G
Gael Dante Ochoa


La historia relata la vida de Paulina desde que conoce a un chico llamado Gastón el cuál le pide un deseo, uno muy simple, pero que no será fácil, que le ayude a convertirse en una mujer. Apartir de aquí su relación en la vida real como en un mundo virtual que ellos juegan, irá cambiando conforme se van juntando, haciendo más amigos y dejando en duda los secretos que esconde Gastón. ¿Logrará Paulina concederle el deseo a Gastón?


LGBT+ Todo público. © Jesús Gael Dante Ochoa Hernández

#bromance #romance #mundovirtual #videojuegos #juegovirtual #trans #lesbian #lgbt #gay
0
588 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los lunes
tiempo de lectura
AA Compartir

Gastón

¡¡¡Tengo la esperanza de encontrar a gente bonita!!! Era la presentación de Paulina en Another Life, un simulador que usaba como medio de expresión, al tener una vida muy oscura durante un tiempo, su único escape era esa parte del internet en la que ella podía ser cualquier cosa y nadie la criticaría, puesto que en la época dónde empezó a utilizarlos no contaba con muchos amigos.


¡¡¡Tengo la esperanza de encontrar a gente bonita!!! Era la presentación de Paulina en Another Life, un simulador que usaba como medio de expresión, al tener una vida muy oscura durante un tiempo, su único escape era esa parte del internet en la que ella podía ser cualquier cosa y nadie la criticaría, puesto que en la época dónde empezó a utilizarlos no contaba con muchos amigos.


-Sí, mira, es que yo también ví mal el hecho de que ella se saliera de nuestra familia, o sea, no había pasado nada malo, éramos felices, pero ni modo, dijo que ya no podía por entrar en la universidad, y si bien el comentario de Darkness no fué el mejor, sí que no tuvo porque tomarlo como ofensa, bueno igual, ya tengo que irme adiós - dijo Paulina mientras colgaba la llamada con uno de sus amigos de Another Life, para después hablarle a Malena, su mejor amiga.


- Paulina ya estamos los tres acá, ¿Sí vas a venir con nosotros? -dijo Malena luego de contestarle la llamada con un tono de desesperación.


- Sí, nomás esperen -Contestó Paulina mientras hacía una pausa en lo que se ponía el labial- Ya casi salgo.


- Ay ahí te vemos -dijo Malena enojada mientras colgaba la llamada.


- ¿Dónde? - Al percatarse de que Malena le había cortado la llamada se molestó un poco pero comenzó a guardar sus cosas en la pequeña mochila negra que iba a llevar.


- Ya tuviste que haber salido desde hace 15 minutos, Paulina, no puedes enojarte con Malena por un error tuyo -dijo la mamá de Paulina mientras la veía- Nada mal eh, hoy sí que te ves espectacular.


Paulina es una chica transexual de rasgos entre latinos y caucásicos de 17 años recién cumplidos, al ser Transexual es más alta que las demás chicas de su instituto (mide 1.75 m), y sus manos y pies la delatan por ser un poco grandes, pero aún así tiene un cuerpo esbelto y con buenas curvas, una cara bastante femenina y un cabello largo de color castaño oscuro con las puntas rubias.


Siempre se ha destacado por llevar un estilo callejero muy vistoso, en este caso llevaba una chaqueta de cuero negra con un crop top blanco por debajo, combinadas con una falda de cuero negra, unas medias de red y unas botas, aparte de sus icónicos aretes con una cruz colgando.


- Gracias, hoy me ha dado por vestirme así, pero todo a cambio de que ahorita se me haga tarde -dijo Paulina mientras arreglaba un poco su cabello en el espejo que tenían en la sala.


- Pues anda, vete señorita que se te hace tarde, nadamás no hables con extraños y no regreses tan tarde - le dijo su mamá mientras la despedía de lado de la puerta.


-Bueno ya, adiós mamá, ¡¡¡nos vemos en un rato!!! -Dijo Paulina mientras salía de su casa apresurada.


Como solo tenía que caminar unas cuadras para llegar a donde estaban sus amigos, no tardaría tanto en llegar, de no ser porque cuando estaba a una cuadra de llegar se encontró con Víctor, el chico que le gustaba.


Victor es un chico muy guapo, sin embargo las chicas no lo buscan por muchos rumores que hay de su persona. Él es muy alto, mide 1.85 m, con una tez entre morena y blanca, musculatura normal, una cara interesante y un cabello negro largo pero bien cuidado.


Al ver a Víctor, él también se percató de que ella estaba ahí, y con mucha seguridad fué a hablarle a Paulina para saludarla.


-Hola, no sabía que te vería por aquí, de hecho no creía que te vería porque cerraron el curricular de música -dijo mientras se peinaba un poco inconscientemente.


-Eh, pues, solo estaba paseando por ahí -dijo Paulina con una risa neevioss- Yo tampoco creí que te vería -Al ver qué Víctor se comenzaba a peinar un poco, ella lo hizo también, pero muy sutilmente.


- Oh, dime, ¿Vas a algún sitio? -Dijo Victor notando cómo Paulina se arreglaba tímidamente.


- Se suponía que eso haría... ¿Por qué preguntas? -preguntó Paulina sonrojada por las palabras de Víctor.


- Bueno, creí que por ir vestida así saldrías a algún lugar, digo, ese Outfit es perfecto, yo no lo desaprovecharía para ir a cualquier sitio -dijo Víctor mientras soltaba una risa sutil y encantadora.


- Oh, ¿Crees que se ve bien? -Preguntó Paulina con más seguridad al ver su halago.


-Claro, me gusta cómo se te ve esa falda, combina bien con el crop top porque por arriba llevas esa chaqueta -dijo Víctor mientras iba señalando cada una de sus prendas.


Al escuchar eso Paulina se extrañó, puesto que nunca había recibido un halago así de un hombre, y mucho menos viniendo del chico que le gusta, pero no pudo hacer mucho porque notó que Malena le estaba llamando de nuevo.


-Oye, ya me tengo que ir, Malena me está esperando -dijo señalando la dirección a la que iría.


-Bien, entonces nos vemos la siguiente semana en el ensayo.


-Sí, ahí te veo, ¡adiós¡ -Paulina se despidió de beso con Víctor y se fué a donde se suponía que estaría Malena y los demás.


Al llegar al lugar, un parque donde pasaban los camiones que los llevaban a la plaza a la que irían, se dió cuenta de que no había nadie, así que le llamó rápidamente a Malena.


- Hey, ¿Dónde están? Ya llegué y no los veo -dijo Paulina algo molesta mientras volteaba a todas las direcciones.


-Ay Paulina, nos fuimos sin tí, el camión ya había pasado y tú no llegabas, aparte de que preferimos ir comprando los boletos.


-¿Pero por qué no me esperaron? Te dije que ya iba -Contestó Paulina enojada.


-Porque tardaste mucho, además da igual, tú solo toma un camión a Plaza Sendero, ¿Qué tan difícil puede ser? -preguntó Malena con un tono seguro.


-Lo difícil es irme sola, me voy a aburrir en el camino -dijo Paulina alg


-Trata de hablar con alguien, acá te vemos, yo te pago la entrada -dijo Malena mientras colgaba otra vez.


-¿Qué? ¡Espera¡ ¿Dónde me tengo que bajar? - Dijo Paulina molesta sin darse cuenta de que la llamada ya había colgado.


Paulina solo se fué enojada a la parada de los camiones para esperar a que llegara el siguiente. La parada del camión tenía un pequeño techo con dos asiento que daban lugar para tres personas cada uno. Al no saber llegar tenía que preguntarle a alguien pero sin parecer que estaba indefensa.


Al ver quién estaba en esa parada, notó a un chico portaba el uniforme de la escuela, era Gastón, el mejor amigo de Víctor, un chico bajito (de 1.65 m) con una tez pálida, y un cabello negro largo algo alborotado. La cara de Gastón es muy femenina, y con su actitud algo tímida refleja una ternura inexplicable. Paulina ya había entablado conversación con él, pero nunca le había hablado bien porque él siempre había sido muy callado cuando ella estaba cerca suya.


-Oye, ¿Sabes en dónde me tengo que parar exactamente para llegar a Plaza Sendero? -Le preguntó Paulina a Gastón después de acercarse a él.


El chico solo volteó a ver a los lados para verificar si sí le estaban hablando a él o a alguien más, pero al percatarse de que no quedaba otro candidato, se acomodó un poco el cabello y contestó:


-Solo debes de bajarte dos cuadras después de la escuela en la que voy, si quieres cuando me baje te digo más o menos que tanto tienes que hacer para llegar allá.


-Gracias, ¿Todos los camiones pasan por ahí? -Dijo Paulina mientras volteaba a ver si no venía ningún camión.


- Sí -Contestó Gastón con un tono inexpresivo y con una mirada perdida.


- Oh... Oye, sí me recuerdas, ¿No? Ya sabes, hablo un poco con tu mejor amigo, Víctor -dijo Paulina algo nerviosa viendo que Gastón no hacía gesto alguno.


Gastón solo se puso su mano en la barbilla y bajó la cabeza un poco, para después volver a ver a Paulina y decir:


- Claro, la chica que quiere estar con él sin saber que él es mío -Exclamó Gastón con una sonrisa burlona en su rostro.


- Eh, ¿Tuyo? -preguntó Paulina extrañada mientras notaba la satisfacción de Gastón.


- Sí, Víctor siempre dice que él es de mi propiedad, así que es mío -después de decir esto, Gastón puso una sonrisa de seguridad la cuál vino acompañada del cierre de sus ojos con una cara de ganador.


La plática acabó ahí, Gastón se veía algo desinteresado en platicar con Paulina, puesto que ella lo conocía, pero Gastón a ella no la conocía tanto, o por lo menos eso creía ella. Fué ahí cuando Paulina sacó su celular para revisar la hora, dejando ver un fondo de pantalla con unos colores que a Gastón le sorprendieron.


-¡¿DE QUÉ SON ESOS COLORES?! -Preguntó Gastón eufóricamente mientras veía frente a frente a Paulina con una cara que reflejaba sorpresa, a lo que ella solo se le pudo quedar viendo mientras miraba como se acercaba un camión.


-Eh, si quieres te lo digo ahorita, pero primero hay que subir -Paulina señaló al camión y solo separó un poco a Gastón.


- Sí -respondió Gastón dócil ante la propuesta de Paulina.


Una vez en el camión, Paulina se sentó de lado de la ventana, y Gastón solo se sentó al lado de ella mientras la veía fijamente y sin decir una sola palabra, aunque Paulina sabía que esos ojos brillantes hablaban por sí solos.


- Eh, verás, esto no lo suelo decir mucho, porque aún tengo cierto conflicto con estas cosas, pero esta bandera es una bandera Trans -dijo Paulina mientras señalaba el fondo de pantalla que tenía en su celular.


- ¿Entonces apoyas a los Transexuales? -Gaston le preguntó rápidamente y sin dejar que Paulina pudiera decir mucho más.


- No como tal, Gastón, yo soy una mujer Transexual -Contestó Paulina con seriedad en su rostro.


Cuando ella dijo eso, Gastón puso una cara de felicidad aún teniendo los ojos llorosos por la felicidad del momento, los cuales secó con su manga rápidamente. No se contuvo y solo se limitó a preguntarle:


- Entonces... ¿Tú puedes ayudarme a ser mujer? -preguntó Gastón mientras veía fijamente a Paulina.


Paulina no supo que decir en ese mismo instante, le vinieron tantas cosas a la mente que no supo que hacer, y al percatarse de que él ya tenía que bajarse, solo pudo sacar un papel y una pluma de su bolsa, con lo que anotó su nombre y su número telefónico, otorgándole así ese papel a Gastón, el cuál solo la veía extrañado.


- Hoy, en la noche, mándame un mensaje, dime lo siguiente "Soy Gastón, quiero ayuda", para no confundirte, ¿Ok? -Dijo mientras ponía el papel en sus manos para después cerrarlas.

- Eh, sí, pero por...

- ¡Tienes que irte! Ya vamos a llegar a la escuela, muchas gracias por tu ayuda -Paulina interrumpió a Gastón y después de eso él solo se tuvo que parar.


Gastón se quedó desconcertado, porque el tono de Paulina cambió a uno muy acelerado a comparación del que le había dado en toda la plática. Aún así, viendo lo sucedido, se bajó antes para no molestar.


A una cuadra para llegar a la plaza, Malena llamó a Paulina.


- Hey, ¿Ya casi llegas? Ya compramos los boletos y solo nos quedan unas 5 personas antes de que nos toque a nosotros comprar las palomitas.


- Sí, ya casi llego, oye, ya sabes, nosotras lo de siempre, si no llego a tiempo lo pides por mí, yo te lo pago llegando.


- Ajá, ajá, pero apúrate, ya quedan solo 4 personas.


- Sí, ya me voy a bajar del camión.


- Bien, acá te veo.


- Oye tú conoces a... Colgó otra vez.


El grupo de amigos de Paulina consistía en dos chicas y un chico que conoció en su preparatoria, Malena es su mejor amiga, mientras que Alejandra y Alan eran mejores amigos y buenos amigos de Malena y Paulina.


Malena es una chica guapa de tez morena clara, cabello rizado, tonificada y de una estatura normal, 1.60. En cambio, Alejandra es una chica de tez clara y con cierto aspecto asiático por sus ojos rasgados que la hacían ver bonita. Tiene una estatura de 1.55, con peso ideal pero un cuerpo algo tosco, y un cabello largo ondulado y de color café. Por último, Alan es un chico guapo y alto, su estatura 1.85 lo hacía bueno en el Basquetbol, su deporte favorito. Tiene tez morena, cabello negro y corto, un cuerpo escultural y unos labios prominentes.


Su grupo ama mucho ir al cine, y a veces cambian el cine al que van, esta vez sería la primera vez a la que irían al cine de Plaza Sendero.


Cuando Paulina llegó, los buscó para después dirigirse a el lugar en el que estaban sus amigos.


- ¿Qué tal? ¿Si los compraron como por la fila de la mitad? -Preguntó Paulina mientras saludaba a todos de beso.


- Sí, pero muy a la izquierda, eso no hubiera pasado si Alejandra hubiera comprado los boletos anoche -respondió Alan.


- Ay cállate, tú los pediste a la izquierda solo porque no querías sentarte con un desconocido al lado - dijo Alejandra -Aparte la que tenía la tarjeta de su mamá Malena.


- No se la iba a pedir después de que compraron por accidente un juego de un dinosaurio la última vez que fueron a mi casa a jugar Xbox -dijo Malena mientras veía despectivamente a Paulina.


- Hey, bien que hasta te lo pasaste, además solo fueron 100 pesos, estaban en oferta -Respondió Paulina mientras sacaba su celular para buscar algo.


- Mira, ya empezó la Pau de antisocial con su celular, no, ya vámonos -dijo Alan en un tono burlón.


- Espera, busco algo... Ay, no lo encuentro, bueno, ¿Ustedes conocen a Gastón? -preguntó Paulina mientras se percataba que ya iban a pedir su comida.


- Mmm, ¿Gastón qué? Solo conozco al que iba... O va más bien, no sé, en artes visuales -dijo Alan mientras sacaba el dinero- Van a ser el combo de nachos y el de hot dogs.


- Me imagino que debe ser ese del que hablas, ya sabes, algo bajito, de 1.65 si acaso, con cabello castaño y muy blanco -Añadió Alejandra - Creo que estaba saliendo con Melissa el año pasado.


- ¿Melissa? Ella es lesbiana -dijo Malena mientras agarraba la comida.


- ¿Ves, Alan? Mi Gay Radar no falla -dijo Alejandra extendiendo su mano mientras Alan le daba un billete de 200 con una cara de enojo - Aparte, ¿Qué no ese chico es del turno de la mañana?


- Sí, que yo sepa habla con Víctor. Es que me habló en el camión, el venía conmigo, y se sorprendió mucho cuando vió la bandera Trans que llevo en mi celular -Dijo Paulina mientras mostraba la bandera.


- ¿En serio? Entonces si va a cumplir el reto... - Dijo Alan mientras le daban la comida que faltaba.


- ¿Cuál reto? -Preguntó Paulina mientras tomaba la bebida que llevaba Alan.


- Hey, ¿Qué sala es? Ay... Es cierto, yo llevo los boletos -Dijo Alejandra luego de reírse.


Las salidas con sus amigos siempre eran divertidas, pues sus bromas eran muy similares y todos se reían de las mismas cosas. Siempre que salían del cine acababan llendo a comer a otra parte, en este caso irían a el McDonald's que estaba en la misma plaza y después de ahí cada quien se iría a su casa. El tema de Gastón no se volvió a tocar.


Luego de salir del mcdonald's, Alejandra y Alan se irían juntos a sus casas, al vivir cerca, la mamá de Alejandra podía llevar a Alan a la suya. Mientras tanto, Malena y Paulina se irían juntas en el camión que Paulina tomó para llegar. Una vez que tomaron el camión, Malena le preguntó a Paulina:


- Oye, ¿Preguntaste lo de Gastón por algo en especial?


- Pues, cuando él vió mi bandera se puso felíz y me preguntó si yo le podía ayudar a ser mujer.


- ¿Gastón de mujer?... Bueno, sí que le quedaría bien.


- Lo sé, si es que ni yo tenía esos rasgos cuando era hombre, pero aún así se me hizo raro, yo siempre lo ví como un chico callado, esa expresión en su cara no fué normal.


- Bueno, igual, me imagino que el hecho de no conocer a nadie que le pudiera ayudar a ser mujer propició a que él se sorprendiera.


- Sí... Lo que sí no puedo creer es que él quiera ser mujer, o sea, cuando lo conocí era... No sé, se le notaba lo femenino, pero sin llegar a ser muy evidente.


Malena solo pudo soltar una carcajada mientras Paulina la veía desconcertada, ella después le contó algo que supo de Gastón.


Mira, Paulina, cuando yo estaba en la secundaria, en mi salón Gastón era uno de los que más nos visitaba, yo era del A y el del B, pero él solía verse con una chica de mi salón, Mónica, así se llama, y de hecho se parece a Melissa, nomás que Melissa es un poco más alta y tiene el cabello muy lacio. Gastón llegaba a veces con chocolates o con cualquier cosa y se la daba a esta chica, le decía "anda, ven, Mónica, sal conmigo", lamentablemente Mónica era igual a Melissa, no solo en su aspecto, sino también en otra cosa más, ella es lesbiana. Gastón nunca aguantó esto, cuando se enteró fué muy devastador para él.


- Bueno, me imagino que a toda persona le puede pasar.


- Claro, pero a Gastón le devastó por lo que le dijo Mónica después: "Eres muy lindo, lastima que soy lesbiana y tú hombre, si fueras una mujer serías la chica perfecta por esos rasgos femeninos tan adorables que posees...".


- Hasta a mí me dolió.


- Sí, bueno, yo me bajo aquí amiga, ten cuidado llegando a tu casa, eh - Dijo Malena mientras se despedía de beso.


- Gracias... Por todo lo de hoy mi chica -dijo Paulina, despidiéndose con el apodo que le tenía a Malena.


- Gracias a tí, mi chica.


Luego de que Malena se baje, Paulina se quedó pensando en Gastón, hasta que esta llegó a su casa. Cuando llegó, se quitó rápidamente los zapatos y entró a la cocina para tomar un vaso de agua, encontrándose así con su madre.


- ¿Cómo te fué? -Le preguntó la mamá de Paulina para hacer un poco de plática.


- Bien, mamá, nomás que ando algo cansada -Dijo mientras señaló los zapatos que traía- Estos zapatos estaban matando mis pies.


- Bueno, también saliste todo el día, ve a descansar un rato, de todos modos mañana no irás a la escuela y tienes el día libre -le dijo la mamá de Paulina mientras acariciaba su hombro.


- Sí, creo que iré a usar un poco la laptop y de ahí me dormiré.


- Adelante, yo y tu papá veremos una serie, si quieres venir, acá estaremos.


- Okey mamá, gracias. -dijo Paulina mientras subía las escaleras y se percataba de que le llegó un mensaje.


Al ver el celular, se dió cuenta que lo que pensaba era incorrecto, ese mensaje no era de Gastón, era de su grupo de Another Life el cuál le pedían que se conecte para hablar un rato.


Llegó a su cuarto y se quitó la ropa para quedar solo con un camisón para dormir, dejando la ropa que ya no usaría en el cesto de ropa sucia de su cuarto. Después, cerró la puerta, prendió su laptop mientras le conectaba los audífonos y se los ponía y se conectó en Another Life.


Al conectarse, notó que en su bandeja de notificaciones contenía un mensaje nuevo de un usuario que para ella era desconocido, el cuál la asustó un poco: "Soy Gastón, quiero ayuda".

27 de Junio de 2020 a las 03:29 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Continuará… Nuevo capítulo Todos los lunes.

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Más historias

Closed Closed
LAS PREPAGOS LAS PREPAGOS
Mi Bella Imposible [WAHS] Mi Bella Imposible [...