hecate- Hécate Velazquez

Esta es la historia de mi mejor amigo Ethan Schoenfield, y de como se convirtió en una extraña clase de superhéroe Ninja. Toda la locura comenzó cuando un desconocido le entregó una misteriosa caja a mi amigo. La caja contenía una mágica y poderosa máscara capaz de convertir a cualquier sujeto en un genial héroe, pero solo si se lo merecía. Por suerte, Ethan es la persona más valiente, honorable y ñoña que conozco. Solo espero que su espíritu heroico sea lo suficientemente fuerte para sobrevivir a lo que viene y salvarnos a todos.


Fantasía No para niños menores de 13.

#humoradolescente #magia #portales #villanos #superheroes #ninjas #aventura
1
727 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los viernes
tiempo de lectura
AA Compartir

Algo genial que vi en las noticias

Era una linda mañana en Valle luz.

Las vacaciones de invierno habían terminado dando paso a un nuevo año y nuestro protagonista estaba listo para su primer día de escuela del nuevo año. Su nombre era Ethan Schoenfield, un chico de 15 años algo flaco, estatura mediana, ligeramente atractivo, cabello café algo largo y alborotado.

Ethan vivía con sus dos padres, Frank y Lluvia Schoenfield. Una hermosa pareja de buena posición económica. Frank solía ser un exitoso abogado que había llegado a mexico por unas simples vacaciones en Xalapa Veracruz donde por accidente conoció a la supuesta experta en crisis, Lluvia Segovia Viñas. Aunque todo comenzó como un romance de vacaciones, rápidamente se convirtió en algo más.

Después de discutir con su padre, Frank decidió quedarse en mexico y formar una pequeña familia con su amada.

En fin.

Ethan se arregló rápido y bajo a desayunar.

Sus padres apenas estaban sentándose en el comedor.

—Buen día— dijo su madre.

—Buenos días, con su permiso— dijo Ethan antes de sentarse a comer unos ricos hot-cakes.

—Con calma, hijo ¿Por qué tanta prisa? — dijo su madre al ver a Ethan atragantándose con la comida.

—Quiero estar fuera de aquí antes de que— Interrumpiendo su declaración, alguien entró muy apresurado por la puerta de la cocina.

—Ethan, adivina que encontré en Facebook— dijo David, el mejor amigo de Ethan desde los 6 años.

—Antes de que mi amigo entre a la casa sin permiso y ustedes me regañen de nuevo— termino de decir Ethan sonriendo un poco apenado.

—Siempre es un placer verte, David— dijo el padre de Ethan amablemente.

—Hola, señores Schoenfield— David saludo rápidamente, saco una Tablet y se la enseño a Ethan —Mira esto.

—Oye, no quiero ver la página de tu primo de nuevo, estoy comiendo, amigo— dijo Ethan con falso asco tratando de ignorar a David.

—No, esto es diferente, es algo súper genial que vi en las noticias— dijo David muy entusiasmado.

— ¿Tu leyendo las noticias? ¿Qué hiciste con mi mejor amigo? — dijo Ethan burlándose un poco y metiendo otro hot-cake a su boca

—Hablo enserio. Solo escucha: Hace dos noches una cámara de vigilancia logró captar a un misterioso justiciero con traje de Ninja.

Ethan se tragó sin masticar el pedazo gigante de hot-cake al escuchar a su amigo, se puso algo nervioso

—Ah... ¿Qué? ¿Un ninja? No inventes— dijo Ethan.

—No, amigo, mira— insistió David mientras le mostraba la foto en grande. El traje era negro con detalles rojos en la máscara.

La foto se había tomado desde arriba, el supuesto ninja estaba apuntó de marcharse en ella.

—Wow— dijo el padre de Ethan mirando la Tablet, la madre hizo lo mismo, pero ambos reaccionaron de forma diferentes.

El padre parecía muy interesado en saber más sobre este nuevo superhéroe, pero la madre parecía disgustada.

—Esperen, hay más: Dos testigos dicen que este "ninja" defendió a una mujer de una posible violación y que dejó mal heridos a cuatro ladrones.

¡Es genial! Por fin hay un súper héroe en esta ciudad, ya hacía falta. Éramos los únicos que no tenían a un "súper" en su ciudad— dijo David muy emocionado.

—Qué horror— dijo la madre.

— ¿Qué? — dijo Ethan algo preocupado.

—Se ve que es solo un niño— dijo la madre.

—Ah, no lo había notado— dijo David mientras volvía a ver la foto intentando analizarla.

— ¿Qué? — Dijo Ethan algo indignado —Claro que no, parece como de 15 tal vez 17.

—Lo que quería decir es que está ciudad necesita confiar en la justicia policiaca, no en esos... individuos con poderes, o un niño con espada— dijo la madre algo molesta.

—En realidad no tengo una espada— susurró Ethan, fue más bien un pensamiento en voz alta.

— ¿Qué? — dijeron sus padres.

—Que-que... en la foto no parece llevar espada— corrigió rápido, pero se notaba que apenas lo había inventado.

Antes de que su madre dijera algo más, Ethan la interrumpió —Oh, vaya miren la hora, se nos hará tarde, y no quiero llegar tarde, es un nuevo año y no hay que llegar... tarde, no, no— dijo algo rápido. Tomó la Tablet de su amigo y se levantó —Vámonos Dave— y con ese comentario salieron de la casa.

— ¿Qué fue eso? — preguntó Lluvia (la madre) cuando su hijo salió.

— ¿Me preguntas a mí? — respondió Hank riendo un poco.

—Parecía incómodo y nervioso— comentó mientras intentaba pensar.

—Es adolescente, siempre se ve así— bromeó Hank.

—No eres gracioso— contestó Lluvia mirándolo algo mal, se levantó y se dispuso a irse del comedor.

Hank se levantó también y fue tras ella para abrazarla por detrás —Mi amor ¿Qué te preocupa? Ethan solo fue a la escuela, no creo que le pase nada.

...

Los dos amigos llegaron a la escuela, la preparatoria Dalia Amargo, un colegio para chicos "fresas", niños ricos y/o perdedores que no consiguieron entrar a la prepa por reprobar el examen.

En las escaleras de la entrada se encontraron con sus otros dos amigos; Martín Vega, un chico alto con pequeños músculos, era como el cerebro del grupo y el elemento medio sensible, tenía el cabello ligeramente rubio. Y Daniel Morgan Salazar, un chico moreno con cabello algo largo color café, muy fuerte y era el elemento cool del grupo, más que ellos lo veían como una especie de hermano mayor.

— ¡Hola chicos! — dijo David muy emocionado mientras iba a saludar.

—Ethan, Dave, ¿Qué onda hermanos? — dijo Martín saludando de puños a Ethan y David.

—Si... No hagas eso, por favor— dijo Daniel dándole palmadas en el hombro a Martín.

—Qué bueno que viniste, creí que te quedarías en casa— se dirigió Ethan a Martín.

—Mi mamá me obligó a venir, además, creo que es mejor estar aquí que lavando ropa— dijo Martín sonriendo un poco.

—Ah, yo tampoco quería venir— Comentó Daniel —Pero alguien tiene que vigilar al busca pleitos— señaló a Martín con su pulgar. Este rápidamente le enseñó una cara de sorpresa e indignación.

—Yo no soy un busca pleitos— se defendió Martín.

—Uy, el pobre Juan no opina lo mismo— comentó David antes de reírse un poco al recordar.

—Ni, Pedro— agregó Daniel con una sonrisa.

—Ay— se quejó —Eso fue hace como mil años, supérenlo.

— ¿Y lo de esta mañana? — dijo Daniel cruzando los brazos.

—E-Eso no cuenta.

— ¿Qué pasó? — preguntó Ethan curioso.

—Íbamos en el autobús tranquilamente, hasta que Martín vio a Gabriel Gallegos subir. Creí que todo iba bien, y luego Gabriel lo empujo para que se moviera del camino y Martín intento golpearlo, yo lo detuve, claro— contó Daniel

—El tipo estaba provocándome, cree que es la gran cosa solo porque... —Martín se detuvo, pues no quería compartir eso —Me da igual. ¿Que cuentan ustedes?

—Nada interesante— mintió Ethan mientras miraba a otro lado para no mirarlos de frente.

—Este... Ah ¿Se enteraron del nuevo superhéroe? — dijo David.

—Y aquí vamos de nuevo— dijo Ethan algo apenado.

— ¿El sujeto con traje de ninja? Si, salió en un video en el noticiero— dijo Daniel.

—Oh, también lo vi, se siente raro que hablen de un "superhéroe" en esta ciudad. Creí que no había "súpers" en México— dijo Martín.

—Claro qué hay, solo que no registrados por el gobierno o algo así— respondió David.

—Oye, bienhechor— le dijo Daniel a Ethan — Creí que estarías más emocionado con esto, ya te veía haciendo raras historias comparándolo con "Fantasma", pero estás muy callado.

—Ouh, es que...

—Sabes que a su mamá no le gustan esas cosas—dijo David interrumpiendo a Ethan.

— ¿Eso no se considera racista? — dijo Martín.

—No empieces, Martín— lo regaño Daniel.

— ¿Qué? Lo es ¿no? Juzgar a los supers es algo— La campana sonó interrumpiéndolo —Ay... no hay que entrar— propuso Martín al recordar que les tocaba historia.

—No seas flojo, vamos, muévete— dijo Daniel empujándolo un poco para que avanzara —Nos vemos al rato.

—Claro— dijo David sin mucho interés.

El grupo se separó en parejas al entrar a los pasillos.

Ethan y David caminaron hasta su salón en silencio. Al llegar se sentaron lado a lado como siempre.

Era matemática, su maestro comenzó a explicar una lección, así que Ethan trato de poner toda su atención.

—No entiendo nada— dijo.

—Oye— dijo David para que volteada.

Ethan lo hizo.

—Con el asunto del ninja olvidé preguntarte ¿dónde estuviste ayer? — dijo David.

"Oh-Ouh" pensó Ethan.

— ¿Por qué preguntas? — dijo Ethan sonriendo un poco.

—Tu mamá llamó anoche a mis padres preguntando por ti, dijo que según ella estuviste conmigo todo el día, pero que no contestabas tu celular— dijo David sonriendo un poco — ¿Dónde estabas amigo? ¿Volviste al club que tú mamá no quería que fueras?

—Ah, sí, exactamente— dijo Ethan sonriendo nerviosamente.

— ¿Seguro? Recuerda que nos contamos todo o la confianza se va— dijo David sonriendo. Solo quería saber porque él siempre quería saberlo todo (hablando de chismes)

—Yo... —Ethan comenzó a sentir un horrible ardor en su muñeca derecha, intentó no quejarse —Si, estoy seguro, no le digas a mi mamá, se pondrá furiosa.

David río —Claro que no le diré.

—Genial— dijo Ethan.

Pasaron unos 10 minutos.

El ardor de la muñeca de Ethan comenzó a crecer.

"Ahora no" pensó.

Era un molesto ardor, como una fea raspadura apenas hecha, no resistió más así que levantó la mano.

— ¿Si, señor Schoenfield? — dijo el maestro.

— ¿Puedo ir al baño? — dijo mientras se levantaba de su asiento.

—Que sea rápido.

Ethan fue corriendo hasta el sanitario que estaba en el sótano, nadie los usaba ya que los de arriba estaban más limpios y cerca.

Cerró la puerta del sanitario con seguro y se alzó la manga derecha donde tenía una rara tela negra alrededor de la muñeca que parecía brillar un poco. Ethan logró quitársela y la arrojó al suelo.

Se escuchó una risa. Un humo negro comenzó a salir de la tela, Ethan retrocedió un poco, estaba algo nervioso, pero no quería mostrarlo, así que lo oculto poniendo una cara seria y recordando bien lo que sus héroes reales y ficticios hacían.

El humo comenzó a formar una rara figura, era como un monstruo hecho de humo con ojos rojos que apenas se veían.

—Ay, creo que no lo pensé bien— dijo Ethan antes de sacar una rara máscara de ninja del bolsillo izquierdo de su chamarra.

—Tu— dijo la criatura con odio —Patética criatura, tú no eres digno.

—Quien me la dio no opina lo mismo— Dijo Ethan sonriendo de forma desafiante.

La criatura gruñó un poco —Dame la máscara.

—Intenta quitármela— dijo Ethan antes de ponérsela y transformarse (al estilo Venom en realidad) en el ninja.

Ethan hizo una pose ninja e incito a la criatura a acercarse.

Continuará...

27 de Mayo de 2020 a las 22:55 1 Reporte Insertar Seguir historia
2
Leer el siguiente capítulo La máscara

Comenta algo

Publica!
Gastón Medina Gastón Medina
Me gusto porque tengo una historia que se asemeja pero, en mi caso es algo un poco más turbio, más relacionado a la impotencia de vivir en la inseguridad. Un asesino disfrazado :D también tengo un Hank pero es un policía corrupto XD
May 28, 2020, 04:13
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 11 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas