AA Compartir

Muerte

La vida es una casualidad. No decidimos donde nacer, en quién creer, ni cómo morir. La muerte da fin a nuestro viaje, uno al que llegamos sin pedir, y del que partimos sin darnos cuenta. Si la muerte no existiera, no perteneceríamos ni a tiempo ni a lugar alguno. Las personas y vivencias se borrarían de nuestras memorias con el paso del tiempo, y cada tanto tendríamos que volver a empezar. Tal vez no decidimos que lo mejor que nos pase en la existencia termine, pero sabemos que es efímera, y es ese recuerdo el que nos suzurra al oído de vez en cuando: "aprovéchalo, porque nunca volverá".

31 de Mayo de 2018 a las 03:41 0 Reporte Insertar 1
~