Estamos teniendo algunos problemas de lentitud en nuestra web. Nos disculpamos y te agradecemos por la paciencia mientras seguimos trabajando para restablecer la velocidad.
lugvill Loading ...

"...Necesitaba tocarla, sentirla cerca, me urgía tenerla a mi lado. Y lo más sombrío era que aun no lograba identificar el por qué de aquella sensación tan asfixiante..."


Paranormal Lúcido Todo público.

#paranormal-inspired-mistery-inskpiration
0
1.1mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Espejismos

Me encontraba en el interior del tren entre un mar de personas que desconectadas de la realidad, se sumergían en sus pensamientos mientras que otras simplemente se dedicaban a mirar su reloj cada cierto tiempo, dando a entender que iban retrasados a su lugar de destino en aquella oportunidad. A pesar de que había caído en cuenta de que llegaría ese día tarde al trabajo, opté por relajarme, así que me dediqué a observar a mi alrededor, cuidando de cada detalle que podía contemplar de cada uno de los pasajeros que se encontraban dentro del vagón.

De repente, algo llamó por completo mi atención. Se trataba de una chica de unos veintitantos, de contextura delgada, cabello castaño y de tez pálida que me estudiaba con melancolía desde el otro extremo del vagón. Era simpática a pesar de mostrar una expresión cansada y perdida.

En mi vida, había visto muchas mujeres de características peculiares, sin embargo, había algo en esta chica que me causaba mucha curiosidad: sus rasgos se me hacían familiares, y aquella sensación me daba la impresión de que anteriormente la había visto en alguna otra parte. Sus bonitos ojos cristalinos me mostraban la melancolía que yacía dentro de ella. Sin embargo, su presencia me expresaba algo completamente distinto.

Aquella chica me observaba con mucha aflicción y aquello me causaba una angustia terrible, sentía preocupación por ella, algo dentro de mí me decía que no debía dejarla sola. El timbre de mi teléfono celular atrajo por completo mi atención, era un mensaje de texto de parte de un compañero de trabajo:


- ¿En dónde estás? ¡Tenemos que presentar el proyecto y no puedo hacerlo solo!

- Ya voy en camino - le escribí - Hay un poco de retraso en el subterráneo.

- ¡Diablos! Sólo espero que esta vez no me dejes mal - exclamó Nicholas al otro lado de la ventana de conversación.

- No lo haré, lo prometo. Estaré allá en 20 minutos - le escribí y al final en vez de colocarle aquel acostumbrado y odioso punto, decidí ponerle una carita feliz.

Guardé el teléfono entre mis pertenencias y automáticamente mis ojos cansados buscaron los de aquella chica. Para mi sorpresa, no estaba, y aquello me hizo sentir un vacío enorme, como si de alguna persona tan cercana a mi me hubiese abandonado.

Con un sentimiento de desesperación, comencé a buscarla con la mirada entre las personas y después de varios intentos fallidos, logré interceptarla caminar entre los pasajeros. Al parecer iba en dirección hacia el siguiente vagón. Y al verle tan lejos de mí, aquel sentimiento de ahogo y frustración se apoderó en un 90% de mis sentidos. Necesitaba tocarla, sentirla cerca, me urgía tenerla a mi lado. Y lo más sombrío era que aun no lograba identificar el por qué de aquella sensación tan asfixiante.

De repente, el tren se detuvo y abrió sus puertas. Miles de personas entraban y salían del vagón, y aquella sensación de desesperación me consumía por dentro, sentía que no podía más, necesitaba tenerle cerca.

Finalmente, logré encontrarla en el andén de la estación. Sus bonitos ojos marrones me observaban con tristeza, y podía notar el como su mirada perdida intentaba decirme algo. Me bajé del vagón y rápidamente me posé a su lado, su presencia me causaba tanta impresión que lo único que atinaba era mirarle. Mi angustia había cesado.

Me quedé allí, sin decir nada. Había cometido una locura ya que aquel percance me retrasaría más al trabajo, pero aquello en aquel instante no tuvo importancia, sólo éramos ella y yo. Su presencia me causaba tranquilidad y paz en el corazón.

Al cabo de unos minutos, arribó otro tren a la estación y la chica que aun permanecía a mi lado caminó hacia el interior del mismo. Observé como las puertas comenzaban a cerrarse y al verle allí dentro lejos de mí, comencé a sentir esa angustia de nuevo.

Sin pensarlo ni un segundo, corrí en dirección hacia el interior del tren y para mi suerte, logré entrar justo antes de que las puertas se cerraran. Ya adentro, comencé a buscarla de nuevo entre la muchedumbre y cuando finalmente logré encontrarla, de nuevo se encontraba mirándome fijamente, con esa melancolía que me helaba hasta los huesos, pero que me transmitía tranquilidad al mismo tiempo.

Lentamente me acerqué hacia ella y lo único que hicimos fue vernos fijamente, sus ojos eran castaños, y su piel era tan blanca como la nieve. Definitivamente, ella le había pertenecido a un cuerpo, a una vida, a un corazón latiente. Permanecimos así durante unos segundos y acto seguido nos tocamos las manos y pude sentir como su energía regresaba a mis entrañas.


FIN

20 de Julio de 2020 a las 23:51 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Fin

Conoce al autor

Loading ... xxiv | Dream • Plan • Do

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~