u15519752281551975228 Ibán José García Castillo

En la selva de Internet, no todo es lo que parece. Las anecdotas por parte se van sucediendo mientras el destino decide unir a dos almas que no son lo que quieren aparentar ni en sus vidas diarias ni en las redes. Esta novela habla sobre todo aquello que nos ha pasado tanto a hombres como mujeres en las redes sociales y como lo interpretamos y sentenciamos sin conocer que hay detrás. A veces la realidad puede ser muy dura y a veces puede sorprendernos ver cuanto nos equivocamos.


Historias de vida Todo público.

#infidelidad #humor #desencuentros #sexo #redes-sociales #redessociales #romance
0
731 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los lunes
tiempo de lectura
AA Compartir

Capítulo 1 - Amanda

Amanda estaba escribiendo frenéticamente en el chat.

Era increíble. Desde las ocho de la mañana llevaban acosándola.

Sobre sus piernas desnudas, apoyadas en la suave tela recién lavada de las sábanas, color satén, de su cama de matrimonio, estaba el portátil plateado. Un regalo.

La pantalla brillaba en tonos azules y blancos, que parpadeaban según iba apareciendo las singulares conversaciones. Sonaban pitidos intermitentes cada vez que una ventana nueva se le abría. Ya había cerrado más de veinte en cuestión de cinco minutos. El sonido estaba tan bajo, que solo ella podía escuchar los pitidos.

—¡Cariñooo! Me voy a trabajar —La voz masculina pilló por sorpresa a la mujer de treinta años, que llevaba puesta solo una bata, sin ningún tipo de ropa interior debajo.

Cerró con un golpe seco el aparato. Los pitidos aun siguieron sonando durante unos segundos más.

—Te noto tensa. Tal vez podría… quedarme unos minutos más en casa…

—¡No! —El hombre de la camisa blanca a rayas se quedó bloqueado en el sitio, como su anterior sonrisa. La chica suspiró —. Quiero decir… que no quiero que llegues tarde de nuevo. Ya sabes que tu jefa está vigilando cada cosa que haces, y … no será bueno que… el aliento te huela a mí.

—Serás… Tal vez hoy debiera tocarte a ti tener ese… aliento.

—Carlos, cariño, luego a la noche discutimos sobre nuestras bocas y olores y ahondamos más en cómo hacer que ambos salgamos ganando… —Amanda se desembarazó del abrazo de su hombre y lo empujó suavemente hacia el borde del colchón que había prácticamente invadido. El ordenador se había deslizado hacia el lado seguro de la cama. Se despreocupó, ahí no corría ningún riesgo.

La bata se le había abierto ligeramente cuando se levantó de forma lenta y seductora y abrazó a Carlos, que había sido echado de la cama definitivamente. Lo rodeó con ambos brazos. Colocó sus labios sobre los de él.

El beso fue apenas un roce, pero aun así, levantó algo más que una mera sonrisa en el hombre de la camisa a rayas, diez años mayor que ella.

—Siempre me haces lo mismo, ¿cómo quieres que vaya así a trabajar

—La vida es dura. —Amanda le guiñó un ojo.

📷

1 de Julio de 2020 a las 09:01 0 Reporte Insertar Seguir historia
2
Leer el siguiente capítulo Capítulo 2 - Matías

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 4 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión