rocolva081536051593659751 Rocío Álvarez💚

Una joven muchacha con insomio decide dar una vuelta por su barrio para despejar su mente y conseguir sueño... La aventura que la espera es espeluznante.


Suspenso/Misterio Todo público.
Cuento corto
0
559 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Yo, y mi otra yo

Es una noche fría y oscura de invierno. Es media noche y no puedo dormir, agarro mi abrigo y salgo a la calle para despejar un poco mi mente. Llevo caminando 20 minutos, quiero volver a casa rápida porque siento que los huesos se congelan debido a la baja temperatura de la noche.

El camino más corto es el del bosque, tomaré ese. Las copas de los árboles tapan la luz de la luna pero no me impide ver aquel pájaro muerto. Una simple vista parece todo muy normal, me voy acercando lento y con cuidado, y puedo observar más específicamente al pájaro; tiene los ojos quemados y un ala rota.

Mil dudas se me vienen a la mente, pero prefiero ignorarlo, pues ahora con más razón quiero llegar aún más rápido a casa. Sigo caminando, en la granja de mi vecino veo a todas las vacas muertas. Empiezo a llorar sin saber que hacer, no entiendo nada de lo que está pasando. Siento una mano en mi hombro, me doy la vuelta y la piel se me puso como la de una gallina.

Tengo en frente mio una mujer de pelo ondulado, largo y platinado. Tiene un ojo color café y el otro blanco. Tiene arrugas en su cara, probablemente tenga unos 60 años, y la mitad de su cara tiene cicatrices de quemadura. En esa mitad de la cara le falta la ceja y no puede mover esa mitad de su boca.

Me tocó los brazos con sus manos tapadas con guantes de cuero negro y me dijo: "no tengas miedo". Las piernas me están temblando demasiado, pero no me impiden correr a la más rápida velocidad que puedo. Acabo de perderme, no sé en donde estoy, escucho ruidos espeluznantes y subo a un árbol hasta lograr tranquilizarme.

Cierro los ojos y empiezo a rezar un padre nuestro. Cuando los abro ya es de día, pero es imposible porque estoy segura que no pasaron ni siquiera 10 minutos. De todas formas decido bajar para irme a casa. Todo se ve raro y diferente, los autos lucen antiguos, las mujeres llevan solo vestidos hasta los tobillos y nadie tiene un celular.

Llego a mi casa y al entrar veo a la mujer que me tocó el hombro en el bosque, me quedé dura del miedo... me dijo que espere un segundo, le pregunto la fecha y me responde: "bienvenida a 1920". Volví corriendo al árbol, tengo la esperanza de cerrar los ojos, volver a rezar y regresar al 2020.

Abro mis ojos y veo raras máquinas volando por el cielo, todos están vestidos con uniforme de guerra y llevan armas. Lo más raro de todo es que veo a la misma mujer del bosque y de 1920, ahora me dice que estamos en 1953, ¿cómo hace para lucir igual en todos los años? Vuelvo, otra vez, corriendo al árbol asustada, cierro los ojos, rezo y suplico volver a mi época.

Abro los ojos y vuelvo a estar en 1920. Voy a mi casa y la rara mujer sigue aquí, ahora me dice: "no entiendes nada chiquilla, yo soy tu misma pero del futuro". ¿Cómo va a ser del futuro si estamos en el pasado?, y me dice: "estas cicatrices son marcas de todo lo que pasarás y yo ya pasé, y haciendo esto es la única forma de evitar que tú pases por todo lo que yo ya pasé".

Ahora me encuentro en 1920, viviendo con costumbres y cosas muy diferentes a las de mi época. Estoy viviendo conmigo misma (literalmente). Anoche mi vieja yo desapareció sin decirme nada, y esta mañana, me levanto y me dirijo a su habitación. Me encontré con su cama cubierta de sangre, y con un pájaro muerto, que tiene los ojos quemados y un ala rota, idéntico al que ví en el bosque.

2 de Julio de 2020 a las 14:43 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Más historias

Conexión (vidas Pasadas) Conexión (vidas Pasa...
¿Qué sucedió con Jimin? ¿Qué sucedió con Jimin?
ZIBAH Y SU ÚLTIMO REY ZIBAH Y SU ÚLTIMO REY