D
DSMO Martin Ortiz


"Querido diario, hoy tendré que volver a sonreír, mostrarle a mis amigos y compañeros de instituto que he superado el dolor, dejar mis demonios del pasado y empezar de nuevo. Solo realemnete mnete quiero que sea un buen año" Lara Méndez va cursando penúltimo año de instituto, debido a la muerte de sus padres, se sumerge en una fuerte depresión de la que no ha podido salir desde aquel día, pero lo que no sabe. Es que dos personas llegarán a su vida, para hacerla todo un caos más de lo que ya es.


Acción No para niños menores de 13.

#amor #acccion #misterio
1
881 VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

Nuevo comienzo

"Querido diario, hoy tendré que volver a sonreír, mostrarle a mis amigos y compañeros de instituto que he superado el dolor, dejar mis demonios del pasado y empezar de nuevo. Solo realmente quiero que sea un buen año"


Cierro mi diario, me levanto de la cama y me dirijo al espejo. No hay nada de lo que queda de la chica de antes, no hay vida, no hay alegría, ni luz. Pero se lo prometí a mi tia Clara, este año será un nuevo comienzo, trato de sonreír, pero lo único que consigo es una horrible mueca.

Escucho a mi tía llamarme para que baje a desayunar. Cojo mi mochila y cuando salgo de la habitación, me cruzo con mi hermano Austin, lo saludo pero solo me ignora y sigue su camino.


—Toma, come antes de que se enfríe- pone el plato en la mesa. Yo solo sonrió con agradecimiento.

—¿Dónde está Austin? - pregunto

— Sabes que no le gusta desayunar con nosotras-Me dice mi tía mientras, agarra una tostada y le pone mantequilla.

-Sonrió con cierta tristeza—He intentado hablarle las últimas semanas, pero solo me ignora, ni si quiera me dirige la mirada.

—Dale tiempo, todavía no asimila lo de tus padres muy bien--me pone una mano en el hombro.

Termino de desayunar y escucho la bocina del auto de mi mejor amiga Ally. Me despido de mi tía y salgo. Abro la puerta del coche y Ally me sonríe.

—Mierda, hace mucho no te veo ¿Cómo estás? - pregunta, mientras me abraza.

—Bien, mejor que hace 4 meses-meses- Contesto.

—Sé que no te gusta hablar de aquello. Pero cualquier cosa estoy aquí.-

—Lo sé y te lo agradezco--Sonrió


En el camino me fue platicando de lo que hizo en el verano y que conoció a un chico en New York, pero solo fue una aventura. Por cierto, somos de un pequeño pueblo llamado RidelHill, no está muy lejos de New York y me parece perfecto, ya que cuando salga del instituto, espero quedar en alguna universidad de aquella ciudad.

Ally estaciona el auto y nos derigimos a la dirección a reclamar nuestros horarios.

Pero veo a mi hermano entrando al baño, así que me dirijo ahí, me importa una mierda si es de hombres. Cuando ingreso veo a Austin aplicándose unas gotas en los ojos.

—¿Qué mierda haces? - Lo empujó

—Nada que te interese--Frunce el ceño y me confronta.

—Como no me va interesar, cuando veo a mi hermano menor drogandose-

—No necesito tu ayuda--pasa a mi lado y se aleja de mi nuevamente.

—No esta vez, no me seguirás ignorando y tratando de esa manera-.


Cuando salgo del baño para ir detrás de él. Chocó con alguien.

— Lo siento, lo siento, fue mi culpa-culpa--dirijo mi mirada hacia con quien choque.

Él me responde algo, pero no logro entender solo me quedo analizandolo. Joder, que guapo es.

—¿Estas bien? - Salgo de mi trance y sonrió.

—Si, lo siento, solo estaba distraída.

— Me disculpo fui yo quien choque contigo-Responde-contigo-Responde--Aunque no fui yo quien salió del baño se hombres--comenta con cierta gracia.


— Me disculpo fui yo quien contigo-Responde--Aunque no fui yo quien salió del baño se hombres--comenta con cierta gracia.

--Suelto una carcajada—Estaba resolviendo unos problemas con mi hermano menor-- Aclaró


—Espero que los soluciones--Sonríe. Hasta su sonrisa es hermosa—Creo que es mejor irme para que no llegar tarde el primer día de clase. Adiós...


—Lara, mucho gusto--estiró mi mano y él la toma, siento una corriente recorrer mi cuerpo y parece que también le pasa lo mismo.

— Matt, me llamo Matt-

Cuando se presenta, se despide ducadamente, me momento


Cuando se presenta, se despide ducadamente, me trato de dirigir al aula. Pero chocamos de nuevo y empezamos a bailar una especie de balls, ya que los dos íbamos por el mismo camino. Cuando al fin me cede el paso, le agradezco y voy a mi lugar de destino.

Sonrió, tal vez este año no sea tan malo después de todo. Por primera vez siento algo de esperanza.


Pero lo que Lara no se imagina, es que una tormenta esta por venir.





















18 de Mayo de 2020 a las 06:13 0 Reporte Insertar Seguir historia
1
Continuará…

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~