wizarudo Sebastian Salinas

La muerte de un personaje de la comunidad hará que la gente se revele ante la hipocresía de su ciudad, pero la revolución solo sabe acabar donde empezó.


Fantasía No para niños menores de 13.

#EnUnMundoParalelo #reto #fantasía
0
605 VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

Prólogo

Inmensos pilares rojos iluminaron la avenida quien sabe por cuánto tiempo, y entre las crepitaciones se escucharon las súplicas de un hombre:

— ¡No puedo respirar, no puedo respirar!

Ojos curiosos se asomaron por los ventanales y vieron a tres uniformados magos alrededor de un resplandor enceguecedor, decidieron no alarmarlos, quien sabría lo que les pasaría especialmente ahora que nadie podía salir, curiosamente no escucharon los alaridos otra vez pero si vieron a alguien sobre el edificio adyacente a el alboroto gritar por ayuda perturbando la noche.


La inmensidad del poder hizo quedar helado a Leonardo, ante él candelas incandescentes escalaban hasta el segundo piso del dormitorio, pero lo que vio sobre los adoquines de la calle le cortó su respiración y oprimió su cuello como un nudo en la garganta, sus piernas temblaron y sintió el mundo dar vueltas tropiezos mientras observó desde bordillo de la azotea a un cuerpo inerte sobre el adoquinado envuelto en lenguas serpenteando alrededor suyo . Y al parecer, el mago también se había percatado y dio la orden para que sus bestias terminen su sofoco, dejándoles morir en un chisporroteo, y los tres magos que vieron todo de más cerca corrieron e inspeccionaron el cadáver, plateados por la tenue la luz de la luna, dos de ellos le hablaron a su víctima ordenándole que despertase, mientras que otro desnudó su mano y la puso sobre su tieso cuello sintiendo una calidez gélida, y siguieron tratando de reanimarlo sin conocimiento de que encima suyo Leo estaba a punto de perder la razón, le sudaban las manos y su respiración era agitada, se agachó para oírlos hablar aunque esto sea una mera excusa para esconderse de esas miradas inquisitivas, esperó temblando en el frío hasta que un murmullo imperceptible se deslizó hasta su oído, las palabras del mago le tensaron los nervios y rebotaron por su cabeza hasta perder el sentido:

— Está muerto…

3 de Junio de 2020 a las 21:40 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Continuará…

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~