luisrodriguezmi Luis Rodríguez

Raúl sale de casa a trabajar como cualquier día normal. De camino para en el kiosko. Hay una discusión.


Crimen No para niños menores de 13.

#crimen #videojuego #rol
Cuento corto
0
1.1mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Vampiro, the end.

¡Buenos días!...Susan no me contesto. Es lo que tiene levantarse el primero. Eran poco más de las 8.30 de la mañana y Susan estaba todavía en la cama, junto a mí. La noche anterior nos habíamos acostado tarde y ahora era incapaz de levantarse para ir al trabajo.

- Susan, levanta, se te va a hacer tarde.
Ella, sin abrir los ojos, se echó hacia el otro lado de la cama y con voz somnolienta me dijo:
- Hoy voy un poco más tarde. Luego hablaré con mi jefe, no creo que le importe.

Se echó el edredón encima y volvió a dormirse. La pobre me estuvo ayudando toda la noche en la redacción del informe que debo presentar a unos clientes esta mañana. La chantajeé invitándola a cenar. Estaba contento, creo que había quedado bien redactado. Y todo gracias a sus dotes de narración ¡Que suerte contar con una escritora en casa! Tanta alegría hizo que me descuidara de la hora que era. Menos mal que tengo el trabajo a 5 minutos de casa y con un paseo rápido llego enseguida.

Terminé el café y salí corriendo de casa. Bajando el ascensor no recordaba si había cerrado o no la puerta. De todas maneras Susan estaría apunto de irse también. Ella suele irse antes que yo, porque su trabajo requiere coger el coche y suele haber mucho tráfico a estas horas. Hoy se merecía el descanso.

Salí del ascensor y pasé por delante de la portería, pero Juan no estaba.
- ¡Juan!. Grité. - ¡Hasta luego! Nada, hoy nadie quería responderme.

Atravesé la calle y me dirigí al quiosco a comprar el periódico como cada mañana. Antes de entrar oí unas voces dentro del establecimiento. Allí me encontré a Juan, el portero, y a Manuel, el quiosquero discutiendo con una joven que llevaba una sudadera con capucha y una mochila, típica estudiante de instituto de la zona.
- ¡Enséñame la mochila, te he visto coger una revista! Gritaba Manuel.
- ¡Que yo no le enseño la mochila, que llevo mis libros! ¡No tiene usted derecho!
Manuel era un hombre mayor que le quedaban meses para jubilarse. El pobre perdía la cabeza e incluso a veces se olvidaba ya de mi nombre.
- ¿Qué pasa Manuel ?¿Qué ocurre aquí?
- Manuel que dice que esta chavala le ha quitado una revista, ya sabes como es él. - Me dijo Juan, que estaba allí comprando la prensa para pasar la mañana en la portería.
- Yo ya le pague mi revista - Decía la chica, que llevaba en la mano una revista de videojuegos con la portada a todo color con el personaje del videojuego de rol de moda, “Vampiro”.
- ¡O me la enseñas o llamo a la policía! Respondía Manuel, montado en cólera.
Entonces me acerqué la chica y le dije en voz baja. – Anda déjame que haga como si te abriese la mochila y te vas, que si no este viejo cascarrabias te va dar la mañana. Me coloqué detrás de ella e hice el gesto de abrirla.
- Nada Manuel, la chica solo lleva sus libros. Déjala ir.
Entonces la chica se colocó la capucha sobre la cabeza y se marchó del quiosco.
- ¡La verdad es que Manuel cada día estas peor! Dijo entre carcajadas Juan.

Tras el incidente, salí con mi periódico y me dirigí hacia mi despacho, que estaba situado a pocos metros de allí.
Iban a pasar un par de horas mientras hacía los últimos repasos a mi informe cuando sonó mi móvil. – Que raro – pensé, ya que normalmente para cualquier cosa me llaman al teléfono de la oficina.
-Sí, dígame.
-Buenos días, es usted Raúl Domínguez.
-Sí, soy yo.
-Mire, le llamo del departamento de Policía. Hemos recibido una llamada telefónica del portero de su finca. ¿Puede usted acercarse a su domicilio?
- Pero ¿Por qué? ¿Qué ha ocurrido?
- Por favor, le ruego que venga cuanto antes. Es urgente. Le ha ocurrido algo a su mujer.
- ¿Susan? ¡Dígame que ha ocurrido!
- Señor, hemos encontrado a su mujer muerta en su cama con heridas de arma blanca.
En esos momentos sentí un vacío en mi interior, no podía creerme lo que el policía me estaba diciendo...
- Lo siento señor Domínguez. Todavía no sabemos nada, no hay señales de que alguien haya forzado la puerta. Cuando llegamos a su domicilio encontramos un ordenador encendido junto a su esposa , manchado de sangre y con un texto en la pantalla: Vampiro, the end.

14 de Julio de 2020 a las 18:03 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Más historias

Medianoche Medianoche
Spider-Man: Vendetta Spider-Man: Vendetta
Agentes Del Caos Agentes Del Caos