decayross Ross Nova

Cuando Bran es encontrado muerto en la piscina del colegio, aparentemente producto de una sobredosis, Saya, quien sabía que había algo más detrás, se dispone a descubrir la verdad junto a los dos mejores amigos del chico, Morgan y Minho. Porque Bran sabía demasiado. Pero las personas poderosas saben mentir. ¿Quién miente mejor?


Ficción adolescente No para niños menores de 13.

#weareliars #adolescentes #misterioadolescente
2
601 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 15 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Caos

Ludwig era la ciudad con menos porcentaje de crímenes de todo Blatristia. A pesar de ser una metrópolis, su seguridad la hacía casi tan tranquila como un pueblo en el medio del campo. Por eso, cuando un cuerpo se encontró flotando en la piscina de la ejemplar Academia Levin, todo el mundo explotó.


Los reporteros iban y venían, cruzando las calles con rapidez y una curiosidad insaciable plasmada en sus pupilas. Algunos de los ciudadanos, más discretos, murmuraban los hechos, mientras que los más ávidos publicaban sus especulaciones sin fundamento en las redes sociales.


—¡Director Moore! —gritó uno de los periodistas, abalanzándose sobre el hombre como si fuera su presa— ¿La policía ya tiene algún indicio de los hechos?


Con enojo, el hombre corrió el micrófono de su boca, juntos a muchos otros que se encontraban cerca de su cara —como si la información fuese a escaparse por sus poros— y habló: —La policía no ha dicho nada aún.


Insatisfechos, se acercaron aún más hacia el hombre, gritando al aire y de forma incoherente preguntas, algunas de las cuáles no tenían relación alguna con el caso. A duras penas logró librarse de los periodistas y entrar al establecimiento, siendo recibido por la mirada preocupada de su secretario.


—¡Director Moore! —gritó, acercándose rápidamente— Realmente lo siento, cuando llegué ya había periodistas y no me dio tiempo de llamarle y avisarle... —finalizó apenado.


—No te preocupes Joshua, de todas formas no podría haber mucho si me decías...


La expresión del joven se tranquilizó, pasando rápidamente a una mucho más seria, mirando al director.


—La policía está en el gimnasio, en las piscinas para ser más exactos.


—¿El cuerpo? —Indagó Moore, mirándolo de la misma forma.


—Se lo llevaron para una autopsia —dijo—, le pregunté a los otros policías hace unos momentos si ya sabían quién era…


—¿Y?


Una inquietud recorrió el cuerpo del director cuando Joshua negó con la cabeza, dando a entender que no sabía más de lo que ya le había comunicado.


—Ni siquiera sabemos si es un estudiante de la escuela o alguien más…


El hombre suspiró, perdiendo la cuenta de cuantas veces lo había hecho en el día. Realmente sería una semana estresante.


—Está bien… Ahora acompáñame a hablar con la policía…


El joven asintió, acompañando al hombre por los largos, y actualmente desolados, pasillos de la Academia Levin. Tuvieron que salir al patio para llegar rápidamente al gimnasio y lo que el director vio le erizó la piel: Autos de policías aparcados en el lugar, una ambulancia y un auto particular. Nunca, en sus casi sesenta años de vida, imaginó ver algo así.


—¿Es usted el director Edward Moore? —dijo una mujer, quien se había acercado al hombre con la frente en alto y la mirada fría— Necesito que me acompañe, mi compañera debe hacerle unas preguntas.


Edward, ciertamente aún anonadado por la vista frente a sus ojos, siguió a la mujer sin decir una palabra. Sin embargo, cuando llegó al lugar al que había estado siendo guiado, su corazón casi se detiene. Allí se encontraba uno de sus alumnos, sentado en una banca y con una manta alrededor se sus hombros.


—¿Joven Vinavataja? ¿Qué está haciendo usted aquí? Recuerdo claramente haber enviado una notificación a los padres esta mañana para avisarles que las clases estarían suspendidas hasta nuevo aviso…


—Yo fui quien encontró a Bran… —murmuró, con sus ojos marrones perdidos en algún punto lejano, como si aún intentase asimilar lo ocurrido.


—¿Bran? ¿Bran Offer? —El hombre miró a su secretario— Pensé que no sabían quién era.


—Y aún no lo sabemos —dijo una voz dulce a su lado, provocando que se giraran a mirar a una joven, cuya mirada contrastaba con la de quien los había guiado hasta allí—. El joven Vinavataja pudo haber estado confundido por el shock y haber trastornado la imagen que tenía frente a sus ojos, pero no descartamos el hecho de que puede llegar a ser él.


—Entiendo… —dijo, mirando con empatía al chico durante unos segundos, para luego volver a mirar a la mujer— Disculpe mi rudeza, pero ¿Quién es usted?


La chica sonrió.


—Yo soy la encargada de hacerle preguntas, así que tendrá que acompañarme. No serán muchas, así que no se preocupe. —El director asintió y siguió solo a la chica, esta vez intercambiando algunas palabras en el camino, cosa que el hombre agradeció internamente.


—Eres un pésimo actor, Lutka —dijo Joshua, girándose a ver al joven.


—Eres el único que lo notó, además, ¿no debería alguien que encontró un cuerpo estar conmocionado? Sería muy sospechoso que no lo estuviera. —Se levantó de la banca en la que se encontraba, dejando suavemente la manta a un costado.


—Supongo que tienes razón.


—Siempre la tengo.


Joshua rió ante su respuesta, negando con la cabeza. Aún si odiaba a Bran a muerte, hubiera sido sospechoso si no actuaba conmocionado.


—Ahora, si me disculpas, querido secretario del director, antes de que llegaran me dijeron que podía irme a casa, así que eso haré. —Hizo una pequeña reverencia, para luego comenzar a caminar, fingiendo estar aún conmocionado, hacia la salida.


Joshua, estando ahora solo, miró hacia la puerta de las piscinas, debatiéndose entre si debía ir o no. Estaba seguro que no lo dejarían entrar sin ir acompañando al director, así que descartó la idea de aproximarse al lugar, optando por ir a su oficina en su lugar.


Sería un día muy largo.

— Satya —

Eran alrededor de la una de la tarde cuando, por mérito propio, se levantó. Cuando miró la hora en su celular, suspiró. No era la primera vez que le pasaba, de hecho estaba seguro que la mayoría de sus faltas eran debido a que se quedaba dormido. Sin embargo, le pareció extraño que ni su madre ni su hermano lo hayan intentado levantar, como solían hacerlo. No le prestó atención y bajó a la cocina, decidido a desayunar.

Para su deleite, su madre le había dejado el desayuno preparado, cosa que agradeció enormemente. Con una leve sonrisa en su rostro, comenzó a desayunar a la vez que prendía el televisor, cambiando rápidamente de canal, hasta que una noticia llamó su atención.


"ASESINATO EN LA ACADEMIA LEVIN"


“¿Qué diablos?”—pensó, subiéndole inmediatamente el volumen.


—… Los informes preliminares dicen que se debió al consumo de drogas, lo que provocó que cayera a la piscina del colegio y se ahogara —dijo la periodista—. Sin embargo, sus padres se niegan a creer esto: Ellos dicen que Bran era un chico ejemplar. Recordemos que él fue el ganador del torneo nacional de tenis el año pasa-


Apagó el televisor rápidamente. La única persona con las características que describió la periodista era Bran Offer, alguien a quien había visto hacía tan sólo un día, ¿cómo era posible que estuviese muerto?


Intentó procesar la información, recordando y analizando con detalle lo que habían dicho en la televisión, pudiéndose concentrar en una sola frase: se debió al consumo de drogas.


Sólo había un problema con ese informe preliminar: Bran Offer pertenecía al grupo de prevención contra las drogas y jamás se atrevería a consumir ese tipo de sustancias.


4 de Junio de 2020 a las 21:35 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo Marcas

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Más historias

¿Quien es esa chica?2 ¿Quien es esa chica?2
Seremos estrellas Seremos estrellas
jenn edition jenn edition