yo-caslan Yo Caslan

Un breve análisis muy emotivo sobre todo aquello que cambia cuando nos mudamos a una nueva ciudad, o país, o simplemente cuando pasamos esa transición entre los 25 años y los 30 y todo cambia en nuestra rutina.


Historias de vida Todo público.

#nueva-ciudad #para-leer-en-cuarentena #historias-de-solteras #milenials #viernes
Cuento corto
0
751 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

MEMORIAS DE UN CORAZÓN ROJO

He pasado toda la semana esperando a que sea viernes solo para detestar un poco más el fin de semana…

Lo que me jode no es que sea viernes y otra vez parezca que no vaya a hacer presencia en fiesta alguna rodeada de amistades necesitados de mi alegría, lo que me jode realmente es saber que pasaré otro fin de semana en casa, y que al llegar no me espera nadie con un abrazo, y que otra vez tenga que enfocar mis ojos en Netflix y sus películas románticas que en vez de distraerme me recuerdan por qué odio los viernes, todo para terminar viendo Friends por enésima vez.

Lo que me vuelve el corazón agua es ni siquiera poder recordar en qué momento me quedé sin amigos o cuándo fue la última vez que al llegar el viernes sabía que tenía plan fijo para el fin de semana y sabría que iba a ser genial.

Entendía que mudarme a una ciudad nueva iba a exigirme adaptación y paciencia, pero nunca esperé perder esas habilidades innatas que tenía para entablar conversaciones con extraños y hacer amigos por doquier en cada fiesta.


Aquí, en esta nueva ciudad parece que los círculos sociales no existieran y que cada uno va solo por la calle buscando el mejor lugar para tomarse una linda foto y publicarla en Instagram mostrando lo espectacular que es fingir ser feliz sin que los demás tengan forma alguna de vernos en vivo y comprobar lo solos y jodidamente tristes que estamos.


En los días libres ya no hay cervezas y amigos sentados en mi sofá quitándose los zapatos para invadir mi sala. Ahora todo está ordenado.

Los cumpleaños ya no tienen pastel, ni velas, ni sorpresas. Todo eso fue reemplazado por cientos de llamadas de familiares, de las cuales quieres evitar contestar la mitad porque te sientes como una máquina robot fingiendo emoción y estar alegre por escuchar las mismas frases en cada llamada… los viejos amigos se limitan a un mensaje en redes sociales, que son la única forma de recordar que es tu día especial.

Cambiaría todo por tener solo dos o 3 personas cerca y que de repente el viernes volviera a ser víspera de emociones desconocidas.

El corazón se ha vuelto solo un trozo más de carne cruda, que, de tanto tiempo al fuego triste, se está poniendo muy oscura.

25 de Mayo de 2020 a las 23:40 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~