minsfrann Matias Insfran

Básicamente cuento una historia mía vivida hace unos años cuando conocí a una de las mejores personas en mi vida y fue algo de lo que nunca me arrepentiría.


Romance Romance adulto joven Todo público.

#historiareal #parejas #258 #amor
0
453 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 30 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Del comienzo al casi final

Voy a contar una historia oculta en personajes, aquella que empezó por un mensaje. El sentía admiración por ella, la felicitó por un triunfo más en su carrera, la cosa se fue dando de una manera extraña y comenzaron hablar más, él no quería mezclar las cosas ni confundirse con la forma en la que ella lo trataba, la veía como una amiga, todo iba bien hasta que un día le preguntaron qué pasaba entre ellos dos, desentendido de la pregunta respondió que no iba más allá de una relación de amistad como cualquier otra, le dijeron que ella no solía ser así con las demás personas, que tenía un tratar diferente con él, que sabían porque lo decían; entonces fue dándose la idea de que si en verdad estaba pasando algo más y él no lo estaba notando, se puso a pensar, y si, ella le parecía una persona muy interesante, muy atractiva e inteligente, sentía tranquilidad aunque se ponía un poco nervioso cuando estaban juntos y hablaban, quería conocerla más como persona, quería saber que pasaba por su mente, ver más allá de lo exterior, conocer más de lo que todos ya sabían a simple vista, lo fueron charlando, coincidieron en muchas cosas, ambos quisieron correr el riesgo, no la tenían fácil pero había algo que los impulso a tomar la decisión de intentarlo. Los días pasaron, hablaron mucho, inseguridades de una parte, esperanzas de la otra, pero a pesar de tener un ámbito en común estaban bastantes distanciados, pero eso no era un problema para él, estaba seguro de que la quería y entendía que era algo importante todo lo que estaba pasando ella, estaba muy orgulloso y contento, siempre supo cómo serían las cosas y él quería apoyarla y animarla, ser su compañero más allá de la relación, era de películas, buena relación con sus padres, no habían peleas, siempre jodiendo y hablando de todo un poco, se respetaban y no existían los celos enfermizos, una relación perfecta, tan perfecta que le costaba creer que fuera real y sana. A el le gustaba escuchar las historias y experiencias que ella iba viviendo, pero no quería hablar tanto del tema, quería sacarla un poco de lo mismo de siempre, que sea algo diferente, ya que todos hacían las mismas preguntas, él quería desconectarla un poco de todo eso. Resultaba curioso que su lugar de encuentros casi siempre fuera en una esquina, compartían un helado mientras ella se desahogaba y el la escuchaba y sonreía, tenía al frente alguien a quien quería, él sentía que ya había ganado y nada más importaba, la miraba, se perdía en sus ojos y decía que habrá hecho para estar acompañado de una persona tan increíble como ella, sentía que no la merecía por lo genial que era, lo motivaba a ser un buen compañero, no pensaba en nadie más y tenía en claro que no necesitaba nada más, volvió a creer en el amor y volvió a querer sin limitarse y entregarse por completo.

Al fin llegaron al mes, pareciera que pasaron años juntos, fueron tan fuertes las sensaciones por parte de él que no tenía noción del tiempo y no cayó en que solo habían pasado 30 días. Les tocó pasarlo a miles de kilómetros, pero él estaba feliz, ella estaba cumpliendo un sueño más, eso a él lo ponía más contento y orgulloso por ella, siempre la inspiró y alentó a que siguiera sin importar la dificultad o los obstáculos que se pusieran en su camino, el estaría allí para acompañarla, y siempre estaría esperando a que ella regresara con un fuerte y cálido abrazo, le dedico un lindo mensaje y le mando aliento, recibió lo mismo de su parte y no quiso molestarla tanto porque tenía que descansar para seguir con lo suyo, pasó los días pensando en algún regalo con cual sorprenderla cuando ella regrese y se encuentren, quería algo que pudiera verlo en cualquier momento y le trajera un buen recuerdo, algo que pudiera tenerlo sin problemas más allá de lo que pudiera pasar después, pero en su cabeza no pensaba en ningún final, tenía mucha fe en la relación y parecía que todo estaba bien.

Finalmente ella regresó de su viaje y se volvieron a encontrar en un lugar diferente esta vez, pero siempre en una esquina, conversaron un rato, ella le conto sobre su experiencia y poco más, el procedió a entregarle dicho regalo que al fin logro decidirse y ella quedo en silencio y sorprendida, le había gustado mucho y era algo que no se lo esperaba, se le notaba un brillo en sus ojos y una linda sonrisa en su cara se dibujó.

Ella tenía dudas y miedos, quizás nunca había sentido algo tan real, era muy estructurada y tenía en claro su meta y la respetaba a raja tabla por más de que sintiera que no daba más y estaba cansada de todo, el rompía su estructura y cambiaba sus esquemas, entonces ella se sentía invadida, tenía una disputa si darse lugar a sentir y entregarse, si eso cabía en su estructura recta, quizás creía que era una pérdida de tiempo y que había cosas más importantes que querer, un día le pidió para hablar, que era importante y que tenía que ser en persona lo antes posible, necesitaba sacar algo que tenía dentro y no quería seguir guardándoselo, por otra parte el ya presentía en que algo no andaba bien, lo notaba en su forma de escribir, pero no quería hacerse un lio en la cabeza y pensar lo peor. Se dirigió al punto de encuentro, muy nervioso, no sabía cómo saludarla, que decirle o que hacer, se dieron un abrazo, tomaron asiento y comenzaron a hablarlo, al final resultó estar en lo correcto con respecto a su pensamiento, pero de igual manera lo sorprendió tanto que no lo podía creer y no lograba entender, tenía muchas preguntas pero habían pocas respuestas, pensaba en que había cometido algún error, que hizo algo malo, se sentía culpable a pesar de que ella le decía que no era por nada de él, que pasaba por ella, que no se sintiera culpable que él no hizo nada malo, pero ninguno de ellos dos tenía la culpa, era algo que pasó sin más, algo que ya rondaba por su cabeza hace unos días, que ya lo había pensado y tenía que hacérselo saber por el bien de ambos, él se quedó callado y lo aceptó, con la voz quebrada pidió un último abrazo y luego se dio vuelta para irse, intento no llorar, juntó fuerzas para no hacerlo en todo el camino de regreso a casa, llegó y se desplomo en la cama e ignoró el celular.

Poco a poco todos empezaron a enterarse de lo que había pasado, nadie lo podía creer ni tampoco se esperaban que pasara algo así, en cierto modo todos sentían envidia por la relación que tenían ellos dos, eran diferentes al resto, tenían una conexión especial, pero se acabó lo que se daba. Le recomendaron desaparecer por un tiempo, no dejarse ver tanto, que no supieran casi de él, le dijeron que no tenía que esperarla si ella no quería regresar, que tenía que seguir con su vida y que si eso lo lastimaba la soltara y siguiera, el tiempo pasó, se enteró que inventaron rumores de que el ya se vio con alguien más, que no la extrañaba como él decía y eso hizo que ella lo sentenciara aún más, parecía que venían bien las cosas, ya habían vuelto a tener conversación cuando volvió a caer en picada. Pasaron unos meses sin hablarse ni saber nada del uno al otro, hasta que un día la volvió a ver…

7 de Julio de 2020 a las 17:31 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo Un encuentro distanciados

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión