vladstrange01 Vlad Strange

Su perturbadora mirada vacía seguía fija en mi; no paraba de observarme y su respiración era cada vez más agitada, al igual que la mía. Su piel verdosa caía a gajos sobre mi manta, haciendo ruidos viscosos y mostrándome lo más asqueroso de su carne putrefacta. Y yo estaba ahí: congelado, sin poder mover ni siquiera un dedo del pie. Una gota de sudor se derramó desde mi sien y se desvió hacia mi móvil, apoyado entre mi oreja y la almohada. Entonces, una voz conocida escuché: —Amor, ¿ya duermes?

#pesadillas #TheMicroStoryteller #theauthorscup
  15 de Mayo de 2019 a las 12:42
AA Compartir

Comenta algo

0 Comentarios
Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!

Más microrrelatos