S
S Lopez


La historia sigue a la protagonista y su amigo, en su lucha contra el gobierno de Osaka


Acción No para niños menores de 13.
0
583 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los lunes
tiempo de lectura
AA Compartir

Sin propósitos

En el techo de tejas de una casa se encuentra una chica de pelo negro sosteniendo una espada, al frente de ella un hombre de estatura media, también sostenía una espada y miraba a la chica,el hombre suspiro, la miro a los ojos y dijo.


Hombre: dime, ¿por que ir contra el gobierno, fama, o tus motivaciones son "buenas"?


Chica: una deuda


El hombre confundido volvió a suspirar y dejo la espada clavada en el techo.


Hombre: ¿deuda?, acaso debes dinero y te obligaron a pagar intentado matarme


Chica: No, la deuda no es mía


Hombre: ¿entonces de quien es?


La chica con una mirada fría y un tono voz que lo era aún más dijo.


Chica: la deuda es…suya


Hombre: ----------------


El hombre agarro su espada, apuntó a la chica con su espada, ella que nunca dejó su espada y siempre estuvo en guardia, movió su pie derecho colocándolo delante de su pie izquierdo, hubo tensión en el aire, el hombre la miro nuevamente y dijo.


Hombre: yo me llamo Katashi Katsuo, ¿y tu como te llamas?


Chica: Yo me llamo Aiko Eshima


Katashi: mucho gusto Aiko Eshima


Aiko: el gusto es mío Katashi Katsuo


Ambos se miraron unos segundos a los ojos, una gota de agua paso entre medio de los dos, la gota cayó en el techo, apenas cayó Katashi y Aiko corrieron hacia el otro, chocaron sus espadas, ambos resistieron la embestida del otro, luego de forcejear por unos segundos se separaron


Katashi: no pensé que también irías a atacarme, quería tomarte por sorpresa


Aiko: pensé que no resistirías mi embestida


Luego de intercambiar esas palabras, ambos volvieron a ir corriendo hacia el otro, esta vez Aiko atacó con una ligera ventaja, Aiko con una ráfaga de golpes de su espada que Katashi logró bloquear excepto por dos golpes que cortaron su brazo derecho y su pierna derecha.


Katashi: no te alegres sólo por dos cortes


Aiko: creo que si sigues así no podrás salir vivo de aquí


Katashi: ¿te preocupas por mi?


Aiko: no, solo que seria muy aburrido que el líder de Osaka no me de pelea


Katashi: mmm, cierto


Aiko: ------------


Katashi: ¿me dejarás escapar?


Aiko: no, eso solo haría más largo mi trabajo


Katashi: trabajo ¿eh?


Aiko: si, si mueres aquí la región de Osaka será la primera en ser libre


Katashi: Si y no


Aiko: ¿a que te refieres?


Katashi: serán la primera en ser libre en cuanto a el distrito A-O, pero no a nivel mundial


Aiko: cuida la información que me dices


Katashi: no te preocupes, no seguirás viva para contarla


Aiko: eso no lo creo


Katashi: diferencia de opiniones, es un país libre


Al escuchar eso Aiko soltó una carcajada


Katashi: ¿de que te ríes?


Aiko: "país libre", es todo menos un país libre, esta muy claro que son los malos en la historia


Katashi: ¿malos?, ¿cuando escuchaste que somos los malos?


Aiko: no los escuche, ellos están muertos


Katashi: bueno eso solo es tu opinión, pero yo nunca escuche a un ciudadano decir que no le gusta el gobierno


Aiko: mejor dejemos esta charla para otro día


Katashi: esta bien por mi


Seguido de eso ambos volvieron a chocar sus espadas, luego de unos segundos volvieron a separarse, Aiko apenas se separo volvió a intentar a atacar a Katashi, sorprendido por el ataque Katashi no logro esquivar el ataque, Aiko le corto el brazo izquierdo, gritando de dolor, Katashi llevo su mano a el bolsillo de su pantalón y apretó algo


Aiko: ya se acabó


Katashi: yo no lo creo


Aiko se prepara para asestar el golpe de gracia pero en ese momento Katashi se dio vuelta la miro y dijo


Katashi: creo que…tu trabajo se acaba de alargar un tiempo más


Aiko: ------------


Con una cara confundía Aiko preparó su espada miro a Katashi y comenzó a correr a dirección de el pero justo cuando estaba por clavar le la espada en el pecho para matarlo una persona le apareció por la espada y le disparó en el hombro, Aiko cayó, la persona misteriosa camino hacia Katashi colocó su brazo derecho sobre sus hombros y comenzó a caminar junto a él hacia la dirección de Aiko


Katashi: perdón por alargar tu trabajo


Persona: señor, ¿la matamos?


Katashi: no, yo la mataré a su llegado momento


Aiko con una cara llena de furia sólo pudo ver como se iban


Aiko: ¡¡¡MALDICION¡¡¡


Aiko golpeó con su mano cerrada el techo, se dio vuelta mirando el cielo, un rostro inexpresivo mirando las estrellas, le cayó una gota en la cara, comenzó a llover.


Aiko: será mejor que me mueva, no quiero pescar un resfriado


Se levantó con su mano derecha presionó la herida de bala, salto desde el techo hacia el suelo, cayó en medio de un callejón, salio de el, camino en dirección a la calle, camino dirigiéndose a la derecha


Aiko: será mejor que llegue cuanto antes


Luego de caminar por un rato llegó a un aparente edificio abandonado, entro en el, subió las escaleras hasta llegar a él piso 3


Aiko: viejo, ¿estas ahí viejo?


Viejo: si, estaba durmiendo


Aiko: ja, durmiendo como si nada


Viejo: no es como si a mi me buscará el gobierno


Aiko: tienes razón


Aiko que se había quedado sentada en una silla vieja de metal, algo oxidada, la persona a la que ella llamaba "viejo" estaba acostada todavía en una cama muy vieja con los pies de la cama oxidado, no había visto la herida de Aiko, el "viejo" se levanta de la vieja cama, mira a Aiko


Viejo: ¿ahora que maldita cosa te paso?


Aiko: una herida de bala


Viejo: no creo poder curar eso


Aiko: tranquilo, estoy preparada para morir jajaja


Viejo: eres muy joven para morir, solo tiene 14 años y ya te dispararon, cada generación es cada vez más rebelde


Aiko: jajajajajaja


Viejo: llamare a unos amigos, creo que tardarán unos días en llegar


Aiko: ¿cuantos días exactamente?


Viejo: unos dos o tres días, diría yo


Aiko: esta bien


Viejo: mientras yo desinfectare la herida


Aiko: esta bien por mi


Viejo: ¿lo mataste?


Aiko: estuve cerca, le corte el brazo


Viejo: ya veo, entonces ¿te disparo por sorpresa?


Aiko: el no, apareció alguien de la nada, por detrás mío y me disparo en el hombro izquierdo


Viejo: por bajar la guardia


Aiko: ja, el imbécil me perdono la vida


Viejo: ¿enserio?


Aiko: si, me dijo que el sería quien acabaría conmigo la próxima vez


Viejo: jaja, parece que todavía tiene códigos jaja


Aiko: eso parece


Viejo: iré a preparar todo para desinfectar la herida, ¿esta bien?


Aiko: si, gracias


Viejo: no hay de que


Aiko siguió sentada, agarrando su hombro mirando como el "viejo" preparaba todo, y en el fondo sintiendo un sentimiento de derrota mezclado con impotencia


1 de Junio de 2020 a las 05:06 0 Reporte Insertar Seguir historia
1
Leer el siguiente capítulo Mi razón

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas