Cuento corto
0
464 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

EL ENCUENTRO.

Érase una vez, una niña encantadora, lista, y muy guapa, siempre ayudaba a niños pobres todo lo compartía, muy bien se comportaba, se llamaba Noa unicornia, como su apellido indica le encantaban los unicornios y también las cosas pequeñas y mágicas.

Un día nuestra protagonista, decidió pasear, porque hacía mucho que no montaba en bici y demás. Sin darse cuenta llegó al bosque, sin darse cuenta se fue a la playa, sin darse cuenta pasaron las horas y ella no sabía donde se encontraba, el suelo era rosa y suave como el algodón de azúcar.

El cielo era de colores se parecía mucho a un arco iris.

Ella como no sabía lo que hacer, cogió su libro favorito y empezó a leer, ella leía y leía nunca se cansaba de leer.

Todo lo que leía aparecía delante de ella, pero no se daba cuenta, cuando se acabó el libro y se lo guardó en la cesta de flores de su preciosa bici.

Cuando se dió la vuelta un montón de personajes fantásticos estaban a su alrededor. Ella se quedó maravillada, no sabía lo que pasaba.

Y se dio cuenta de que estaba en un país mágico, todo lo que pensaba aparecía delante de ella unicornios, varitas, y demás. ¡Hasta hizo que un unicornio pudiera hablar! Entonces el unicornio le preguntó -¿Por qué no traes a tu familia para que disfrute contigo? Solo tienes que pensar en ellos.- dijo-.

-No quiero que vengan, porque he llegado aquí de alguna forma y lo quiero disfrutar yo sola-dijo-.

Pero en aquel instante Noa se fue a inspeccionar la zona para ver como son los árboles y todo eso, cogió su bici y empezó a pedalear, entonces antes de que se fuera Noa un unicornio le dijo -Te trajimos aquí porque creíamos que era la persona más bondadosa de tu país pero al tener esa actitud hemos cambiado de opinión-.

Otro unicornio le susurró - Si quieres volver a vernos tendrás que cambiar eso, cada vez que hagas un buen acto podrás venir, sino haces ninguno en 24 horas no nos volveras a ver-.

Entonces un unicornio chasqueó los dedos y Noa volvió a su casa.

Intentó ayudar, y se recorrió su barrio y ayudó a toda la gente, que podía necesitar su ayuda.

Lo consiguió. Y pudo volver al país de los unicornios mágicos y fantásticos.

7 de Julio de 2020 a las 11:03 0 Reporte Insertar Seguir historia
1
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~