Estamos teniendo algunos problemas de lentitud en nuestra web. Nos disculpamos y te agradecemos por la paciencia mientras seguimos trabajando para restablecer la velocidad.
stalin_burbano Alex Burbano

Cuenta la historia de los inicios de la viuda, de sus historias de amor, de como se decepciono de sus hombres y como inicia su nueva vida. la historia es de ciencia ficcion, todos sus personajes son inventados.


Clásicos Todo público.

# #clasicos
0
2.7mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los martes
tiempo de lectura
AA Compartir

LA VERDADERA HISTORIA DE LA VIUDA.

LA VERDADERA HISTORIA DE LA VIUDA.


CAPITULO I


Cae la lluvia cerca al castillo radboud en Holanda, en épocas frías pero de mucha producción y cambios en el nuevo mundo. A unos cuantos metros del castillo radboud se encuentra la mansión de los crevert, una familia adinerada que lleva varios años en el pueblo de medemblik, ellos tienen una joven y hermosa hija llamada julia que apenas si le ha tocado mover un dedo para vivir.

Corre el año de 1815 los ancianos crevert ya habían fallecido dejando una gran fortuna a su hija que ya contaba con suficiente edad para seguir con su vida, aunque tenía sirvientes y todo un personal para ella siempre se la veía sola y sin amigos, un día decidió ir a la plaza en su carruaje, llevo a el sr.dominic quien era su chofer y también cocinero este le pregunta, madame julia déjeme decirle que me alegra mucho que haya decidido salir a conocer su pueblo, tengo que contarle que sus padres eran muy amados por estas tierras, julia le contesta con voz un poco fuerte, si ya lo sé dominic solo limítate a seguir hacia la plaza la verdad no tengo muchas ganas de hablar, julia era una mujer que había vivido siempre sola y su genio era casi impredecible, podía cambiar de estar alegre a ser peor que un día sin sol.

Llegaron a la plaza, una señora muy amable le ofreció sus servicios, a esto julia le dice, disculpe señora usted me podría vender unas manzanas verdes, la señora le contesta si claro madame cuantas desea llevar, julia le contesta con un tono amable, ah de creerme usted que necesito por lo menos 2 bultos, ya que no me gusta salir casi de mi mansión y es una de mis frutas preferidas, la señora le contesta con una sonrisa, si por supuesto que le puedo conseguir los dos bultos , pero si desea se los puedo enviar con mi hijo , julia con un poco de curiosidad toma una de las manzanas que están ahí la muerde y la saborea como si fuera la primer manzana que hubiera comido, al terminar de saborearla, le dice a la señora, está bien acepto su oferta puede enviarlos a las 5 de la tarde a esa hora estaré en mi castillo, la señora le dice así será entonces mi hijo se llama eduard él le entregara las manzanas, julia sigue recorriendo la plaza hasta que decide irse de nuevo a su mansión.

Pasadas las 5 de la tarde llego un carruaje pequeño a la mansión de los crevert, era el joven eduard, un hombre muy bien parecido, de buena contextura debido a su trabajo y con ojos claros ya que sus padres son de descendencia francesa, eduard se dirige a la puerta golpeando dos veces la aldaba que estaba en la puerta en forma de una cara de león, la aldaba suena fuerte, cuando de repente abre la puerta dominic quien pregunta, buenas tardes caballero dígame en que puedo ayudarle, eduard un poco apenado le dice, buenas tardes caballero, vengo del pueblo a traerle unos bultos de manzana que me ha pedido encarecidamente mi madre traerle, dominic le dice, si es cierto, deme unos minutos y abro las compuertas de atrás para que los pueda dejar hay.


CAPITULO II


Eduard conduce el carruaje hacia la parte de atrás, y deja los bultos encima de unas piedras, ya cuando decide irse, llega madame julia quien queda asombrada de ver la belleza de este hombre, ella queda tan asombrada que lo invita a quedarse a tomar algo con un tono muy suave, raro en ella entonces le dice, déjame presentarme, mucho gusto mi nombre es julia y soy la dueña de todo lo que vez, el joven eduard un poco indispuesto a seguir con la conversación le dice, buenas tardes madame, yo me llamo eduard y vine a traerle una encomienda de mi señora madre, julia dice, valla no pensé que la señora de las manzanas tendría un hijo tan joven y tan apuesto, déjame yo te pago y te acompaño a la puerta, todos en la mansión estaba impresionados de ver la reacción de madame julia, tanto fue así que madame cambio totalmente su sonrisa era más radiante y sus ojos brillaban como las estrellas.

Paso la tarde y el joven eduard ya se tenía que ir, madame julia ha sido muy amable conmigo pero eh de despedirme de usted ya que tengo algunas otras labores, madame julia le contesta con una sonrisa, si es cierto tal vez hablamos mucho y no tome en cuenta tu tiempo, pero antes de que te vayas permíteme invitarte a almorzar mañana en la tarde, mis cocineros te prepararan lo que quieras, eduard un poco sonrojado le dice acepto su invitación madame, y ya al despedirse eduard besa su mejilla, y julia sonríe de nuevo.

Paso el siguiente día, llegaron las doce, era un día soleado, los arboles estaban muy verdes y habían naranjas y frutos de toda clase, la entrada a la mansión de la señora julia parecía de cuento de hadas, eduard llego muy puntual, pero no llego solo, llego con una mujer muy joven casi de la misma edad de él, se llamaba ema, los dos llegaron a las puertas de la mansión, dominic bajo a abrir la puerta y los hizo seguir, la madame julia bajara en un momento, después de esperar un rato madame julia bajo a recibir a sus invitados pero cuando iba bajando, se llevó la sorpresa de que eduard estaba acompañado, de igual forma los saludo, eduard como estas, muy bien madame julia déjeme presentarle a ema, ella es mi mejor amiga y quería acompañarme ya que nunca ha estado en una mansión , la madame aunque descanso un poco cuando eduard le dijo que era solo una amiga, no dejaba de mirarla con recelo, los invito a pasar a la mesa, no le quitaba la mirada de encima, ema lo noto y le dijo a eduard que tal vez mejor sería irse pero eduard le insistió y logro convencerla.

Madame julia no soportaba ver a eduard con otra persona, estaba perdidamente enamorada de él, desde que lo vio sabía que él era el indicado, que con él quería estar, rápidamente se dirigió a la cocina, y le pidió encarecidamente a dominic que sacara el veneno para las ratas y se lo pusiera en la comida a ema, dominic se puso pálido y temblaba de escuchar a madame julia, madame como se le ocurre decir una barbaridad de esas, yo no sería capaz de semejante atrocidad, entonces la madame le dice sino haces lo que te pido, tendrás que irte ya mismo de la mansión y no te pagare un centavo, dominic no sabía qué hacer, entonces fue a buscar el veneno ya que no tenía más opción, lo tomo y lo puso espolvoreado sobre unos postres de merengue que habían preparado.

Termino la cena, madame le dice a eduard que tiene que irse a hacer unas labores, eduard decide irse. A mitad del camino eduard ve que ema está muy pálida y le dice, que estas bien, ema solo le dice que todo está bien, que tal vez se siente un poco mareada por el viaje.

Pasaron los días y madame volvió a invitar a eduard a su casa a almorzar, esta vez eduard fue solo, en medio de la comida madame le pregunta por ema, eduard le dice que la han llevado a la ciudad para hacerle unos exámenes médicos, que al parecer estaba con una enfermedad la cual no saben cuál es, madame julia con un tono de indiferencia le dice, a de ser algo normal así somos las mujeres y continúan con la comida.

Terminan de comer, madame julia lo invita a quedarse un rato más para hablar de su trabajo y de lo mucho que le interesa trabajar con él, de pronto empieza a caer una tempestad, llovió toda el día sin parar hasta que llego la noche, madame julia le pregunta a eduard si desea quedarse, madame julia, me gustaría quedarme pero tengo que irme temprano mañana, madame julia le dice no hay problema mis sirvientes te despertaran para que puedas salir. Eduard se queda en una alcoba cerca a la de madame julia, pasada la media noche madame julia toca su puerta diciéndole que no puede dormir que si desea quedarse con ella por un momento, eduard pasa a su cuarto, en el cual hay muchos espejos y frazada de muy finos hilos sorprendido voltea hacia donde esta madame julia y esta lo besa enseguida, fue algo inesperado para el pero pensó que tal vez podría intentarlo.

Al siguiente día, madame julia despierta más temprano de lo normal, pide a sus sirvientes que preparen su mejor desayuno y el mejor carruaje para eduard, al que ya llamaba su nuevo esposo se dirigiera a trabajar, eduard despierta asombrado ya que nunca había sido una persona que contara con tantos lujos, pero de forma inesperada eduard toma su carruaje viejo y se va, dejando todo servido y a madame julia sorprendida ya que no se despidió de ella.

Pasaron los días y eduard regreso a la mansión de madame julia, esta vez se veía con un semblante diferente y no era para más sus padres lo habían convencido de que se casara con madame julia, al entrar a la mansión madame julia lo recibe con un abrazo y le dice, que bien que regresaste yo sabía que algo sentías por mí, si madame julia, vengo a proponerte que seas mi esposa, aceptas ser mi prometida, si claro que si es lo que eh querido todo este tiempo, y así madame julia tendría su primer esposo.

20 de Mayo de 2020 a las 15:48 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Continuará… Nuevo capítulo Todos los martes.

Conoce al autor

Alex Burbano Apasionado por la musica y las letras, ciencia ficcion, literarura romantica , cuentos mis preferidos.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~