dave_strings Alejandro Prieto

En el mundo existe una gran variedad de personas. Las hay buenas, las hay malas, y también hay algunas que ni siquiera se sabe qué podrían ser o hacer. Algo que está claro es que, en el mundo hay bastantes personas malas, y algo que quería expresar era que... Es difícil hallar una persona buena en tu vida, pero, si no encuentras una, puedes volverte una tú.


No-ficción Todo público.

#reflexión #apoyo #protección #personas #Centinela
Cuento corto
0
849 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

En Cada Rincón Del Mundo.

Centinela, palabra definida como guardia o vigía que protege algo o alguien, estando siempre alerta de lo que pudiese ser el enemigo, ya que proviene del italiano “Sentinella”, basado en el verbo “Sentire” que significa oír, teniendo que ser esta su percepción principal a la hora de resguardar.


Pero no estoy aquí para dar una clase de gramática, mucho menos de etimología, eso lo puedes ver en cualquier escuela, yo quiero transmitir otra cosa, otro punto de vista hacia esta palabra, para que salga de esa percepción que todos tenemos y se convierta en algo más… Profundo. Estoy seguro de que por lo menos has escuchado esa palabra una vez, ya sea en una película, un libro, un comercial de ropa, etc. Esta palabra ha pasado a ser olvidada con el tiempo, y ya casi nadie la usa, al menos en conversaciones normales.


En muchas películas actuales se ha vuelto a usar la palabra centinela, dándole un nuevo aspecto, pero tampoco tan profundo como yo lo buscaría. Lo que yo busco expresar es que, eso a lo que estoy llamado centinela no necesariamente tiene que ser una persona cuidando de un lugar, no, quiero que se entienda que puede abarcar mucho más, y que los centinelas pueden ser cualquier cosa.


El deber de un centinela es proteger algo o alguien, ¿No? Justo ahí quiero hacer énfasis porque con esa descripción bien podría ser no solo una persona, he aquí un ejemplo: Los amigos imaginarios, todos tuvimos uno, o al menos eso es lo que entiendo. Todos tuvimos problemas de pequeños, pero no por eso eran problemas pequeños, y en ese instante entran los amigos imaginarios; entidades creadas por nuestro subconsciente para divertirnos y no sentirnos solos, pero con esa misión oculta a simple vista de hacernos compañía durante nuestros contratiempos y hacernos saber escapar de esos problemas hacia otra realidad.


Y no sólo pueden ser amigos imaginarios, también podrían ser cosas. ¿Recuerdas ese peluche que siempre usabas al dormir?, ¿O esa cobija sin la que no podías ni cerrar los ojos? Exacto, esos eran centinelas, y ahí viene la pregunta: ¿Pero de qué se supone que podría protegerme un peluche? No necesariamente tiene que ser de alguien que te quiera hacer daño, ya que ese pequeño peluche con el que dormías velaba por tus sueños, te hacía sentir seguro, y confiabas en que nada ni nadie podría hacerte daño. Así que si encuentras ese peluche, esa cobija, o esa almohada de los Power Rangers que tanto te gustaba, agradécele, ya que te salvó más veces de las que te imaginas.


Y siguiendo con el tema, quería llegar a esta parte desde que empezó esta narración, y es el punto de las personas, pero no, no me refiero a ese tipo con casco verde que se sienta en frente de la comisaría a comer y no hacer más nada, como dije, los centinelas pueden ser cualquier cosa, abarcando mucho más que un simple guardia. Desde ese pequeño desconocido que te dijo por dónde debías ir cuando estabas perdido, hasta esa persona que ha estado contigo desde siempre (ya sea tu mamá, tu hermano, tu hermana, tu mejor amigo, tu pareja, todos ellos cuentan).


Ellos son centinelas, pero al ser personas, nunca están en un lugar fijo, a veces te cuidan a ti, y a veces están ayudando a alguien al otro lado del mundo, pero, siempre está esa persona que concentra toda su labor como centinela en tu existir. Esas personitas que, cuando estás triste o tienes un problema, siempre están ahí, cuidándote y apoyándote, para que salgas adelante y seas una mejor persona.


Los centinelas están en todas partes, e incluso, tú podrías ser uno, porque si lo piensas por un minuto, esa señora a la que ayudaste con sus cosas, ese niño al que le pasaste su balón, ese consejo que le diste a tu amigo, o hasta el más mínimo buenos días que le dedicaste a esa señora que vive a tu lado, todas esas acciones se destinan de una u otra forma a proteger, y eso querido amigo, te convierte en un centinela.


26 de Mayo de 2020 a las 22:23 0 Reporte Insertar Seguir historia
2
Fin

Conoce al autor

Alejandro Prieto Sólo escribo por anhelo a la literatura. Ese escape hacia otra realidad, esa oleada de sentimientos y pensamientos con solo leer un párrafo, esa increíble sensación de gozo compartida con cualquier personaje. Ese conjunto de sensaciones, y el deseo de que otros lo experimenten, eso, es lo que me lleva a escribir.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~