azaylih Alhs Haaz

David, así se llamaba el hombre deseoso de la muerte. No daba paso a un pensamiento consciente, la rabia lo consumía. Cuando sintió un sabor metálico en su boca se dio cuenta de lo que había hecho, pero lo que lo sorprendió no fue el hecho de haberle quitado la vida a alguien si no aquel gran alivio y extraña sensación de satisfacción que sintió al ver el cuerpo destrozado e inválido de aquella mujer que media hora antes intentó detener su suicidio.

#suspenso #suicidio #crimen
  20 de Diciembre de 2018 a las 08:01
AA Compartir

Comenta algo

0 Comentarios
Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!

Historias relacionadas

Más microrrelatos