Hola otra vez, querido yo. Seguir blog

jchenriquez30 Juan Henríquez Cada libro guarda la esencia de una historia vivida, hola otra vez, querido yo; es un blog para abrazarte a través de las palabras, para recordarte que el amor propio no puede ser olvidado y que eres tan importante y tan especial para esta vida y por algo estas aquí. No es un blog perfecto, es un blog escrito con sentimientos reales y es por eso que, no debes tener miedo de lo que puedas encontrar en él. Estas gratas palabras nacieron desde la soledad, el miedo a estar solo y de esas preguntas que jamás tuvieron respuestas, con este blog entendí que la soledad puede convertirse en un privilegio y hasta un favor que la vida te hace cuando necesitas apartarte de ciertas personas que ya no vibran igual que tú. ¿Estas lista/o? Si coincides con este blog es una señal, no la dejes ir y tómala porque seguramente encontraras algunas razones para volver a creer en ti y ser feliz. Un blog para perdonar, para amarnos y para dejar ir. 0 reseñas
AA Compartir

Los días malos también están repletos de colores

Hola nuevamente querido yo, espero que healer te haya gustado tanto como a mí, ¡sabes algo! Estos días me he sentido tan pero tan bien, que mi felicidad no solo se basa en mí, también me siento feliz por ti y por cada uno de los que vienen aquí y puedan sentirse identificado con cualquier línea de éste hermoso blog.

¡Sabes querido yo! Hay cosas que nunca lograré entender, pero ya no le doy tanta importancia, sigo a mi ritmo, a veces con algo de prisa y otras, con la serenidad que poseo cuando necesito palpar lo que está pasando.

Amo esta vida, la vida mía y todos los colores que me rodean, los que veo, me canalizan y ayudan a conectarme con mi propósito. Y por eso, cuando la tempestad está demasiado cerca y alguna piedra en el camino interfiere y me lastima, entiendo que me está enseñando a través de ese dolor, mucho más de lo que ya sé.

Ya no vivo en silencio, me gusta el ruido, me gusta correr, caminar, ahora me gusta mucho más sonreír y me quejo menos, porque he aprendido que en medio del desastre y oscuridad yo sigo ahí, siendo la diferencia, despertando para continuar, quitándome los escombro de encima, sanando mis propias heridas y suspirando por un día más.

Y me veo, en la lejanía, con una buena vida que, cuando me toque despedirla, tendré el valor de soltarla porque si me voy, lo haré cruzando la última puerta sonriendo y con mucha dignidad.

Eres una persona que está haciendo lo mejor que puede, que no deja de intentarlo, que a pesar de los malos ratos, abre las ventanas de su vida para seguir tomando las oportunidades. Solo espera y verás como esas heridas comenzarán a sanar porque el dolor que sientes no será eterno, aprenderás a superar las cosas de la mejor manera y tu recompensa será vivir en la tranquilidad que mereces. Solo confía un poco más”

Y solo quiero decir, que de vez en cuando me gusta hacer una pausa y dar gracias por lo que tengo y por lo que ya no. Por los amigos que se han quedado y desearle lo mejor a aquel que se fue.

Qué bonito nos miramos mientras crecemos, a pesar de las despedidas y esos adiós que duelen con intensidad pero que mantenemos en nuestro recuerdo con amor y respeto.

Y me gusta dar gracias porque cada día despierto de este lado con miles de sueños frente a mí y yo con todas las ganas de ir por ellos, que no pierde el que se da por vencido, ni mucho menos aquel que vive cargado de dudas, al final nadie pierde porque si no es nuestro jamás lo será.

Y hoy más que nunca, tengo que recodarme que me costó demasiado y mucho tiempo reconocer la gran persona que soy, que lo que tengo es porque lo he luchado y lo que se ha ido de mí me ha enseñado a valorar mi estadía aquí. Que ya no ando buscando migajas de amor ni mucho menos queriendo tener la razón, el que esté a mi lado es porque me quiere de verdad y porque cree incluso más en mí que yo mismo.

Quiero que me leas cuando estés en buscas de respuestas:

Estuve fallando por mucho tiempo, creí que no podría, me sentía en el limbo a pesar de tener cerca de mí gente a la que le importaba.

Mi problema no era con la vida, ni con mi pasado, era conmigo mismo, por pensar demasiado las cosas, por pensar en mi futuro de una manera tan drástica que terminaba ansioso por lo que no sabía que pasaría.

Y ahora que lo pienso, fui demasiado tonto, fui demasiado ingenuo, pero ya todo eso pasó, y solo escribo esto para recordar que ahí no debo volver, que esos momentos de vida me enseñaron a ser fuerte y que debo mantener la fortaleza aunque en momentos turbios pierda la fe.

“Te lo prometo, estaremos bien, un día lo comprendí, lo entendí luego de repetirlo en mi mente y de creerlo. Ahora escribo para personas como tú, que dudan, que tienen miedo de seguir. Espero confíes en mí.”

Para cuando sientas, que nada tiene sentido:

Ahora te encuentras desatando algunos nudos y rompiendo esos enredos que te mantuvieron fiel a personas que sin darte cuenta, consumían tu buena energía.

No hace falta recalcar los errores ni reclamar por cosas que ya pasaron y decidiste dejar atrás, cada vez que sientas que te vuelves a perder, solo recuerda el lugar que tienes para reiniciarte; tu corazón, ahí posees toda tu magia, tu virtud, tu amor, lo que realmente y lo mucho que vales.

Ahora te encuentras marcando el límite a todo porque quieres protegerte, porque al encontrar la luz, te olvidaste que los tiempos oscuros pueden volver, confiaste al azar y ahora no dejas de pensar en lo idiota que fuiste, pero sabes quien gana en todo esto? Tú.

Ganas cuando despiertas, cuando dices basta y te alejas. Ganas cuando reconoces tus errores y quieres cambiar, ganas cuando abres los ojos y bajas del pedestal a esa persona que creíste incapaz de lastimar a alguien más, ganas cuando entiendes que muchos están solo por interés, nada más. Ganas cuando vas por tu libertad y aceptas que lo mejor, es eso, vivir en paz. Ganas cuando comienzas a luchar por lo que quieres en vez de quejarte y quedarte en la cama.

2:00 am, si ahora me lees, o cuando lo hagas, quiero decirte que lo harás bien, no te culpes más, tú si crees en las cosas buenas por eso siempre todo lo haces desde tu bondad. Ahora aprendes a ser más selectivo, ahora no permitirías que otros, dañen tu esencia, que otros quieran elegir por ti, ahora te da igual lo que digan, lo que piensen; tu confía que ese camino por donde vas, no está oscuro como sus sentimientos. Tú eres mejor que ellos, tú mereces más, tú tienes más.

Para cuando necesites un consejo:

Hay cosas en la vida que nunca podré olvidar pero si pasar de ellas y no dejar que destruya mi estabilidad, pero a veces pareciera imposible cruzar al otro lado y siento que todo se va contra mí cuando pienso en lo que quiero y lo que tengo que dejar ir.

Quiero intentarlo todo y te lo juro, lo estoy haciendo, no quiero pasar desapercibido de esta vida y cuando temo de disfrutar un poco más de ella, hago una pausa, respiro y me lanzo a atreverme más y dejar el encierro.

Recuerdo aquellos días en los que no creía en la posibilidad de encontrarme, de conocer nuevos gustos y perdonarme. Los errores son comunes, ahora lo sé. Solo que a veces nos dejamos destruir por otros y no defendemos nuestro ser interior. Se aprende cayendo y levantándonos, se sana despertando cada día y buscando lo mejor que hay, se supera dándole espacio a nuevos momentos y nos perdonamos para dar el siguiente paso. Alcanzar la plenitud.

Ahora que entiendo más un poco, ahora que me siento más fuerte y capaz. Ahora que el invierno de mis lágrimas ha parado, ahora que sonrío y abro las ventanas de mi vida, quiero ir por más, amar y dejarme amar, quedarme con la gente que quiere bonito, que me cuidará. Que no me abandonará a la suerte y me enseñará a continuar. Quiero gritar sin miedo y comenzar a volar, hacer realidad todo lo que imagino y dejarme llevar por lo que vaya a pasar.

Para cuando olvides que pudiste lograrlo:

Hubo un momento en mi vida en el que dejé de creer, dejé de sentir, dejé de tener esperanzas y dejé de luchar. Me dejé derrotar y acepté que el cansancio forma parte de nosotros, llegué a ese límite porque la verdad, había dejado de entender muchas cosas, caí y me quedé en el suelo y no, no es ser cobarde, solo que a veces los caminos son tan desastrosos que no hay salida.

Después de mucho tiempo, de noches oscuras y entregarme por completo a la soledad, quise salir y ver el panorama. Entendí que algunas heridas pueden sanar en silencio y que escapar un rato de todos, es normal.

Suspiré, me entregué a la calma, y acepté el después, me reconcilié conmigo y tomé de nuevo mis promesas, quererme era la primera, y lo mejor de ella es que ya nadie tendría el control sobre mí.

Hubo un tiempo en el que dejé todo a un lado, me abandoné, descuidé todo lo que yo quería y me olvidé de mí. Y aunque eso ya quedó en el pasado, siempre que puedo me recuerdo que jamás puedo volver a caer de esa manera, que yo debo encargarme de todo lo que me pase y no dejarle mis cargas a alguien más.

30 de Septiembre de 2022 a las 00:57 0 Reporte Insertar 3
~

Healer

Hola de nuevo querido yo, ¿Cómo te ha ido? Espero y estés lo suficientemente bien como para leerme ¿O no? Lo importante es que estás aquí, estás porque buscas alguna respuesta para esas interrogantes, si es así pues bienvenido de nuevo. Se que estuve ausente por un tiempo pero está vez vengo con más calma y tiempo para mí, quiero recordarte que cuando supongas que todo está perdido y que no existe ningún camino para encontrarte otra vez contigo, recuerda siempre que todos los ratos malos por los que has pasado, no te hundieron al fondo como le creíste.

Habrán más días para pensar en lo que quieres y qué hacer en caso de no querer salir de la cama, habrán nuevos y fallidos amores, de esos que te harán gritar de rabia y otros que te ayudarán a descubrir tu capacidad de amar.

En los días que sientas mucho miedo, aprenderás a confiar más en ti y te recordarás que si superaste tu primer amor, podrás con todo lo que intente aplastarte.

Te lo digo: tu momento llegó, ese qué tanto has pedido y buscado, ese que mirabas de lejos y hoy, lo tienes contigo. El momento de exigirte más y apostar por ti, el momento de no aceptar migajas y quedarte con esa persona que, sin mirar las heridas y errores de tu pasado, se quede.

Que mereces todo, aunque mil veces te lo digan, mil y una más yo te lo quiero recordar, porque es tan necesario no olvidar de donde salimos para no caer nuevamente en las garras de la mentiras, de las falsas ilusiones, de promesas que carecen de verdad y de personas que no están dispuestas a arriesgarse como lo harías tú.

“¡Oye querido yo! No solo es que te quieran con tus partes rotas o con esos miedos que todavía no logras desatar, se trata de que sin temor siempre, pero siempre estén dispuestos a quedarse aún cuando tú, sientas que te has perdido. A veces cuesta reconocer y aceptar que en la vida, podríamos encontrar mucho más”.

Léeme si estás buscando alguna respuesta esta noche.

Aprendiste a ser fuerte no solo por tus caídas, sino por todo aquello que tuviste que superar para seguir de pie, aprendiste a ser valiente con unas cuantas despedidas en las que tuviste que aceptar que el destino no siempre es como lo deseas. Aprendiste a ser fuerte cuando la persona que más amaste, de repente se marchó dejando un vacío en tu corazón.

Estás en esa parte de tu vida donde las interrogantes siguen apareciendo y los miedos están acercándose a ti, no miras tanto al pasado como solías hacerlo, pero cada noche antes de dormir, te quedas pensando en qué viene después y si todo lo que has hecho hasta ahora, tendrá un hermoso resultado.

Aprendiste a ser fuerte cuando comprendiste que en el amor no hay espacio para lo tóxico, cuando sacaste de tu vida a todos aquellos que ya no aportaban nada bueno para ti, aquellos que hablaban a tus espaldas pero en tu cara te sonreían, aprendiste a ser fuerte y sobre todo valiente, cuando te miraste en el espejo y comenzaste a creer en ti, porque aunque muchos te dieron la espalda y miles de puertas se cerraron, fuiste paciente y esperaste lo necesario hasta sanar.

Aprendiste a ser fuerte cuando el pasado quiso regresar a tu vida para dañar tu presente pero no se lo permitiste, pues aquella persona débil de la que muchos se aprovecharon dejó de existir y por es que, te admiro por la capacidad que tuviste en medio de las tormentas, nunca te dejaste opacar completo, nunca le dejaste a la burla definir tu futuro, nunca le diste la razón a los miedos y confiaste en tus instintos.

Hoy te miras aquí, tal vez con un poco de insomnio en el que quiero recodarte que todo marchará bien a pesar de que en algún momento, vuelva a oscurecer.

11:59 pm, para los que no pueden dormir

Y entonces entiendes que la vida también es pensar en ti y darle espacio a esas cosas que piensas y eso que quieres mejorar, que a veces por más que lo intentes, te equivocas y eso es normal. Que de nada sirve aferrarse demasiado si no te toman en serio, que los buenos momentos también se acaban y eso no significa que todo se irá al demonio.

Y llegas a ese punto en tu vida en el que aprendes a disfrutar tus noches de insomnio y no te culpas de nada, porque aunque te hagan sentir que tú eres quien siempre falla, eso no es así.

… así que es momento de que des un respiro y te permitas, por ahora, estar en paz. Ya no te llenes de preguntas, ni de suposiciones absurdas porque la vida no se define solo en eso.

No tienes que resolverlo todo, deja que las cosas pasen y quédate con lo bueno porque aunque el final siempre llegue a ti, tú tienes el poder y el control de continuar y eso es algo que nadie puede quitarte.

Hay cosas que jamás podrás entender, otras que nunca podrás resolver, a veces no se trata de que le encuentres respuestas a todo, no tiene sentido que vivas pensando demasiado las cosas. Si quieres hacerlo, hazlo. Si quieres vivirlo, vívelo, pero deja de poner en pausa tu vida solo por miedo a que te lastimen, porque mientras tú lo haces, todo allá afuera seguirá pasando.

“Pd: este fue un mensaje del destino para decirte, mantén la calma”.

3:00 am, si aún estás aquí, léeme si dudas de ti:

Solía entregar demasiado, hasta que entendiste que te saliste del camino y todo estaba saliendo mal. Descubriste por las malas que no siempre te miran con buenos ojos y que muchas veces, te mintieron.

Nunca dudaste de tu bondad, aunque abusaron de ella, hoy piensas en ti y la verdad es lo mejor que ha pasado en mucho tiempo. Reconoces que lo hiciste mal, que te equivocaste pero estás aprendiendo la lección que es lo que importa en este momento.

Ya no eres la misma persona de antes, aquellos que piensan que estás débil, están equivocados… no hace falta demostrar tu fortaleza, tú sabes quien eres y lo mucho que vales, el silencio es tu arma en este momento, eres más inteligente que aquellos que pretendieron destruirte. No lo lograron.

Ahora, que piensas en ti, la vida te da otra oportunidad, así te equivoques, aprenderás, después de todo, cuando termina el día, quien se queda contigo y tus pensamientos eres tú.

“El daño en ti transfórmalo en la fortaleza que te falta para crecer, no te voy a juzgar, nadie tiene derecho de hacerlo, pero tu manera de ser me recuerda la llama de una vela encendía, hasta el final muestra el camino, y hasta el final y después, permanece. Querido yo, recuerdas cuando tenías miedo de intentarlo? Mírate ahora, eres imparable”.

5:00 am, para los que han entregado todo:

Yo sé que quieres volver a la persona que fuiste, encontrarte otra vez, buscar ese lugar donde sonreíste por última vez y guardarlo para siempre en tu corazón.

Los recuerdos te han marcado, las heridas que sanaron y en algún momento de tu vida, apagaron tu sonrisa, ya cicatrizaron. Hablar de tu pasado es llevarte a él, ya no tienes por qué ser el prisionero de tus pensamientos, debes aceptar lo que no puedes cambiar y seguir adelante.

No te ates, no te aferres a la imposibilidad de querer resolver la vida de alguien que solo está contigo por miedo a la soledad y no respeta lo que tú sientes. A los que lo han entregado todo y sienten que han perdido, a ustedes, les espera lo mejor porque han aprendido a ser más fuerte, yo sé que quizás ahora no quieres creer, ni sabes cómo confiar, yo sé que dudas, pero algo me dice que si te estoy diciendo esto es porque todo va a cambiar para ser increíble.

30 de Septiembre de 2022 a las 00:56 0 Reporte Insertar 2
~

Se pierde mas por miedo que por intentar

Sé que no me conoces, se también que para ti soy una especie de fantasma o cero a la izquierda que solo quiere ganar lectores, pero la verdad es que éste ensayo lo hago más por mí que por ti querido lector. Y antes que marches bien lejos de estas líneas déjame decirte que entre tú y yo no hay gran diferencia.

Posiblemente me esté dirigiendo a mi futuro rival literario o a esa clase nueva de generaciones humanas que pareciera que hace las cosas por hacerlas, me atrevo a pensar que quizás seas de la vieja escuela modernizada o a punto de serlo, y esto lo digo sin ofender. La cosa es que mientras estuve en un vaivén y la vida me presentara toda clase de situaciones buenas y malas la escritura para mí fue mi salvación.

Durante esos largos procesos, crecí, me enamore, luché, trabajé, me esforcé aún más en mis estudios, cambie de perspectiva, me volví más tolerante, mas determinado y la lista sigue y sigue…, como todos a los que se han dado cuenta que la pelea está lejos de terminar.

¿Sabes, querido yo?

Estoy comenzando a sentirme bien conmigo, de alguna manera siento que estoy saliendo de ese trance confuso y de todo eso que me mantuvo cegado. He comenzado a hacer más cosas por mí y se siente muy bien, entiendo que las cosas malas por las que a veces pasamos no necesariamente son castigos del destino, son aprendizajes que la vida nos da a través de personas y momentos que aunque terminamos en el suelo, cuando nos levantamos todo vuelve a tener sentido.

Las cosas han mejorado, tanto así que siento que ya no debo esforzarme tanto, siento que las cosas fluyen mejor y comienzo a confiar más en mi instinto y en las decisiones que tomo, hacía mucho tiempo que no sentía esa tranquilidad en casa, hacía mucho tiempo que no sentía que las cosas de verdad, comienza a funcionar

“Querido yo, recuerda la promesa que nos hicimos, la de ser feliz, la de reír mas, la de vivir la vida en plenitud y olvidar el pasado”.

A veces no quiero a nadie cerca, es como si creara un escudo y no permito que se acerquen. A veces prefiero guardar silencio y ocuparme yo, de mis días malos. En días así me siento como si todo lo que he hecho no vale la pena y es tonto pensar así, lo sé. Pero simplemente hay días en los que amanezco desconectado y lo mejor, es hacerme a un lado.

Quizás lo mejor es alejarme sin decir nada y buscar nuevas razones para continuar, a veces olvidamos que podemos hacerlo solos y que un rato de soledad no tiene nada de malo, por encapricharnos nos perdemos y caemos nuevamente en la duda de no sentirnos suficientes. Yo ya no le tengo miedo al desapego, a lo que le tengo miedo es a confiar en alguien que no sabrá valorar mi lealtad.

Quizás lo mejor que podría pasarnos en este momento es irnos muy lejos, conocer nuevas personas y tener una vida nueva.

Quizás la mejor manera de volver a amar la vida es alejándonos para siempre y aunque al principio duela, entender que ese dolor no será para siempre y que lo mejor está por llegar.

Por supuesto que a veces me gustaría tomar mi maleta, irme lejos donde nadie sepa de mí y perdonarme por todo lo que tuve que aguantar y no merecía.

¿Sabes, querido yo? Lo que me gusta de algunos empujones de la vida, es la parte donde la sacudida me ayuda a despertar y comprendo que estaba atado a una falsa felicidad. Dicen que la única forma de ver las cosas diferentes después de caer, es levantarte y ver quien está ahí dispuesto a sostener de la mano y quedarme a tu lado hasta que el dolor se vaya, pero más allá de eso, cada vez que caigo, la brisa me arrebata el vendaje y comienzo a ver todo de una manera tan distinta que me vuelve a conectar conmigo, siento un alivio dentro de mí, duermo mucho mejor y las noches de insomnio desaparecen.

Los días malos también son buenos.

He llorado en silencio y en mis pesadillas, me he refugiado en los brazos incorrectos y le he sonreído a amigos de mentiras, he apagado el fuego de otros y sin importar el daño, he calcinado muchos sueños, he vivido entre penumbra y no por eso, he tenido mis ganas por seguir, he nublado algunos momentos tristes, esos que se quedan plasmados en el alma para siempre pero no sé cómo he logrado pasar de ellos. Miro la hora a cada segundo cuando siento ansiedad y mi corazón late demasiado fuerte cuando no quiero escuchar lo que ya sé, me he decepcionado tantas veces que ya no me sorprende si pasa otra vez, he callado miles de veces de verdades porque al final, te sueltan sin compasión así lo demos todo. Ya no espero, salvo el próximo minuto para existir, ya no insisto, prefiero mantenerme de frente e ignorar el pasado, ya no quiero buscar culpables ni tener la razón, solo quiero vivir, con lo poco que tengo, con lo que me hace feliz y con quien me toma de la mano en serio y nunca me suelta.

Para cuando te sientas libre.

Agradezco por lo bueno que ha pasado y por lo malo que me ha enseñado a confiar más en mí y no en otros, agradezco por lo que se ha apartado de mi camino y por los nuevos amaneceres que la vida me sigue regalando. Doy gracias por la persona que soy y me sigo transformando, haciendo de mis noches a solas mi mejor velada y en los días de verano, me acompaño con un poco de helado y mis canciones favoritas. A veces suelo pensar demasiado pero ya no me hiere idealizarlo todo, me tomo cada situación con calma y prefiero ignorar todo lo que me molesta antes de causar una nueva tormenta. Algunos pensaran que he cambiado por ellos, pero siempre afirmo que cada cambio lo vivo es por mí y nadie más, a eso también le llamo ser feliz.

Para cuando tengas miedo de alejarte.

No creo que esté mal querer alejarme de algunas personas, no creo que sea un capricho actuar de una forma en la que ya no quiera saber más de ellos, a veces cuesta reconocer que no todos son como tú piensas o te hacen creer, que a veces ganas más interés que la incondicionalidad y el amor que sientes por alguien. He llegado a la conclusión que lo mejor es emprender algunos viajes a solas, sin tanta prisa y sin tanta gente a tu alrededor para que te alaben

Yo sí me tomo las cosas en serio y por hacerlo, me he decepcionado tantas veces que ahora no espero nada de nadie, tan solo de mí y lo que siento en mi interior y corazón, porque a pesar de los caminos siempre encontraré la luz.

Para cuando necesites un abrazo.

Y entonces entendí que todo tiene un final, que no debemos aferrarnos a nada ni a las personas, que lo mejor y más sano es disfrutar cada instante y agradecer por lo que sucedió, aprendí que no tenemos que arrepentirnos de lo que hemos vivido porque haya sino bueno o malo, ya pasó y no morimos. Que el rencor no nos lleva a ningún lado más que amargarnos solos y olvidarnos de lo que somos, que aunque nunca estaremos listos para el final, siempre tenemos que pensar que si llegó, es porque debía ser así y no cuestionarnos tanto, tampoco culparnos.

Y entonces comprendí, que cuando la vida te saca del camino de muchos es porque tiene nuevos planes para ti, que si la soledad retorna, es porque necesita aconsejarte, que si disfrutas tiempo contigo entonces sabes que no dependes de nadie para ser feliz.

Independientemente de los motivos por los que tú escribes, o lees, la verdad es que a mí no me importa el equivocarme ya que me he equivocado hasta hartarme y al final concluí que de no ser tan como soy, jamás hubiera llegado hasta donde estoy ahora. La mayoría de las veces tuve miedo a perderlo todo, a equivocarme sin posibilidad de enmendar las cosas y de arrepentirme toda la vida de tomar tal o cual acción que las provoca, pero… ¿Acaso soy una especie de adivino? ¿Existe verdaderas certezas del porvenir para que llegue a pronosticar tan negativamente mis resultados? Yo supongo que hasta tú también te has sentido así cuando comparas tu vida con esas imágenes idealizadas de gloria y poder pecar no solo es exclusivo para los malvados.

En verdad no soy grandilocuente o que mis pensamientos estén bien enfocados, pero aun así sigo creciendo como persona, como hermano e hijo, como un lector que peca de gula y como un escritor que apenas está encaminado a la buenaventura del maravilloso horizonte que le aguarda con todos sus misterios e intrigas… y por lo menos sé que por ese lado, tú y yo somos iguales, ¿o no?.

No hoy, no mañana, pero si pronto sabrán nuevamente de mí.

21 de Mayo de 2022 a las 17:35 16 Reporte Insertar 5
~

Historias relacionadas