lizbeth-lurod1590950553 Lizbeth LuRod

Aunque ha pasado mucho tiempo, Sofía aún no olvida a su primer amor...no correspondido, y los recuerdos se hacen más fuerte cuando compra el libro favorito de ambos ¿Sera una buena excusa para buscar a su ex casi amor?


Cuento No para niños menores de 13.

#recuerdos #pasado #amor
Cuento corto
0
657 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

- El Libro -

Dicen que el primer amor es difícil de superar, pero es aún más difícil con aquellos amores no correspondidos, o aquellos que estuvieron a punto de llegar a ser algo y no sucedió. En esto pensaba Sofía mientras caminaba por las calles de Madrid, cuando llego a su destino; una librería. Quería encontrar un buen libro que leer, cuando al entrar, uno en especial llamo su atención; era el preferido de Martín, su primer amor…no correspondido, al cual había tardado años en superar. Tras vacilar un poco sobre si comprarlo o no, decidió hacerlo.

Después de una tarde de caminata y tranquilidad, llego a casa, ceno y se dispuso a acomodar todo lo que había comprado ese día. Cuando llego el turno de sacar el libro, llegaron los recuerdos, pensó sobre como Martín pudo amargarle un poco su gusto por ese libro, porque también era el favorito de ella, pero después de lo que había pasado con él, ella había comenzado a odiar un poquitín ese libro, sin saber exactamente por qué.

Sofía era una amante de la investigación o mejor dicho, su deporte favorito era stalkear, por ello a pesar de no hablar con Martín hacia años, ella sabía muchas cosas sobre él y su vida, sabia donde vivía, sobre su nuevo trabajo, e incluso sobre su más reciente novia, y es que a Sofía realmente no le interesaba mucho la vida de Martín pero a veces buscaba una manera de sentirse feliz cuando se enteraba que a Martín le iba mal, ella era una firme creyente del karma y creía que si a él le iba mal, era por lo patán que había sido con ella. Sin embargo, todo lo que sabía sobre él no lo compartía con sus amigas, y es que no era que no les tuviera confianza, al contrario, ella creía que ellas pensarían que estaba loca o que aún no lo había superado.

Había pasado un mes desde que compro el libro, y no sabía muy bien qué hacer con el, porque ya lo tenía en su biblioteca. Algunas veces le había rondado por la cabeza la idea de enviárselo a Martín, no creía que lo fuera a regresar. Además, tenía que decidirse rápido porque en unos días se mudaba a Londres y no podía llevarse todas las cosas.

Al día siguiente decidió que enviaría ese libro a Martín junto con una carta. Después de pensar y escribir diversas versiones de lo que pensaba enviar, al fin lo logro.



De: Sofía R.

Para: Martín G.

¡Hola Martín!

Espero que te encuentres bien y que estés pasando muchos buenos momentos en esta etapa de tu vida.

Se que hace mucho que no hablamos, no sé porque lo dejamos de hacer. Para serte sincera, no te contacte más porque no quise molestarte, sentí que podía ser un fastidio en tu vida, pero ¿Cuál fue la razón por la cual tú me dejaste de hablar? Además, para este punto quizá ya te hayas olvidado de mí y no te culpo, después de todo, no creo haber sido muy relevante para ti. Solo fui alguien que estuvo ahí cuando te sentías mal y triste. Desgraciadamente para mí, en cambio fue más difícil deshacerme de tu recuerdo, ¿sabes por qué? Porque yo siempre te quise, desde la preparatoria estuve enamorada de ti, y luego a pesar de la distancia en la universidad, te seguía guardando un cariño especial, aún seguía sintiendo cosas por ti, a pesar de que al parecer nunca fui tu primera opción. Por ello cuando sucedió todo lo de Lucia, tu exnovia, trate de apoyarte lo más que pudiera, me emocione cuando me dijiste que podríamos intentar algo, aunque eso incluyera que iba a un viaje directo a la desgracia emocional, no me importo, porque pensaba que, aunque supiera desde el principio que iba a pasar, estaba dispuesta a correr ese riesgo por ti. Por eso cuando desapareciste, me dolió, nunca entendí porque jugaste con mis sentimientos.

Creí en ti, todas aquellas veces que me dijiste que éramos amigos y que podía confiar en ti, a veces después de dejarnos de hablar, quise contactarte, y contarte todo lo malo, bueno, interesante o absurdo que me pasaba, no sabes cuantas veces desee que me hablaras para contarte sobre mi día y enterarme sobre el tuyo. Pero, en fin, ahora todo me va muy bien, la vida me sonríe, espero que a ti también.

Una de las cosas que más recuerdo es tu libro favorito y ¿recuerdas que te dije que toda la gente debería tener al menos su libro favorito en físico? Pues aquí tienes el tuyo, quizás ya lo tengas o quizás no, pero como sea, esta edición es especial, así que disfrútalo. Para cuando estés leyendo esto, ya no estaré en España, me mudare a alguna otra parte de Europa, así que no podrás devolverlo.

Disfrútalo, es un regalo de agradecimiento; gracias a todo el dolor que me has ocasionado he aprendido muchas cosas, aprendí a valorarme, aprendí que no siempre la gente dice la verdad sobre sus sentimientos, pero sobre todo aprendí que si el apoyo no es reciproco, no estás en el lugar adecuado.

Al final tenías razón, te iba a agradecer el que te fueras y no me lastimaras más de lo que ya me habías lastimado. A pesar de todo fue una experiencia y te lo agradezco, aunque resalto solo los puntos malos, es verdad que también los hubo buenos, aprendí a explorar partes de mí que no conocía. Aunque no lo creas, siempre habrá una parte de ti en mí, gracias por todo lo aprendido.

PD. Quizás después de todo busques agradecerme esto, bueno sabrás la manera de contactarme, si no es así y ahora me odias, lo entenderé, no te preocupes.

Saludos desde Madrid, España.

Atte.: Sofía.



Sofía sintió un alivio después de escribir aquella carta, era como si toda esa tristeza y odio por Martín hubiera desaparecido, ahora si ya no sentía nada, absolutamente nada por él. De alguna manera le sirvió para cerrar un ciclo en su vida.

Antes de irse a Londres, fue a una empresa de paquetería a dejar el libro y su carta para ser enviados a Martín, pidió que si había devolución de su paquete fuera cobrado al destinatario.

Después de dos semanas, al revisar el seguimiento de su envió, se dio cuenta de que había sido entregado hacia dos días. Aunque mantenía la esperanza de que Martín le enviara algún tipo de agradecimiento, quizás no lo haría, a pesar de eso se sintió liberada, así que decidió ir a dar un paseo, tomar un café y relajarse, después de todo, ahora era una Sofía diferente, liberada del pasado y feliz.

31 de Mayo de 2020 a las 19:22 1 Reporte Insertar Seguir historia
1
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
Mel Velásquez Mel Velásquez
Me ha encantado esto! Gracias por escribir!
June 01, 2020, 05:23
~

Historias relacionadas

Más historias

Ariel Ariel
San Cristóbal San Cristóbal
Lluvia Lluvia