beiba_27 A. Herrera

Bad Sequence es una historia que narra las vivencias de un grupo de estudiantes del instituto Saint Mihiel. Cada uno de ellos con un secreto que guardar y una pugna que enfrentar, mientras se ven inmersos en la terrible locura de la adolescencia y en un lugar donde el sistema educativo no es el tradicional. Advertencias: [Violencia explícita] [Inclusión de parejas LGBT+]


Drama Sólo para mayores de 18. © Todos los derechos reservados

#drama #juvenil #ciencia #adolescencia #político #angustia #revolución #arte #violencia #musica #filosofia #clases #letras #deportes #bxb #gxg #revuelta #inclusión #humor
0
1.1mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 30 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Prólogo

"Esta es mi tonalidad más gris.
Mi último acto de rebeldía".


En un pequeño pueblo llamado Silent Mountain nació un bebé en la familia Witherclear, el pequeño recién nacido fue nombrado con la misma sencillez con la que se nombran a los perros y de esa manera empezó a ser conocido como Alexander.

Los Witherclear eran numerosos y pobres, vivían de lo que podían comerciar en el puerto de Marant y cuando no había ni dinero ni alimento, cargaban sus cañas y salían a pescar, aunque existieran mil y un restricciones impuestas por la monarquía. Muchos los acusaban de ser un montón de gente sin escrúpulos, unos viles miserables y más adjetivos despectivos… Pero a quien le va a importar la ley cuando la mente está más vacía que el estómago. La familia Witherclear podía definirse como un grupo de personas que resultaban compartir un mismo nombre, varios genes y las mismas tragedias, una definición simplista pero acertada, nadie ni en el más loco de los sueños pudiese haber imaginado que el nombre de esta familia nunca sería olvidado durante siglos. Lo cierto es que no tenían nada de especial, no destacaban ni en el más mínimo de los concursos, ni solían ser de esa clase de afortunados que se ganaban la vida esclavizando a otros, incluso el patriarca no fue más que un desgraciado que terminó envenenado por una de sus amantes, “problemas de faldas” dirían algunos.


El nacimiento de Alexander fue recibido con un quejido por parte de sus tíos, “más bocas que alimentar” pensaban todos, como sus padres habían muerto nadie realmente se preocupaba por su bienestar, así que la mayor parte del tiempo andaba solo y sin pronunciar ninguna palabra; su única compañía desde pequeño fueron un montón de libros de cálculo con las paginas amarillentas y olor a humedad, vestía harapos y siempre llevaba el cabello sucio, no era más que un niño pobre en medio de una sociedad clasista.


Se obsesionó con los números y la lógica desde muy temprana edad, antes de aprender a hablar, ya sabía multiplicar y dividir; a los once años podía resolver teoremas complejos utilizando solo unas cuantas ecuaciones y formulas; muchos lo llamaron “erudito”, otros lo tildaron de loco por su reclusión social. Siempre que tenía papel y lápiz a su alrededor, comenzaba a escribir un montón de formulas con un nivel muy alto de complejidad, incluso para los académicos de la época. Cuando no tenía ni papel ni lápiz se embarrotaba de polvo el dedo y empezaba a escribir sus números en la pared o en los cristales, lo cual ponía de muy mal humor a sus tías. Alexander nunca llegó a conocer a sus padres. Su padre asesinado y su madre arrastrada a las puertas de la muerte por la plaga; todo lo que conocía eran cuatro paredes y un montón de tías y tíos dispuestos a golpearlo y humillarlo a la más mínima oportunidad. Su plato era el más vacío de la mesa, su ropa la más sucia, digamos que lo único lleno y claro que tenía era su mente, una mente prodigiosa que le ayudaría a construir el futuro.


Después de mucho tiempo en reclusión, decidió asistir a la escuela del pueblo, pero siempre se aburría en todas las clases; sentía que estaba en una prisión, pero sin alimento diario, volvía a estar encerrado dentro de cuatro paredes, volvía a sentirse asfixiado por el maltrato que recibía de sus compañeros, pensó que quizás el destino de un genio sería vivir solo por siempre. Su único “amigo” era su profesor de matemáticas, lo consideraba como una persona especial ya que era el único que no lo trataba mal. El profesor de matemáticas era un excelente pedagogo y comprendía que Alexander era una persona “diferente”, un muchacho de once años que podía resolver problemas de cálculo diferencial con la misma sencillez con la que se hace una suma no podría considerarse alguien “normal”, digamos normal en el sentido de que había aprendido a realizar esas operaciones leyendo libros y sin la tutoría de nadie.


Alexander Witherclear era un genio que intentaba descubrir su misión en el mundo; a medida que crecía empezó a tener en su mente la idea de que algo estaba profundamente dañado en la sociedad, como si alguien estuviera intentando encajar una pieza incorrecta en una maquina perfecta para forzarla a funcionar. Así que tuvo una visión. Él sería el encargado de poner cada pieza en su lugar, una meta por la que sería capaz de sacrificarlo todo.

En su adolescencia estudió todos los modelos pedagógicos que existían y se dio cuenta de que, a pesar de toda la teoría, algo fallaba con esos modelos; entendió que la psicología del ser humano funcionaba de manera distinta a como los que impartían la educación querían hacerla funcionar, de manera estricta, los estudiantes eran esclavos del sistema enseñados para producir y no pensar, lo que en los tiempos de Witherclear los políticos consideraban como “obtener el bien mayor”, en pocas palabras sacrificar la individualidad para crear una consciencia colectiva de servicio y sacrificio.


Para entender el contexto en el que vivía Witherclear, hay que mencionar hechos históricos relacionados al tiempo en el que transcurrió su pre-adolescencia, época que marcó su pensamiento de forma profunda. En unos de sus relatos escribió:


“La plaga había arrasado con casi el cuarenta por ciento de la población, la población de Marant no son más que diez millones de personas, los dirigentes transformaron los distritos costeros en puertos marítimos donde la gente puede comerciar y quizás establecerse para vivir. No contaron con que también llegarían forajidos que intentarían robar las tierras y ejercer su poder militar en ellas, a los puertos llegaron personas de muchas otras naciones del Antiguo Continente, comerciantes de todo tipo, incluso los Portugueses establecieron una casa de venta de esclavos, como nuestro País estaba ubicado en una zona de transición entre las indias y el antiguo continente, lo hacía el lugar perfecto para comerciar esclavos, como ya mencioné anteriormente, había de todo un poco, y la herencia de esas personas ha continuado hasta el día de hoy, los Marantas somos una mezcla de todo lo que llegó a nuestros puertos, desde blancos hasta negros y mulatos, desde Alemanes hasta Cubanos, por eso hablamos dos idiomas, y por eso tenemos apellidos tan diferentes, es gracioso, éramos una colonia inglesa que hablaba español".


Para "arreglar el problema" siendo aun muy joven se unió a la política y mientras su discurso político obtenía más poder y relevancia, empezó a crear una teoría pedagógica contundente. Alexander dividió la educación en tres partes, la academia, el deporte y el arte. De igual forma creó los mandamientos de la educación, lo cual permitiría que su teoría fuese aplicada de manera correcta.Viajó por el mundo, se hizo amigo de personas muy poderosas, obtuvo dinero e influencia, gracias a su inteligencia fue capaz de lograr muchas cosas, pero tenía la certeza de que para que su teoría fuese aplicada primero debía llevarse a cabo una revolución que permitiera cambiar las ideas preconcebidas. La revolución Witherclear duró muchos años hasta que finalmente Alexander fue sentenciado a una ejecución publica en la horca por quien en ese entonces sería el gobernador de Marant, sin posibilidad de juicio y siendo declarado como agitador de masas. Cuando Alexander murió, se desató una de las mayores revueltas en la historia de la humanidad, aunque claro, parte de esta revuelta tan radical se debió a la inspiración de la revolución francesa. Todo el mundo amaba a Alexander y al ver su penosa muerte decidieron que su teoría sobre la pedagogía debía aplicarse sin importar el costo.

Después de varios años, y de mucho derramamiento de sangre, la teoría Witherclear empezó a ser implementada en los países más desarrollados, aunque se desató un segundo problema, las mujeres no podían estudiar. En la teoría de Witherclear se implementó el razonamiento de que cinco cabezas piensan mejor que una, por eso escribió en uno de los mandamientos que incluso las mujeres debían recibir educación, esto molestó a muchos políticos, así que cuando empezaron a implementar la teoría, omitieron esa parte dejando a las mujeres a la merced del viento. Para sorpresa de muchos, las mujeres en todo el mundo empezaron a alzarse en protestas, después de todo ellas mismas habían escuchado los mandamientos y habían sido influenciadas por las ideas de Witherclear, también inspiradas por la declaración de los derechos del hombre no les quedó más opción que empezar a luchar por sus propios derechos.


Las mujeres pudieron acceder a la academia a finales de la ilustración, aproximadamente en el año 1798, sin embargo no se les permitiría acceder a la clase de los deportes hasta finales del siglo XX, lo cual ocasionó una disparidad entre hombres y mujeres. Al pasar los años y siglos, los políticos empezaron a adaptar la teoría para su propio beneficio, fue así como denominaron a las clases: A, B y C. Asignaron a cada clase una profesión, fue así como establecieron un régimen en el que debías ser parte de una clase para estudiar determinada carrera, si no habías cursado la clase entonces no podías conseguir educación profesional en esa área, por ejemplo, la abogacía se destinó a la clase A, la actuación se destinó a la clase C, los deportes y la carrera militar se destinaron a la clase B y fue así como se moldeó la sociedad occidental.


Las clase se subdividieron en sus áreas, por ejemplo, la clase A se dividió en ciencias, letras y números, la clase B en práctica y academia y la clase C se subdividió en las siete ramas del arte. Marant se empezó a convertir en un país con mucha regulación por parte del gobierno, la mayoría de edad se alcanzaba a los veintiuno y se creó la ley de toque de queda para las personas menores de dieciocho, la única manera de que un menor de dieciocho pudiera salir a partir de las once de la noche era por caso fortuito o fuerza mayor.


Todas las escuelas secundarias eran públicas, pero todas las universidades eran privadas, existían muchas becas y apoyo económico del gobierno, pero esta medida en realidad se dio para "purgar" a los pobres de los ricos, es decir, solo los pobres inteligentes tenían verdadero acceso a la educación, el resto debía sobrevivir como pudiera. La educación primaria comenzaba a los cinco años y en ella se enseñaban los conocimientos básicos de todas las áreas de la educación; a los trece años comenzaba la secundaria y cada estudiante de cualquier distrito podía escoger a cual de las tres clases pertenecer, como cada clase se enfoca en un aspecto distinto del desarrollo humano, cada una tiene su propio método de evaluación; la secundaria termina a los diecinueve años y allí es donde se puede escoger entre asistir a la universidad o realizar un estudio técnico. Para mantener un índice de desempleo bajo, el gobierno de Marant instauró otra ley restrictiva, solo los que tenían carnet de estudiantes podían tener trabajos de medio tiempo en las áreas en que se especializara su clase. Solo quien tuviera carnet de la clase A podía realizar publicaciones, escribir artículos, tener un grupo de investigación; solo quien tuviera carnet de la clase B podía pertenecer a un equipo de deportes amateur o semi-profesional; solo quien tuviera carnet de la clase C podía tocar música en la calle, hacer tocadas, presentaciones, entre otras cosas. Esta medida reducía la libertad de los Marantas de forma indiscutible, pero no les quedaba de otra más que aceptarla, el llamado "bien de la mayoría" era más importante.


Las leyes de Marant eran muy estrictas, y existía una especie de tradición retributiva de las penas, es decir, si te convertías en ladrón, los bienes de tus padres y los tuyos serían confiscados para indemnizar a las victimas de tu robo, ademas de pagar una condena en la cárcel; si asesinabas a alguien, dependiendo de la persona y la ejecución del crimen, podías pagar toda la vida en prisión siendo un "servidor" del gobierno que no era más que un término para disfrazar la esclavitud del siglo veintiuno; si violabas serías castrado químicamente y puesto en la cárcel por un determinado tiempo. Se aplicaba la cadena perpetua y la pena de muerte, podría decirse que la única pena severa que no se aplicaba era el destierro o exilio, aunque muchos eran victimas de persecución política y debían escapar del país antes de que los asesinaran. Pero a pesar de las mil restricciones del gobierno, de la severidad de las penas y los castigos, la gente continuaba cometiendo crímenes, haciendo daño y fingiendo que todo estaba bien en la sociedad.


Fue esta abominación lo que más temía Witherclear, el que llegara un día en que utilizaran su conocimiento para continuar con el perjuicio a la población. Pero ya no podía hacer nada, su cuerpo yacía inerte en un cementerio, su mente ya no producía ideas, su legado había sido deformado. Quizás tomaría tiempo hasta que sus ideas renacieran en su verdadera forma, quizás solo haría falta un grupo de insolentes dispuestos a solucionar el problema... Quizás.




Nota de autora: Esta es mi primera historia, el feedback es bienvenido. El principio es un poco lento, pero les prometo que vale la pena ;)


21 de Julio de 2020 a las 06:49 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo Capítulo 1: El producto de una mala enseñanza

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 4 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Más historias

EL SECRETO DE MAYA EL SECRETO DE MAYA
LA SEÑORA BROWN LA SEÑORA BROWN
Pétalos blancos Pétalos blancos