Cuento corto
0
664 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

ÉXITO AJENO

No soy la primera ni la última persona que siente la tan odiada, y mal vista socialmente, envidia. Una palabra que personalmente me genera repulsión. No es lindo sentirla por alguien y no es lindo que los demás sepan que la sientes. Eso de la envidia sana… para mi es un cuento sin final feliz, porque al fin y al cabo la envidia son celos, y los celos implican que te molesten los logros de alguien porque no los tienes tú.

La línea difícil de dibujar surge junto con la pregunta ¿me molesta que el otro tenga éxito o me molesta no tenerlo yo? Lo triste es que usualmente suelen ser ambas cosas a la vez.

Sentirse feliz por un logro ajeno es difícil para mas personas de las que crees, sobretodo cuando en tu vida recientemente no ha pasado nada de lo que puedas regocijarte. Y es horrible, porque te hace sentir una mala persona, te hace pensar ¿Qué clase de amiga soy si no puedo ponerme feliz por un logro de alguien a quien quiero muchísimo?

Pero si conoces la frase “el primer paso para superar un problema es aceptarlo” creo que ya sabes a que voy con esto. He luchado con este sentimiento toda mi vida, y uso el verbo “luchar” porque es algo que trato de cambiar cada vez que lo siento. No solo me hace sentir mal con mi vida porque siento que jamás lograré tanto como los demás, sino porque veo como otras personas a veces se alegran mil veces mas por los logros de sus amigos que por los suyos propios, y yo pienso: “mierda, yo quiero ser ese tipo de persona. Quiero ser ese tipo de amiga que se ponga a saltar en una pata cuando alguien a quien ama logra algo” Por desgracia no es algo que se pueda cambiar de la noche a la mañana, es un proceso que a veces es muy difícil atravesar.

Y no solo pasa con logros laborales, por ejemplo, sino también con la vida personal de los demás, cuando todo tu círculo de amigos está en pareja y tu no (tema muy difícil de afrontar para muchos y casi imposible de hablar para algunos). He leído que a muchas personas les pasa por estar mas de la cuenta en redes sociales, comparando sus vidas con la de gente que tal vez nisiquiera conocen pero que tienen la vida que ellos quisieran. Sin embargo, como experiencia personal, creo que puedo afirmar que es aún más difícil cuando la envidia es hacia alguien del circulo cercano, alguien que no ves a través de una pantalla sino en cada reunión familiar o salida con amigos. Y ni hablemos de cuando esa persona triunfa en lo mismo que tú has estado intentado triunfar y no lo has logrado… aún.

Sin embargo, luego de este análisis a modo de canalización de mis emociones y de una corta pero efectiva investigación, creo que lo entendí y trataré de explicarlo utilizando una de las cosas que más me ha servido, aunque no lo crean, como filosofía de vida: las películas de Disney. Y no, no estoy hablando de las películas en el modo en que las vimos por primera vez, cuando solo éramos niños que se interesaban por dibujos animados colorido y canciones pegadizas, sino en el modo en que, con los años, logré ir un poco mas allá y ver lo que realmente buscan enseñarnos estas películas a los más grandes.

En la película de Mulán, cuando ella se siente triste por haber fallado en su reunión con la casamentera, quien le dijo que jamás lograría nada, el padre calmadamente se acerca a ella y le señala un capullo de una flor que aún no se había abierto, a diferencia de todos los demás, y le dice: “mira ese, aun esta cerrado. Apuesto a que cuando florezca será el más hermoso de todos”. Creo que el mensaje está más que claro (“cada flor florece a su tiempo”), y aunque sea difícil de plasmarlo en la vida, la realidad es que la única forma de ser verdaderamente feliz es dejar de compararnos con los demás. Cada uno corre su propia carrera, cada quien vive su propia vida, y todos tenemos nuestros propios éxitos y fracasos. Pero lo mas importante que hay que entender es que la felicidad o el éxito ajenos no te quitan nada a ti. Imagina la vida como una tarta cortada en trozos. Cada quien tiene la suya, y que alguien agarre una porción de su tarta, no le quita ninguna a la tuya.

Se que la vida es mucho más difícil que la frase de una película o el lema de una tarjeta motivacional o las frases de alguien que busca levantarte el ánimo. Pero se también que todos vivimos a nuestro ritmo y que, aunque no te des cuenta, tú puedes tener algo que otro desea con locura y no logras apreciarlo porque tu atención esta puesta en lo que tienen los demás. Aprender a apreciarse uno mismo y las cosas que tienes o que logras es más difícil de lo que parece, aunque suene tonto. Pero no hay que olvidar que todos tenemos nuestro momento de brillar, y que, aunque sea duro y muy difícil en ocasiones, como dijo Gandhi: “no hay que apagar la luz el otro para lograr que brille la nuestra”.


“The seaweed is always greener in somebody else´s lake (…) just look at the world around you (…) such wonderful things surround you, ¿what more is you lookin' for?”


-Under the sea, The Little Mermaid, 1989.


“Las algas son siempre mas verdes en el lago de otra persona (…) solo mira el mundo a tu alrededor (…) tantas cosas maravillosas alrededor de ti ¿Qué más estas buscando?”


-Bajo el mar, La Sirenita, 1989.

6 de Junio de 2020 a las 04:06 2 Reporte Insertar Seguir historia
1
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
Laura Escritora Laura Escritora
Me ha gustado mucho, sigue así!!!
June 12, 2020, 17:33

  • Juliee Ten Juliee Ten
    Muchas gracias!! Me alegra que te haya gustado ;) June 12, 2020, 18:08
~

Más historias

Ariel Ariel
San Cristóbal San Cristóbal
Lluvia Lluvia