gbiaddjiih José Millán

El Pentagrama de las Formas narra con estricta brevedad y alegórica pretensión, los diversos instantes de absoluta indefensión, a merced de esta extraña sucesión, al que son sometidos los desconocidos y protagónicos cuerpos.


Horror Horror gótico No para niños menores de 13.

#conceptual #alegoría #relatoscortos #antología #elpentagramadelasformas
0
705 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

La Sombra en la Ventana


I - Lqrhaonoqa


Cuando mis tendidas pestañas semejan arcos del ébano, y se difumina el consciente por envolventes alas de tul, hállome habitante de los recintos dispersos de la vigilia profunda. Un lugar inmaculado, donde la mente, deambula en el confuso intervalo de mundos opuestos. Uno de ellos, representado por el extremo de la antinomia que se enfrenta a la prístina y cristalina luz del sol. Y la consciencia, parece ajena al estado de las formas esenciales del cerebro primitivo. Instantes de imposible percepción temporal, sin el menor contagio del sulfuroso mundo infernal.


II - Faváfqxqx dif Kmijn


La desobediencia del inerte cuerpo, atenta contra la terrible certeza del consciente. Cual si de una desconexión nerviosa jamás consentida se tratara, o como si una diablesca entidad, proveniente de abisales profundidades, estuviese reposando en mi pecho con burlesca disposición y goce por mi absoluta indefensión. Se corresponde todo ello con una abstracta situación, en la que el cerebro, no puede concebir el peso mortal que se extiende por los miembros y propaga la inquietante sensación, de aguda y ubicua incidencia, que oprime el corazón en progresiva consecuencia. Impulsos nerviosos retumban en la lejanía creciente del contenido cefálico y sus funciones, y en aciago instante, descubren mis palpitantes ojos de temblorosos párpados, y tolero contemplar, para mi horror desesperado, aterradora figuración corpórea inmediatamente manifiesta.


III - Jacndignhqn


La espantosa presencia que, en su exánime reposo en la ventana, se funde el rededor que la define en la translucidez de cristales enmarcados. Se ilumina tenuemente a contraluz por el resplandor de la luna menguante y cornuda, para dejar ver, ante mi petrificada percepción, el aterrorizante contorno de largos cabellos y ropajes indefinibles. Se trataba de una forma poderosamente ennegrecidos por los residuos de materia extraterrena, de desconocidas dimensiones e insondables abismos espaciales, los cuales, inhabitables por el hombre en su abominable mayoría, que sin embargo, son representados mediante las corruptibles proyecciones subconscientes de sueños indeseables.


IV - Fivxrickqña


Nunca había tenido una sensación tan encarecidamente opresiva por la presencia del mal, y cuando hube percibido que de manera gradual, empezaba a recuperar el control de mi cuerpo y la razón de mi mente, palidecí ante las negras contorsiones de las cosas del submundo. Pesadez en la atmósfera, sensación de asfixia y de angustia ante el terror que me aprisionaba. Y con la frente perlada por el sudor, procede el precipitado estertor, de prolongación desesperada, que procura expurgar de forma definitiva, todo el terror contenido dentro durante la palpable agonía de los instantes previos.


V - Jnhxicmihcqa


Se impondrá para siempre en el primer plano del pensamiento, el sustrato psíquico que agita y conmueve el fondo de la memoria con acerada insistencia. Como grabado en tablillas de arcilla con estilete de hierro, que ni el esfuerzo consciente podrá erradicar del recuerdo, las perpetuas reminiscencia que ahora sabía, son provenientes del negro aliento de honduras remotas. Y la recurrente visita a la umbría soledad introspectiva de mi ser, fundamentan las múltiples infinitudes y secreta satisfacción de su nociva existencia.

25 de Mayo de 2020 a las 18:01 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo Somnum

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 4 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión