrevista.

-Menos mal que yo respondía a todo, sino me habría dormido -los tres se rieron mientras abandonaban las instalaciones y se dirigían a su piso.

En los diez años que llevaban de experiencias paranormales se habían encontrado con todo tipo de situaciones. Normalmente solían ser presencias, pero nada más allá de eso. Acudieron a un exorcismo que, en principio comenzaron ellos, pero que no lograron terminarlo con éxito. En ese exorcismo, el padre del chico murió sin que ni Mike, Jack o Edward pudiera evitarlo. El chico estaba poseído, el padre en la habitación. Mike no pudo entrar a ayudar al padre. Intentó de todas las maneras posibles abrir esa puerta, pero era totalmente imposible. No había nada que pudiera tumbar dicha puerta. Mientras, Jack y Edward vieron a través de las cámaras lo que estaba ocurriendo y, cuando Mike lo visualizo no dudó en pedir ayuda a quienes no les dejaban hacer lo que hacían. Llevo las pruebas en video de lo que estaba ocurriendo. El sacerdote del pueblo se negaba rotundamente a realizar el exorcismo sin antes consultárselo al resto de sacerdotes. A Mike no le quedo de otra que amenazar al sacerdote para que les ayudara. Finalmente, este accedió y, con el resto de los sacerdotes de esa iglesia acudieron a esa casa para realizar el exorcismo del muchacho que, al final tuvo éxito. Ese caso no fue subido a internet por orden de Mike, sin duda era el peor caso de su carrera. Ese caso marcó la carrera de los tres hasta tal punto que decidieron dejarlo todo, pues quien sabe si hay otro caso igual o peor, que ellos no puedan resolver. Jack convenció a Mike de continuar con todo debido a la gran ayuda que suponen para muchos, alegando que, si no fuera por él, ese muchacho estaría muerto. Sin embargo, Mike no se perdonará jamás que el padre del muchacho muriese y el no pudiera hacer absolutamente nada. Se sentía el asesino de ese hombre. Desde entonces no han vuelto a toparse con un caso de posesión. ¿Qué pasará si se encuentra Mike con uno? ¿Accederá a tomarlo?

Viernes, 22 de mayo de 2020, 23:50 horas

-¿Te acuerdas del que creía que le perseguía su abuela muerta? -preguntó Jack entre risas.

-Joder Jack, no debería reírme cabron, pero así es difícil -respondió Mike.

-Claro que no, pero es que hay cada caso…

-¿Queréis otra cerveza?

-No te la voy a negar la verdad.

Mientras Mike va a por una cerveza al frigorífico suena el teléfono que tienen exclusivamente para el trabajo. Los tres se miran y Mike lanza una mirada a Jack y acto seguido mueve el cuello hacia el teléfono indicando que lo coja él.

-Somos Mike, Jack y Edward, ¿en qué podemos ayudarle?.... ¿cómo?... ¿dónde?... vale tranquilícese por favor y dígame como se llama ella… ¿Cuánto lleva así?... madre de dios… no tenemos demasiada experiencia, pero tenga por seguro que iremos en cuando podamos, aguante… hasta ahora -finaliza la llamada y se dirige a Mike- Mike, tenemos un caso.

-Pues vamos a ello, ¿no? -dijo Mike.

-Es una posesión, hay que hacer exorcismo.

Tras pronunciar Jack esas palabras, el silencio inundo la casa y Mike miraba con los ojos abiertos como si hubiera visto al mismísimo diablo en dirección a Jack y este en dirección a Mike. Edward se santiguo tres veces mirando fijamente a Mike. Los tres sabían la experiencia que tuvieron en el primer y único exorcismo al que asistieron y lo que Mike sufrió y todo lo que tuvo que hacer para no dejar a ese niño a su suerte.

-No vamos a ir.

-Pero Mik..

-¡He dicho que no vamos a ir! -interrumpió Mike- Ni yo voy a ir, ni vosotros tampoco vais a ir.

-Mike, es una niña, solo tiene a su madre

-Peor me lo pones, ¿y si muere la madre? Dime ¿Qué hacemos después?, y si no conseguimos salvar a la niña ¿Qué hacemos? ¿Qué sugerís? No es tan fácil ¿verdad? No vamos a ir, es mi última palabra.

-Nosotros nunca abandonamos un caso Mike, tene…

-¿Que te crees? ¿Que esto va del máximo numero de casos que podamos hacer hasta que venga uno que nos mate a todos? No se trata de esto, se trata de ayudar en lo que podamos -dijo Mike resaltando esto último.

-Podemos hacerlo Mike… venga joder, han pasado nueve años de aquello, olvídate de una put…

En ese momento, Mike se acercó deprisa a Jack y le cogió por el cuello de la camisa y le empujó hacia la pared.

-¡Vi a un hombre morirse en mi puta cara! ¡No pude hacer nada! ¡No pude ayudarle! ¡¿A eso lo llamas poder hacerlo?! ¿Enserio crees que el ultimo exorcismo salió bien? ¿Es que no te importa en absoluto que ese padre muriese? Yo maté a ese hombre, fue mi puta culpa. Yo le deje entrar en esa habitación. ¿Cómo quieres que me olvide de eso?

Se quedaron en silencio y Mike se apartó de Jack al darse cuenta de lo que estaba haciendo.

-Tu no le mataste. Vamos Mike, somos nosotros. Tenemos más experiencia y material para realizar un exorcismo correctamente. Podemos hacerlo. Los tres sentimos lo mismo, los tres pudimos evitar esa muerte y no lo hicimos.

-Estuvimos a punto de dejarlo, ¿Tampoco os acordáis de eso?

-Yo estoy con Jack, Mike. Lo siento tío, no voy a dejar a esa madre sola. Quiero devolverle a su hija.

-No vamos a ir y punto. No quiero que se os ocurra ir.

-Si no vamos, despídete de nosotros Mike. No volveremos aquí. No nos volverás a ver.

Mike miro fijamente a Jack y le dijo:

-¿En serio me quieres dejar?

-No, pero lo haremos.

Pasó unos segundos y Mike respondió:

-Tomaros el tiempo que queráis. No os lo voy a impedir.

Edward se fue directo a su habitación a comenzar a recoger el equipo que se llevan a todos los casos a los que asisten, Mike se sentó en el sofá con la mirada y la cabeza apuntando al suelo y Jack seguía mirándole fijamente.

-No eres el Mike que conozco -dijo Jack.

-Lo sé -respondió Mike y acto seguido apareció Edward con todo el equipo de estudio e hizo un gesto a Jack indicándole que estaban listos para ir hacia la casa. Jack abrió la puerta y se marcharon dejando solo a Mike, pensativo en su sofá.

Sábado, 23 de mayo de 2020, 00:30 horas

-¿Está todo listo? -preguntó Jack- estamos tardando demasiado.

-Sí, dame dos minutos y nos vamos.

Segundos después sonó el móvil de Jack.

-Es Mike

-Cógelo, aunque se va a cagar en todos tus muertos.

Jack deslizó el dedo sobre la pantalla de su móvil contestando a la llamada.

-¿Qué quieres?

-¿Habéis salido ya?

-No, nos vamos ahora mismo.

-¿Sigue habiendo hueco para mí, capitán?

Edward lo escuchó y miró a Jack esperando la respuesta.

-Por supuesto, estamos juntos en todo ¿no?

-Voy cagando leches, ¿tenéis el libro?

-¿Qué libro?

-El que no me gusta una mierda

-Sí, vamos, ¡date prisa!

-Por cierto, ¿Cómo se llama la niña?

-Abby Crown.

Una vez más, Jack había conseguido hacer cambiar de idea a Mike. Sin embargo, todavía no estaba del todo convencido de que lo fuera a hacer. Le notaba distinto. Por primera vez en todo el tiempo que lleva con él atisbaba en él miedo. Él sabía que era extremadamente raro que Mike se mostrase con miedo, débil, Mike había sido el sustento del grupo durante esos 10 años, pero ahora veía en el un mar de dudas y pensó que ese día debía ser él quién tomara el mando en ese caso. No veía a Mike en muchas condiciones para llevar el caso como ha llevado todos los anteriores, él no pensaba en a lo que se enfrentaba, el pensaba en la forma de derrotarlo, en hacerse superior a ello, pero esta vez ha cambiado. Por primera vez está pensando en a qué se está enfrentando y sobre todo esta pensando en la derrota. Ese no era Mike, estaba totalmente fuera de juego. Durante el viaje a la casa no abrió la boca para decir una sola palabra, por el momento estaban solos.

Sábado, 23 de mayo de 2020, 01:15 horas.

Mike, Jack y Edward llegaron a la casa donde se realizará el exorcismo, la casa de los Crown. No conocían nada de esa familia, únicamente lo que la señora Crown le dijo a Jack por teléfono. La madre tiene por nombre Elisabeth Crown y su hija Abby Crown. En la llamada no se especificó la edad de Abby, sin embargo, la señora Crown alegó que llevaba varios días en un estado pésimo y que ocurrían cosas terroríficamente horrendas en su casa. Posiblemente esto se deba a las tres fases que desembocan en una posesión de un ente demoniaco a una persona humana.

La casa era grande, tenía dos plantas, pero únicamente tenía iluminada una sola habitación, una del piso de arriba. Los tres hombres se posicionaron enfrente de la puerta, unos metros antes de llegar a ella.

-Mike, necesitamos que nos digas que hacer -empezó a hablarle Jack, pero sin respuesta.

-Mike por dios, ¡vamos! Hay una niña sufriendo

-¡Mike!

Esa ultima llamada despertó a Mike.

-¿Qué hacéis ahí parados? Coged la cámara y la grabadora, ¡vamos!... Tenemos un demonio al que dar caza

Después de coger lo indicado por Mike se acercaron a la puerta y antes de llamar se oyeron tres golpes atronadores dentro de la casa seguidos de un grito inhumano. Abby Crown, o mejor dicho, lo que acompaña a Abby Crown, les dieron la bienvenida.

La puerta fue abierta por un hombre que vestía un uniforme policial. Los tres hombres se sorprendieron pues la señora Crown afirmó en la llamada que estaba sola en la casa.

-Hola, soy un amigo de la señora Crown. ¿Ustedes son los exorcistas?

-No somos exorcistas, no hemos venido a hacer el exorcismo -dijo Mike.

-¿Cómo? ¡Como que no vais a hacer el exorcismo!

-Tranquilo señor, nosotros no estamos autorizados para realizar un exorcismo. Primero debemos enviarle las pruebas a la iglesia para que así pueda venir un sacerdote, entonces es cuando nosotros estaremos ahí para ayudarlo.

-No puede ser, ¡No podemos esperar más! ¡Ha empeorado demasiado, está muriéndose!

Se volvió a escuchar otro grito inhumano, esta vez más elevado que el anterior y se oyó hablar a Abby Crown con una voz impropia de una niña, pero no podían apreciar bien lo que decían.

-Sacad los crucifijos chicos -Dijo Mike. Acto seguido se volvió a escuchar los tres golpes que escucharon antes de entrar a la casa, pero esta vez con mucha más fuerza.

-Esos golpes, ¿se escuchan a menudo?

-Sí, desde que empezó a estar en ese estado.

-¿Siempre de tres en tres?

-Sí

Mike, Jack y Edward se miraron fijamente por unos segundos.

-Se considera un insulto a la trinidad… padre, hijo y espíritu santo -aclaró Jack.

En ese mismo instante, un objeto de la pared de la casa salió disparado en dirección a la cabeza de Jack que fue apartado rápidamente de su trayectoria gracias a Edward que estaba a su izquierda. Lo que acompañase a Abby Crown, quería ver a Jack muerto. Los cuatro hombres se miraban fijamente sorprendidos.

-Ya lo sabe… -dijo Mike en voz baja.

-¿Qué sabe? -preguntó el policía.

-Quiénes somos… y a qué hemos venido -aclaró Mike.

-Una pregunta ¿La madre y la hija están bautizadas? -preguntó Jack.

-No

De nuevo, Mike, Jack y Edward se miraron unos a otros.

-¿Qué pasa? ¿Por eso ha poseído a Abby? -preguntó el policía.

-Los espíritus inhumanos les da igual que estén bautizadas o no, le importa a la iglesia -dijo Mike

-¿Qué quiere decir? -preguntó el policía.

-Que las pruebas que consigamos deben ir directamente al Vaticano y ellos deberán autorizar el exorcismo -aclaró Jack.

-¿Cómo? -dijo el policía con cara de rabia- ¡¿Me están diciendo que hay que esperar lo que ellos quieran hasta que autoricen el exorcismo mientras Abby se muere?! ¡Soy policía y os ordeno que hagáis el exorcismo ahora! -exclamó el policía con la mano en la funda de su pistola.

-No es tan fácil como cree señ…

El policía desenfundó la pistola y apuntó con ella a Jack.

-Vais a hacer el exorcismo… ¡ahora!

-¿Mike?

-Coloca el equipo, lo haremos nosotros.

El policía bajo entonces lentamente la pistola, pero, cuando esta apuntaba hacia su muslo derecho la pistola se disparó sola atravesando con la bala el muslo del policía.

-¡Me cago en la puta! -exclamo el policía con dolor.

En ese momento se vio a la señora Crown bajar las escaleras y al ver a su amigo en el suelo fue corriendo hacia él.

-Señora Crown, quédese con él. Nosotros nos ocupamos de su hija.

-¿Son los exorcistas? -pregunto la señora entre su llanto.

-Llámenos como quiera… muchachos ¡arriba!.

Mike, Jack y Edward subieron a prisa las escaleras de la casa mientras el policía daba indicaciones de lo que la señora Crown debía hacer para evitar que saliera más sangre. Mientras los muchachos subían las escaleras toda clase de objetos de adorno que la señora Crown tenia en la casa se dirigían hacia Mike, Jack y Edward. Fuera lo que fuera lo que estaba con Abby Crown, sabía que le llegaba su fin. Llegaron a la parte de arriba y, como de costumbre, Edward comenzó a montar el equipo. Mientras, Jack y Mike se preparaban para entrar a la vez que se escuchaba una risa malévola y golpes de todo tipo y de todas intensidades, Abby Crown estaba descontrolada.

-¿Tienes el libro? -preguntó Mike.

-Sí, ¿tú tienes el agua?

-También, falta la cruz de exorcismo. ¡Joder dónde está!

-La tengo yo, Mike. Lo siento -contestó Edward.

-Rápido dámela ¿Está lista la cámara?

-Todo listo.

-Entremos

Cuando fueron a abrir la puerta se hizo el silencio. Antes de girar el pomo, Mike miro a sus compañeros y vio que la señora Crown aparecía junto a ellos también en silencio. Mike hizo un gesto con el dedo indicando que iba a entrar. Abrió la puerta y los tres hombres entraron a la habitación. Las primeras impresiones era la de una habitación totalmente destruida y extremadamente fría con olor a putrefacción como nunca antes habían olido. Lo que vieron en esa habitación no lo presenciaron en ninguno de los diez años de sus carreras, ni siquiera en su anterior exorcismo. Pero sin duda hubo algo que sorprendió no solo a Mike, Jack o Edward, sino también a la madre, pues Abby Crown, o lo que queda de ella no estaba en la cama y las cuerdas con las que estaba atada yacían encima de la cama. Cuando Mike lo vio, se dio la vuelta para buscar los ojos de la señora Crown, pero la puerta de la habitación se cerro de golpe con una fuerza abismal. Lo que vieron a continuación sin duda alguna les dejó huella para toda su vida. Abby Crown colgaba del techo boca abajo con el cuerpo totalmente deformado y, al cerrarse la puerta, Abby se abalanzó a los muchachos.

-¡Hostia puta joder! ¡Atadla rápido! ¡Edward deja la cámara ven a ayudarme! -exclamó Mike.

Mike y Edward agarraron desde el suelo como pudieron a Abby mientras Jack buscaba las cuerdas. Con dos de ellas, ató todo su cuerpo como si de una camisa de fuerza se tratara. Mientras lo hacía, el cuerpo de Abby mordió el hombro de Edward que gritó del dolor. Abby se retorcía en el suelo después de atarla de una forma inhumana. Los muchachos la cogieron del suelo y la tumbaron en la cama para volver a atarla por los pies a la cama. Una vez conseguido esto lo que estuviese dentro de Abby hizo acto de presencia.

-¡Iros de aquí hijos de puta! -exclamó el cuerpo de Abby con voz endemoniada.

-¡Sacad los crucifijos! ¡Ya! -Mike comenzó a realizar el exorcismo- ¡En el nombre del padre y del hijo y del espíritu santo! -Mike acompañó las palabras rociando el cuerpo de Abby con el agua bendita. Esto también fue acompañado de golpes de todo tipo, los objetos de la habitación levitaban, los cristales empezaban a agrietarse y el cuerpo de Abby se retorcía una vez más.

Mike continuaba realizando el exorcismo leyendo el libro escrito en latín, el libro que no le gustaba “una mierda” ahora le estaba salvando la vida a una niña. Los cristales de una de las ventanas se rompieron, las patas de la cama salieron disparadas del suelo y una vez más se hizo el silencio en la casa. Mike paro de entonar la oración y los tres hombres miraban fijamente a la cama de Abby. Esta comenzó a levitar lentamente con el cuerpo de Abby. En ese momento la madre entró en la habitación con una hoja en la mano sobre la que había escrito unas letras que no se apreciaban bien. La madre vio a su hija levitando, con una cara que para nada era la de su hija y su cuerpo putrefacto y comenzó a gritar su nombre. En ese momento el cuerpo de Abby gritó con una intensidad anormal.

-¡NOOOO! -después de ese grito, el cuerpo de Abby se abalanzó de nuevo al cuerpo de la señora Crown consiguiendo deshacerse de las cuerdas una vez más. Abby estaba estrangulando a su propia madre mientras Jack y Edward intentaban apartarla.

-¡Mike piensa algo! ¡rápido! -exclamó Jack

-No funciona… el exorcismo no ha hecho nada… el agua no ha servido… ¡tiene mucho poder! ¡es más fuerte que nosotros! -Mike no paraba de andar de un lado a otro de la habitación diciendo estas palabras. Con las manos en la cabeza intentaba buscar algo que pudiera darle control sobre ella. En ese momento recordó por un instante el exorcismo del muchacho, pues el cura al que él amenazó le dijo unas palabras que empezó a recordar y que decían así “solo hay una cosa que te hace ser más fuerte que él, algo con lo que tienes total control sobre él”-

Mike intentaba recordar lo que era repitiendo esa frase una y otra vez.

-Algo con lo que tengo total control… Algo con lo que tengo total control… Algo con lo que tengo total control… ¡¿Qué coño es?!

-¡Maike! -exclamo de nuevo Jack.

Cuando Mike miró a Jack, solo una cosa apareció en su cabeza.

-El nombre… ¡el nombre del demonio nos da poder sobre él! -exclamó Mike que en ese momento la cabeza de Abby giro rotundamente hacia la posición de Mike dejando a la señora Crown todavía con vida. El cuerpo de Abby se levantó y fue corriendo hacia Mike pero Jack y Edward la detuvieron y comenzaron a atarla de nuevo.

-¡¿Cuál es el puto nombre joder?!

-¡Date prisa Mike! ¡No podemos resistir más!

Mike miró a la señora Crown que, desde el suelo, señaló con su dedo índice el papel con el que había entrado a la habitación. Sin perder un segundo, Mike cogió el papel y leyó con que en él rezaba escrito “Zagan”. En ese momento abrió los ojos y se dio cuenta de que tenía en su poder lo que necesitaba para acabar con éxito el exorcismo, pues cuando conoces al demonio directamente tienes poder sobre él. Mike lo acababa de conseguir.

-¡ZAGAN! -grito Mike. En ese instante el cuerpo de Abby miro fijamente a Mike y abrió la boca de forma inhumana realizando un grito atronador.

-¡Rápido Mike no aguantamos más!

-¡Sujetadla bien! -exclamo Mike- ¡ZAGAN… EN NOMBRE DE DIOS NUESTRO SEÑOR… YO… TE EXPULSO… DE VUELTA… AL INFIERNO!

Todos los objetos de esa habitación levitaban en ese momento, toda la casa estaba siendo destruida mientras Mike pronunciaba esas palabras. Lo que estaba haciendo surtía efecto.

Al acabar de pronunciar esas palabras todo se calmó. El silencio era ahora quien poseía la casa y el cuerpo de Abby comenzó a vomitar una sustancia negruzca con un hedor desprendido que se asemejaba a cien cuerpos en descomposición juntos. Instantes después, el cuerpo de Abby cayó al suelo y todos los presentes pudieron ver como su cuerpo iba adquiriendo de nuevo un estado normal. Su cara por primera vez en tiempo comenzaba a ser la misma cara de Abby Crown, una muchacha bella, joven, y llena de vitalidad.

-Jack… el pulso -dijo Mike.

-Esta… ¡VIVA! ¡ESTA VIVA! ¡LO CONSEGUIMOOOSS!

-¡LA HEMOS SALVADO!

Jack y Edward corrieron hacia Mike para fundirse en un abrazo mientras la señora Crown lloraba con cara de alegría al lado de Abby quien, sin duda, había vuelto a nacer.

Sábado, 23 de mayo de 2020, 03:03 horas

La joven Abby estaba tumbada en la cama de matrimonio de la señora Crown, descansando. No se podían imaginar que fuera una niña tan bella y que algo como lo que la poseyó la cambiara tanto. Mike, Jack y Edward estaban enfrente de la cama, la señora Crown a la izquierda de ella cogiendo la mano de su hija. El policía que, al igual que la señora Crown, no sabían como se llamaba estaba sentado en una silla con el muslo vendado. Por suerte la bala atravesó el muslo sin dañar nervios ni venas, “ha ocurrido un milagro en el infierno” pensaron todos.

-No sé como agradecer lo que han hecho por mi niña -dijo la señora Crown.

-No nos tiene que agradecer a nosotros señora, si no fuese por usted yo no habría tenido lo necesario para expulsar esa… cosa de su hija. -respondió Mike.

-Lo que había escrito en el papel ¿era el nombre? -preguntó la señora Crown

-Correcto, ¿Por qué?

-Esa cosa lo repetía con asiduidad -respondió

Se miraron los tres muchachos

-No era esa cosa quien lo decía… un demonio nunca diría su nombre… -dijo Jack

-¿Entonces? -preguntó el policía.

-Era Abby -respondió Mike- era ella quien estaba repitiendo su nombre todo el rato. Por eso la atacaba tanto y la dejó en ese estado.

-Bueno.. también hay que dar las gracias a la amenaza de muerte del señor policía -dijo Edward entre risas, al igual que él se rieron todos.

-Richard, me llamo Richard. Y no era una amenaza, sino una advertencia -se volvieron a reír todos.

-¿Creen que estamos seguras? -Preguntó la señora Crown.

-No sabríamos decirle señora, no hemos investigado nada. No sabemos nada de la casa, ni si pasó algo antes de que viviesen ustedes aquí, no tenemos nada. Le aconsejo que se muden de casa de todos modos, les vendrá bien para no tener malos recuerdos -aclaro Mike.

-¿Subirán esto a internet? -preguntó el policía.

-No. No hemos grabado nada y si lo hubiéramos hecho esto no seria algo para subir a internet -respondió Mike.

-Tenemos el audio, Mike.

Mike le miró pensativo.

-No es momento de hablar de esto. En fin, nosotros no tenemos más que hacer aquí, les deseo suerte y si necesitan cualquier cosa no duden en llamarnos. Y… nos gustaría ver a Abby algún día… la hemos cogido cariño -dijo Mike con una sonrisa en la cara al igual que todos los allí presentes.

-No lo duden muchachos, nos veremos pronto -respondió el policía.

Sábado, 23 de mayo de 2020, 21:30 horas

Mike, Jack y Edward, habían conseguido un éxito más. Este ha sido sin duda el caso más peligroso y complicado que han tenido que resolver. Han hecho un exorcismo ellos mismos con pocas garantías de que funcionase, pero, dicen que el bien siempre vence al mal. En este caso no ha sido menos. Mike, Jack y Edward publicaron la única prueba del caso de Abby Crown, el audio que recoge todo lo que los tres hombres vivieron en la casa de los Crown seguido de este texto escrito por Mike:

El exorcismo de Abby Crown

Lo que vivimos en la casa de los Crown fue sin duda alguna el caso más peligroso de nuestras carreras. Corrimos un peligro inminente, sabíamos que íbamos a una muerte segura, pero, no podíamos dejar a Abby Crown a su suerte. Este no ha sido el primer caso de exorcismo en el que hemos estado presente, hubo otro al inicio de nuestra carrera, pero no decidimos publicarlo. Fuimos nosotros los que realizamos el exorcismo, no hubo ningún personal de la iglesia, ni tampoco seguimos las normas que esta dicta en caso de exorcismo, nunca hemos seguido las normas de una entidad que, por utilizarlas, no ayudaron a personas que sí lo necesitaban y que sí tuvieron, gracias a ello, nuestra ayuda. Abby Crown se encuentra ahora mismo con su madre, la señora Elisabeth Crown y con la actual pareja de ella, el oficial de policía Richard Frey, viviendo en la casa de este último.

Abby Crown había sido poseída por un demonio llamado Zagan que, al saber su nombre nos otorgó poder sobre él y pudimos expulsarle del cuerpo de la joven, Abby Crown. Como siempre decimos, habrá gente que intente tomarnos como estafadores con lo cual, creed lo que queráis.

En cuanto a nosotros, Mike, Jack y Edward, queremos decir que este será el ultimo caso que realicemos. No volveremos a aceptar ningún otro caso debido a que este nos ha demostrado que no siempre vamos a poder vencer, estuvimos a punto de dejar morir a la señora Crown y casi muere el oficial de policía Richard Frey. Sentimos que tenga que ser así, pero es lo que hemos decidido. Os deseo mucha suerte, y recordad, solo se alimentan de las personas débiles. SED FUERTES

CASO CERRADO

Mike, Jack y Edward

23 de mayo de 2020

Viernes, 7 de agosto de 2020, 23:50 horas

Una llamada entrante en el móvil de Jack hace que este atienda a la misma.

-¿Quién es?...¿Donde?...¿Quien es ella?...espere, ¿ha dicho Crown?

-¿Qué pasa Jack? -Preguntó Edward.

-TENEMOS UN CASO

FIN

24 de Julio de 2020 a las 12:36 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~