nancy-cruz1553831740 Nancy Cruz

La época mas sangrienta de la historia fue justificada con actos de fe, el castigo de los fieles seguidores de la verdadera doctrina fue en ese tiempo una muerte aterradora, actos de terror que se desataron por un solo objetivo, una lucha por el poder que se disfrazo como el celo por Dios. ¿Puede Dios justificar tales actos de violencia por su causa?¿Puede Dios Justificar los actos de tortura?. Estas son mis razones y mi entendimiento en todos los hechos históricos escritos a lo largo de los años.


Histórico Todo público.

#reflexión #inspiracional
0
1.0mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los sábados
tiempo de lectura
AA Compartir

Un pueblo extraviado

Hace muchos años había un pueblo que amaba a Dios y seguían sus mandamientos conforme a las escrituras, vieron milagros en persona y no se apartaron de el; sin embargo en algún punto de la historia todo cambio, todo comenzó desde que aquel pueblo miro a las otras regiones y viendo que tenían reyes y se veían muy felices y los reinos eran prósperos, su codicia era tan grande que ellos también querían tener un rey que los gobernara y así fue como el líder que los dirigía ungió al primer que rey que gobernaría sobre todo el pueblo, pero había un mandamiento para el rey y este era que debía amar a Dios; este líder era en ese entonces el consejero del pueblo y un vinculo con Dios en ese tiempo, pero esto cambiaría desde ese día, ya que en términos de Jerarquía humana el rey era la mayor autoridad de esa época, no importando la opinión de los demás; claro todo dependía del corazón del rey.

Como bien narra la historia en el libro de los reyes y las crónicas de sus vidas, existieron reyes que confiaban y ponían a Dios en todo tiempo y antes de mover un dedo consultaban Dios, ya sea por medio de profeta o directamente recibían revelación; pero hubieron otros reyes que hicieron caso omiso de los consejos de los profetas y sacerdotes, dejaron a un lado las enseñanzas de sus padres y miraron la vida de los otros reinos codiciando e imitando todo lo malo que ellos hacia, dejaron a un lado a Dios y obligaron al pueblo a servir a ídolos que no tienen poder alguno, era lógico que sus hijos crecieran con las nuevas costumbres que el pueblo había adoptado.

Un tiempo cuando Dios se apartaba de ellos, y los dejaba solos las guerras de invasión eran catastróficas para todo el pueblo, muchos inocentes morían en ese entonces porque no tenían la protección de Dios; el pueblo entonces recordando las enseñanzas de sus primeros padres volvían nuevamente a los caminos correctos, pero las nuevas generaciones que no vivieron ese tiempo nuevamente se apartaban de los caminos de Dios; vivieron así por muchos años y las buenas costumbres y la esencia de las escrituras se fueron perdiendo cada día mas y mas. En una ocasión un rey muy poderoso tomo el control de muchas naciones, muchos se admiraron del poder que llego a tener en su tiempo, fue uno de los gobiernos mas prósperos de la época, fue el reino de Ciro, algunos lo apodaron como Ciro el grande.

Cuando Ciro conquisto Juda conoció a un hombre que le cambio su vida, Daniel era su nombre, el le hizo saber que fue Dios que le dio la victoria sobre Juda, todo esto por medio de las profecías que tuvo Isaias hijo de Amoz décadas antes de que Ciro existiera en la tierra, Isaias un profeta que vio visiones ya había predicho la conquista de Juda y también revelo el nombre de quien la conquistaría la cual seria arrebatado de mano de los babilonios; tal revelación para Ciro fue un hecho que no podía pasar por alto, esto lo llevo a proclamar a todo el pueblo lo que fue dicho por el profeta, proclamo que el Dios de Daniel le había encargado edificar el templo en Jesuralen y mando al pueblo que servia a Dios a que subiera y adorara; en ese tiempo la época amarga para Juda había finalizado.

Años después ya prácticamente el mundo conocía las hazañas que el Dios de Israel había hecho a favor del mismo pueblo, pero lamentablemente cada uno interpretaba a su parecer y su conveniencia; y para Roma su conveniencia era el poder; poder para gobernar al pueblo sin que tenga que poner mucho esfuerzo; y en ello justifico sus actos de violencia y homicidios.

5 de Junio de 2020 a las 04:18 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo La mision del Mesias

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 2 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión