Cuento corto
0
731 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

El principio

Primer día... escuela nueva... segundo grado de secundaria, junta todas estas características y básicamente tendrías una bomba humana a punto de estallar por tanta presión.

No para mi obviamente, en realidad todas estas cosas no me importaban mucho, solo tenia que llegar adaptarme y todo iria viento en popa, mientras menos personas notaran mi presencia mejor.

Anteriormente había estado en una escuela un poco radical en cuanto al comportamiento general de la comunidad estudiantil, resumiendolo dire que en ese lugar ver a dos simios de 1.80 de estatura matarse a golpes después de un lunes difícil, sumado con la clase de Física en la última hora, se consideraba completamente normal... La escuela en si era un lugar horrible, al buscar en mi mente y repasar cada uno de mis años antes de eso no encontre una razon justificable del porque termine en esa escuela.

El clima tampoco era de gran ayuda... siempre estaba lloviendo y al lugar lo cubria una densa neblina; a pesar de todo eso el ambiente mencionado era de mi agrado se adecuaba perfectamente con mi punto de vista hacia los demas, si las emociones tuvieran color, indudablemente todo ese año fue de color gris, habia dias muy amargos en los que hubiera podido jurar que la escuela era una extension de mi.

En palabras un poco más elegantes tratando de decir algo bueno de la escuela en cuestion, dire que el lugar en era muy tranquilizante, un ejemplo de esto es que si por alguna razón tenías un mal día y necesitabas desahogarte con algo o con alguien, bastaba con que pasaras al lado de alguien y lo rozaras sutil pero bruscamente y "Tan Tan" automáticamente tendrías un costal móvil de boxeo para sacar toda la frustacion almacenada, o tambien podria ser que en lugar de eso te encontraras con una daga de doble filo si es que el otro sujeto era mas habilidoso que tú.

Los profesores... no hay mucho que decir sobre los profesores realmente, todos alguna vez hemos conocido a profesores que darian la vida por sus alumnos, y que hacen lo posible para que esten bien... este no era el caso, ellos solo se limitaban a esperar eternamente el plazo para volver a cobrar sus cheques, gastarlos en alcohol o deudas y volver a repetir el ciclo; recuerdo con exactitud varias veces en las que presencie como un profesor hacia un drama por el hecho de que un alumno tuviera goma de mascar en la boca, mientras que cuando un alumno tuvo un percance con otro resultando en una nariz fracturada, el profesor solo dijo en un tono muy frio: "No ensucies el piso, o tendras que limpiarlo" recuerdo que ese mismo dia fui al baño entre clases, y vi a ese mismo chico en la oficina del director (que por cierto nunca acudía a la escuela a menos que llegara una visita importante) siendo atendido por la secretaria de nombre Bianca que había ejercido de enfermera algunos años antes y que llevaba las responsabilidades del director por si sola.

Ahora que me detengo a pensar y procesar todos mis recuerdos con mas calma, descubri que si habia algo bueno en ese lugar, ya que por mas oscura que sea la habitacion la luz siempre encuentra la manera de entrar, En este caso en particular hablamos de la señora Bianca, ella parecía ser la única que realmente se preocupaba por nosotros, cada vez que sucedía un incidente como el anterior, ella tenia lista toda una farmacia improvisada en el estante donde generalmente trabajaba con medicamentos que sus antiguas compañeras enfermeras le facilitaban, tenia gasas, antisepticos, vendas, adhesivos medicos, unguentos etc. siempre tenia idea de que hacer en cada situacion.

Curioseando y escuchando rumores durante ese primer año descubri que la señora Bianca no tenía hijos debido a su viudez, su esposo habia muerto tan solo un año despues de casarse con ella, (este dato no es del todo seguro, pero era lo que se decia) asi que jamas volvio a casarse supongo que no volvió a enamorarse otra vez y por eso decidio no tener hijos, quizá por eso los alumnos le importaban tanto, hubo una vez cuando uno de mis compañeros llego a la oficina del director con una herida grande en el pecho, producto de haberse caido sobre un cristal roto, el chico retiro el cristal segundos despues de haberse caido, asi que para el momento de pedir ayuda, ser asistido por alguien y llegar a la direccion la sangre que habia perdido era mucha, la señora Bianca hizo lo mejor que pudo, las intalaciones telefonicas no estaban en la mejor de las condiciones, al dia de hoy no se como lo hizo pero logro llamar a una ambulancia, cuando esta llego el chico apenas y podia mantener los ojos abiertos y pude notar como ella habia empezado a romper en llanto, no era del tipo de llanto que tienes por la impresion de ver tanta sangre o por los nervios que esto implica (!ella habia sido enfermera por dios!), mas bien era un llanto de dolor, dolor profundo... por alguien a quien ni siquiera habia llegado a conocer del todo, nunca entendi del todo la reaccion de la señora Bianca ese dia.

Es preciso decir que ella era por mucho la única persona que se merecía algun grado de respeto en esa escuela, en dos o tres ocasiones tambien a mi me suturo laceraciones provocadas por algun problema con otro estudiante o por simples accidentes; Me resultaba un poco extraño mirarla, ya que al hacerlo no podía evitar sentir cierta pena por ella, sin hijos sin esposo y aun asi tener que soportar el día a día en ese lugar, no imagino como podia hacerlo.

Dejando todo esto de lado, en mi experiencia personal ya había asistido a tres diferentes preescolares y a tres diferentes primarias, así que realmente no tenia nada nuevo que experimentar, no obstante el hecho de que todo el mundo te diga "el nuevo" durante el primer mes del ciclo hace todo aún más irritante.

Esta nueva secundaria tenia muy buena pinta, era el doble de grande que la anterior, su cafetería era mejor en todos los sentidos, y habia dos explanadas para uso común, lo que significaba que uno de los dos estaba completamente solitario durante el receso, así que los primeros días, fui a sentarme a las gradas de ese patio desolado a leer un poco, escuchar musica etc, también las personas parecían ser más decentes.

Así pase mi primer mes en esa nueva escuela, no hablaba con nadie excepto que fuera realmente necesario, ninguno de los chistes que constantemente hacían los chicos graciosos del aula me causaba gracia, algo que me parecía muy extraño ya que todos mis compañeros se reían hasta más no poder, y no lograba comprender que tenia de divertido dibujarse un bigote tipo Salvador Dalí con un marcador, y así fue como poco a poco me fui haciendo de una reputación de amargado y aburrido... lo bueno de la escuela ¿no?. Habiendo pasado ya 6 meses, todo el mundo se había acostumbrado a mí, tanto así que no estoy seguro si siquiera notaban mi presencia.

Un buen dia todo cambio de una manera muy drastica y muy extraña pero tambien muy hermosa, un día comun y corriente en el cual me disponía a hacer lo que siempre hacia durante una clase libre ya que el profesor tenia una conferencia y no pudo asistir, apenas habia adquirido un libro llamado "Robín Hood: Leyenda inglesa" el cual se convirtio en uno de mis libros favoritos tanto que lo lei hasta 5 veces, habia pasado apenas la pagina 23 y fue entonces cuando sentí la presencia de alguien observándome en la banca del frente, levanté la mirada y pude ver a una chica llamada Shantal, ella iba en mi salón y se sentaba dos lugares delante de mí (Aun no sé qué hacía en el pupitre de enfrente, pero me gusta pensar que yo fui la única razón), ella era una chica muy inteligente y risueña así como amable con todo el mundo; nunca parecía estar enojada, no recuerdo haberla visto enojada o triste alguna vez; el solo hecho de mirarla te daba una sensación de calidez y una tenue felicidad, al levantar mis ojos y cruzar miradas con ella me respondio con una sonrisa muy carismática, sus ojos cafes tenian un brillo peculiar debido a la luz del sol que entraba por la ventana y estos estaban fijos en mi por alguna razon.

No recuerdo haber respondido a su sonrisa de inmediato, solo baje mi mirada nuevamente hacia mi libro, e hice algo muy tipico de mi, comence a recriminarme lo grosero que habia sido con ella, pero no supe que hacer realmente, mientras yo juzgaba mi despreciable actuación, una pequeña y delicada mano deslizaba un pequeño fragmento de papel naranja justo por encima de la página que estaba leyendo, tome aquel papel y descubri una sola palabra escrita en el... desdoble el pequeño papel antes de volver a mirarla, "Sonríe" eso era lo que decía, en ese momento levante nuevamente la mirada y la encontre a ella, Shantal.... y nuevamente me dedico una sonrisa, esta vez automaticamente emiti una mueca alegre hacia ella, y fue por mucho la muestra de cortesía más sincera que había hecho hasta entonces.

Shantal: 'Wow Nunca te había visto sonreír' me dice ella, aun con esa característica sonrisa en su rostro.

C: "No... no es algo que muestre a menudo chica"

Shantal: 'Bueno, eso me hace sentir un tanto especial, al menos yo puedo decir que soy la primera persona en la escuela en hacerte sonreír ¿no?... ¿Escuchas música siempre, qué tipo de música te gusta??'

C: "Escucha, ¿Shantal cierto?? Amm eres muy linda ok? y muy popular y muy amable, y apuesto que no estas ebria o drogada en este momento, habiendo aclarado eso te preguntare algo... ¿Qué haces aquí hablando conmigo, el chico extraño del salón?

Shantal: 'Oh bueno pues, no lo sé... solo te vi y me dije "Wow el chico lleva seis meses aquí, y nunca hemos hablado, algo muy raro puesto que siempre me gusta hablar y darle la bienvenida a los estudiantes nuevos, debo confesarte que al principio pensé que al acercarme a ti ibas a sacar un cuchillo de tu mochila y apuñalarme varias veces para luego poner mi cabeza estacada en tu pupitre como advertencia para los que quisieran intentar hablarte alguna vez... no piensas hacerlo verdad??? Porque déjame decirte que estudie Karate durante un mes entero y estoy casi segura de que te daré unos 2 minutos muy largos de pelea, antes de que comience a gritar pidiendo auxilio...'

Escucharla decir eso hizo que literalmente estuviera riéndome durante un minuto mientras ella también lo hacía conmigo, el resto del salon solo que quedaba viéndome como si fuera algo muy inusual, pero no me importaba en ese momento parecía que solo éramos ella y yo. Posteriormente al ordenar cronológicamente los recuerdos que tengo de ella, llegue a la conclusion de que fue en ese momento en el que me enamore de ella, de una manera tan excepcional que aun el dia de hoy no puedo explicar.

Estuvimos hablando por mucho tiempo después de aquel día, la manera en la que ella estaba interesada en mí me intrigaba mucho, ella solía decirme que era una persona muy peculiar, diferente del resto, escucharla decirme eso me hacía sentir extraño, es una sensación rara cuando otra persona te dice que no eres como los demás... hasta ese momento solo lo había oído en películas o libros y aun asi me sentia mal por el personaje.

Después de mucho tiempo de convivir juntos nos hicimos muy buenos amigos, solíamos ir al cine, al café enfrente de la escuela, lo increíble de estar con ella era que nunca se acababan los temas cuando estábamos hablando, era como si al decir una palabra se desprendieran de ella decenas más y asi podiamos permanecer durante horas y horas. Siempre he sido algo descuidado con mis sentimientos personales, no me di cuenta de que estaba enamorado de Shantal hasta un día en el cual ella se ausento por un viaje que hizo con su familia a visitar a sus abuelos, me di cuenta que en los 10 días que no estuvo en la ciudad, lo único que ocupaba mis pensamientos durante el día era ella, en todos los momentos del dia.

Siempre he asociado la forma en la cual me enamore de ella con la forma en la que un artista trabaja en una escultura de madera o mármol, y día con día la va tallando y tallando hasta que esta toma una bella forma para el deleite de la humanidad.

Sin embargo no me atreví a decirle lo que sentía por ella, aunque ya antes había estado en una relación con otras chicas, algo dentro de mi me decia que Shantal era diferente, que no valía la pena perderla si le decía lo qué sentía por ella, y resultaba que ella no sintiera lo mismo por mí, justo por esa razón fue que decidí mantener la boca cerrada.

Fue hasta aquel día que todo dio un giro de 180 grados, recuerdo que acabábamos de salir de una función de cine en la cual vimos un musical, aún era temprano así que fuimos por un helado, frambuesa para ella y fresa para mí... Estuvimos platicando por un buen rato, hasta que de la nada hubo un silencio muy peculiar, no era el tipo de silencio incomodo que tienes cuando en una conversación te quedas sin temas para seguir hablando, fue más bien un silencio agradable en el cual ambos nos quedamos viendo a los ojos mutuamente, seguido de algunos momentos ella me dice

Shantal: "¿Podrías por favor cerrar los ojos, un momento?"

Eso me pareció un tanto sospechoso, ¿tal vez quería darme algo o una sorpresa?? trate pero no pude convencerla de que me dijera para que quería que hiciera eso, solo me quedó cerrar los ojos y esperar... Pasados unos 30 segundos senti sus labios en los míos, su lápiz labial tenía un tenue sabor a cereza mezclado con su helado de frambuesa, su perfume también desprendía un agradable aroma, aunque no pude constatar que era. Dejando de lado todas esas características en ese momento todas mis emociones saltaron al límite, de haber podido habria congelado el tiempo ahí mismo... con ella y quedarnos asi para por siempre. Cuando abrí los ojos, descubri a una Shantal apenada, y con los ojos mirándome fijamente, un poco sonrojada y temblorosa esperando con ansias mi reacción, creo que ella habria salido corriendo si no fuera porque yo estaba tomando su mano, lo único que hice fue besarla de nuevo para darle a conocer que el sentimiento era mutuo y que un beso era lo único que podía hacer para que ella supiera todo lo que no le había dicho en tanto tiempo... ella había transformado mi mundo por completo en tan solo 30 segundos, y me había hecho experimentar un nuevo cambio emocional del cual no tenía certeza de si algun día lo podría sentir.

Pasaron los meses y mi afecto hacia ella parecía ir en aumento, había ocasiones en que no podíamos parar de reír por alguna de las ocurrencias que constantemente decía, y otras en las que solo charlabamos hasta descubrir que el sol ya se habia ocultado hace bastante tiempo, y algunas otras más en la cuales ella estaba triste o deprimida (eso fue algo nuevo), siempre estuve ahí para ella, y pasara lo que pasara yo siempre la protegería no importaba nada mas.

Pero como es común que pase, la preparatoria nos alejó el uno del otro, pronto fue muy difícil estar juntos lo cual ocasionó muchos problemas entre nosotros, tanto que decidimos que lo mejor era terminar para evitar más líos, eso me partio el corazon en infinitos fragmentos pero al final termine aceptando que quiza eso era lo mejor para ambos.

Yo seguía estando enamorado de ella y algo me decía que ella también lo seguía estando de mí, en especial por lo que me dijo después de que termináramos, ella se acercó llorando hacia mí y me abrazo muy fuerte, mas fuerte que antes mientras me decía al oído "Nunca te voy a abandonar". Continuamos hablando de las cosas divertidas de la vida, como si nada hubiera cambiado solo que ya no saliamos a ninguna parte solo hablabamos por telefono o por mensajes, esto no era algo que yo disfrutara, ya que cada vez que le enviaba un mensaje ella a veces tardaba mucho tiempo para responder, dias, semanas sin que me llegara un mensaje o una llamada, durante ese tiempo me volvi muy observador, porque notaba que todos los dias en los cuales no me respondia casi siempre estaba conectada y su red telefonica no daba indicios de estar dañada. Durante esos dias cuando veia que preferia hacer otras cosas que hablar conmigo, comence a rogarle a Dios que no respondiera, que se olvidara de mi y que no me respondiera, porque cuando se demoraba mucho en responderme yo experimentaba un proceso de 3 pasos: 1- Deprimirme, 2- Buscar razones logicas del porque no me respondia, y 3-Aceptar que me olvido y seguir con mi vida. Sin embargo hubo varias veces en las que habiendo pasado el paso 3 sonaba el telefono o llegaba un mensaje con el nombre de Shantal, y todo volvia al inicio, de repente volvia a tener fe, a tener confianza y lo peor volvia a amarla como el primer dia.

Pasaron los meses y de pronto no volví a recibir un mensaje de ella pasado el paso 3, asi que pensé que simplemente se había olvidado de mí, y siendo mas maduro que antes no le tome mucha importancia y seguí adelante, entre a la Universidad, etc., Sin embargo aún continuaba pensando todo el tiempo en ella, y me divertía con todos esos recuerdos que me había dejado.

En fin pasaron casi cuatro años sin saber de ella, hasta que un día repentinamente decidi hacer las cosas que hacia antes, deje la tarea para despues y decidi ir al cine.

En la fila de la taquilla comence a percibir un ligero aroma muy familar, que despues de unos segundos reconoci como el perfume de Shantal, era increible que no lo hubiera cambiado despues de tantos años, me gire y la divise a ella, se encontraba en la misma fila que yo dos lugares despues, y ella era tal y como la recordaba se veía tan hermosa como siempre y seguía dando esa sensación cálida al verla, pasado un momento ella tambien se percato de mi presencia y corrio a darme un gran abrazo, no me dijo palabra alguna, solo me abrazo.

Despues de ese calido abrazo hablamos un rato y resultó que incluso íbamos a ver la misma película y a la misma función, asi que decidimos sentarnos juntos. No recuerdo siquiera de que se trataba la pelicula porque solo me dedique a mirarla y a recordar todo lo que vivi a su lado, de pronto volvi a ser el chico de secundaria completamente enamorado de Shantal; dos horas decpues la pelicula termino y me ofrecí a llevarla a su casa, ella accedió.

Mientras caminábamos comenzamos a recordar los tiempos en la secundaria, los felices sobre todo, esa fue la conversación más agradable que habia tenido en mucho tiempo, llegamos a su casa y al despedirme de ella en su pórtico volvimos a cruzar nuestras miradas como soliamos hacerlo, y antes de entrar ella me dio un beso rápido y tierno en los labios seguido de esto cerró la puerta y entro a su casa, debo decir que eso me mantuvo alegre por toda la semana, ya que aunque yo sabía que aquel tierno beso no significaba que volveríamos a estar juntos como antes, si confirmaba que ella aún estaba tan enamorada de mi como yo de ella, así que para mí con eso bastaba, de igual forma no volvimos a tener ningún tipo de contactó, ambos seguimos adelante.

Después de otro año más, recién graduado encontré un trabajo como contador en una empresa financiera, pasados otros 3 meses llego otra chica transferida de otra empresa y la asignaron en mi area, resultó que la chica sentada al lado de mi cubículo era la hermana de Shantal, Ana... ella era 3 años mayor que nosotros, no la reconoci al principio pero ella me reconoció inmediatamente, esa mañana almorzamos juntos y conforme pasábamos de tema en tema, no pude evitar preguntarle por Shantal, ella me dijo que estaba bien que tenía novio, aunque este no era de su agrado ni del de sus padres, pero que ella parecía ser feliz, y que trabajaba como veterinaria lo que siempre había querido ser, ¡me alegre por ella!, y seguí con mi rutina cotidiana.

Todo cambio drasticamente un día en el que llegue tarde al trabajó por el exceso de trafico, por alguna razon ese dia no queria ir a trabajar, pense en llamar a mi jefe y reportarme como enfermo pero al final decidi ir a trabajar. Al llegar habia un extraño ambiente de silencio en la oficina, me encontré con qué Ana estaba llorando y todos los compañeros le daban palmadas en la espalda, nunca en mi vida me gusto estar cerca de alguien triste o que estuviera llorando, hacerlo me recordaba a mí mismo y me sentía mal (incluso con Shantal me sentia incomodo), así que sólo camine hacia mi cubículo e ignore la situación fingiendo escribir textos en mi celular y llenando solicitudes, mas tarde en el almuerzo le pregunte a Erick el novio de Ana, (que también trabajaba ahí) el porqué de su estado de ánimo, la respuesta que recibí me dejo frío, y con una sensación de pequeñas agujas de hielo recorriendo mi espalda.

Erick: '¿Oh, Ana?? Su hermana murió antier, la sepultaron ayer, creo que un disparo según dicen, se llamaba... Umm Un nombre con S'.

C: Shantal...

Erick: ¡Si eso!, ¿tu la conocías?

No recuerdo haberle dado una respuesta, mi cuerpo dejo de responderme por unos breves segundos, tenía múltiples emociones que estaban a punto de explotar, queria llorar, quería gritar, quería destrozar mi cubículo, y estuve a punto, pero aun así resistí y al término del día fui a casa y toda la noche estuve meditando todo eso en mi cabeza, decidí investigar en Internet el día de su muerte. Encontré la noticia rápidamente, el encabezado dejaba ver " Chica de entre 23-25 años pierde la vida por un impacto de una bala, al tratar de defender a su novio" (suena estúpido lo sé), segun el contenido de la noticia, su novio era un pandillero drogadicto local; un perfecto desperdicio humano, cuando supe quién era su novio no me sorprendió en lo absoluto, ella siempre había tenido la creencia de que podía arreglar a las personas rotas ayudándolos a ser mejores cada día, Aunque por la forma en la cual acontecieron los hechos no creo que fuera muy buena en eso. Leyendo un poco mas supe que Shantal falleció en una disputa entre pandillas al disparar el líder de la banda rival contra su novio, ella se arrojó delante de él recibiendo así la descarga que la mato al instante al perforar su corazón.

Me imagine una y otra vez la escena, repasándola una y otra y otra vez, mi mente se llenaba de mucha informacion llegando de repente, tenía insomnio, migraña, todo se volvió una locura para mí. Tuvieron que pasar cerca de 3 meses, cuando al fin me anime a hablar sobre el tema con su hermana, fue así que descubrí que el novio de Shantal era un drogadicto que tuvo una vida difícil, su padre murió por una riña en un bar, su mama lo dejo con su abuela para irse a otro estado con un sujeto que conoció por un semana, después su abuela murió y le heredo su pensión, la cual usaba para comprar cocaína. Ana me dijo que Shantal siempre estaba intentando que su novio dejara las drogas, y esa noche estaba tratando de detener a su novio cuando se dirigía a comprarlas al líder de la otra pandilla, dijo que sus padres y ella misma le rogaron que no lo hiciera porque podria ser peligroso, pero ella hizo caso omiso.

No sé bien como paso todo y tampoco su hermana, pero considero que el vendedor al ver que Shantal se estaba llevando a su cliente, enfureció y sacó su arma para disparar contra el por hacerlo perder el tiempo, pero termino hiriendo a Shantal.

Después de esto, pase muchas horas investigando a la pandilla rival y al novio, le compre cocaína en varias ocasiones al líder de la pandilla, usando ropa vieja y sucia para parecer un simple adicto, esto con el fin de estudiar su rutina cotidiana, debo decir que el hecho de intentar hacerle algo a él me parecía un pérdida de tiempo, después de todo el pobre infeliz no tenía la culpa de que Shantal se pusiera frente a su objetivo, más bien estudiaba su rutina con la esperanza de que cuando el "novio" fuera a comprarle otra vez, yo pudiera ver en donde vivía y de esa forma poder ir a expresarle mis condolencias por la muerte de su novia.

No pensé que llegaría el día... pero si, en una de mis observaciones nocturnas lo vi aproximarse al vendedor levantando un billete en sus manos diciendo "vengo a comprar, vengo a comprar", entonces lo seguí esa noche y pude ver en donde residía actualmente, pude hacerlo ese día, pero decidí esperar y planear mejor como es que lo haría, un tipo como el no merece solamente un disparo en la cabeza, debía meditarlo un poco más.

Dos días después decidí mandar todo al diablo e improvisar durante el acto, así que me dirigí a su casa, entre lentamente por la puerta (el idiota nunca la cierra), la televisión estaba encendida y él estaba sentado en su sillón de espaldas a mí, entonces divise un bate en la esquina de la habitación, lo tome y mientras lo alzaba sobre mi cabeza para comenzar el partido, note que el tipo no respiraba y había cocaína en la mesa frente a él y jeringas tiradas en el suelo... sobredosis, por la mueca de horror dibujada en el debió ser una muerte muy dolorosa.

Es irónico el hecho de que murió de una sobredosis de cocaína y heroína, las cuales le compro al tipo que acabo con la vida de su novia meses antes, el desgraciado ni siquiera se dignó en ir a su funeral, como sea el karma hizo que recibiera su merecido, es lo único que me tranquiliza después de pensar en lo que el provoco, pude hacerlo yo mismo pero supongo que de alguna manera las drogas cumplieron el objetivo, así que decidí hacer una llamada anónima a la policía para que recogieran el cadáver, no creo que alguien vaya a extrañarlo mucho. Creo si Shantal sigue en algún lugar viéndolo todo, supongo que sentiría un dolor peor que el que sintió cuando una bala atravesó su corazón si supiera que sacrifico su vida por nada.

Visite su tumba muchas veces, tantas que no puedo siquiera contarlas, solía "decirle" el porqué de haberme abandonado en este asqueroso mundo que una vez mas volvia a tornarse color gris, que ella me había prometido que nunca se iba a ir, que nunca me dejaría solo, cerraba los ojos tan fuerte deseando que al abrirlos todo resultara ser un sueño y volver a los tiempos en los que podía besarla y abrazarla todo el tiempo, (cuando era niño esa técnica solía funcionarme muchas veces; cuando tenía problemas solo cerraba los ojos y despertaba en mi cama), el sepulturero un señor de avanzada edad pero alto y robusto, se acercó a mí en varias ocasiones y siempre me decía "Ya debes dejarla ir hijo, es lo mejor para ella y para ti". Y era verdad, pues como todo lo demás debe seguir con su curso normal, yo también debía volver al mundo real, un mundo en el cual tenía responsabilidades, un mundo en el que ella ya no formaba parte de la ecuación.

Pasaron otros 6 meses y me encontraba en el parque que había frente a mi edificio sentado comiendo helado de fresa, siempre que me sentaba ahí compraba un helado más de frambuesa y lo colocaba al lado de mi en la banca, y me sentaba a ver el mundo seguir su curso normal, una vez me encontraba en el mismo lugar sentado, cuando la hija de mi vecina se sentó junto a mí, ella debería tener 6 o 7 años más o menos, su madre Alma y yo fuimos a la misma universidad y de vez en cuando teníamos conversaciones agradables ella tuvo a Queren en el bachillerato, pero aun así logro entrar a una carrera y graduarse en comunicaciones, algunas veces tuve que ir a entregar al hámster de Queren a su casa debido a que se escapaba hacia mi casa y siempre lo encontraba comiéndose la caja de mi cereal, en fin ella fue a sentarse al lado mío.

Queren: ¡Hola Carter!! (Sí, me llamo Carter)

C: Hola Queren, ¿que estas haciendo tan noche en el parque?

Queren: Quería ver la luna

C: ¿Chica nocturna eh? ¿Te gusta la luna?

Queren: ¡Sí! siempre la veo cuando está llena, y me gusta dibujarla, me gusta hablar con ella, y así, a ti te gusta

C: ... no me había fijado mucho en ella realmente, entonces ¿estás en el parque a las 9 de la noche para ver la luna?

Queren: Siempre la veo desde mi ventana, pero ahora quise bajar al parque y mi mama me dijo que me sentara junto a ti para que no estuviera sola

C: Y qué ¿tu mama me vio cara de niñero?

Queren: Uhmm, creo que más bien era para que tú no estuvieras solo

C: Ahh??

Queren: Mi mama dice que siempre te sientas aquí solo, y también oí a los vecinos que tienes ojos tristes, y no se a que se refieran pero por la forma en que lo dicen no parece algo bueno, también dicen que perdiste a alguien que querías mucho.
C: La gente dice muchas cosas, algunas son ciertas, algunas no, no debes prestar atención a eso.

Queren: Entonces... ¿porque siempre compras 2 helados como si esperaras a alguien más?

C: Jaja, bueno... pues... lo hago porque siempre cuando voy a la heladería, se me antojan dos sabores así que compro los dos, pero cuando ya me comí uno quedo satisfecho y ya no me dan ganas de comerme el otro.

Queren: Oh pues porque no haces lo que yo, cuando se me antojan dos sabores pido un helado combinado asi pruebo los dos sabores y solo como un helado.

C: Vaya, no habia pensado en eso pequeña, ten por seguro que lo hare la proxima vez, ¿te gusta el helado entonces?

Queren: ¡Sí! Mucho

C: Bueno, puedes comer este de aquí, es de frambuesa

Queren: ¡Si, es mi sabor de helado favorito, gracias!

C: De nada pequeña.

Queren: Pero ¿porque siempre estas triste?

C: Bueno hay algunas personas que no pueden sonreír como todos los demás Queren

Queren: Pero hay muchas cosas para sonreír, como la luna, los perritos, las caricaturas, el helado ¡ves hay muchas cosas!!!

C: No en mi vida pequeña...

Queren: Uhmm bueno... ¿Has visto a la chica nueva del 45?

C: Si la he visto, me parece que se llama Helena, es la que siempre se viste de amarillo ¿no?

Queren: Si, ella es linda

C: Si... es bastante linda

Queren: Creo que le gustas, y en mi opinión esa es una razón para sonreír.

C: Ok, la luna ya se nublo, ahora te acompañare a tu piso ¿vale?

*Subiendo en el ascensor*

Queren: Enserio, hace unos días me dijo que como te llamabas, y que si llevabas mucho viviendo aquí y así.

C: No quiero seguir hablando del tema niña, ¿ok?, bueno llegamos, ahora ve con tu madre

Queren: Bueno, ¡Adiós Carter!

C: Adiós Queren

Alma: Gracias por cuidarla Carter

Carter: No te preocupes, buenas noches

Es sorprendente como la mentalidad de una niña pequeña puede encontrar la felicidad con solo observar algo tan usual como la luna llena, sin embargo mi caso no era tan sencillo como para alegrarme viendo el cielo, no podía seguir quedándome en esa ciudad, así que esa misma noche comencé a empacar en cajas mis pertenecías para mudarme a donde vivían antes mi padres al menos por un tiempo, el lugar era una comunidad en lo alto de una montaña, el camino desde ahí hacia mi trabajo sumaba otros 40 minutos adicionales pero valdría la pena alejarse por un tiempo de todo esto, pensé que sería agradable sentir el aire fresco.

Aunque sabía que el hecho de saber que nunca más podría llamar o visitar a Shantal no se iba a quitar un poco de verde y aire puro decidí intentarlo, solo me faltaba enrollar la alfombra que estaba debajo de la puerta principal de mi departamento para terminar de empacar, mientras lo hacía descubrí una carta que intentaron empujar por debajo de la puerta pero que al hacerlo la metieron debajo de la alfombra que estaba al otro lado, la carta era de Shantal y fue enviada una día después de que ella muriese , debía llevar ahí cerca de 4 o 5 meses, al abrirla encontré una inscripción que decía "To Infinity" una frase que ella solía decirme antes, seguido de eso tenía la frase "En las verdes hojas podrás hallarme, cerca de donde el beso ciego tuvo lugar" (Debo decir que en ese momento me arrepentí de haberla incitado a entrar al club de poesía).

¿Qué me quería decir con esto? obviamente ella no pudo mandarla así que ese mismo día fui a la oficina de correos desde donde fue enviada según los datos, y ahí me dijeron que la carta había sido dejada en sus instalaciones un mes antes de su muerte y que ella misma había especificado que debía entregarse un día después de que ella muriese, los encargados quedaron confundidos por la petición tan peculiar que hizo ella, que lo tomaron como una broma y aceptaron hacerlo, un mes después ella murió y muy confundidos tuvieron que enviar la carta acorde a la petición.

Fue lo único me dijeron y creo que termine mucho más confundido que antes, pase muchos días deliberando sobre ese asunto, ¿Cómo sabía que iba a morir pronto? o al menos que moriría antes que yo, supongo que debio ser algun tipo de corazonada.

Aparte de eso lo que más me causaba curiosidad, era ¿qué significaba su carta tan inusual?, no podía dejar de pensar en aquello, intentaba conectar los puntos que tenía pero nunca llegaba a ninguna conclusión lógica y volvía a donde había comenzado, esto se repitió y se repitió por días, hasta que un suceso bastante extraño me presento la respuesta; Era un lunes según recuerdo, por alguna razón no fui a trabajar así que me quede durmiendo hasta tarde.

Fue entonces que soñé con aquella vez que Shantal me dio el beso mientras tenía los ojos cerrados, había pasado mucho tiempo desde aquella vez y tal vez por eso fue que olvide que justo después de que yo la besara de nuevo me dijo "To infinity" me desperté muy agitado, en ese momento todos los puntos se conectaron, "el beso ciego" era en la heladería cerca del cine en donde ella me dio el beso con los ojos cerrados (Y pensar que ya había ido ahí muchas veces, aunque siempre pedía los helados para llevarlos al parque, incluso Gaby, la chica que atendía ya me conocía), sin dar más rodeos me levante de la cama enseguida y busque mi abrigo y mis zapatos para dirigirme hacia ese lugar, fui a la mesa que ocupamos aquella vez.

Gaby: Buenos días Carter, 2 helados uno de fresa y uno de frambuesa ¿no?

C: Si por favor.

Gaby: Para llevar ¿no?

C: Esta vez no, gracias

Gaby: Si quieres puedo poner el otro helado en el refrigerador, para que no se derrita en lo que llega la persona que estas esperando

C: Yo no... no espero a nadie...

Gaby dejo el helado frente a mí muy confundida, justo frente a donde Shantal se sentó hace ya muchos años atrás... "¿Búscame en las verdes hojas"?? ¿Que quería decirme con eso? (fue lo único que no me quedaba claro) Medite el asunto cerca de una hora sentado en la mesa, hasta que el helado de frambuesa derretido comenzó a gotear en el piso, por alguna razón me fije en esas gotas que caían, por tal razón note que estaban cerca de una planta de enormes hojas verdes que servía como adornó en la esquina de la pared, así que me acerqué y divise que había un pequeño hilo colgando de una de las hojas de la planta , este sostenía una pequeña flecha de plástico apuntando hacia abajo, así que comencé a remover con mi mano la tierra de la maceta donde la flecha me señalaba, y descubrí una hoja de papel envuelto en un pedazo de trapo, al desdoblarla vi en ella algo que me resulto familiar, era el dibujo de una rosa que antaño le había regalado, de igual forma tenia escrito algo. "Ahí donde después de mucho tiempo sus miradas se encontraron por última vez, ahí has de encontrar las respuestas". (Y seguía con la poesía enigmática)

Esta vez sí me quedo claro a qué se refería, era bastante obvio... A la vez que coincidimos en el cine, que sería la última vez que la vería justo como decía la inscripción, corrí hacia el lugar compre una entrada para la misma sala y compre los mismos dos asientos (el trabajador del cine también me pregunto si esperaba a alguien), al sentarme comencé a revisar el lugar, pasando mis manos por los dos asientos, hasta que sentí algo pegado con cinta adhesiva debajo del asiento, lo desprendí, era un sobre... al abrirlo, me lleve una gran sorpresa al descubrir un pequeño papel desgastado por el tiempo, pero aún se podía apreciar que era de color naranja, al desdoblarlo deja ver una inscripción con tinta igualmente muy desgastada en la cual se puede leer... "Sonríe". Es increíble que lo conservara después de tantos años.

Una sonrisa se dibujo en mi rostro (la primera en mucho tiempo), al momento en que también una precaria y solitaria lágrima caia por mi mejilla derecha, despues de un estruendo comienzo la película y tuve la sensacion de que alguien sujetaba mi mano, asi que voltee hacia el otro asiento y la vi a ella con su característica sonrisa, y ella se veia radiante, como si estuviera formada completamente de luz, hacía mucho tiempo que no sentía esa sensación de calidez alegre que ella solía causar en mí.

Segundos antes de que la ilusión se desvaneciera, la escuche decirme 2 palabras, que provocaron un nudo en mi garganta...

"Me encontraste"

Al terminar de decirme eso, finalmente después de mucho tiempo de sombras, pude sentir una sensacion de satisfacción y motivación que me indicaba que debia seguir adelante, como todos deberían hacerlo, hay toda una vida ahí afuera, podemos elegir entre ver la luz o las sombras que hay en ella, aunque el hecho de elegir la luz no significa que no habrá sombras de por medio, la ventaja es que siempre tendrás esperanza, Shantal lo entendía, ella vivió y murió dando amor a todo el mundo sin pedir nada a cambio, y ahora puedo estar seguro de que al momento de su muerte, pudo pasarle todo por la mente menos arrepentimiento, ella vivió siempre con esperanza y murió con esperanza; esperanza de que a pesar de cuán nubloso se vea el tiempo siempre saldrá el sol en algun momento, y cuando eso pase es mejor tener una sonrisa, para que el sol no se convierta en nubes de tormenta.

Al salir de la función, una chica de suéter amarillo se acerco corriendo hacia mi para devolverme mis llaves las cuales había olvidado en mi asiento, le di las gracias y mientras ella se queda sonriendo y mirándome, pude reconocerla.

C: Tu eres la chica de mi edificio ¿no? departamento 45

H: ¡Sí! mi nombre es...

C: Helena, tu nombre es Helena.

Helena: ¡Vaya! no pensé que me conocieras, apenas me he mudado al edificio.

C: Suelo ser muy observador, entonces... ¿disfrutaste la película?

Helena: ¡Sí! mucho aunque ahora voy a comer algo, los musicales siempre me dan hambre, conozco un buen lugar cerca de aqui podemos ir juntos, si es que no tienes nada mas que hacer.

C: Mmmm no lo creo Helena, ahora tengo muchas cosas en la cabeza, quizas otro dia...

Helena:Bueno... entonces supongo que te vere luego.

C: Espera... amm creo que me esta dando un poco de hambre repentinamente, me haria bien comer algo.

Helena: ¡Excelente! vamos conozco un buen lugar, se que gustara.

Fin.

L.D.G.B

3 de Junio de 2020 a las 00:58 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~