paparazzip19 Gabriel Gutierrez

Hay relatos de la familia de los ancestros que vienen de tradición oral familiar, se trasmiten de generación en generación, así se conoce los cuentos de la familia y de sus antepasados.


Cuento Todo público.
Cuento corto
0
486 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Recuas

-¡Abuelo ya termine mi teleclases por Zoom!

-La maestra nos mandó hacer otro trabajo, sobre alguna anécdota de aventura, miedo o misterio que le haya ocurrido a alguno de mis ancestros.

-¡Ahhh esa maestra tuya si inventa! – ¿Dime cómo te fue con la tarea del aventurero?

-Me felicitaron mucho, me dijeron que buscara historias pasadas de nuestros ancestros, creo que por eso es la tarea de hoy, para que recordemos algo de la familia de nuestros antepasados.

-Ok Max, como lo que te piden no lo vas a encontrar por Internet, te contaré alguna anécdota, veamos si recuerdo algo curioso.

-Sí recuerda abuelo, piensa, pon tus neuronas a trabajar, que no se oxiden, Jii..jii..jii..

-Ya con tus ocurrencias Max - ¡Listo ya lo tengo! -Ve anotando para que hagas tu trabajo, el papá de tu bisabuelo se llamaba Don José Gutiérrez, era un joven muy trabajador a finales del siglo XIX por allá en 1.896, en Rubio, Estado Táchira, su trabajo era comerciar entre las poblaciones vecinas, iba de Rubio a Santa Ana del Táchira a las haciendas vecinas, donde compraba las cosechas de café a los productores de la zona, luego los sacos de café los llevaba en recuas de mulas de hasta 200 a 300 mulas tenían estas recuas viajando a San Cristóbal, para almacenar los sacos y luego venderlo a los alemanes de la Casa “Steinvorth” que los enviaba para Alemania.

-Abuelo, ¿cuántos sacos podía cargar una mula?

-Max, las mulas solo podían llevar dos sacos, uno por cada lado y cada saco pesaba 60 kgs., que iban en los arneses especiales de carga, los llamaban enjalmes, recuerda que eran caminos de topografía irregular y empedrados para las bestias.

-Abuelo, si mi tatarabuelo Don José llevaba 200 mulas y cada una podía llevar 120 Kg de café, serían 24.000 Kilos es decir, 24 toneladas toda una gandola o camión con remolque de los de ahora.

-Sí Max, así con las exportaciones de Café, fue que el Gral. Juan Vicente Gómez, pago la deuda de la nación, desde la Guerra de Independencia hasta que murió, dejando suficiente fondos en las arcas del país, solo con el café que se producía en Los Andes.

-Ok Abuelo, me has contado de todo pero la anécdota aún no.

-Listo, un día jueves de Semana Santa por el año 1.914, venía Don José de Rubio para San Cristóbal, con una recua de 200 mulas cargadas de café, ya había cruzado el río Torbes por la altura de río Frío, por el camino del llano paralelo al río Torbes para ir a San Cristóbal, al llegar al paso del “Silencio” un cerro que le decían así en esa época, por donde se pasaba y no se oía nada, ni se veían animales ni pájaros, eso era todo solo, el cerro siempre se estaba desmoronando, ese día muy temprano en la mañana llego a ese paso, adelante de la fila iba un arriero llamado Chibirico con una punta de 50 mulas por el estrecho paso, cuando de repente todo empezó a bailar así dijo tu tatarabuelo, él venía montado en un brioso caballo negro de paso colombiano que tenía para los viajes, recuerdo que me dijo que Káiser su caballo se le pararon las orejas hacia atrás y se encabritó, se regresaba hacia atrás no quería avanzar, fue cuando se dio cuenta qué las mulas hicieron lo mismo unas corrieron hacia adelante y otras hacia atrás por dónde venían.

-Ya dominado Káiser como a cinco cuadras de distancia del Silencio, el caballo se para con las mulas que dejaron de correr, fue cuando se dio cuenta qué era un temblor lo que había pasado, se regresó unas cuadras hasta que Káiser nuevamente se negó a seguir parándose en seco y negándose a seguir.

¿Y eso porqué abuelo se paró Káiser?

-Tú tatarabuelo, vio saltar la tierra, piedras, rocas y sintió un fuerte olor de gases sulfurosos y vapores hediondos en el estrecho paso, me dijo que eran grandes chorros de humo fétido con polvo azufrado lo que salía.

-Se regresó a juntar con los otros arrieros el resto de mulas que no pasaron y las llevo a un potrero cercano donde espero que se apaciguarán.

-Abuelo, ¿y las mulas que iban adelante en la punta de la recua se perdieron?

-No todas llegaron en tropel a la subida de Madre Juana en San Cristóbal y subían a paso lento hacia su pesebrera un gran corralón de bestias que tenía tu tatarabuelo.

-¿Y qué pasó después?

-Los caleteros que estaban esperando la recua para desmontar las cargas y llevarla al depósito, salieron corriendo con la noticia a la casona, para informar a tu tatarabuela Doña Lucina, lo que estaba ocurriendo con las mulas que llegaron desgaritadas pero solas.

-¿Y qué hizo mi tatarabuela?

-Ella bajo enseguida al corralón a ver qué pasaba, le ordenó a Jacinto que le ensillara su yegua y a otros jornaleros que le ensillaran los caballos y mulas, para que la acompañaran a ver qué había pasado, se fueron a todo galope a ver que le había ocurrido. Ella iba pensando que lo habían asaltado, se cruzaba con mulas que venían rezagadas de la punta de recuas, fue cuando vio que venía Chibirico, pero ella iba tan rápido que no le pregunto, solo le oyó decir “Doña Lucina es el Diablo”, “es el diablo”.

-¿Y no se paró para averiguar?

-No ella iba adelante corriendo en su yegua ya llegando al paso del Silencio, pasó lo mismo, su yegua se paró y se negaba a seguir corriendo, a pesar de obligarla más bien se le encabritó. La alcanzaron los otros jinetes que la acompañaban.

-Abuelo ¿y ella encontró a mi tatarabuelo?

-Pues sí Max, llego al sitio del paso del Silencio y fue cuando vio lo que pasaba, ella decía que eso eran grandes chorros de olor pestilente azufrado que salían de la tierra que saltaba, veían saltar rocas, piedras, tierra y mucho polvo, además se oían muchos ruidos subterráneos como cañonazos y explosiones.

-Abuelo ¿eso de los olores nauseabundo sería como pedos de elefante?

-Otra vez con tus ocurrencias Max, ensériate eso de los pedos de elefantes, no lo vayas a poner en tu trabajo, solo di que eran gases hediondos.

-Es que soy un niño abuelo, para enseriarme ahora es que me falta mucho Jii..jii..jii..

-Bueno Max sigo, Chibirico uno de los arrieros que acompañaban a tu Tatarabuelo, llego a San Cristóbal con la noticia, aún todo asustado llevando algunas mulas, al llegar a la parte baja de la cuesta de Madre Juana, había un gentío de curiosos y unos soldados de los Chacharos del Gral. Eustoquio Gómez Presidente del Estado, estos creían que habían asaltado a Don José y ya estaba enviando una comisión averiguar.

-¿Y qué pasó después abuelo?

-Bueno los chacharos interrogan al arriero Chibirico, qué les dijo que era el diablo que había salido de la tierra, que olía como gases azufrados, que la tierra con piedras y rocas saltaba muy alto, que parecía que bailaba todo el terreno, que para él era el diablo suelto ya qué era Jueves de Semana Santa y Don José no debía haber hecho este viaje en ese día sagrado.

-Abuelo ¿y qué más pasó?

-Pues al decir que era el diablo salieron algunos curiosos a llevarle el chisme al cura en la iglesia Catedral, este sacerdote al conocer la noticia llamo a otro cura y al monaguillo, llegaron corriendo a la casona de Don José, donde le preguntaron a Chibirico si era verdad lo que decía, afirmando este que si todo era cierto, les ensillo tres caballos para que bajaran los curas y se dieran cuenta de lo que pasaba, ellos llevaban para hacer un exorcismo magno para alejar las fuerzas de las tinieblas, porque para todos algo maligno pasaba.

-Abuelo ¿y mi tatarabuela Lucina que hacia?

-Ella logro al cabo de un buen rato divisar a tu tatarabuelo, sacó su pistola una Colt de seis tiros como la de los vaqueros con cacha blanca de marfil e hizo varios disparos, tu tatarabuelo que estaba al otro lado se dio cuenta qué era ella, al reconocer entre el polvo que había a la yegua alazana. -Ahh se dijo, llego Lucina ya por lo que veo no se preocupará más, me ve que estoy bien a señas se comunicaban a los lejos, al cabo de un buen rato llegaron en tropel los chacharos de Eustoquio Gómez y más atrás los curas con muchos curiosos a caballo, venían a ver qué había pasado. Los curas se bajaron de los caballos se pusieron los hábitos eclesiásticos y empezaron a rezar en latín a viva voz, de un libro que traían con unas oraciones de exorcismo, el monaguillo sonaba unas campanitas continuamente, los curiosos alrededor de los curas viendo lo que hacían.

-¡Huyyy que miedo! ¿Ellos temían que fuera el diablo?

-Al cabo de un buen rato, se aplacó la tierra y es cuando tu tatarabuelo empieza a arriar la recua de unas 150 mulas con todos los arrieros y pasaron el sitio del Silencio.

-Bueno después se dieron cuenta qué no era el diablo, sino una gran salida de gases de la tierra, a lo mejor sería por compresión interna de capas que aprisionaron algún saco o colchón de gases, que los hizo salir, tus tatarabuelos llegaron contentos y muertos de risa a San Cristóbal por el susto que habían pasado esa noche, lo que pasó fue la comidilla de la cena en las casas, de lo que le había pasado a Don José.

-Abuelo ¿y eso si es raro?

-No Max, ni tan raro, el 18 de mayo de 1.875 ocurrió el gran terremoto de Cúcuta de más de 7,5 grados de magnitud, que destruyo muchas poblaciones en el Táchira. Ese terremoto aprisionó capas internas de la tierra, qué hizo emerger aguas termales en lo que es ahora Aguas Calientes por allá en Ureña, y hacia el sur de San Cristóbal por El Tambo, emergieron aguas termales también, además surgió por la quebrada La Alquitrana, petróleo, allí se empezó a sacar petróleo con la Compañía Nacional Minera La Petrólia del Táchira.

-Abuelo entonces sí creo, que el bolsón de gases que se encontraba atrapado por el terremoto logro salir por compresión interna de las capas de la tierra.

-Sí Max, eso sería lo más lógico de lo que pasó, bueno esa es la anécdota de tus ancestros.

-Listo abuelo, ya lo escribo lo titularé el “Peo del elefante del Silencio”.

-¡Max como se te ocurre titular eso así!, te van a reprobar.

-Jii..jii.. jii.. No abuelo es echándote broma, Jii..jii.. jii..

12 de Julio de 2020 a las 23:26 1 Reporte Insertar Seguir historia
2
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
Nelly M Nieto U Nelly M Nieto U
Muy bueno el cuento de los ancestros! 😊💜
~

Más historias

Santo Cristo Santo Cristo
Oscuro día de invierno Oscuro día de invierno
Ady Ady