cuervo-de-invierno Baltasar Montenegro

Érfago es un caído en miseria que aun muerto debe cumplir con las Escrituras del Grande. Para esto recorrerá las infestadas tierras y enfrentará mórbidas criaturas presas del pecado que habitan en los oscuros rincones de los reinos.


Fantasía Medieval No para niños menores de 13.

#acción #fantasía #fantasíaoscura
1
626 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Llanto eterno

Érfago de Cifron monta sobre sumisa criatura las infestadas y en agonía manchadas tierras del último Pétalo del oeste, vez alguna pertenecieron a Érfilon el maldito rey sin boca que de buena visión tampoco goza. Desde la creación del Ángel Graticio el alba bramó en honor a la ya deshonrada majestad agonizante bajo la luz del sol que escasea entre los ciclos lunares y cuya corona se volvió su dorado cargo frente a los cuerpos sin vida de todo el reino.


El jinete no busca la redención porque de hacerlo morirá una vez más en el deshonor del que llena sus bolsillos cayendo por el peso del oro. La oxidada armadura tiene hedor a sangre que alguna vez corrió dentro de él y ahora estancada permanece como la del Sagrado alguna vez permaneció antes de volverse redención de quien con espinas se baña. Las sepulturas no existen en las tierras que el Iracundo Silencio atraviesa, el castigo al profano ímpetu que el campesino acarreó entre sus cayos bajo la nieve enfureció al Sagrado. Fruto del anhelo un rosario al cuello fue lo último que quedó del cadáver devorado por la sombra, ahora recuerdo que Érfago recoge.


Para entender el valor de la pecaminosa vida manchar las manos en la vergonzosa deshonra se debe, solo así cielo reirá sobre las tinieblas y el pecaminoso seguirá extirpando los males del resto incrementando su propia miseria, implorando en llanto eterno al Grande que de él nunca se olvide, pues del castigo sus carnes no se librarán.

5 de Junio de 2020 a las 19:59 0 Reporte Insertar Seguir historia
2
Leer el siguiente capítulo Lámparos

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 4 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión