Nace Destiny Forgotten Seguir blog

destiny_forgotten Destiny Forgotten La escritura es la mayor herramienta para sacar todo aquello que paso, que se siente y se imagina y el anonimato es el gran aliado que contribuye al empoderamiento y no guardarse nada. El amo y el desamor, la ilusión y la tristeza, hay tanto en mis historias. Se que existen mas como yo, que omitieron información, disfrazaron situación quien sabe porque, pero que necesitaba compartir con alguien, y ese eres Tú.
Historia No Verificada

#destiny-forgotter #compartir #alegrias #anomina #vida #realidad #real #desamor #chile #historias #loca #loca-amor-engaños-desamor-historiasdevida-historias-real-realidad-amor-love-sueños-ilusion
AA Compartir

Lo hermoso también se olvida

Este capitulo es tan cursi como su titulo pero a la vez tan cierta, las cosas hermosas que suceden en la vida también pueden llegar a olvidarse. Recuerdan la siguiente expresión: "Me gustas Carla, lo dije enserio y fui un tonto en no decirlo antes. Ya no nos veremos más... yo te estaré esperando.", esas palabras fueron las mas hermosas que mi pequeño oído logro escuchar, me llenaron de ilusión, con ellas pase a una etapa llena de emociones que Yo, particularmente, describiría como sorpresiva. 


A mis 13 años me comunican la decisión de ya no estudiar mas en mi colegio rural, y que debía comenzar a asistir a un colegio urbano. Esto me saco de mi zona de confort, llegar a un lugar con personas desconocidas, la incertidumbre de saber si les agradaría, saber si encajaría en su mundo el cual era totalmente distinto al que llevaba viviendo esos 12 años, pero no había vuelta atrás, el cambio de colegio era la consecuencia de un cambio de casa que ya habían decidido mis padres. Seis días después del comunicado ya estaba viviendo en el pueblo, acostumbrándome a la palabra vecinos, calles y a la expresión de mi madre "Tienes que salir a hacer amigos", yo solo tenia cabeza para la preparación psicológica de la vuelta a clases y esperar con ansias las noches, ya que repasaba cada uno de los detalles de aquella promesa hecha por #Sujeto1.


El primer día de clases no fue de lo mas horrendo, conocí a Nancy, ella hizo que todo fuera mas agradable pero presentarme fue lo mas vergonzoso, no estaba preparada para hablar en voz alta a tantos par de ojos, pero lo logre. Llegar a eso colegio me hizo madurar y sacar la personalidad que me faltaba, conocí a muchas personas geniales y otras no tanto. Ya para cuando llevaba medio año todo se había vuelto mas llevadero, conocía lo bastante para manejar cualquier tipo de situación, los molestos niños de primera etapa, las miradas criticas que aquellas chicas que veían los pasillos como que fuesen la pasarela de un desfile Victoria´s Secret, el bullying de algunos sin conciencia hacia mi persona o hacia la de otros, entre otras situaciones que ocurren en todos los colegios del planeta.


Cierto día, al tocar el timbre, algo ocurrió con la puerta del baño en el que me encontraba, me era imposible abrir, me desespere tanto que me arrodille y cruce por debajo de la puerta, lave mis manos y me introduje en los largos pasillos rápidamente para llegar a mi sala. Cuando iba en esa dirección, en frente aparece Manuel, un compañero tan egocéntrico como guapo, para él el mundo giraba a su alrededor y sabia muy bien que todas estaban rendidas a sus pies, bueno no todas Yo imagino que eramos muchas las que creíamos que teníamos cero oportunidad de recibir siquiera un Hola y por la misma razón hasta lo encontrábamos detestable, horrible e insoportable. Cuando le vi solo pensaba en esas características y en como seria su vida si seguía así con esa actitud, ¿habrían personas mas desagradables que el?, pensaba en ello cuando su voz me saco de esos pensamientos analíticos: 


- Carla!, la profesora me envió a buscarte, ya están todos en la sala. - dijo levantando la mano.

- Voy! - dije sonriendo a la fuerza. 

- Apuraaaaa! - insistía.

- Que ya voy, ¿no me vez? - dije irónicamente. 

- Te veo, no tienes que ser tan pesada. Porque tardaste, ¿acaso no escuchaste el timbre? - Se dio vuelta para encaminarse en dirección a la sala.

- Quede encerrada en el baño - comencé a justificarme sin saber porque.

- No te creo, yo creo que estabas con alguien - dijo sin voltear.

- ¿Que? Noo, es cierto quede encerrada, se atasco el pestillo.

- Yo diré que estabas con alguien. Aunque no se quien podría verte con otros ojos. Quizás no me creerán. - dijo en tono de burla. 


Siempre se burlaba sobre mi altura, mi cara redonda, el particular color de mis ojos, de lo que fuese él lo replicaba para molestarme, no nos llevábamos de lo mejor, pero cuando pedía ayuda en las materias ahí estaba yo enseñándole una y otra vez, solo se hacia el amable para conseguir cosas.


- Que no!, no había nadie mas. - seguí defendiéndome - Que tengo que darte explicaciones a ti. - dije eso y ya iba a su lado caminando.

- Entonces... - Voltio en mi dirección acercándose. - ¿Me juras que estabas sola en el baño? 


Yo retrocedí, mi voz se paralizo, solo avanzaba hacia atrás rogando la pared estuviera infinitamente lejos. Una vez tope con la pared se me quedo tan cerca que nuestras narices rozaban. Todo en nuestro alrededor parecía haberse paralizado, ¿que estaba ocurriendo? ¿porque tenia al mas guapito de la clase tan cerca de mi?, pero no todo es color de rosa señores, me cuesta admitir que me sentí especial por aquellos segundos, pero recuerdan que describí a este personaje como egocéntrico, pues lo que dijo me lo confirmo:


- No te emociones Carla, ya quisieras que esta boca tocara la tuya, pero eso jamas ocurrirá. - lo dijo mirándome a los ojos con tanta seriedad y burla, luego de eso se encamino hacia la sala riendo.


Yo quede  como una estúpida babosa, me reincorpore como pude en esa sala, mis cachetes aun estaban rojos de la vergüenza que había vivido,  ni siquiera intente mirar hacia el, solo pensaba en lo ingenua que había sido. Mi profesora pregunto que ocurría que porque llegaba tarde y le explique que no me sentía del todo bien, no indago mas sobre mi estado y volvió a su clase, sin antes claro darle las gracias a Manuel.


No hable con el por días, lo que había hecho fue macabro, no puedes ser persona si juegas así con los sentimientos de alguien, lo único bueno de todo es que no hubo publico presenciando semejante situación, fue una burla, porque eso sentí que fui parte de una mala broma, pero no todo estaba perdido, ya llegaría algún día a pedir un favor y se lo negaría totalmente. 


El primer viernes del mes de octubre, recibí un papel mientras el profesor de matemáticas explicaba el famoso Teorema de Pitágoras, el Whatsapp antiguo y precario al que tuvimos acceso y que francamente te hacia confiar en aquel intermediario que jamas leyó lo que pasaba por sus manos, pues dicho papel provenía de él, Manuel, traía siete palabras, maravillosas palabras, las mejores que pudieron haberse escrito, las que tanto espere, si pudiese haber llorado lo habría hecho... "Hagamos juntos el taller de mate. Pliss"... sentí como que si un espíritu maligno se apoderara de mi ser, tome lápiz y respondí con letras marcadas "Ok, Nancy, Tú y yo." y envié al mensajero que le entregase mi respuesta, lo quede mirando y vi su sonrisa, me miro y me dio pulgar arriba. Inmediatamente a ello arranque papel de mi cuaderno y le escribí a Nancy "Taller de Mate: Cony, Tú y yo. Hace el papel y se lo entregas de inmediato al profesor". Cony siempre se sentaba en frente y Nancy se sentó a su lado por ordenes del profesor, era un tanto dispersa y por ello la enviaban en cada clase de matemáticas de las primeras. Esperé el gesto de aceptación de Nancy y solo me quedo esperar que la clase finalizara para que todos entregaran un papel con los grupos para aquel taller.


Minutos antes de tocar el timbre todos comenzaron a buscar con quien hacer grupo, Nancy ya había entregado nuestro papel y yo miraba atenta a Manuel esperando su reacción. De pronto el profesor comienza a leer los grupos que se encontraban listos, al nombrarme junto a las chicas, Manuel me miro fijamente y soltó una sonrisa derrotada, yo me sentía de lo mas victoriosa, al tocar el timbre comenzaron todos a salir, y el estaba parado en la puerta esperando que me acercara, al pasar por ahí se pone a mi costado y me dice en voz baja:


- Fue un golpe bajo Carla. - su aliento me rozo el cuello.

- Estamos a mano. - dije triunfadora sin mirarlo.

- No te quejes luego. - dijo pasando delante de mi.


No puedo negar que fui cuidadosa mucho tiempo esperando que viniera la contra parte con sed de venganza, pero nada de eso ocurrió, luego del taller de matemáticas volví a ser la compañera de curso que jamas miro ni hablo, ya no me pedía ayuda, fue como que no existiera en su día a día. No fue hasta finales de noviembre cuando ya las clases estaban finalizando que volvimos a hablar, nuestra profesora jefe ofreció a sus alumnos para cooperar en la despedida de los octavos años, específicamente en montar y desmontar el escenario de la ceremonia. 


Los mas altos, es decir él. yo y dos compañeros mas, fuimos elegidos para entregar los certificados aquel día, la ceremonia se realizo a las 3pm pero nosotros tuvimos que llegar a las 9am para el montaje, mujeres haciendo las particulares letras doradas y hombres ayudando con las sillas, en un momento me encontraba yo pegando las letras al telón montada en una mesa y pasa junto a mi Manuel, me queda mirando y dice:


-  Estas en una posición muy desfavorable Carla, no creas que me he olvidado de lo nuestro. - dijo mirándome hacia arriba.

- Ni lo pienses!, ¿que nuestro? ¿estamos a mano? - me expresaba con preocupación.

-   Lo se, solo espero una disculpa. - dice riendo.

-   Una disculpa, no la mereces, fuiste tu quien comenzó todo.

-   No me iré sin escucharla. - dijo amenazando con mover la mesa.

-  No, no!, esta bien, discúlpame por lo del taller. - dije pensando en nada mas que me dejara tranquila.

-  ¿Sabes?, quisiera oírlo de nuevo, se escucha tan bien.

- ¿Que?, no es gracioso Ma..... Ahhh!! - movió la mesa y solté el grito. Inmediatamente mi cara se puso roja del susto y mi expresión cambio. - No es gracioso Manuel, ya no lo es.

-   ¿Te asuste mucho? Carla, disculpa no te enojes. - dijo con un tono de preocupación.

-   Estoy bien, solo.... nada, estoy bien. 

-   Oye, estaba bromeando, discúlpame. - se quedo parado un instante y luego se esfumo.


No dije nada, y seguí en mi tarea. De verdad me había molestado lo idiota que podía ser, de verdad me había asustado y ya estaba dispuesta a no tomarlo en cuenta. Al terminar de ordenar se nos pidió ir a casa y cambiarnos de ropa para la ceremonia, una vez de vuelta en el colegio nos dieron las instrucciones y ya solo nos quedaba esperar a que comenzara, Manuel no me quitaba los ojos de encima, se me acerco a preguntar algo sobre el protocolo de la ceremonia y aprovecho para pedir nuevamente disculpas y yo le indique que estaba todo bien, que no se preocupara, terminó la pequeña conversación diciendo que esperaba así fuera. 


La ceremonia fue igual a la de todos los años, mismos premios, mismas palabras, mismo protocolo y la famosa canción del Adiós, con esta ultima dando termino a todo, donde por fin ya podíamos relajarnos y ponernos ropa cómoda para ordenar todo. Nos dieron una colación por ser parte del equipo organizador mientras nos turnábamos en la sala de clases para cambiarnos de ropa, luego de ellos nos fuimos hasta el salón y comenzamos a ordenar todo muy rápido,  cuando estábamos listo nos quedo tiempo para jugar en el escenario, eramos unos niños como no jugar, los pasillos del escenario y las cortinas le daban un toque terrorífico al lugar sumando a ello que el colegio entero estaba vació, solo auxiliares y adultos por ahí. 


A los minutos una auxiliar nos indica que todo esta Ok y que podemos irnos a casa una vez firmemos una hoja de asistencia con nuestra profesora, todos acatamos lo indicado, comenzamos a recoger nuestras cosas para salir del salón, yo había dejado mi cosas en el estrado del escenario, subí por el y me introduje en el pasillo angosto detrás del escenario que da a la puerta de salida, de pronto alguien me da un susto diciendo:

-  Espera Carla, lamento haberte asustado con eso de la mesa. - lo dijo en un tono de arrepentimiento.

-   Ya te dije que esta bien, no me molestes, haz nuevamente que no existo, no te costará. - dije como sentida por todos los días que me ignoro.

-   No es tan fácil. - dijo mientras se acercaba.

-   No, no, no caeré de nuevo, eres tan egocéntrico, de verdad ya sale. - apoye mi mano derecha en su pecho y presione para sacarlo de enfrente.

-   No soy egocéntrico! - al parecer había herido su ego.

-   Ay, por favor no me digas que nadie te ha dicho lo pasado y creído que eres, todo el mundo lo comenta por si no te has dado cuenta. - dije muy furiosa.

-   ¿Tu crees eso? - pregunto mirándome a los ojos fijamente.

-   Pues la verdad es lo que veo a diario, pero que importa lo que piense. - dije sin quitar mi mano que aun seguía en su pecho presionándolo.

-   Contigo no lo soy, no si te has dado cuenta. - mientras lo decía se giro y me dejo con la espalda en la pared, con su mano izquierda me rodeo por la cintura y yo aun con mi mano presionando su pecho.

-   ¿Que te pasa Manuel? Ya basta! - dije mirando la salida.

-    Hey, mírame. - su tono de voz había cambiado y se notaba relajado.

-  ¿Que? Esta bien te perdono pero dejam... - no termine mi frase porque sus labios me lo impidieron.


 Mi primer beso, no estaba soñando era real, fue un beso largo y lento, creo que fue un buen beso, había practicado mucho conmigo misma ¿quien no practico sus besos antes? es regla general tener que hacerlo, sino como enfrentas situaciones como esta. Para que les voy a decir que me moleste, para nada, en definitiva el chico tenia la peor actitud del mundo pero besaba muy bien, muchas quisieran haber estado en mis zapatos ese momento, me caía mal, recuerdo haber dicho eso pero del odio al amor igual hay un paso ¿o no?. 


-   Discúlpame, pero tenia ganas de hacerlo ¿Te gusto? - pregunto mirándome fijamente.

-   Si, estuvo bien. ¿Así es como le pides disculpas a todas? - dije mirando hacia abajo.

-  ¿Que? No, no había dado un beso como este. Esto no lo puede saber nadie Carla. Pero me encanto. - me miro de manera tierna y creí en sus palabras.

-   Si tu lo dices. - dije.

-   Pero quisiera que volviera ocurrir ¿Tú?. - pregunto.

-   No lo se. - dije saliendo del pasillo apresurada y ultra nerviosa.


Luego de ese episodio y gran momento en mi vida, cada vez que el me hablaba o miraba yo me sonrojaba de la nada, desde aquel día su actitud cambio conmigo, era mucho mas amable y ya no me molestaba como antes. Terminamos el año de muy buena forma, ya era pasado las 4.30pm y muchos ya habían salido corriendo desesperados a sus casa, fin del año escolar y nosotros asiendo de todo para demorarnos y ser los últimos del curso en irnos y así poder despedirnos. No tenia grandes expectativas para mi un momento a solas con el bastaba, caminamos juntos hasta una esquina a fueras del colegio, nuestras casas quedaban en polos opuestos por tanto era el lugar de encuentro y de despidas a diario, nos detuvimos y nos quedamos viendo nerviosamente, de pronto el se acerca y sus labios presionaron entre mi mejilla y mis labios seguidos con un abrazo apretado.


-   Nos vemos el próximo año. - dijo mientras aun me abrazaba.

-   Nos vemos, que tengas una buenas vacaciones. - dije.

-   Te extrañare. - dijo mirándome.

-   Yo igual. - dije junto a una sonrisa y me aleje.


Mientras caminaba iba decidiéndome si mirar o no hacia atrás, ¿voltearía él también?, me anime y lo hice, ahí estaba el parado viéndome, levanto su mano y la agito, yo le respondí con el mismo gesto y ambos nos volteamos para continuar.    Fue así como aquellas hermosas palabras de #Sujeto1 quedaron comprimidas en mi memoria, un momento que no pudo superar las acciones concretas de Manuel.








12 de Febrero de 2019 a las 13:48 0 Reporte Insertar 0

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~