Cuento corto
0
884 VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

ALMA PERDIDA

Rozando la espesura del bosque, con el pantalón sudoroso pegado a sus nalgas, flacas y escurridas, se revolcaba sin cesar, a la vez que se tiraba del pelo, negro y rizado, y gritaba, gritaba con rabia…, se odiaba. “¡¡¡¿Por qué he sido tan tonto?!!!”, se preguntó a sí mismo gritando.

De nuevo, el muchacho se levantó y caminó a cuatro patas igual que un perro en medio de la noche. Luego, como un alma que está a punto de cometer una locura, el joven se acercó al precipicio, y contempló la inmensidad del océano Atlántico. Tomó una bocanada de aire fresco, llenó sus pulmones para inflarse como un globo, y se lanzó al vacío con los ojos totalmente abiertos. La caída se había iniciado en picado, pero él no sentía miedo, ni el corazón le latía con más fuerza, puesto que él ya estaba muerto desde hacía tres días. Su alma vagaba por aquellas tierras sin recordar lo que había pasado. No había nadie para explicarle lo sucedido, solo un coche que se había salido de la carretera, y un cuerpo que no se podía identificar y que seguía sentado al volante, con los sesos pegados al cristal, y todo, absolutamente todo, estaba quemado. La gasolina se había esparcido por todas partes en el momento del accidente, y al parecer el joven iba fumando. Nadie lo echaba de menos, ni reclamaba su cuerpo.

Abrió los ojos antes de estamparse con el agua del océano Atlántico, pero al igual que la noche anterior, no había sentido dolor, no había sentido nada…


María del Pino Gil Rodríguez

22 de Junio de 2020 a las 11:40 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Continuará…

Conoce al autor

María del Pino Gil Rodríguez María del Pino Gil Rodríguez, nacida en Gran Canaria. Estudié Técnico de empresas y actividades turísticas (TEAT), luego estudié oposiciones para la Administración Local y aquí es dónde trabajo. Siempre he sido apasionada de los libros, y me encanta crear historias que hagan soñar a la gente. El Realismo mágico parece que siempre se ha estado cruzando en mi camino y así lo reflejo en la mayoría de las cosas que escribo.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~