Blog del Escritor Seguir blog

blog Jackie Inkspired Blogger Aquí encontrarás todos los consejos que necesites para finalmente empezar tu historia. Además, tendrás constantes tips para motivarte y pulir tus libros digitales, y así ganar más seguidores y fieles lectores. :)

#blog-tipsparaescribir
66.6mil
83.3mil VISITAS
AA Compartir

La elipsis narrativa

La elipsis narrativa es un recurso literario que se utiliza para eliminar información o algún acontecimiento que ocurre en una historia dada. Esto se puede hacer por diversas razones y todo queda de parte del autor de la obra. Con este recurso se juega con el tiempo, el espacio y la información, ya que es muy fácil hacer que los personajes se trasladen de un lugar a otro sin tener que narrar el viaje que han hecho. Así como también ir de una fecha a otra.

A través de este recurso el autor de la obra puede lograr que el lector reaccione de ciertas formas que harán que este quiera seguir pegado a la historia. Esta eliminación consciente de información se apoya en la teoría del “menos es más”, de esta manera no sobrecargamos la obra y evitamos que los lectores se cansen con tanto detalle. En estos saltos no se pierde la continuidad de lo que se está narrando.

Cada escritor cuenta la historia de la manera que quiere y de esta manera va a depender qué material va a utilizar para narrar dicha historia y cuál va a dejar de lado. Todo será de acuerdo a su enfoque, por lo que el autor necesitará de la elipsis para ahorrar toda aquella información que no entre en su esquema narrativo. Quedará de parte del lector apreciarlo en toda su dimensión en el momento de la lectura.

¿Es recomendable el uso de este recurso?

Sí por supuesto. Ya que cuando se crea una historia no se agrega todo lo que se planifica, con el fin de evitar recargarla de detalles sin importancia. Además de que la intriga tiene un papel de peso en toda historia. Si le decimos al lector todo lo que tiene que saber le estaríamos quitando la oportunidad que deduzca por sí mismo los acontecimientos, lo que causará que se aburra y abandone la historia.

¿Cuándo podemos hacer uso de este recurso?

Cada vez que quieras siempre y cuando se utilice con conciencia. Tampoco se debe abusar.

Algunos casos pueden ser:

—Para acelerar el ritmo de la historia.

—Para evitar recargarla.

—Para intrigar al lector.

—Para evitar repetir lo ocurrido en las escenas.

—Para lograr fluidez de la historia.


Escrito por Taty Calderón. (@iamtaty)

31 de Mayo de 2020 a las 00:05 2 Reporte Insertar 16
~

La procrastinación

Según la RAE procrastinar es diferir o aplazar. En Wikipedia dice que la procrastinación, postergación o posposición es la acción o hábito de retrasar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes o agradables por miedo a afrontarlas.


Dicho esto hablaremos sobre el tema ya que es por excelencia el talón de Aquiles de muchos de los escritores y también lectores alrededor del mundo. Como dice en el primer párrafo, procrastinar significa que posponemos algo prioritario por algo que es irrelevante.


Cuántas veces te ha pasado que dices voy a escribir y llegas a casa con ese ánimo encendido pero alguien tiene la tv prendida y están pasando una película que a ti te gusta la cual te lleva a terminar sentado en un sofá por dos horas para que al final del día no terminaras escribiendo absolutamente nada que no fuera algo en un chat de WhatsApp. Me ha pasado y estoy segura de que a ti también, quizá no en igualdad de circunstancias pero si algo muy parecido.


Es muy fácil dejar de escribir para aquellos que tendemos a procrastinar por cualquier cosa, llámese ver algo en Netflix, charlar por chat, ver Facebook, Twitter o Instagram o simplemente tirarse a dormir la siesta. Podremos encontrar mil cosas que nos distraigan y esa es la cuestión ¿Cómo lograr no distraernos para cumplir nuestras metas?


No es sencillo, para una mente creativa y dispersa es difícil enfocarse más no imposible. Por ello te doy cinco básicos consejos para ayudar a salir de la procrastinación:


  • Define tus tiempos: Poner tiempos limite siempre ayuda a querer cumplirlos. Si decides escribir una hora diaria agrega en tu pc, móvil o tableta un cronometro o alarma para marcar el tiempo que dedicas a escribir.


  • Concreta tus ideas: Lo peor que podemos hacer como escritores es sentarse a ver que sale, a ver que te trae la inspiración para escribir. Ejemplo: Escribes una historia de romance sobre un arquitecto y una diseñadora, pero luego llegas al capítulo donde describes un poco sobre el oficio de alguno de ellos y sin embargo no sabes nada del tema. Luego te pones a googlear y terminas viendo vestidos de noche para dama de unos XV años o bien el último juego de The Witcher para jugar. Esto suele pasar más de lo que imaginas por lo que te sugiero que dediques un día única y exclusivamente a la investigación. Escribe primero los puntos a investigar y ve uno por uno hasta completarlos, de esta manera no te distraerás y harás de tu tiempo algo más productivo.


  • Escribe en silencio: Procura hacerlo cuando sin tantas personas a tu alrededor que estén llamando tu atención. A veces es imposible, lo sé, pero no dejes de intentarlo. Si te pones a escribir en tu salón de clases tarde que temprano algún compañero te hablará y terminarás posponiendo lo que escribes. En mi caso como mamá, escribo en las tardes noches, cuando mis hijos alistan sus cosas para el día siguiente o están ya acostados. Esto me trae mejor concentración y mayor fluidez en mi escritura.


  • Apaga el teléfono: Inténtalo, o ponlo en un lugar alejado de ti. Tener el teléfono a un lado es una de las mayores distracciones que uno tiene a la hora de sentarse a escribir. Si escribes desde tu móvil, intenta ponerlo en modo avión al menos por el tiempo que has definido para tu escritura. Así no recibirás distracciones que impidan tu propósito.


  • Ten metas claras: Si eres de esas personas que piensan que en un mes va a escribir un libro y se siente motivado al inicio a hacerlo pero no sabe por que no lo logra, te diré que es causa de la frustración. El ponerte metas tan altas sin haber ejercitado antes la escritura te hará sentir frustrado y dicho sentimiento hará que abandones o pospongas a la larga lo que escribes. Mi lema personal es: Un día a la vez. Diariamente me pongo metas reales y trato de cumplirlas, de esta manera me siento satisfecha y a su vez motivada por cumplir un día más.


Como puedes ver procrastinar es algo muy común pero no por ello dejaremos que se normalice en nuestras vidas. Crear a conciencia un calendario o definir metas ayuda a querer alcanzarlas. Mentalízate terminando algo, quizás te lleve tiempo pero si te esfuerzas lo vas a lograr.


Artículo originalmente escrito por Gin Les (@ginyales)

30 de Abril de 2020 a las 00:49 3 Reporte Insertar 44
~

Cuando la fuente de inspiración se acaba

A todos nos ha pasado en algún momento que nos quedamos sin ideas, argumentos o inspiración para escribir. En su mayoría nos sucede a los autores noveles ya que no contamos con la experiencia o práctica de lograr convertir el arte de la escritura en un ejercicio diario para el alma e intelecto.


Ya quisiéramos ser un Stephen King, Nicholas Sparks o Collen Hoover para estar publicando periódicamente un libro, no faltaba más. Esas creo yo son aspiraciones de todos y cada uno de los que hemos decidido hacer de la escritura una carrera recurrente o permanente en nuestras vidas.


Es por eso por lo que hoy te tengo unos cuantos consejos prácticos para lograr que la inspiración no falte.


1. Se curioso: Una de las cualidades infalibles del escritor es la curiosidad. La necesidad de estar constantemente aprendiendo cosas nuevas alimenta la mente, ya sea leyendo, mirando un documental o algún tutorial sobre cómo hacer lo que sea que te llame la atención.


2. Pregunta por las historias familiares: Si no te gusta inmiscuirte en la vida privada de los demás, tendrás que dejar ese prejuicio a un lado para comenzar a indagar de forma respetuoso. No se trata de que te conviertas en la tía imprudente de tu familia, pero sí que conozcas de su tu historia. Pero, si eres de las personas que les gusta saber todo el árbol familiar creo que puedes sacar buenas historias de ello. Los abuelos siempre tienen historias entretenidas sobre sus padres, hermanos, hijos e incluso de los nietos. Escúchalas y verás como alguna te inspira una buena historia.


3. Busca anécdotas: Hacer un post en Facebook preguntando sobre cierto tipo de anécdotas ya sea curiosas, extrañas, de miedo o graciosas a tus contactos te puede inspirar a escribir algún cuento corto o si hay demasiada amplitud para la imaginación una historia larga. De igual forma si tienes hijos pídeles que te cuenten alguna anécdota de su día a día, en el trabajo, en la escuela, con sus amigos. Toma la idea central y desarróllala.


4. Existen algunos generadores de ideas en línea que te pueden servir para escribir, puedes usarlos y así tener una gama mas extensa de historias por desarrollar.


5. Escucha música. Aunque no lo parezca, la música es una gran herramienta a la hora de buscar inspiración. Una canción siempre puede abrir las posibilidades.


6. Lee. Leer es indiscutible en caso de ser escritor. Si me dices que no lees te diré entonces que tu falta de conocimiento sobre muchos temas está asegurada. Además de ser una fuente de inspiración, el leer se vuelve una fuente de conocimiento para aquel que se atreve a navegar por sus aguas. Hazlo y verás como ideas fluyen por tu mente.


7. Métete a retos de escritura, ya sea en la plataforma, en los grupos de Inkspired en Facebook o bien externos. Busca maneras de salir de tu zona de confort y anímate a buscar inspiración por todos lados. No te conformes.


Espero que estos consejos te sirvan y te motiven para escribir hasta que formes un habito de escritura que te permita ser constante. No te desanimes, todos pasamos por ello pero de alguna u otra forma logramos salir de ello. ¡Suerte!


Artículo escrito originalmente por Gin Les (@ginyales)

15 de Abril de 2020 a las 00:02 3 Reporte Insertar 40
~

Cómo crear el hábito de la escritura

Para escribir una novela tienes que tener el hábito de la escritura. Eso tú ya lo sabes, sin embargo pasa el tiempo y tu sigues siendo incapaz de sentarte a dedicarle un tiempo

determinado a la escritura. Esto no es complicado, aunque no lo creas, solo necesitas un poquito de voluntad, motivación y crear el entorno adecuado que te ayude a poner el foco de la escritura.


Busca lo que te motiva:

Pregúntate a ti mismo ¿qué es lo que deseas alcanzar con la escritura? Se honesto, solo así podrás usar esa motivación como motor.


Existen técnicas que utilizan algunas personas para motivarse de manera cotidiana, es decir, día a día y así lograr habituarse a escribir constantemente. Algunas de estas son: castigo, recompensa y compromiso. Estas se pueden poner en práctica de la siguiente manera:


  • Puedes castigarte si no cumples con el tiempo o las cuotas diarios que te hayas fijado. Por ejemplo te quedas sin la noche de pizza o tu serie favorita.
  • Puedes recompensarte por haber cumplido el hábito por cierta cantidad de tiempo con algo que te guste.
  • Puedes probar comprometerte con alguien. Decirle a alguien cuya opinión sea importante para ti, sobre alguna meta de escritura que quieres cumplir y permite que esta persona lo compruebe. De esta manera te sentirás impulsado a alcanzar tu objetivo.


Márcate un objetivo:

Plantéate escribir una cantidad de palabras todos los días por una semana, si fallas un día empiezas de nuevo. Esto te ayudará a mantenerte motivado a seguir escribiendo cada día. Claro fija metas alcanzables no exageres luego puedes ir incrementando.


Crea el entorno adecuado:

Escribir es una tarea exigente, un trabajo intelectual que requiere esfuerzo y concentración. Por esta razón escribir no es algo que pueda hacerse en cualquier lugar. Es preciso contar con un espacio tranquilo en el que dispongamos de todo lo necesario para poder estar concentrados en esta tarea. Esto es importante porque pude ser un elemento que refuerce tu motivación. Para esto puedes:


  1. Poner a la vista tu objetivo.
  2. Poner a la vista tu recompensa.
  3. Poner a la vista a tus personajes.


Usa la técnica de las escenas inconclusas:

Una buena manera de no romper tu rutina de escritura es asegurarte de que cuando termines de escribir dejes el trabajo en medio de una acción o una descripción, algo que ya sepas como continuará después. Así al día siguiente solo tendrás que retomar desde donde lo dejaste y te será más sencillo continuar a partir ahí.


Date permiso e hacerlo mal:

Habrá días en los que sientas que lo que escribes está fatal y otros en los que dirás que estas de racha. Es perfectamente normal, no pasa nada. Lo importante es que lo hagas. Escribe sin miedo, siempre se puede corregir. Para esto está la revisión y la re-escritura. Por eso, aunque te parezca que lo que estás escribiendo apesta, no te levantes de esa silla. Continua, no interrumpas el trabajo. La constancia es la clave para todo.


Artículo escrito por: Nataly Calderón (@iamtaty)

31 de Marzo de 2020 a las 00:00 2 Reporte Insertar 35
~
Leer más Página de inicio 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17