alhidalgo Allan Hidalgo

Un ex investigador es acusado de un horroroso crimen, Lucky deberá sortear el destino y encontrar el verdadero asesino, sin saber que este suceso está relacionado con su ultimo caso.


Crimen No para niños menores de 13.
0
757 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 10 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Una Extraña Dama

Me encontraba sentado en aquel sobrio bar, era una noche fría y lluviosa.

Los músicos tocaban ligeramente, el whisky era bueno, y la dama de en frente me miraba maliciosamente. De pronto me veo interrumpido.

-Señor, la dama de la otra mesa le invita este trago.

-Muchas gracias, pero dígale que ya tengo el mío.

-Disculpe, la señorita insiste.

-En ese caso puede dejarlo en la mesa.

Habiéndose retirado el camarero, aquella elegante mujer camina majestuosamente hacia mi mesa. Yo bebo de mi trago mientras fijo mis ojos en los suyos.

-Espero no haber sido irrespetuosa con mi regalo.

-No suele ser común que la mujer invite al hombre.

Me intriga.

-En ocasiones una dama debe de dar el primer paso.

-Y esta es una de esas ocasiones.

-Así es, Kathie Carson, un placer conocerlo señor…

-Lucky Moore, y el placer es todo mío. Ahora puedo preguntar ¿El porqué de su acercamiento?

No cabía duda que buscaba algo que yo le podía dar, pero ¿El qué?

-Solamente quiero un poco de compañía y tú eres el más atractivo del lugar.

Cruzaba sus piernas y jugaba con su cabello mientras me seducía. No dejaba de preguntarme que quería esta mujer.

-Gracias por el cumplido, pero no te creo querida.

-No veo porque desconfías, te estoy diciendo la verdad.

-Una mujer tan bella y con ropa tan fina no tiene nada que hacer en este lugar. – Le respondí mientras tomaba un sorbo del trago.

-Me gusta vestir bien y este lugar me parece es hermoso y tranquilo, y puedo encontrar hombres indescriptibles. Me encanta.

-No sabes mentir, llevo 2 años viniendo cada día a este lugar y es la primera vez que te veo.

-Ok esta bien… Jamás había estado aquí, pero todo lo demás es cierto. Me estoy hospedando en un hotel a un par de cuadras, podemos ir y escuchar un poco de música, también tengo una botella de vino que estoy segura que te encantara. Bueno solo si sabes apreciar el buen gusto… y creo que es así.

- ¿Por qué confiar en un desconocido? No sabes quién soy.

-No pareces un loco maniático, vamos o dejaras que una inofensiva mujer camine a altas horas de la noche sola.

Esta mujer podría ser de todo menos inofensiva, decidí seguirle el juego, quería saber que tramaba

-Como usted guste señorita.

-Esplendido.

Tomamos rumbo hacia su hotel.

Este tenía una fachada sencilla pero elegante, no esperaba menos siendo la temporal vivienda de mi acompañante. El lugar se encontraba solo, a excepción del taciturno recepcionista. Subimos a su habitación.

-Mmm... ten, prueba esta delicia.

Ofreciéndome una copa de vino con una penetrante mirada, tomo asiento en el gran sofá, Esta mujer era increíblemente sensual y tenía un aura que podría engatusar a cualquiera.

-Y dime Lucky a que te dedicas.

-Soy relojero, una profesión apasionante.

-Jajaja, vamos es un trabajo hermoso, no cualquiera podría serlo.

-Tal vez, y tú ¿De qué vives?

-Soy modelo, vine aquí para una sesión de fotos y bueno me tomé una noche libre.

-Modelo, vaya, de entre todos los hombres que podías tener, me eliges.

-Que no te sorprenda.

No tomo mucha más platica para que aquella hermosa mujer me besara, sus labios sabían a aquel tan delicioso vino. Posaba sus manos sobre mi cabello mientras yo muy estúpidamente me dejaba llevar por el momento, era inevitable.

Pasamos la noche disfrutando de nuestros cuerpos.


La luz de la mañana entraba por una pequeña hendija de la elegante cortina, la mujer de mi izquierda mostraba su desnuda espalda y su cabello dorado como el oro daban una imagen tremendamente sensual.

Me incorporé y di un vistazo a la habitación, la ropa estaba por toda la alfombra y las botellas de vino vacías, mire el reloj y este marcaban las diez y veintisiete, hoy tendría que abrir la tienda mas tarde.

Por mi agitada mente aun estaba el por que esta mujer se habría acostado conmigo, tal vez solo le parecía atractivo, de cualquier forma, tome mis cosas y salí de allí sin siquiera despedirme, ya tuvo suficiente de aquella dama.

23 de Mayo de 2020 a las 21:21 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo Una Desafortunada Noticia

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión