nana-ramirez-ramirez1593641505 Nana Ramirez Ramirez

LA VIDA TE LLEVA POR SENDEROS INIMAGINABLES, A VECES OSCUROS PARA MEDIR TU VALOR. TE ATREVES A CONOCER MI HISTORIA, TAL VEZ TENGAMOS ALGO EN COMÚN.


Historias de vida Todo público.
Cuento corto
4
672 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

capítulo 1

No aceptada

La mayoría de las personas ve la vida color rosa que todo es perfecto, que nada puede dañar esa aura hermosa ni muchos menos quitarle los colores a la vida que viven, ¿Qué envidia? Para los que piensan así, por qué mi vida es distinta, desde muy chica la vi oscurecerse.

Aún no recuerdo que era sentirse en la barriga de mi madre, tampoco sé que es decir “Mamá” La razón por qué nunca la conocí, no es porque esta muerta ni mucho menos, vive su vida plácidamente fuera de mi entorno.

A la edad de 1 año me dejó tirada en una casa donde cuidan niños, dos meses haya esperado su regreso por mí, algo que nunca sucedió, desde ese día deje de existir para ella, me deje como un cachorro abandonado sin importar que pasaría conmigo.

Que si le guardo rencor…. La verdad no sé si es rencor, odio o lástima, se perdió de conocer tantas cosas mías que ni el dinero lo compensan.

No puedo decir que crecí entre lujos por qué estaría mintiendo, pero si en una familia que me ha brindado todo el amor del mundo, crecí al lado de mis abuelos paternos, con tres tías muy diferentes, una es muy casca rabias, pero de un gran corazón, otra muy romántica, me da náuseas tanto amor que brota por los poros y mi tía la loca de la familia, a la cual molesto cada vez que puedo.

También me crié con una prima con la cual no me la llevaba muy bien hasta que crecimos y maduramos un poco o eso creo yo.

Creo que me desvíe del tema y no seguí contando mi historia.

Tenía dos meses en ese lugar la señora que me cuidaba al ver que mi dichosa madre no aparecía, me puso en venta al mejor postor, por decirlo así, me iba a dar en adopción a una pareja extranjera y ella recibiría una buena paga, algo increíble no.

Estaba a listando todo el proceso de adopción, como un ángel caído del cielo, mi padre me saco de ese lugar horrible, donde nos daban comida mala, hasta pensé que no sobrevivirá, tenía una panza gigante como una embarazada y mi piel brotada de granos por la comida dañada que nos daban.

Mi padre les cuento un poco en esa época cuando yo tenía tan solo un año de edad, era militar de mi país, por lo obstante no lo veía a menudo, esa vez estaba de licencia de permiso y fue a buscarnos y se llevó la sorpresa que mi madre se fue con un tipo y me abandonó.

Sí… así como lo leen, según lo que me enteré tiempo después el hombre la puso a elegir entre él y yo y ya saben a quién eligió.

La señora no me quería entregar a mi papá, él no le iba a dar dinero por mí, así que él la amenazó con meterla presa por secuestro y otras cosas más, al ver que mi papá es de la ley a regañadientes me entre a él.

Ahora él pensaba ¿Qué voy hacer con una niña? ¿Yo no puedo criarla?

Después de tantos pensamientos no dudó en llevarme con mis abuelos paternos, por su trabajo no podía hacerse cargo de mí, vivía patrullando, haciendo entrenamiento y otras cosas más que hacen los militares.

¿Qué si estaba asustada?

Sí.. si estaba asustada y mucho, me llevaban donde personas que no conocían, pero que se portaron muy amables conmigo, me dieron comida, un techo donde dormir y en especial mucho amor.

Mis abuelos les tocó hacerme un tratamiento riguroso para bajarme la panza que tenía, con esos antecedentes conllevo a tener algunas enfermedades hoy en la actualidad, sufro de los riñones, a veces me ataca el asma, tengo una hernia por los descuidos de las que titulan "mamá".

Gracias a mis abuelos he tenido una vida normal, he podido estudiar, tener una vida tranquila como cualquier niño, aunque mi nona es un poco rígida con todo en casa, nos a enseñado muchos valores que nos han hecho ser mejores personas.

Que la vida a sido un poco injusta…. Sí lo admito por qué uno siempre quiere crecer al lado de los padres, quieres que te lleven el primer día a clases, que pasen por ti a la hora de salida, que compartan contigo el mayor tiempo posible, que puedas estar el día de madre con ella, entre otras cosas.

Para mí solo existe una madre y es mi nona que me ha sacado a delante con mucho esfuerzo y dedicación, ganándose mi respeto y amor.

De la otra señora solo se su nombre y la conozco por fotos.

Un día me llamo a casa de mis abuelos y hablé con ella, la muy descarada se enojó conmigo por qué no le dije mamá… acaso merecía tener ese título cuando me abandonó sin importar que pasaría conmigo.

Crecí sin una madre y sin un padre a mi lado, ya que cada seis meses o a veces hasta años lo veía, solo reconozco las figuras maternas y paternas de mis nonos que son los que han visto por mí.

A veces me pregunto cómo viera sido crecer con mamá y papá al lado, eso no lo sabré por qué nunca lo tuve, pero no me quejo siempre he recibido amor de parte de mi familia, aunque algo disfuncional, pero los quiero.

No soy de las que expresa los sentimientos, me encierro en mi mundo sin pretender otra cosa, soy poco romántica, a veces mi prima dice que tengo el corazón tan negro como un carbón, a veces pienso que no miente, a veces yo misma lo siento.

Estoy en mi último año de colegio a pocos meses de graduarme, mi padre quiere saber bien la fecha para decirle a esa señora que me dio la vida, la verdad espero no me arruine mi grado, eso nunca se lo perdonaría, ese día solo quiero las personas que amo a mi lado nada más.

Me he destacado por ser una buena alumna en el colegio, también por ser una chica rebelde y sin control, soy ya una joven de 17 años que está en su época de rebeldía y juegos entre otras cosas.

Soy joven pero no me gustan los vicios de los que están acostumbrados los chicos de hoy en día, yo soy feliz bailando, no lo niego me gusta el trago pero a mí medida, aparte poco consumo mi nona es un ogro si me ve en esas cosas no sé qué me haría.

Sí ella es una mujer muy rígida, con mis tías ya son unas mujeres echas y derechas aún manda en su vidas, algo ridículo no, conmigo es un poco más apacible, aunque yo soy una fiera nada fácil de domar.

Algunas de mis historias que me cuentan mis tías cuando chica era que me comía las loncheras de mis compañeros, para los que no entienden, la comida que le echan a uno para el colegio.

Sigo con el cuento, que me comía la mitad y les dejaba el resto y les decía.

- Para que vean que soy buena gente les deje la mitad para que no lloren niñitas de mamá.

Algo cruel no… la verdad no me acuerdo de a ver hecho eso, pero conociéndome si se que lo hice y no es mentira de ellas, que les tocaba ir al colegio por mis constantes llamados de atención.

Recuerdo que un día estaba en el colegio tenía como la edad de 6 años necesitaba ir al baño pero tenía que pedir permiso.

- Profesora estoy que me hago pis, puedo ir urgente al baño yo no puedo aguantar – dije, no es mentira sufría si aguantaba mucho.

- Unas compañeras están en el baño, espere que lleguen ahí sí puede ir, antes no. – respondió

- Ok, profesora – dije – si no puedo ir ya me hago en pleno salón, no puedo aguantar, me escuchó.

Al ver que no era mentira que me haría en el salón cuando vio que bajaba mi sudadera y quedaba en short me dejó ir al baño, pero me esperaba una sorpresa.

Estaba abriendo la puerta del baño cuando siento que me sujetan de mi cintura, me giro para ver quiera era, si no lo creerán, era un compañero de mi clase, un crío igual que yo.

- ¿Qué haces? Suéltame tengo que ir al baño, salte de aquí – le dije no enojo.

- No me iré hasta que no me des un beso, siempre lo hago y las otras niñas me dan besos para dejarlas en paz.

- Yo no te daré nada… salte o grito... - Replique

- No, no dame un beso – dijo abalanzándose a mí

Aun no podía creer mi mala desgracia, la profesora casi no me deja cernir al baño y un compañero intenta sobrepasarse conmigo a obligarme hacer algo que no quiero, como pude me sale de su agarre y le metí una chaqueta como mi tía me enseñó, aunque no recuerdo cuál fue.

Al fin se fue del baño lloriqueando como una nena y pude hacer pis en plena soledad y feliz, como lo imaginé le puso quejas a la profesora y llamaron a mi nona para poner la queja de mi comportamiento, la cual ella no me regaño, si no me felicitó por no dejarme hacer nada de ese niño.

A veces los hombres se creen los Playboy con los derechos sobre uno, sin importar si uno les guste o no, ese niño no volvió a molestar las niñas desde ese día, si así los dejan desde pequeños a ser acosadores, no quiero imaginar cómo será de grande.

Los años fueron transcurriendo como una ruleta rusa que da vueltas y en cada parada trae consigo un año, un año más que pasaba sin mis papás, a mis 17 años no sé qué es celebrar un cumpleaños con alguno de mis progenitores, y no sé si algún día se dará, me hago la fuerte para decir que no me importa, pero no es así, eso lástima y mucho.

Hoy en día me pregunto ¿si nunca le importe para que me tuvo? Decía amarme, que primero le cortarían su cabeza antes que dejarme sola, y fue lo primero que hizo, dejarme como un perrito a su suerte, esas son las mamás desechables como dice mi tía mayor.

Puede entender que se asustó por ser apenas una adolescente cuando me tuvo, pero si no me quería por qué no me dejó con su familia o con la de mi papá, pero no, prefiero dejarme tirada en un lugar de paso a mi suerte.

Cómo es la vida tiene 5 hijos más, a esos no los abandonó, los tiene con ella, les brindo ese amor de madre que a mí faltó, al diablo con eso, ya estoy crecida y no necesito de ella, gracias a Dios mis nonos me han sacado a adelante con mucho esfuerzo y amor.

Tengo mi sueño de ser médico apenas termine mi colegio, emprender un futuro mejor para mí y mis abuelos, dicen que madre es una, pues yo lo dudo, por qué la única que conocí como madre fue mi abuela y ella no me dio la vida, pero si mucho amor.

¿Qué duele?

Claro que sí, ver tus compañeros estar con ellas, arreglándote el pelo, diciendo te amo, o tan solo con la pequeña palabra que esbozan de sus labios mamá…. Tan solo con eso siento un hueco en mi pecho que nunca será lleno.

Con los golpes de la vida he aprendido a ser fuerte, fría de corazón, a no dejar a flor de piel mis sentimientos, soy tan dura como una roca que a veces me asusto yo misma, hasta los más duros han votado sus lágrimas yo lo he hecho, y son lágrimas amargas de dolor.

Aún no me explico cómo no puedes querer a tu bebé cuando lo llevas 9 meses dentro de tu barriga, dicen que duele mucho al tenerlos, ¿no sienten nada al tenerlo entre los brazos?.

¿No les duele nada si lloran o sufren?

No tengo respuesta a esas preguntas por qué apenas soy una adolescente con muchos sueños, en los cuales aún no tengo proyectado ser madre, espero algún día serlo y ser tan buena como mi nona, aunque cambiaría muchas cosas, por qué no puedo decir que como mi madre por qué de esa no sé nada.

Mi papá pide que la trate bien a veces se enoja conmigo, pero él que va a entender si creció en el seno de una familia con papá, mamá y hermanas incluido, mientras yo no conozco a nadie, excepto mis tías, abuelos paternos y él mi padre, olvidaba a mi prima y los cachorros de la casa.

Sí me preguntan ¿Algún día perdonarás a tu mamá? No tengo respuesta para eso, son 17 años de ausencia y creo que serán muchos años más, por qué no veo que ella quiera conocerme, aún tiene contacto con mi papá y pregunta por mí, pero nunca a hecho el esfuerzo de venir a conocerme…. Pregunten si me importa... No, no me interesa en lo más mínimo saber de ella, no la quiero en mi vida.

No aceptada…. Sí eso fui yo, no aceptada por la mujer que me dio la vida, que exige un título que no se merece ser llamada así.

Algunos pensaran que cruel soy, pero pregúntate: ¿Quién es más cruel? ¿Quién abandona o no quiere?

A veces juzgamos las personas sin conocer su historia, solo señalamos con el dedo y nos creemos unos dioses haciéndolo, ¿Quiénes somos para juzgar? ¿Con que derecho lo hacemos?

A veces tenemos todo y no lo valoramos, mientras otros crecemos con el anhelo de ser aceptados por quienes dicen ser llamados padres, una palabra muy grande para algunas personas, yo corrí con suerte que mi papá me trajera con mis abuelos y me dieran una vida buena, con estudio, comida, techo, amor, ese amor que mi progenitora me negó.

En cambio hay miles de niños que son abandonados por sus madres en la calle, tanques de basura, bolsas plásticas, yo me pregunto una cosa ¿A casi son perros? ¿No merecen algo digno? ¿No valen la pena?

Sí no querías ese bebé para que lo engendraste, hay tantos métodos para cuidarte de embarazos no deseados, yo no estoy de acuerdo con el aborto, es un ser viviente que llevas en tus entrañas, no un perro de la calle.

La sociedad hoy en día está tan degenerada que da miedo todo lo que se vive a diario, no dan ganas de traer un bebé a este mundo, a que sufran, mejor dejarlos con las cigüeñas, los típicos cuentos que le echan a uno de pequeña.

Una última cosa ¿Qué es mejor amar o perdonar? ¿Perdonarás a tu progenitora?

Esta es mi historia, no es una historia que saque de un cuento de hadas, es mi triste realidad, la vivo en carne y hueso a diario. Por años tuve la esperanza de ver a mi madre atravesar la puerta de mi casa a buscarme, pero eso no pasó y ahora mucho menos pasará que soy ya una mujer que no necesita de cuidados, ya sé cuidarme bien.

Aprendamos algo en la vida. No juzguemos si no conocemos su historia.

FIN

2 de Julio de 2020 a las 19:57 1 Reporte Insertar Seguir historia
2
Fin

Conoce al autor

Nana Ramirez Ramirez Hola soy Escritora apasionada, escribo variedad de géneros, en especial, novela negra que se me da algo bien. Espero lograr conectar con mis historias a muchos lectores y se degusten con mi trabajo.

Comenta algo

Publica!
Mariah Rudli Mariah Rudli
Mucha razón tiene la historia uno juzga sin conocer nada de la persona, y hablan solo por hablar, juzgan solo por qué pueden pero nunca se poner a pensar por qué la persona que critican es como es. Madre es quien cría no quien te da la vida, la que tienes a tu lado, se desvela cuando te enfermas, te abraza cuando tienes miedo o estás triste, esa mujer se merece el título de madre. Te felicito está muy bella la historia.
~

Historias relacionadas