T
Team Shadow


Esta es una historia corta sobre una aventura de una princesa y su reino. La princesa le ha llegado la hora de embarcarse en una aventura donde tendrá que destruir al enemigo del reino, Alfred, y encontrar su media naranja. Escrito por Ninoska Sánchez Portada por Omar Ravager


Aventura Todo público.
Cuento corto
0
498 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

El Reino Mágico del Rey Arturo

En un mundo mágico donde habían hadas de diferentes colores y cualquier tipo de criatura inhumana, eran tan pequeños como hormigas, tenían aspecto de humanos con la diferencia de que tenían orejas de formas extrañas como orejas de burro pero hacia los lados, había un hermoso reino lleno de árboles, flores, ríos era un bosque hermoso, gobernado por el rey Arturo un gordito muy cariñoso con todo el reino, su hija la princesa Gredchell era la única heredera al trono era preciosa como un diamante pero con un carácter peor que al de un ogro, ya estaba a punto de cumplir su mayoría de edad, sus hermosos 16 primaveras para casarse y poder tomar el mando del trono.

El rey le encomienda a su princesa una misión de salvar el reino que se veía amenazado por un terrible monstruo, el flacucho hermano malvado del rey, todos en el reino lo veían como monstruo ya que quería matarlos a todos y quedarse con el reino y el tesoro escondido, sus impulsos de maldad eran tan grande que no le importaba matar a su propia familia que a pesar de todo lo amaban. Ella aceptó la misión y fue en busca del monstruo para terminar encerrándolo en el calabozo por toda la eternidad, y salió con unos guardias que el rey puso a su disposición.

Para poder casarse tenía que conseguir un esposo, así que tenía doble misión matar al monstruo y buscar un esposo o que el rey realizará un baile de compromiso, cosa que ella no quería, ya que odiaba los bailes, la tradición era que su esposo tendría que ser la primera persona que la besara y de allí debería esperar un año para poder saber si el amor era verdadero y luego después del año era que podía casarse formalmente.

De repente algo cayó al frente de la princesa, era un niño de 14 años que tenía el pelo blanco como anciano y despeinado, él llegó allí porque iba a perder su casa y tenía que conseguir el tesoro escondido que había guardado su abuelo pero estaba tan viejo que no recordaba exactamente dónde estaba el tesoro, eran unos diamantes tan pequeños que conseguirlos en el patio era muy difícil. Su abuelo le explicó cómo llegar a ese reino a través de un hueco que había en el patio que mientras ingresaba a ese hoyo se hacía diminuto convirtiéndose en una criatura sobrenatural del reino. La princesa se quedó sorprendida al verlo y se asustó tanto que lo golpeó el asustado y muy nervioso le explico lo que quería y la princesa aceptó ayudarlo solo si el la ayudaba a ella ya que lo único que se quería en el reino era vivir feliz el tesoro les importaba poco.

Michael el niño de 14 años la miraba muy emocionado con una sonrisa encantadora casi se podría pensar que se había enamorado a simple vista de la hermosa princesa y ella como siempre con su carácter fuerte le gritaba para que dejara de mirarla pues ella en el fondo también sentía algo por el niño solo que no quería aceptarlo. Juntos lucharon con monstruos, dragones, trampas, explosivos en el camino, la corriente fuerte del río, todas esas trampas colocadas por el vil hermano del rey Arturo. Todos los soldados derrotados y heridos tuvieron que volver al reino, el rey se sentía muy asustado pues no sabía lo que podría pasar tenía miedo de perder a su hija, a su única hija heredera al trono, preocupado se sentaba en la ventana de su alcoba a pensar si la misión era muy difícil para su hija pensaba que lo mejor era ir él directamente pero ya no había marcha atrás así que solo le quedaba la esperanza de esperar a que su hija regresara con vida.

Mientras el rey atormentado de tanto pensar y pensar sin poder dormir su hija y Michael luchaban por sobrevivir comiendo cualquier cosa que consiguieran por el camino para poder sobrevivir, frutas, montes, conejos, peces, todo lo que se consiguieran. Por fin llegaron a la cueva del malvado hombre que tenía muchas personas que trabajaban para él, la princesa y el niño con unas espadas que consiguieron por el camino los derrotaron a todos así que solo le quedaba al cabecilla de toda esta maldad Alfred el hermano del rey, lucharon con sus espadas golpeaban fuertemente al malvado sin herirlo tanto ya que no querían matarlo solo querían encerrarlo en el calabozo, la princesa y el niño fuertemente golpeados por el monstruo tirados en el suelo sin poder más, consiguieron una cuerda en el piso ambos agarraron cada extremo y con mucha fuerza se levantara y se lanzaron de frente a Alfred lo amarraron con la cuerda el niño lo golpeó en la cabeza hasta dejarlo inconsciente y se lo llevaron al reino.

Llegaron cansados pero feliz al reino donde todos lo aplaudieron en el hermoso castillo, el rey muy contento y orgulloso de su hija la abrazo fuertemente, metieron al calabozo a Alfred, el rey le ofreció atenciones al niño para curarlo y para que se bañara, Michael se fue al invernadero triste de no haber podido encontrar el tesoro lloraba de dolor, el rey entró y le dio el tesoro pues todo el tiempo el tesoro estaba en el castillo y Arturo muy amablemente se lo dio ya que su hija le había contado todo a su padre. La princesa entró al invernadero y le agradeció a Michael con un beso, un beso que ahora los comprometía ambos estaban muy enamorados y felices se miraban con ojos de cariño y de ternura pero Michael no podía quedarse tenía que volver a salvar su casa y así fue él lo ayudó a volver pero antes le prometió a la princesa que volvería.

Pasaba el tiempo Michael recuperó la casa de sus padres y Gredchell esperaba con ansias en el reino, de pronto comenzó a desaparecer el reino, se veía amenazado nuevamente por unas fuerzas malignas que no nadie comprendía que era, porque el reino desaparecía solo, muchos pensaban que era una maldición del reino eso era lo que más se asemejaba a lo sucedido, las hadas del reino eran las únicas que podían salvarlo por lo que con su polvo de hadas mágico, se vieron obligadas a convertir a todos los habitantes del reino en humanos y los llevó a la vida real al mundo de Michael, donde Gredchell y Michael se encontraron nuevamente y desde allí en adelante fueron muy buenos amigos los mejores que pudieron tener en toda su vida y luego de que Michael cumplio sus 19 años, ambos se casaron y vivieron muy felices en una casa inmensa que construyeron para vivir juntos.

3 de Junio de 2020 a las 21:58 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~