mada_126 Marien Daniela

Maleja y Jeró han sido mejores amigos desde la infancia, sin embargo, toda esa amistad cambia cuando los padres de Jeró se fueron de la ciudad mientras que los padres de maleja decidieron alejarla de él. Después de siete años Maleja y Jeró se vuelven a reencontrar y todas sus interacciones se llevan a cabo desde el balcón.


Romance Romance adulto joven Todo público. © no copias de esta obra

#empresas #cartagena #medellin #colombia #exnovios #desamor #peleas #mejores-amigas #amigos #amigas #juvenil #amor
0
647 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 15 días
tiempo de lectura
AA Compartir

1 E l r e g r e s o

Sábado por la tarde en una pequeña reunión en mi cuarto con mis mejores amigas compartiendo diferentes gustos entre todas describo. Paula es la mala influencia entre todas, Angélica cariñosa y honesta, es la más tranquila, pero si le prendes fuego estamos muerto, Gabriella ama leer y su vida es todo un Show, Meyra y sus canciones es lo mejor, aunque lo toxica nadie se lo quita, Camila puede ser la favorita de todas, ama la moda y editar es el apoyo para sostener el grupo de seis y no puede yo Maleja soy coqueta, amo la moda y las fotos, stalkear chicos lindos, amo dar concejos y ver doramas.


—Apostemos a que David es gay, —dice Paula.


—Te doy cien mil pesos para que lo compruebes, —dice Gabriella colocando su libro en el tocador.


—A mí no se me escapa nada mi amor. Su infidelidad fue por algo —la chica coloca una sonrisa retorcida.


—Yo solo diré una cosa —comenta Angélica. —No quiero que venga Gabriella llorando porque el mansito ese que le salió travesti.


—Llorar por que, si lo supere a hace años. —comenta Gabriella.


—A ver, solo pasaron dos semanas que ustedes dos rompieron ¿Cómo que ya los superaste? —la chica tira su celular en mi nochero, con el ruido Meyra se desafina y daña una cuerda de su amada guitarra lo que es dolor para mis oídos.


—Sapa perra, quien fue la que estuvo con el tú o yo, —la chica le contesta con rabia.


—Tú por idiota y él por no ver con lo que cargaba —Angélica sonríe victoriosa eso define éxito. —Llora bebe.


Gabriella suelta un gruñido, otro que hizo desafinar a Meyra dañando la segunda cuerda.


—¡Mierda Gabriella! Las cuerdas de esta guitarra no son para nada gratis. —La chica se tira en su silla con rabia y con mirada fija.


—No es mi problema.


—Me tendrás que pagar las cuerdas con los cien mil pesos que le apostaste a Paula. —Meyra cruzas sus brazos.


—¡Perdón! ¿Por qué yo? —ella se sorprende, por su contesta.


—Porque por tu culpa yo dañe las cuerdas.


—Correcto, tú las dañaste más no yo, no te confundas mi amor. Te doy una solución saca el dinero de tus ahorros —Gabriella vuelve a tomar su libro y emperra su mirada.


—Pues fíjate, señorita, que ahorros no tengo, me lo gaste comprando objetos de Stray kids, que son necesarias para mi diario vivir por lo tanto te toca pagarme las cuerdas de mi guitarra. —Camila y yo nos aguantamos la risa, esto parece una parodia de la rosa de Guadalupe.


—Yo le mande a que se gastara su dinero en “supuestas cosas que necesitas” Ni en sueños te pago esas cuerdas es más los consigues barato en el mercado.


—A ver mi vida está guitarra fue la última promoción que saco Stray kids, crees que las malditas cuerdas son baratas, las del mercado no combina con este modelo, —la chica coloca de nuevo su libro en mi tocador. Se prende fuego y por una simple guitarra.


—¡Bueno ya basta de peleadera! Tengamos un momento de paz —Paula se entromete en su pelea.


Las dos chicas se callan una saca su dedo y la otra la ignora cogiendo su libro.

—Listo, quedaron hermosa, —dice Camila tapando su esmalte. Miro mis uñas y asiento con felicidad.


—El toque perfecto, gracias Cami —ella asiente.


—Alguien más se quiere unir a la causa —pregunta Camial y no recibe una respuesta. —Ustedes se lo pierden.


Todo continua normal cada una distraída con lo suyo, yo stalkeando en celular, Meyra tratando de arreglar su guitarra, Camila viendo nuevas modas, Gabriella hundida en su lectura, Angélica sacando unas cuentas y Paula pensando.


—Nuevo chisme —dice Angélica de repente.


—Suéltalo —comenta Paula.


—Me enteré por anonimato que el apartamento de al lado tendrá nuevos dueños, dicen, que quienes las compraron son personas importantes de Colombia —Angélica alza sus cejas.


—Después de siete años ya obtienen nuevos dueños eso no me lo creo, —reprocha Meyra.


—Amiga es enserio —dejo de mirar el celular y miro a Angélica.


—Ira, ese chisme son falso, ese apartamento cuando estaba en venta nadie la quería comprar, ni Pablo Escobar ahora que lo venga a comprar unas personas disque importante. Que dejen la carbonería —dice Paula.


—Y porque no, el apartamento lleva siete años abandonado merece una oportunidad para que sea habitada —intervengo en su chisme.


—Al parecer el apartamento se encuentra en buenos estados, lo que me da a entender es que lo pueda habitar los dueños de antes —analizo lo que dijo y si es lo dicho mi padre ya debe saber que llegaran sus viejos enemigos.


Tenía diez años cuando comenzó el gran conflicto entre la familia Buendía y Rodríguez hay muchas razones sin embargo no sé cuál es la verdad y mis padres nunca me explicaron el suceso. Desde el principio estuve con mi mejor amigo éramos muy unidos, tiempo pasado porque no tengo la menor idea que seamos unidos ahora. Los conflictos entre nuestras familias (Buendía y Rodríguez) nos alejó completamente mi padre me advirtió que obtendría problemas si seguía siendo mejor amiga del chico, sin embargo, no atendí a su advertencia y el problema se volvió más grande, llego el gran punto de amenaza de los Rodríguez, mi padre los amenaza con ponerlos presos por ende los Buendía tuvieron que dejar de la ciudad, lo bueno es que puede despedirme de mi mejor amigo a escondida de mi padre gracias a mi madre lo único que me sobra de amistad con él es una pulsera de amistad que obtiene el símbolo de infinitud y una hermosa frase que me dijo antes de la despedida <<los verdaderos amigos nunca dicen adiós sí no hasta pronto>> es la mejor amistad hasta el momento, seguido de mis amigas, gracias a la frase siempre tengo la esperanza que volveremos a encontrarnos.


Nunca tuve la motivación en contactarme con él me dijeron que de extrañar a tu mejor amigo es temporal, no lo considero algo temporal por tal razón de que lo sigo extrañando y sería engañarme a mí misma que no me hace falta; fueron diez años de amistad insuperable, como dice el dicho, una verdadera amistad no se supera.


Toc, toc, la puerta de mi cuarto se abre, mi madre entra con una bandeja llena de dulces y mecatos en su otra mano una botella de gaseosa con vasos plástico, a Angélica se le ilumina los ojos al ver la bandeja repleta de chuchería. Mi madre deja las chucherías en la pequeña mesa blanquita con una gran sonrisa que ya traía al entrar a mi cuarto, pero al mirarme esta desvanece de sus labios pintados de rojo.


—Me imagino que ya saben sobre los nuevos dueños del apartamento de al lado —todas asentimos —. Si quieren más mas mecatos le dice a la nana María.


Mi nana la mejor, antes mi madre me quería poner María porque mi nana se llama María Reyes, sin embargo, mi padre decidió agregarle Alejandra ya que es más hermoso. Mi nana me cuidad desde pequeña ella es la que me crio mientras que mis padres trabajaban en su empresa día y noche para poder alimentarnos y obtener una vida mejor. No soy una hija de papi y mami, tampoco trabajo, soy ahorrativa el dinero que me queda de mi merienda lo guardo lo cual me beneficia.


—¡Embustera! —grita Angélica. Me confunden estás chicas, me pregunto, ahora que pelean.


—Embuste de que si es real lo que te digo —Paula comenta cruzando sus brazos.


—Ira, el dulce no viene del cerdo y si engordo es mi problema no la tuya cara de…—lo último se lo traga Angélica.


—¿Quieres pelea? Entonces levántate y pelea como hombre —Paula coloca sus puños y se levanta del supuesto. Angélica maldice en susurro y tuerce sus ojos.


Ellas dos siguen peleando por el dulce, no le encuentro el chiste ni el interés a la pelea. Me levanto de la silla y voy directo al balcón a tomar un poco de aire fresco, Gabriella aparece con una cara de <<soy una ilusa por pensar que ellos dos estarían juntos>>. Ignoro su presencia de chica resentida por sus personajes, observo el hermoso atardecer que con esas combinaciones de colores atrae a cualquier persona. Las otras chicas salen al balcón excepto Nico quien se queda tomando fotos Tumblr, todas comienzan hacerse bromas y tomarse foto en Snapchat.


Un camión de mudanza se estaciona al frente de la entrada del edificio al igual que una camioneta de Toyota los nuevos vecinos salen de la camioneta. No obstante uno se robó mi mirada, la emoción e impresión.


—¡Jerónimo! —grite su nombre de la emoción, Dios santo espere siete años para que él volviera. Las chicas se acercan a mí y miran directo a los vecinos nuevos.


Él chico no contestó a mi grito así que decido abrir paso entre las chicas e ir directo a la salida de mi cuarto, paso corriendo por el pasillo que une mi cuarto con el de mis padres y mi nana luego por la cocina y por último la sala, abro la puerta y salgo de rumbo al ascensor que se encuentra en la bajada de las escaleras presiono el botón varias veces este se demora como siempre, sigo presionando, pero el segundo ascensor llega primero entro con rapidez y hundo el primer piso. Me encuentro sola en el ascensor lo que facilita el movimiento de una vez. El sonido del ascensor me alerta salgo enseguida y con una mano saludo al portero, él hala la puerta y camino hacia fuera con una sonrisa de oreja a oreja veo a mi mejor amigo.


—¡Jerónimo! —grito su nombre y el voltea, el me mira con una sonrisa, corro de emoción y me le monto ensima, lo abrazo enrollado mis piernas en su cadera.


Él me sostiene y toma su equilibrio para no caer al suelo —Te extrañe un montón —comente, él hace más fuerte el abrazo, quiero que sea eterno el abrazo.

Bajo mis piernas y él me suelta.


—También me hiciste falta pequeña. —en bobo mi sonrisa por su respuesta y él me agarra mis cachetes.


—¡Uy! ¡Quien los ve’ pensaras que son dos novios encontrándose después de siete años! —grita paula desde el noveno piso. Le hago un gesto con el que cierre esa boca. Jeró las saluda y las demás hacen lo mismo.


Los padres de Jerónimo llegan a nosotros, la madre estira sus brazos con la finalidad de abrazarme al igual que su padre, una sonrisa sincera que expresa lo mucho que los extrañe demasiado. Sus padres van directo a la camioneta, sacan tres maletas repletas de ropa.


—Te ayudo con la mochila, —le pregunto al chico, asiente y me lo entrega.


Mis amigas aparecen de la nada afuera del edificio saludan a los padres de jerónimo y con mucha caridad se ofrecen ayudar con las maletas que al principio ellos se negaron, aunque al final no resistieron la intensidad de las chicas. Con ayuda del portero entramos al ascensor las chicas por uno y yo por el otro con Jerónimo, los dos estamos solo yo hundo el noveno piso, trago grueso por los nervios, disimuladamente miro a Jerónimo que está demasiado divino, su cabello mono desordenado por el viaje, sus ojos redondo y color avellanas, las pecas que adornan sus caras y sus labios rojizos muy pronunciado, su labio inferior es un poco grueso que el superior, su buzo rosado combina perfectamente con su jeans rasgado y con sus zapatos Nike blancos, santo cielos la pubertad le dio hasta en las venas. Jerónimo voltea a mirarme y enseguida cambio mi perspectiva.


—Has cambiado durante estos años, Maleja, te ves hermosa —me sonrojo por el piropo.

—Gracias y tú estás igual, —me siento con mucha presión y la lentitud del ascensor no colabora en nada.


—Sí, lo supe desde que nos subimos al ascensor no quitaste la mirada —otro sonrojo de mi parte. El elevador se detiene abriendo sus puertas, Jeró me deja el espacio para salir de primera y luego él. Las chicas llegan primero que nosotros dos, la mirada de Paula dice mucho y la sonrisa de Gabriella igual.


Jerónimo camina con su maleta a la puerta de su apartamento en el cual está al lado de mi apartamento, gira la manilla y se abre él se hecha a un lado dejando pasar primero a las chicas que caballeroso mi mejor amigo nunca cambio sus valores. Me mira y hace un gesto de que entre al apartamento, no pierdo mucho tiempo y entro. La casa se encuentra remodelada, no es nada comparado como lucia antes, la sala de estar es hermosa, lo que daña es el poco de caja que están selladas.


—Podemos chismosear las cajas y a la vez organizar, no es malo —Mayra le abre los ojos por lo que dijo Angélica.


—Perdona la imprudencia de mi amiga, lo que sí es curioso es que tú eres de las personas importante de Colombia porque equis personas lo nombro, —pregunta Mayra.


—¿Importante? No crean en los rumores que comentan las personas, no somos importante solo queremos ayudar al gobierno de Colombia haciendo campañas para las personas más vulnerables —ellas asientes.


Las chicas debaten el tema con el chico, sus preguntas continúan y yo solo me pongo a observar los hermosos detalles de la casa hasta cruzarme con un portarretrato. Me acerco al retrato que está encima de una caja, lo cojo en mis manos y lo miro, como no recordar el momento de la playa, hermoso.


—El tiempo pasa volando —digo en susurro. —Nada será como antes.


<<A pesar de ello seguiremos siendo mejores amigo>> la voz de Jerónimo parece estimular mi cerebro o eso creo.

30 de Junio de 2020 a las 17:34 0 Reporte Insertar Seguir historia
1
Leer el siguiente capítulo 2 P a n y c h o c o l a t e

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 3 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión