agiali Agia Li

Mara tiene dos peligros en su vida. Uno de ellos: Kyle Hicks, el chico malo de la novela que ella es fanática. Sabe que es ficticio e inalcanzable…, pero no estará tan segura de ello cuando llegue el segundo peligro de su vida: Isaac Muñoz. *** Mara es una soñadora innata, fantasea con mundos perfectos, un trabajo ideal, un romance de ensueño… Aun así, sabe que a veces los sueños no pueden alcanzarse. Había deseado ser arqueóloga desde niña… pero al final optó por ser arquitecta, porque sabe que la realidad es dura; lo ha aprendido a base de muchas decepciones, más de las que puede contar. Sabe que el amor no está hecho para ella, pero no significa que no pueda sentirlo a través de los libros, a través de los demás. No significa que no pueda enamorarse de Kyle, el chico malo de su novela favorita. Se ha acostumbrado a sentir el amor por sí sola y en silencio, a no hacerse ilusiones… Lo malo viene cuando Kyle sale del libro y se convierte en su compañero de clases llamado: Isaac Muñoz. Por un tiempo, Isaac se convierte en un amor imposible que a ella le gusta ver desde la lejanía. Se siente cómoda, porque nadie puede herirla ya que tiene el control de sus emociones. O eso cree hasta que la pérdida de su celular, más un montón de coincidencias más, harán que el platónico se vuelva más real, que sus miedos crezcan y que tenga que decidir entre arriesgarse a sufrir una nueva decepción o lograr lo considera inalcanzable.


Romance Todo público.

#miedoaenamorarse #juvenil #comediaromantica #amorplatonico
2
527 VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

SINOPSIS

Mara tiene dos peligros en su vida. Uno de ellos: Kyle Hicks, el chico malo de la novela que ella es fanática. Sabe que es ficticio e inalcanzable..., pero no estará tan segura de ello cuando llegue el segundo peligro de su vida: Isaac Muñoz.


***

Mara es una soñadora innata, fantasea con mundos perfectos, un trabajo ideal, un romance de ensueño... Aun así, sabe que a veces los sueños no pueden alcanzarse.

Había deseado ser arqueóloga desde niña... pero al final optó por ser arquitecta, porque sabe que la realidad es dura; lo ha aprendido a base de muchas decepciones, más de las que puede contar.

Sabe que el amor no está hecho para ella, pero no significa que no pueda sentirlo a través de los libros, a través de los demás. No significa que no pueda enamorarse de Kyle, el chico malo de su novela favorita. Se ha acostumbrado a sentir el amor por sí sola y en silencio, a no hacerse ilusiones... Lo malo viene cuando Kyle sale del libro y se convierte en su compañero de clases llamado: Isaac Muñoz.

Por un tiempo, Isaac se convierte en un amor imposible que a ella le gusta ver desde la lejanía. Se siente cómoda, porque nadie puede herirla ya que tiene el control de sus emociones. O eso cree hasta que la pérdida de su celular, más un montón de coincidencias más, harán que el platónico se vuelva más real, que sus miedos crezcan y que tenga que decidir entre arriesgarse a sufrir una nueva decepción o lograr lo considera inalcanzable.


*****

Nota de la autora:

¡Hola, chiquitines! Si están leyendo esto, wow, admiro su valor. Ya saben como soy yo... Nunca termino nada y siempre borro historias que comienzo... Pero ¡bah! Vamos a lo importante.

Esta es una historia que he querido comenzar desde hace eones. Tendrá algunos fragmentos de la novela que Mara leerá, serán breves y cómicos (o al menos eso espero), hechos con el fin de parodear a todas las novelas cliché que he leído en la platafora... Aunque si lo tengo que decir: ¡Sí, "Hecho a tu medida" también tiene elementos cliché! Y no me arrepentiré de ello.

En fin, agradezco que le estén dando una oportunidad a este nuevo proyecto. Crucemos los dedos para que pueda escribirlo pronto.

Con mucho aprecio,

Agia.

12 de Julio de 2020 a las 05:30 0 Reporte Insertar Seguir historia
1
Leer el siguiente capítulo INTRODUCCIÓN: «Besos Prohibidos»

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 8 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas