1566617928 Francisco Rivera

¿Asistiremos al encumbramiento de un Estado Pornocrático? O eso, cambiará o permanecerá dentro del escenario de aparente post pandemia, donde ésta alterará su sino y quizá permita modificar, desaparecer o trasmutar esa vieja práctica... ¿Qué os parece?


Crimen Todo público.
Cuento corto
0
876 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

¿Mía? ¿Tuya? ¿Nuestra?

¿Vivimos tiempos de igual o mayor pornografía?


Esta pregunta hizo a Sr. Testos preguntarse si hoy él era más obscenita que antes sus amistades, reproduciendo relaciones de transacciones económicas, comerciales, carnales y de líbido libre, rebasadas por la industria del "sexo sin más", del "sexo por el sexo mismo", del "sexo socializado" como práctica del imaginario erótico generacional, practicado bajo un horizonte explotado por personas sin escrúpulos, que habían llegado tan lejos, que hasta este día se hablaba de un nuevo estado sexual donde algunos mentecatos sin medias tintas consideraban la posibilidad de formar o establecer el "Estado Pórnico", la "Pornocracia Total", sostenida en una industria exitosa, sustentada en las visitas millonarias de atisbos, de miradas, de permanencias, de inscripciones, de inclinaciones y demás, tan leales a la Internet, a como no conocieron las generaciones anteriores, que no por ello, practicaron el comercio de la prostitución pero, para este mundo: on streaming.


Sr. Testos es un convencido del modelo económico que asume la industria actual del sexo afectivo, como del sin afecto alguno.

Principalmente no guarda consideraciones con las sexo servidoras o con los sexo servidores, donde éstos últimos han venido ganando preferencias debido a una larga y remota historia desarrollada desde que el sexo fue sexo para el sexo...


Sr, Testos es compatible con ese extremo que evita una educación corporal, sexual, espiritual y efectiva saludables se deslinda de esos temas dentro de las educaciones formal o de escuela como tal, como de la no formal, recibida ésta desde el trato familiar, pasando por la participación en la comunidad y en las prácticas y consejos nunca desoídos que toda sociedad ha aportado entre los seres humanos desde que el mundo es mundo.


Sr. Testos se pregunta muchas cosas al respecto, por ejemplo: ¿La pornografía practicada en conciencia, qué tanta conciencia aporta sobre sus efectos entre individuos, grupos sociales y naciones en su consumo, en su práctica, en su explotación misma y en su alegato a ser ocupación humana permisiva "con todas las de la Ley"?


Sr. Testos empieza a creer que es tiempo de democratizar el tabú del sexo pero esa idea desviada y fundamental en él también tiene multiplicados seres humanos -tanto hombres como mujeres-, que piensan igual, sólo que encubren sus inclinaciones que, más que ocultarlo, lo revelan cada vez más, y en en diferentes actividades ("liberales", o no) que el mundo -y dentro de éste- tiene censores y propagadores a favor de lo que censuran y promueven lo que defienden, que, sin ser sabiondos, no pueden dejar de evitar que esa "pornocracia" se extendiera en todas las latitudes y en profesiones tan respetables que, es mejor callar, a fin de no suponer que el mundo lo sabía, menos sus involucrados.


Sr. Testos y otros correligionarios del sexo por el sexo mismo, descobijan sus intenciones mediante un discurso lúdico y de entretenimiento tolerado por representantes del orden que, creían con gran convencimiento estar instalados en los mejores tiempos de la obscenidad, donde el mundo practicaba el sexo sin preguntas reflexivas de tal práctica, pues el sexo era así: "hacer por hacer", "se hacía, porque se hacía" y, además, "porque desde siempre se ha hecho", sin que hubiera razón de peso para que dejara de ocurrir, sobre todo, por avenirse a cualquier modelo o fórmula económica y social; política y cultural; religiosa o ideológica, por señalar algunas derivaciones por el estilo.


Sr. Testos había apostado a la politiquería y ya era, en estos días, firme candidato y defensor a ultranza de ese bárbaro axioma: "sexo por sexo para todos y para todo" que, a no escasos y potenciales electores dejaba con variantes de agrado y desagrado, o bien, con palmo de narices o con narices apretadas en dedos socorridos.


En su agenda electoral en ciernes, promovía cierto discurso no menos oportunista, lo siguiente:


1) El porno bien llevado es salud de quien lo ejerce, lo practica, lo subvenciona, lo tolera, lo produce y lo reproduce;


2) Es sustento firme de relaciones de su industria y desde ésta, de producción y reproducción;


3) Es tan elástico que se ajusta a todas las corrientes ideológicas, políticas, económicas y comerciales que, aunque lo censuren -de dientes para adentro- lo corroboran los hechos en su práctica y recolección de usufructos que no deberían de detenerse nunca jamás;


4) Es anti educativo formal pero tremendamente educativo informal, debido a su fuerza de desviación humana, para lo cual había que echar un vistazo a los catálogos de perversidades a encontrarse no sólo en la web oscura sino hasta en aparentes distracciones -subliminales, de más o subliminales de menos-, que se pueden mostrar y aún topar con mentes, ojos, almas y vidas de niñas como de niños; de adolescentes y jóvenes principalmente, pero sin excluir a los adultos, y a ciertas personas vulnerables no impedidas de manipular móviles, ordenadores de escritorio, televisiones de plasma o medios de comunicación informática y electrónica de tecnologías de puntas efímeras y en constante depuración cuantitativa y cualitativa.


5) Es, también, una actividad que desborda no sólo un límite personal o individual, puesto que, socializado de manera regular, reproduce su industria particular en una idea de personalizar la industria para uso privado, sin que los medios de producción y quienes se involucren en ésos, sientan empatías ante el consumo habitual que desoye y no censura la explotación de la imagen corporal humana, principalmente de las mujeres y, ahora, en tiempos relativamente recientes, de hombres.


6) Todo lazo afectivo que no se descubra ligado a lo pornográfico no es confiable al sistema económico que lo promueve, lo tolera, lo incita o lo aprovecha en toda su integridad posible.


7) El actual sistema económico dominante puede llegar a ocupar la educación sexual no cubierta de las poblaciones más vulnerables al quedar en mentes, corazones, almas y manos de los industriales de esta actividad.


8) La "pornificación" de costumbres es, ya, un ejemplo socializado "en línea", en búsqueda y suscripción "adulta on streaming", donde la Internet inalámbrica ofrece sus alternativas de determinado número de megas por cobertura mensual a precios de mercado en competitividad comercial.


9) Adicionando a esto, la telefonía celular incluyente de los saberes y los sabores del chip nuestro de cada día, otorga ventajas de minutos ilimitados, como de mensajes cortos, megabytes para navegar en espacios de la web y aún de los que también incluyen extensionalidad de las redes sociales; sin contar las recargas tiempo-aire de la explotación del espectro radioeléctrico mundial.


10) La pornocracia del día tampoco olvida brindar la experiencia compartida en el entretenimiento completo de manejo de aparatos y accesorios de paquetes de contenidos por millares para ver, escuchar, grabar y reproducir las veces que uno desee desde apartados de fácil saciedad individual al relacionar tendencias correligionarias pornocráticas: "donde se quiera", "cuando se quiera" y, "con quien se quiera" presenciar en cobertura nacional.


Tales planes de recreación y diversión sobrepasan veintenas, cincuentenas, setenteras o centenas de ofrecimiento de canales tasados en niveles: básicos, de todo acceso o con coberturas internacionales.


Cabe decir que esas promociones llevan a cabo ofrecimientos de todo acceso junto a canales tasados en niveles: básico junto a regalos de televisión abierta y aún de canales digitales de audio, de audio-imagen y desde programaciones adultas que no requieren constataciones físicas cuando precoces menores de edad de ambos sexos, manejan con solvencia de personas mayores a dieciocho años, esos medios y recursos de "distracciones" de hoy día.


¿Hace falta decir algo, que impida al Sr. Testos, pugnar por su electorado, dada sus preocupaciones de empatía correligionaria, desde esta lucrativa actividad?


Si usted está en contra, llame al número que está pensando y solicite auxilio...

19 de Mayo de 2020 a las 21:58 1 Reporte Insertar Seguir historia
1
Fin

Conoce al autor

Francisco Rivera Escritor activo en varios géneros que desea dar a conocer su producción y llegar a público masivo monetizando en debida oportunidad sus creaciones propias, con apoyo de Inkspired.com/es

Comenta algo

Publica!
Francisco Rivera Francisco Rivera
Ante los efectos de la post pandemia, de llegar a darse bajo medidas de salud pertinentes, se hace esta pregunta: ¿Modificará hábitos arraigados y viejas prácticas como este negocio del comercio humano más antiguo de que se tiene memoria?...
May 19, 2020, 20:30
~