suprd_vera Oyailiz Vera

Este chico ha cometido un crimen, el cual lo tiene atormentado por tan terrible aberración...


Crimen Sólo para mayores de 18. © Oyailiz Vera

#sexo #amor #drogas #asesinato
Cuento corto
0
806 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

¿Hay límites?

Hay veces donde la luna suele ser fría. Pero esa noche junto a ella el clima se sintió muy diferente. La luna era más dorada, más grande y hermosa, no se veía tan tenebrosa como lo suele ser, ese frío y esa neblina desaparecieron. Todo estaba en calma, normalmente las noches así solo se escuchan sirenas y músicas en todos lados, siempre hay caos, es la ciudad, ¿qué más esperarse de ella?.

Pero había algo que me atormentaba desde que estoy con esa chica y es que su hermana murió hace unos días; le dijo a sus padres que iría al parque a verse con unas amigas, la típica excusa de la niña con las hormonas alborotadas, sus padres le cedieron el permiso.

A dos cuadras le esperaba un Malibu de color vinotinto, muy lindo, dentro de el estaba un chico de unos 22 años de edad, el cual solo buscaba sexo, cosa que la chica no sabia, ella era de las chiquillas que buscaban a su príncipe azul. Lo que más me atormenta de toda la historia, es que... Ese chico soy yo, y la causa de la muerte de esta chica, fui yo. La obligue a tener sexo conmigo, me dijo que no quería, así que le intente explicar lo bien que sería hacerlo, lo bien que se sentiría si perdía su virginidad conmigo, le conté que no la iba a dejar por nada del mundo (lo cual es obvio que si haría), ella me acepto con miedo, pero confiaba en mi palabra, en mi asquerosa palabra.

Al introducir mi pene ella comenzó a sangrar e inmediatamente a llorar y a pegarme gritos diciendo; ''ME DUELE!'', ''PARA!'', por mi mente solo pasaba una sola palabra y era ''fornicala'', la agarre de la cadera y la coloque en cuatro, la penetre como si no hubiera un mañana, se desmayó, me asuste por un momento y por alguna razón mi excitación podía más que mi ''yo consciente'', así que saque mi pene de su vagina y la introduje en su estrecho ano, el cual también empezó a sangrar, después de un rato de fornicarla, acabe, y fue donde me di cuenta que la había violado, mis nervios explotaron de inmediato, la excitación se había desvanecido, el corazón lo tenia a mil, creí que me desmayaría, pero me llego a la mente matar a esta chica, picarla en pedazos, envolverla en un bolsa negra y lanzarla al río, y fue lo que hice, me fui al río más lejano de la ciudad, sería difícil que la encontraran.

Hasta el sol de hoy, todo eso me atormenta, dentro de mi hay algo que me dice no haberse arrepentido de nada de lo que paso.

Esta chica que conocí hace poco se llama Ely, la conocí en una fiesta, para ser mas específico, intento drogarse y sus ''amigos'' solo querían aprovecharse de ella, la saque de esa situación ya que no me parecía nada bien lo que estaba pasando, y le pedí que saliera conmigo a charlar un rato al parque, aproveche de preguntarle que le pasaba, el porqué una chica como ella se comportaría de esa manera, me miro fijamente, se noto ese nudo en su garganta, así que termino cayendo en llanto y me termino dando las gracias por haberla sacado de esa fiesta, me contó que sus padres querían divorciarse y que sentía que todo era por su culpa. Claramente no era su culpa, era la mía, pero me encantaba esta chica, y jamás seria capaz de contarle lo que le hice a su hermana.

Solo espero que la policía no se entere de quien fue el asesinó.


16 de Junio de 2020 a las 00:31 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Más historias

Celos. Celos.
RUE BELLEVILLE RUE BELLEVILLE
El eslabón más débil El eslabón más débil