mrfracaso1 Juan Bello

Un microcuento inspirado en el creepypasta B.O.B (bestia obscena brutal)


Horror Literatura de monstruos No para niños menores de 13.

#310 #371 #402 #288 #245 #microcuento #paranormal
Cuento corto
1
736 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Adefesio (historia inspirada en la creepypasta B.O.B)

No se si alguien va a encontrar esto, y si lo hacen probablemente no me van a creer.


Pero esta cosa esta hace días merodeando y creo que esta planeando algo, no puedo dormir, no quiero bajar la guardia para que esa cosa me ataque. Tengo muy claro que va a acabar con mi vida, pero voy a hacer un ultimo intento de escapar, y si no de hacerle el mayor daño posible, ya que mis experiencias me dejaron claro que no puedo acabar con ese ser.

Todo empezó hace dos días, en un día de invierno a la tarde, en mi solitaria casa de campo a la que voy en esta época del año. Estaba acompañando a Buck, mi perro San Bernardo por mis terrenos en sus habituales paseos a esta hora del día. Cuando de repente Buck empezó a ladrar a una arboleda algo lejos de nosotros, para posteriormente lanzarse desenfrenadamente al bosque. Tras unos segundos de silencio en lo que yo corría a la arboleda, escuche un alarido horripilante de lo que no quería creer era mi can. Cuando llegué, cayo sobre mi una de las peores sensaciones de miedo que alguna vez sufrí en mis dos décadas y un lustro que componen mi tiempo en este mundo.

A unos 5 metros de mi, yacía el cadaver destrozado de mi mascota. Siendo devorada por la criatura mas repugnante, nauseabunda y terrorífica que alguna vez vi. Era lo que parecía ser un hombre desnudo totalmente calvo y con su piel repleta de cicatrices. Estaba horriblemente encorvado, (y con eso su altura eran unos 2 metros y medio) y se desplazaba como un animal. Su boca estaba cubierta de una hilera de dientes rotos que terminaban en punta, y sus manos deformes tenían 3 dedos que terminaban en punta con uñas amarillentas y largas. Yo estaba en un trance extraño y la criatura mirándome por unos larguísimos segundos con unos ojos vacíos. aprovecho la situación para agarrar los pedazos del cadaver de mi mascota, y antes de marcharse soltar una risa que se asemejaba a una tos.

Esa noche no pude conciliar el sueño. La mirada de esa cosa me perseguía, por lo que tras una horrible pesadilla en la que ese ser entraba a mis aposentos, me desperté. El reloj marcaban las 4 de la madrugada. Como estaba planeando irme ese día fui a la cocina a desayunar mientras preparaba mis cosas. Estaba deprimido por lo que le paso a Buck, ya que se había disipado el shock y mi animal de compañía siempre fue muy leal a mi. Pero lo importante ahora era escapar de este maldito lugar y nunca volver. Por las dudas, saco la vieja Colt 1911 y le pongo un cartucho cargado. Mi casa de campo esta ubicada en un claro rodeado de un bosque, y el camino para llegar a la tranquera esta también rodeada por arboles.


Me dirigí a mi Ford Courier cuando un grito inhumano quebró el silencio y a una velocidad surrealista vi venir corriendo a ese monstruo hacia mi. Retrocedí corriendo hacia el alfeizar de mi casa, saque la Colt y presione el gatillo 5 veces. 2 disparos impactaron al monstruo que venia desde la calle de tierra que dirigía a la tranquera. Los disparos apenas le rasparon la piel y solo hicieron enojar mas al monstruo aparentemente que acelero mientras soltaba otro espeluznante alarido.

Es imposible. Esa pistola era calibre 45. y apenas le rasguño la piel, eso significaba que su coraza es incluso mas resistente que el armamento antibalas de vanguardia. Esto solo confirma mas que no tengo posibilidades de sobrevivir.


Luego de eso, esa cosa comenzó a golpear las paredes de mi casa chillando como un cerdo. Cada vez que me asomaba por una de las ventanas esa cosa esta observándome. Decidí atrancar las puertas y ventanas para así por lo menos podía dormir en el altillo donde planearía como salir por la ventana que da al techo. Luego de atrancar la entrada, dormí en el altillo con los constantes chillidos del nauseabundo ser que merodeaba la planta baja de mi casa.

Al alba del siguiente salí por la ventana del techo, con la pistola preparada. Apenas vi al monstruo salir de entre la maleza apunte como había aprendido en el servicio militar, y dispare a la cabeza justo cuando estaba subiendo al techo.

La criatura se desplomo en el piso con un sonido hueco y un agujero entre sus dos negros ojos. No lo pensé y salí corriendo, cuando llegue a mi Ford Courier el capo estaba destrozado y le faltaba el motor. Ese maldito lo había destrozado.

De pronto escucho un rugido que por poco no me hace reventar los tímpanos, la criatura amorfa estaba de pie enfrente mio y su herida había dejado de sangrar. Grite y llore de terror mientras corría a mi casa sin pensar siquiera en dispararle al monstruo. Saltando como nunca logre aferrarme al techo y trepar, la criatura me pisaba los talones y logre meterme por la ventana, para después cerrar sus postigones de madera noble, y con llorando con "el rabo entre las patas" me puse a redactar esta nota mientras ese monstruo me insulta con una voz asquerosa y gutural de maneras que no creí posibles en mi idioma.

Mañana, voy a hacer mi ultimo esfuerzo por escapar, Que Dios se apiade de mi alma.




31 de Mayo de 2020 a las 01:41 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Fin

Conoce al autor

Juan Bello Escribo por hobby.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Historias relacionadas