(Adelanto) El Universo Prohibido Seguir blog

felipeochoa Felipe de Jesús Ochoa Salas Capítulo de adelanto acerca de una futura novela que se acerca. Orwald es obligado a dirigirse hacia la Gran Biblioteca Espacio-Tiempo, con el fin de resolver un misterio que surgió anteriormente en el Gran Templo Sagrado. ¿Qué nuevo problema se acerca? ¿Quién es el verdadero culpable de todo esto?

#misterio
AA Compartir

Adelanto capítulo ¿?

Universo: Desconocido.

Ubicación: Gran Biblioteca Espacio Tiempo

Lugar: Desconocido

Año: 2034


El siguiente escenario está conformado por una gigantesca habitación completamente vacía, esta habitación tiene la forma de un cuadrado y sus paredes están pintadas completamente de color dorado, adornados con varios elementos como: madera tipo ciprés y roble, ya que estos forman diferentes figuras desconocidas.

Apareciendo Orwald en medio de la habitación por medio de un portal que aparentemente se ve pequeña, pero algo extraño oculta.

—Hmm, esta habitación nunca la he visto —anuncia Orwald en voz baja mientras que observa a su alrededor seriamente, para añadir—. ¿Decidió crear otra habitación su creador? No sabiendo por donde avanzar, ya que enfrente de él se encuentra una gran puerta de madera, al igual que por atrás.

Decidiendo Orwald caminar alrededor de la habitación, ya que se le hace extraño que no posea ningún tipo de pergaminos, libros o incluso estantes de madera. Todo un misterio para él.

—Hmm —suena el sonido de Orwald, ya que decide dirigirse hacia una puerta de la habitación para abrirla.

Logrando él apreciar que sale directamente a los estantes más famosos de los escritos e investigaciones de la gran biblioteca.

—Hmm, realmente el supremo creador definitivo de esta biblioteca está pensando añadir algo, puedo sentir que Ginjo está siendo acompañado por diferentes seres malignos —dice en voz baja Orwald, dándose cuenta que un estante comienza a armarse cerca de él de forma misteriosa mientras que varios pergaminos y libros se crean, pero extrañamente; el estante se destruye segundos después.

Cayendo la madera al suelo de forma drástica mientras que los pergaminos y libros caen de forma desordenada.

Decidiendo Orwald acercarse hacia ellos, ya que algo extraño está sucediendo con la gran biblioteca.

«Hmm, que extraño »,medita Orwald, agarrando un pergamino para poderlo leer—; «Mundo Pintado de Aneos, código cuarenta, hmm ». Dándose cuenta que los pergaminos y libros comienzan a incendiarse de forma extraña sin generar un gran incendio.

Desapareciendo los libros y pergaminos a la vista de Orwald.

—El mundo pintado de Aneos, hmm, algo está sucediendo que está afectando a esta biblioteca —anuncia Orwald, dándose cuenta que varios sonidos extraños se logran escuchar en algunas habitaciones de la gran biblioteca, pudiéndose apreciar que muchos estantes de madera que poseen libros y pergaminos; caen nuevamente al suelo para destruirse—. Será acaso por la gran batalla que se acerca, hmm. Comenzando él a avanzar lentamente hacia la cámara especial del salón de las almas, ya que comienza a sentir una presencia extraña, aunque no sabe si es maligna o buena.

Comenzando él a avanzar hacia dicha habitación, pudiendo apreciar que varios estantes de madera que poseen libros y pergaminos, caen de forma extraña para destruirse en el suelo.

Entrando él momentos después a la habitación de las almas para contemplar que extrañamente hay un mar interminable de esferas de diferentes colores blancas y negras. El cuarto es infinito, ya que no posee paredes ni techo.

—La habitación del salón de las almas, hmm una habitación insig… —dice Orwald, dándose cuenta que enfrente de él se encuentra una pequeña niña extraña.

Logrando él apreciar que la pequeña posee un pelo corto de color rojo brillante como el fuego y su vestuario es simplemente un vestido elegante de color morado con algunas rayas blancas, parece una princesa ya que es solo un conjunto. Recordando él rápidamente que el planeta pilar posee ese tipo de vestidos.

—Una niña, hmm, maldita sea, ¿Qué hace una ni…—inquiere Orwald, callándose en ese momento, ya que comienza a sentir una presencia maligna en ese momento.

Comenzando él a apreciar que algunas esferas son destruidas por una extraña aura que sale a través de la niña.

—Hmm, así que esta es la insignificante biblioteca espacio tiempo, hmm —suena la voz de la pequeña niña, dirigiendo su mano para destruir varias esferas al momento de tocarlas, ya que se agacha para agarrarlas—. Los insignificantes se pueden dar cuenta de mi presencia. Comenzando a girar su mirada hacia Orwald seriamente mientras que se levanta de su lugar—. Orwald.

Comenzando ella a sonreírle de una manera extraña.

—¿Quién eres, maldito ser? —inquiere Orwald, decidiendo invocar un hechizo de viento contra el mar para alejar a las esferas de la pequeña, ya que no quiere llamar la atención de todos los dioses.

Logrando Orwald apreciar que el mar se aleja de la extraña niña de forma sospechosa, ya que parece que ella está protegida por una barrera mágica.

—Mi nombre no es importante aún —responde la pequeña, dirigiendo su mirada hacia su lado derecho seriamente—. ¿Dónde está Orwald? Pregunta ella, comenzando Orwald a verla confuso.

—Pe… ¿A qué te refieres?

Comenzando Orwald a acercarse poco a poco hacia ella, pero con cuidado.

—¡¿Dónde está el edificio más importante de todos los universos?! —pregunta de nuevo ella, dirigiendo su mirada hacia el infinito de la habitación; completamente enojada, ya que se logran ver algunas estrellas y planetas a lo lejos.

—¿Edificio? —inquiere Orwald, tratando de recordar cual es el edificio más importante de todos los universos, ya que puede ver que la chica dirige su mirada hacia una esfera para que esta se mueva hacia sus manos de forma extraña, parece que esta mujer controla a la perfección la gravedad—; «Maldita sea, recuerda, recuerda… ¿Cuál es el maldito edificio más importante de todos los universos? »,piensa Orwald, pudiendo apreciar que la pequeña niña extermina sin ningún problema la esfera al momento de tocarla—; «Esta maldita está a un nivel mucho más alto que todos los dioses más peligrosos y poderosos de todos los universos, ¡supera a Ginjo(*) con gran facilidad! ». No logrando él recordar el edificio, ya que está bastante asustado.

—Hmm, veo que no respondes. Ahora mismo los incompetentes están avanzando fuertemente en varios universos, pero yo… —anuncia la pequeña, siendo interrumpida por un grito.

—¡Escapa! —grita una extraña criatura, pudiéndose apreciar que trata de salir del cuerpo de la pequeña, pero enseguida se calla, ya que el cuerpo vuelve a su estado normal.

Asustando este suceso a Orwald, ya que el cuerpo de la niña se ve aterradora, pero segundos después vuelve a su estado normal.

—Ya hiciste el trato (**), no puedes evitarlo —informa la niña, decidiendo dirigir su mirada hacia Orwald seriamente.

«Ese grito », medita Orwald, comenzando a retroceder lentamente de la niña sin importarle las esferas, ya que lo único que le importa es salvarse de esa fuerte amenaza.

Comenzando la pequeña niña a sonreír mientras que observa el suelo.

—Maldito Rudba (***), juro que me las vas a pagar —anuncia la pequeña niña, abriéndose un portal atrás de ella para ser absorbida en poco tiempo.

Dejando ella a Orwald completamente solo en esa infinita habitación, no sabiendo Orwald que acaba de suceder, pero se le hace extraño que ningún dios encargado de dicha biblioteca; haya aparecido para protegerlo. Decidiendo él acercarse hacia el origen del portal donde la extraña ha desaparecido para tratar de sentir su magia.

No sintiéndola él, pero se da cuenta que algo bastante grave se acerca contra todos ellos.

Siendo él interrumpido momentos más tarde por la llegada de Hastur (****) y Azathot (****), completamente sorprendidos.

—¡¿Pero qué… —suena el grito de Azathot, viendo completamente enojado a Orwald.

—¡¿Qué le hiciste a la gran biblioteca?! —pregunta colérico Hastur mientras que se prepara para el combate contra Orwald.

No sabiendo Orwald qué está sucediendo.

—No sé a qué se… —dice Orwald, siendo interrumpido por el grito de Azathot.

—¡Cállate, algo le hiciste a este edificio! —informa Azathot, acercándose contra Orwald para atacarlo con una gran hacha de dos manos que ha invocado silenciosamente.

Decidiendo Orwald esquivar dicho ataque por parte del dios Azathot, mientras que se percata que Hastur invoca un hechizo de fuego.

Dándose cuenta Azathot que acaba de destruir varias esferas de diferentes colores por su ataque descontrolado, comenzando a asustarse por lo que acaba de cometer.

—¡Mald… —suena el grito de Hastur, pero es interrumpido por el grito de Azathot.

—¡Espera! —grita Azathot, decidiendo Orwald retirarse un poco más de ellos, ya que no quiere tener problemas, aunque se da cuenta que ambos dioses lo han identificado como un enemigo poderoso—. ¡Las almas! Informa desesperado, pudiendo apreciar que muchas esferas han sido destruidas.

Comenzando Hastur a acercarse a él para poderle ayudar.

—Maldita sea, maldita sea. El asunto es gravísimo —dice en voz baja Hastur, dándose cuenta que algo extraño les está sucediendo a las esferas—. ¡¿Qué les hiciste?! Volteando a ver completamente enojado a Orwald junto con su hermano.

Comenzando Orwald a levantar las manos en señal de rendición mientras que niega con su cabeza.

—Yo no he provocado nada dioses encargados de la continuidad del tiempo. Una presencia maligna se sintió en esta habitación y quise investigarla —informa Orwald, comenzando ambos dioses a acercarse hacia él un poco más tranquilos, aunque parece que ambos están completamente preocupados por las esferas.

—Maldito, ¿Cómo lograste entrar a esta habitación? —pregunta Azathot viéndolo enojado.

—La puerta estaba abierta, fue algo sencillo entrar a esta habitación, pero descubrí a una niña bastante poderosa —responde Orwald dando los detalles acerca de la extraña niña.

—Tenemos grandes problemas allá afuera, maldita sea. Esto es bastante peligroso si se llegan a enterar que muchas esferas han sido destruidas, por un lado tenemos al maldito de Ginjo y por el otro, este maldito pintor —dice Azathot, añadiendo—. ¿Qué le has hecho al maldito edificio?

Comenzando Orwald a verlos confuso.

—¡¿Edificio?!

—¡Así es! —grita Hastur—. Los estantes de madera juntos con los pergaminos y libros que hemos obtenido a través de muchos años; se están destruyendo. Comenzando Orwald a dirigirse hacia afuera de la habitación; completamente asustado mientras que ambos dioses le siguen por atrás enojados.

Abriendo Orwald dicha puerta para apreciar que miles de estantes se están destrozando; lentamente.

—¿Pero qué… —inquiere Orwald, dándose cuenta que un gran estante de madera que mide más de cien metros, comienza a caer para destrozarse por completo. Destrozando el estante todos los escritos que han recopilado Hastur y Azathot en ese momento, ya que los pergaminos y libros se destruyen de forma extraña.

Pudiendo ver Orwald junto con ambos dioses que aparentemente el problema deja de presentarse, ya que los estantes dejan de moverse de su lugar, pero se dan cuenta que algo extraño está sucediendo en ese momento; comenzando él a preguntarse por dentro:

¿Quién rayos será esa pequeña niña que acaba de ver?

¿Por qué desapareció ella misteriosamente?

Lo más malo de todo este asunto, es que Orwald se da cuenta que Ginjo no es el enemigo más poderoso que existe, gracias a la intervención de la extraña niña.


*{}*{}*{}*{}*{}*{}*{}*{}*{}*{}*{}*{}*{}*{}*{}*


Universo: Vía Láctea

Ubicación: Francia, Planeta Tierra

Año: 2080


Mientras que Orwald junto con ambos dioses encargados de la continuidad del tiempo se dan cuenta que algo extraño le acaba de suceder a la Gran Biblioteca, ya que parece que está maldecida, por otro lado, en una habitación completamente oscura; un gran portal se abre para expulsar fuertemente a una pequeña niña para cerrarse segundos después.

Comenzando la pequeña a levantarse lentamente, ya que comienza a sonreír completamente enojada, mientras que a su alrededor solamente hay una silla, un televisor moderno y una cama para dormir. Existe un gran vidrio de color oscuro en una de las paredes que sirve para estarla vigilando en todo momento, al igual que cuatro cámaras de vídeo alrededor de la habitación para no perder rastros de ella.

—Maldito Rudba, me las vas a pagar —anuncia la extraña niña, decidiendo golpear con su mano derecha el suelo.

Creando ella un pequeño cráter en el piso, gracias a su furia.

—¡Maldito seas, maldito seas, pero encontraré la forma de escapar de este maldito Universo! —grita ella, comenzando su cuerpo a desprender: fuego, electricidad, tierra, agua y viento que destrozan todos los aparatos a su alrededor, aunque extrañamente debajo de ella se crea un pequeño cráter que destroza con gran facilidad el cuarto.



Notas de Referencia:

(*): Arasius: Las Cruzadas, Capítulo, Capítulo 23: Una Criatura Extraña En Un Templo y Un Descubrimiento Aterrador.

(**): Diosas del destino: Preparación, Capítulo 19: Decisiones Que Conllevan Grandes Consecuencias.

(***): El Diario De Orwald, Capítulo 9: Criaturas Extrañas.

(****): Hastur, Azathot y La Biblioteca Espacio Tiempo (Conocida también como la Antigua Biblioteca) son creaciones mías que se dieron a conocer en mi tercer libro llamado: El Enigma De Los Belkas 3: Secretos Y Conclusión, Capítulo: 44: La Última Prueba De Hastur Y Azathot, aunque la Antigua Biblioteca se dio a conocer en mi primer libro llamado: El Enigma De Los Belkas: Anatema Y Los Cinco Pergaminos.

27 de Julio de 2020 a las 00:26 0 Reporte Insertar 6
~