lizbeth-lurod1590950553 Lizbeth LuRod

Un día inesperado de verano, una mujer se encuentra ante el recuerdo y la nostalgia de un antiguo amor, que creía haber olvidado.


Cuento Todo público.
Cuento corto
0
627 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

-Una tarde que recordar-

Sucedió en un día de verano, uno de aquellos calurosos, bochornosos y asquerosos días de verano. Había tenido una larga y estresante jornada laboral, al salir lo único que deseaba era relajarse mediante esa calma que solo el mar ofrece. Se encontraba sentada en una banquita en el muelle, frente al inmenso, profundo y azul mar, disfrutando de aquella preciosa calma que tanto deseaba, cuando algo, algo invisible hizo que girara su mirada a la derecha, casi como un reflejo. Y entonces lo vio, habían pasado muchos años, él obviamente no se parecía en nada al muchacho que había conocido antes, pero definitivamente era él.

La ansiedad la invadió se preguntó ¿Qué haría en aquel lugar? El odiaba el calor, ¿vacaciones? ¿y si quería buscarla? Muchas preguntas y emociones pasaron por su mente y su cuerpo. A pesar de todos los años que habían pasado, se dio cuenta, que inevitablemente no lo había podido olvidar, que aun sentía algo muy en el fondo de su ser, aunque intentaba hacerse la fuerte y fingir que todos sus sentimientos por el habían muerto, se habían extinguido.

Pensaba en todas esas cosas cuando se percató de que él ya había notado su presencia, ambos se miraron a los ojos, desde la lejanía de algunos metros. Él tomo la iniciativa y camino hacia ella. Pero ella había decidido que lo que tuviera que decir, aunque fuera un simple hola, no lo podría ni lo debía escuchar. Así que al igual que como hiciera años atrás, decidió renunciar a la oportunidad de un reencuentro, y corrió para perderse en aquella inmensidad del mar y abrazar su tranquilidad, no esperaba que él la siguiera porque no lo iba a hacer, así era él, nunca buscaba esforzarse por nada ni por nadie. El observo como corría hacia el mar, y no la siguió, la dejo ir, como siempre lo había hecho.

Al final del día, ambos reflexionaron sobre lo sucedido, pensaron que era una cruel broma de la vida, encontrarte con antiguos amores enterrados en el lado más oscuro del corazón; el olvido.

31 de Mayo de 2020 a las 18:57 1 Reporte Insertar Seguir historia
1
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
Mel Velásquez Mel Velásquez
Que bonito escribes! Me ha gustado mucho.
June 01, 2020, 05:53
~

Historias relacionadas

Más historias

Venganza Venganza
Anoche una polilla entró a mi cuarto Anoche una polilla e...
Telaraña Telaraña