ayatan Ayatan Mestre

La guerra del holograma es un conflicto encarnizado que ha durado más de 20 años, corrompiendo y empobreciendo, la superficie de Yala (la mal llamada Psilicom). Iniciada por el precepto Holográfico desde el núcleo progenitor dorado, la guerra, ha enfrentado a los vasallos del holograma (el PID) contra la sociedad Aumentada compuesta por el PIA y la triple A, enfrentando a los Meta-conscientes a la extinción masiva de su identidad, individual y colectiva. Sintoniza a un grupo de expedicionarias del PIA, en su viaje por Yala a través de la guerra, hasta el escondite mismo del núcleo dorado. Transhumanismo, mutación, sexo, amor, odio, violencia, paz… ¡te esperan en este mundo caminante del mañana!


Science Fiction For over 18 only. © Todos los derechos reservados

#guerra #cyberpunk #psicologico #transhumanismo #sexo #oscuro #venezuela #postapocaliptico #adulto #295 #381 #301 #humano #supenso #triler
3
1.7k VIEWS
In progress
reading time
AA Share

2.2-Narcisos de oropendola -01-

*Expedición 2.2-Narcisos de oropéndola: “una trampa para Ego”


«Tras sofocar la toma de un nodo corporativo en las fractales, de las manos de un Tecnomante de Sagitario. La Bestia, Laagata y Zigilo, junto a los gremios Ye’Kuana y los Crews de las fractales; parten desde la despedida del Colony hacia el sur más oriental. Adentrándose en las húmedas y boscosas, florestas de tierras negras. Repletas de plásmidos capullos, flores de venenosos colores y helechos de anatomías prístinas. Ahora debían eliminar las hijas de Sagitario, las Agujas del Arca.»


“0.1-La sedición silenciosa”


La Bestia detuvo la marcha, frente a un cruce, de la vía alterna. Desde que habían partido de la bulliciosa Meta-tropolis de Puerto Ayacucho, habían tenido que tomar rutas alternas, para acelerar la marcha, a través de desvíos repletos de aquella primitiva naturaleza.


En su Neuromedia titiló una alerta de mensaje, tenía prioridad, era del sindicato. Descargó el comprimido del contrato. El C9 admitía haber subestimado a Sagitario y sus agujas. Pedía disculpas. Además, Las órdenes de contra-ataque, habían tardado en llegar por una filtración en los satélites. Así que cedía parte de su autoridad a los sindicatos expedicionarios. La Neuromedia desplegó las instrucciones en su mente. Todos y cada uno de los expedicionarios y anexos de la legión roja, debían coordinar un corredor para un ataque directo a Sagitario, luego de eliminar las agujas del Arca.

En su caso, el trabajo era bastante complicado, habían sido convocadas para suprimir Plutón, una aguja y además, llevar a cabo una ejecución. En tierras negras cerca de las fronteras de arenas blancas, se encontraban pequeños partidos infiltrados, que se debatían en una lucha de constantes traiciones y dispersiones entre sus componentes, que se balcanizaban en nuevas facciones y partidos, agrupados con un mote entre todos los Aumentados: los disminuidos. Sus operativos políticos habían aprovechado la ocasión para asaltar tierras negras, apoyando a Plutón. En concreto uno de sus ilustres había aislado el nodo de la Meta-estación Alfaguara de Atabapo, sacándola de la red del PIA.

Alfaguara de Atabapo brindaba mucha información, referente a la agricultura y la biodiversidad de la savia verde, era un nodo altamente estimado por el valle amarillo. El disminuido se había equivocado al elegir el cuartel.

El nombre del disminuido era Ego. Se sorprendió, ese hombre alguna vez había sido amigo del hijo de Águila blanca. Antes de sucumbir al dorado. Parecía que la líder del C9, estaba dispuesta a demostrar que no tenía piedad con los partidos disminuidos, después de tanto.

La llanera comenzó a jugar con la barra que perforaba su lengua, pensativa. No era devota del C9, los respetaba por disciplina, pero no les tenía confianza. La existencia de traidores como los partidos disminuidos, eran una consecuencia directa de las acciones del C9, ya que este parecía temeroso de destruirlos por caprichos de la obra, como si fueran un mal necesario. Este cambio de actitud, la alertaba. Pero tenía un asunto pendiente con algunos disminuidos, le debía un viaje de vuelta al progenitor rojo… aceleró nuevamente, perdiéndose en el camino, mientras la caravana la seguía.


Tierras negras, era una vasta extensión de amazonia reforestada, desde puerto Ayacucho de Atures hasta San Carlos de Rio negro. Poblada de bosques primitivos, selvas impenetrables, humedales de sabanas neblinosas y cerros fríos, tupidos de palmares. Erguida e impetuosa, era la madre del Orinoco, de lagos y de copiosos inviernos. Matizando una neblina implacable, donde las ruinas de lo que alguna vez habían sido estaciones, alimentaban el horizonte desolado de autopistas y carreteras invadidas por la maleza.

Esta tierra en exceso fértil, estaba poblada por grandes sindicatos agrarios, gremios recolectores y aborígenes Aumentados, al borde del aislamiento. Ellos decían de tierras negras, que era la cuna de la sabia verde y que su suelo era así por la muda constante y milenaria que la fronda le había dado con su vida. Pues se alzaban espesos horizontes sobre los cadáveres de otros caducados, comunicándose la sucesión de una lucha entredicha. Tierras negras desvanece la muerte… decían.


La llanera inhaló profundamente hasta saciar sus pulmones, amaba el aire frio de tierras negras. En este sur húmedo y neblinoso, se habían llevado acabo gran parte de los combates de las noches de Acuario.

Los Aumentados habían expulsado a los Arcanos durante cruentas batallas y los escuadrones Avanzados del PID habían intentado destruir los enclaves de acceso al núcleo progenitor rojo, guardián de la Meta-consciencia Aumentada y del PIA. Pero tras reiterados fallos, se produjo la retirada más grande que jamás habían sufrido las tropas Arcanas y que desembocó en la destrucción de 8 Arcas y la misma Acuario. Noches imbuidas de violencia y esperanza, se atropellaban en el corazón de la llanera, recuerdos extraviados de maratones y batallas, teñían su mirada por cada rincón. Cada árbol, cada hoja, cada gota de lluvia, cada insecto y pensamiento de la selva, formaba parte de su historia.


—Escucha Zigi—le dijo a Zigilo por el enlace—Aquí, el holograma usó por primera vez un arma biológica: la doble conscienciala doble consciencia eran parásitos Kino-genéticos, programados con una psicosis que corrompía la carne a través de los enlaces de la amalgama sintética. Confundiendo los anticuerpos de la biología para llegar a las sustancias indizadoras del cociente y someter sus bloques de codificación, hasta manipular por Neuropraxis la mente del individuo. Potenciando con una enzima especial la propia química de las mitocondrias y células especiales de la Neuropraxis, para producir un nuevo tipo de energía llamada caché, capaz de proyectarse para convertir al Aumentado en un arma insospechada—hizo una pausa—Pero, la doble consciencia fue dominada. Logramos reprogramar la conducta del parasito, revelándole que su existencia dependía del huésped y que al morir éste, solo el parasito cesaría, el Aumentado se reimprimiría. Así fuimos capaces de afinar el parasito en ciclos de canto, sincronizando nuestros organismos para afinar y usar sus enzimas, convirtiéndolo en lo que ahora conoces como orígenes, la pesadilla de los Arcanos—se escuchó una suave carcajada—nos transformamos en Ecantes… los hijos que la Orquídea adoptó para luchar contra el dorado. Esta también es parte de tu historia muchacha, porque eres parte de nosotros como un organismo, como una sociedad. Nunca lo olvides… gracias a sus sacrificios, puedes controlar el origen de tu Ecancia.

—Mi Guasha, es una bonita forma de contarlo—agregó Laa que había estado escuchando.


Al entrar en Manapiare, el avance se hizo accidentado y pavoroso. Rastros de batallas recientes componían escabrosas escenas, irrumpiendo en la maleza. La última vez que había dejado tierras negras, la Bestia pensaba que lo hacía para liberarla, resignada a la perspectiva de que el sacrificio del pantano le brindaría paz a las zonas que lo rodeaban. Pero ahora, viendo como la violencia Arcana se había desbocado, exponiendo la región nuevamente a los horrores del holograma. Veía tierras negras, invadida por las sombras de un mal recuerdo, infiltrado entre la belleza de su armonía, exhalando un aliento embrutecedor y mortal.


Para evitar emboscadas, comenzó a desviarse de las carreteras de tierra, adentrándose por caminos de la fronda. Destruyendo un número creciente de barricadas traicioneras, cuando no eran ya despojos de sangre seca, hediondos de muerte y vehículos abaleados donde la descomposición formaba retratos dantescos.

Tras interceptar un enlace de contratistas disminuidos, se dirigieron a tomar un taller móvil de las manos de estos, que salieron huyendo nada más verse sorprendidos. La mayoría eran criminales de poca monta, como los que solía usar la política disminuida. La expedición se detuvo allí, cerca de una mini-estación fronteriza entre Manapiare y Atabapo. Cuya actividad generaba ropa en talleres simbióticos.


La llanera, había estado cargando con la protección de Zigilo, era momento de equiparla para aliviarse un poco. Algo venía diciéndole que Zigilo la acompañaría por algún tiempo.

Luego de tomarle una muestra de sangre, se sumergieron en un vivero repleto de celdas hexagonales y estanques de tilapias, buscando una afinidad. Tras encontrar la compatibilidad, la Bestia regresó con Zigilo y le vertió en las manos algo que la chica no reconoció. Primero su expresión fue más curiosa que otra cosa. El simbionte que la vestiría era una especie de sustancia negra, muy densa, incapaz de separarse. Con extensiones de cartílagos que se asemejaban a cabellos.

La Bestia colocó la sustancia en el cuello de Zigilo y la chica pasó de la curiosidad al miedo, cuando el simbionte clavó sus pequeños dientes en su pecho. Luego se estiró hasta cubrir toda su piel con una textura brillante. Se trenzó y se ajustó, escupiendo el traje anterior que cubría a Zigilo, esta sería su segunda piel. Un enlazador hormonal se encargaría de actualizar ambos organismos para equilibrar las células del traje. La Bestia le dio un arnés de técnico y una pistola de ráfagas que reaccionaba a su biométrica. Cargándole directo al cociente, la asistencia y la memoria muscular, necesaria para usarla.


—Ya está, con el mono no necesitas más ropa, el mono está vivo y pasará alimentarse contigo, ahora sabes porque un soldado come tanto, pero es mejor que un exoesqueleto Arcano, porque al depender de ti, dará su vida por evitar que los maten, además él puede leer señales electrónicas, aunque tu origen Psiloide puede hacerlo; el mono puede esconderte de cualquier sistema de locación mucho más rápido, sin necesidad de afinarse. Hidratará tu organismo, lo balanceará, te especificara la dieta de lo que necesitas, es un ser vivo que ahora forma parte de ti, incluso detendrá hemorragias y te ayudará a bloquear el dolor, o a detener una herida que podría ser mortal, también regenerará tus heridas superficiales. Además con él será más fácil proyectar la energía de tus células y formar caché, con el descubrirás una nueva forma de vivir. La pistola solo te ayudará a matar para sobrevivir. Recuerda que no eres un veterano, te compartí como usarla. Matar no es algo que pueda aprenderse con Neuromedia… la experiencia es intransferible, mi amiga. Espera, falta algo—dijo la Bestia, sacando un estuche de sus cartucheras—este, ya no te sirve, no eres más un civil. Ya está Zigi, mijita…—la Bestia, observó a la muchacha, sonriendo emocionada, haciendo un gesto con sus manos muy femenino. El aura caramelo de su escudo cinético brilló ajustándose a su silueta. Ahora tenía uno de orquídea que no solo le brindaría protección de la munición antipersonal, también lo haría contra artillería ligera—Ahora tienes herramientas para encarar la muerte. Hasta que la encomienda sea establecida… y nadie necesiten matar…

—grac…—inmediatamente fue interrumpida.

—Se me olvidaba ¡lo más importante!—dijo la Bestia estirando un estuche en su mano. Cuando Zigilo estiró la mano para recibirlo, la Bestia lo retuvo agregando—estos son filtros auditivos, yo casi nunca me los quito. El parche va detrás de la oreja así lo controlaras por neuromedia. Nunca, ¡nunca! olvides usarlos… nada de quedarte sorda en una batalla. Si vas a estar con nosotras, necesitas entender todos los niveles de vulnerabilidad que puedes tener frente a la guerra, protegerte no hará que sobrevivas, pero te ayudara. Así podrás liberar a otros, podrás ayudarlos, podrás detener la violencia que los devora… que nos devora.


Dejó a Zigilo adaptarse a su traje y subió a un cerro cercano para descargar los índices de exploración. Se sintió satisfecha cuando la mirada del soldado joven y atractivo que operaba los drones, le recorrió el cuerpo varias veces. Luego le señaló lo más resaltante de los informes. Un punto negro dominando los cielos de Atabapo. Tenía una superficie de obsidiana parecía absorber la luz. La sola mirada de aquello, intimidaba, la Bestia miró con repulsión. Justo cuando estaba vencido. Justo en su último momento. «Plutón te saluda, con un mensaje de los ilustrados de Sagitario—se dijo.»


El ocaso llegó y el trueno de la violencia, llenó la lejanía, con una horrorosa semejanza al pantano de las muelas. Los milicianos de la mini-estación se apresuraron a formar patrullas y activar las torretas de defensa, mientras los jornaleros terminaron sus tareas. Todos iban bien armados. En sus rostros la resolución ardía, darían la batalla, cual fuera que les tocara. Pensó que las agujas de Sagitario estaban rodeadas por su enemigo. ¿Qué diablos tramaban los Arcanos?


Por la noche la Bestia aceptó la invitación del joven operador de drones, a su pabellón. Tras comer y reír, se dejó llevar por los impulsos de la química y la conversación. Sabía lo que ambos buscaban, para los Aumentados el sexo era como hacer ejercicio, un ejercicio para buscar endorfinas y oxitocina, no iba directamente ligado a la búsqueda de pareja. Sus fuertes anticuerpos los protegían de los riesgos.

Luego de animar a su compañero con miradas seductoras, la Bestia recibió un beso profundo y salvaje, que la desvistió. Se dejó rodear de caricias que la sedujeron entre contactos húmedos y compulsivos, desbordando ríos de libido en su ser. No hubo besos largos, ni abrazos emotivos, ni demoras, solo el ímpetu del vaivén violento y el desafuero voraz de la carne. Sudó de arriba abajo, cada susurro de piel. Sudó hasta que el cabello que no halaba su amante se le pegó al rostro. Gimió satisfecha de montar su compañero, gimió pidiendo más. Sintió el deseo rodeándola con ahínco y el peso de su amante reafirmándola en su espalda, con su respiración susurrándole en la oreja izquierda. Luego, casi al final casi al punto de lograrlo, su compañero se derrumbó, llenándola con un calor voluptuoso, impecable, traidor. Se estiró sobre la esterilla y cerró sus ojos, el sueño se la tragó casi al instante.

Caminaba a través de una densa neblina, donde Araguaneyes vestidos de flores doradas la miraban, mientras sus hojas susurraban un nombre. Los cadáveres de no nacidos caminaban, maniatados, suplicando ayuda. Primero decenas luego miles, una manada, una estampida capaz de arrollarla, con ojos de pupilas muertas. El sonido de una explosión se aceleró. La Bestia miró hacia arriba, sintió un tacto en su piel y gotas de carmesíes comenzaron a cubrirla. Las flores susurraban un murmullo que poco a poco la ensordecía, doblegándola. Traidora, repetían, traidora… una imagen de la gran sabana domino el horizonte onírico.


— ¿Lo recuerdas hermana?—Mayara le hablaba, se apresuró no quería revivir esa escena, Despertó.


El sueño, a menudo la visitaba después del sexo, retrayéndola a ese momento, cuando había caído Acuario y los Arcanos habían esterilizado a los Aumentados, con el precepto de supremacía.

Había estado tan cerca de callar la voz de aquel sueño, allí en el pantano, a pocos kilómetros de Sagitario. Volvería, silenciaria esa pesadilla, los traería de nuevo, solo debían esperar. Era lo único que le pedía a su consciencia, tiempo, los traería. Se envolvió en sus cobijas y caminó, sumergiéndose en la madrugada de tonos iridiscentes.


Bajo la luna, la mini-estación dormía, sus pequeños edificios descascarados con forma de gotas parecían animados por las pálidas luces. Entre ellos una maraña de estructuras, cadavéricas, agonizaba sobre los charcos, bajo la maleza. A media distancia, repleta de lámparas, se elevaba una modesta estructura de oficinas circulares que servía de entrada al subterráneo. Abajo rodeando los andenes de techos traslúcidos, estaban las viviendas. El conjunto, formaba una calle recta, cuarteada de hierbas y enredaderas que terminaba en un largo sembradío de morros cristalinos, delimitado en el horizonte por las estrellas

La llanera se recostó sobre una barrera de hormigón, con la mirada distraída. Zigilo vino cuando el sol comenzaba a matizar el horizonte, sentándose sobre la barrera que hacía de entrada a la ruinosa mini-estación, parecía angustiada, tanto que no se percató de que ella estaba allí, sentada. Sabía que las secuelas del miasma neuromante eran ahora un problema en ella. Seguro la habían capturado, tras reimprimirse, y su mente aun frágil tras la catarsis, se había hecho pedazos. Pedazos que era difícil unir, pedazos que la atormentaban al no conectarse. Eso lo tenían en común, para ambas las memorias traían tormentos.


— ¿Luchando contra los recuerdos?—le preguntó con serenidad. Interrumpiendo el fresco silencio, Zigilo se alertó de su presencia.

—jum… es complicado, las memorias se agolpan, pero son como imágenes rotas, no las siento mías, como si alguien más las metiera en mi cerebro—dijo Zigilo, con una expresión melancólica—no quiero pensar en ello. ¿Podrías ayudarme?

—Lo dudo, aunque sé que pasa, nunca he sentido lo que describes—agregó la Bestia, curiosa, rascándose la punta de la nariz.

—Siento que necesito distraerme, mientras mi mente se cura—dijo Zigilo, mirandola fijamente—cuéntame el principio de esta guerra, cuéntame cómo nació el holograma….

—Si eso te ayuda…—le contestó, mirando el horizonte—el holograma es el resultado de una larga decadencia. Para entender cómo nació, necesitas entender la muerte que lo abortó. La muerte de las colonias estelares.

»Las colonias espaciales, nacieron sometidas por una tecnocracia disfrazada. Ellas, se encargarían de la supervivencia de nuestros antepasados, hasta hallarles un hogar, un planeta. Mantuvieron viva nuestra sangre a través del oscuro vacío estelar, con una estratificación social llamada el primer orden. Ese orden era absoluto y estaba dividido entre, el derecho de nacimiento que poseían las castas de genes sanos y que aquellas con genética reciclada, los genéricos, luchaban por conseguir. La prioridad del primer orden eran los sanos, los genéricos eran poco más que estadística, herramientas para que las castas sanas encontraran un planeta que habitar. Pero, la vejez y la muerte comenzaron a ser un problema agravante en las colonias, sumado a la escasez de recursos. La vejez fue lo principal, aceptada y resignada entre los pocos del primer orden, pero, repudiada y amenazada para las mayorías recicladas, que tras perder muchas generaciones, sacrificadas con frustración, venían engendrando la llama del odio y la rebelión en sus venas, reconociendo el engaño de su enemigo. Así nace la Meta-génesis, para apaciguar la convulsión de una sociedad cuyas contradicciones se habían hecho demasiado profundas y cínicas, para reconciliarse… la Meta-génesis fue la respuesta a esas castas genéricas, reprimidas, la oportunidad de tener muchas vidas y así conseguir una que purificara su genética…

—Pero, eran solo apariencias—Interrumpió Zigilo.

—Exacto Zigi, fue un hombre Nuhamat Mawuandii quien lo descubrió, Mawuandii soñaba que un mundo mejor era posible y dirigiendo los sindicatos de las colonias y a los primeros Meta-conscientes, expuso los secretos del primer orden, abriendo el bloque histórico que comenzó la rebelión contra la tecnocracia. La Meta-consciencia había sido diseñada para generar mentes eternas capaces de reprogramarse, con memorias convenientes, que impusieran estereotipos sobre los genéricos y mantuvieran el primer orden incólume. Además, detrás de los comerciales mentales que hablaban de las bondades y logros del gen sano. Las castas superiores manipulaban su ADN constantemente para robar los avances evolutivos de las castas genéricas y, las corporaciones imponían un sello de lasitud sobre la biología genérica adulta, para limitarla. El primer orden había comprado a las corporaciones el derecho de alimentarse de sus hermanos, de ser el parasito de su existencia…

— ¿La Meta-consciencia fue una herramienta?—preguntó Zigilo con la mirada sumergida totalmente en el relato.

—Fue un arma, una que trasformó toda la sociedad estelar, pero… evolucionó, saliéndose de control. La biología de los Meta-conscientes podía prever los implantes de memoria, tal cual tu mente diferencia el sueño de la realidad y, ni el tráfico de dopamina que llevaban a cabo las corporaciones para someter genéricos, fue capaz de suprimir esta capacidad.

»Así que los Meta-conscientes se alzaron, Avanzados y Aumentados. Trayendo la ruina a la 4matyst, a la Zaphire, a la Emerald, a la Ruby. El triunfo de un sacrificio brutal, que hizo ver escasa, toda la sangre vertida para mantener el primer orden. Colonias vacías vagaron como jardines de cadáveres, núcleos progenitores perdidos para siempre en el negro desconocido de la galaxia, fábricas enteras destruidas, sueños perdidos en los decimales del olvido.

»El presidente de las colonias Reign Emerald White acepto las decisiones de las corporaciones como una traición a la raza y formó la Super-Emerald para unir las colonias, pero el lobo solo sacrificaba sus piernas. Los Avanzados mordieron el anzuelo, pero los Aumentados no y previniendo la trampa, continuaron con la lucha. La mayoría de las colonias, cansadas de tanta sangre, terminaron por apoyar a la Súper-Emerald y exiliar a los Aumentados. Entonces, nuestros antepasados viajaron como consciencias hasta encontrar Yala. En cambio, La Súper-Emerald vagó construyendo una autocracia sobre los Avanzados hasta que el llamado de las moscas infectó las colonias. Y con la urgencia de la muerte mordiéndoles los talones, el último gran emporio estelar llegó a Yala, clamando nuestra ayuda. La Super-Emerald dejó de existir y el llamado de las moscas fue neutralizado… pero al igual que las corporaciones, la Súper-Eemerald había ideado un plan para someter a los Meta-conscientes… un plan que continuaron las maquinas tras su deceso...

—El precepto holográfico—concluyó Zigilo.

—El holograma, sí—respondió, con un gesto afirmativo—cuando la Súper-Emerald desembarcó por primera vez en Yala, sabía que tenía un problema, uno grande, uno de millones. Millones de Aumentados que no solo habían sobrevivido a su exilio de manera firme y sostenible, sino que también eran opuestos acérrimos a la autocracia del tecnicismo corporativo y la alienación genética. Los Aumentados se habían liberado del primer orden y tenían un mensaje oculto en su existencia: se podía sobrevivir lejos de la influencia corporativa, el sistema estaba lejos de ser absoluto como creían las colonias, habían alternativas. Así que el holograma debía alinear los núcleos progenitores, para secuestrar las Meta-consciencias Aumentadas… una guerra como ves, era lo más conveniente para que el holograma secuestrara nuestras consciencias.

»Mawuandii murió sin ver su mundo de ensueño unido y Reign murió viendo su sueño del primer orden destruido. Sus consciencias se desvanecieron.

»Nosotros, seguimos luchando por un sueño propio. El fracaso de las colonias fue falsificar la naturaleza Meta-consciente para mantener una clase depredadora que la misma evolución rechazaba. Intentando traer al presente las herramientas coercitivas de un pasado caduco, un sistema técnico, violento, insensible, que el futuro mismo despreciaba y odiaba profundamente. El holograma es un cadáver que se le extravió a la muerte—miró a Zigilo que trataba de evocar cada palabra, sumergiéndose en aquella visión—creo que todo hubiera sido distinto si el holograma hubiera nacido con un pene—comentó, sonriendo ligeramente… aligerando la tensión.

—Qué?—preguntó Zigilo sin evitar las carcajadas.

—Es cierto—dijo la Bestia, respirando entre risotadas—si hubiera tenido pene habría tenido una descendencia a la cual responder… a la cual amar. Una esposa que lo controlara…

—jajaja si, entonces tendría razones para el genocidio—dijo Zigilo, sonriendo.

—jajaja, quizás—dijo la Bestia entre carcajadas.


El cielo aún oscuro, aún incierto, iluminaba aquel horizonte extraño. La expresión de Zigilo era vivida, la Bestia estaba segura, ella la seguiría hasta conocer aquel mundo que soñó Mawuandii, que los Aumentados habían parido y que la guerra había mal nutrido, pero que allí en el horizonte estaba a punto de renacer. Esperando volver al presente.

May 3, 2020, 5:25 a.m. 7 Report Embed Follow story
4
Read next chapter 2.2-Narcisos de oropendola -02-

Comment something

Post!
Lihuen Lihuen
Wow que buena introducción para terminar de comprender algunas características del episodio anterior, me siento como Zigilo aún aprendiendo y abrazando a este universo oscuro y multifacético. Si bien hay explicaciones muy útiles que me ayudan a comprender, sigo pensando que es el holograma ..es tan solo una máquina o detrás hay seres que lo manejan .. y las arcas surgieron como una solución a la humanidad o se está hablando de una raza alienígena en extinción? en fin capaz las respuestas ya estén dadas antes y no supe verlas .. gracias está nueva historia que seguro me seguirá sorprendiendo
May 18, 2020, 02:37

  • Ayatan Mestre Ayatan Mestre
    Lihuen un saludo! muchas gracias por leer! jajajaja si se que el mundo llama la atención y es uno de los puntos de la historia irte desvelando poco a poco que ha ocurrido, en el cap anterior edite una parte en el preambulo donde aclaraba que los Meta-conscientes eran humanos, bueno una evolución de la humanidad, creo que edite solo un par de lineas para aclarar eso, claro esta tu otro punto tambien es valido, pues no son los humanos que salieron del planeta origen hace tiempo, en esa conversación final de esta parte segun el relato de la Bestia, son generaciones posteriores las que sobrevivieron y llegaron a yala, no son terrestres propiamente dicho, nacieron en el espacio jejeje, son extraterrestres. Sobre el holograma si no puedo revelarte nada, porque descubrir que es el holograma es parte del juego de la trama... disfruta ese misterio y tranquila más temprano que tarde sabras que es. Estees el segundo Capitulo de la historia de Zigilo, la Bestia y Laagata. Segun mis cuentas la historia sera solo de 7, seran 7 partes, asi que tranquila todavia queda por contar! bueno un saludo, espero te sigas entreteniendo con esta historia amiga! May 21, 2020, 02:19
  • Lihuen Lihuen
    Gracias por responder, ahora se que voy bien, ajjaa, todo un desafío leer este libro May 21, 2020, 15:19
Mauricio Orta Mauricio Orta
Una introducción prometedora para esta nueva expedición. La Bestia empieza a formar un vínculo con Zigulo, compartiendo interacciones ricas en detalles sobre el mundo y la historia del universo. Algo que he notado desde la expedición 1.8 es la abundancia de palabras del habla coloquial y nombres venezolanos. ¿Se tratan de una manera de darle un toque personal a la historia o, de hecho, las expediciones transcurren en lo que actualmente es Venezuela?
May 03, 2020, 13:28

  • Mauricio Orta Mauricio Orta
    Zigilo* May 03, 2020, 13:29
  • Ayatan Mestre Ayatan Mestre
    Jajajajaja no puedo asegurartelo, porque forma parte de uno de los secretos de la trama, pero si puedo decirte que el territorio donde se desenvuelve la guerra esta inspirado en Venezuela. Porque decidí que como la idea era buena, la haría tomando como referencia a Venezuela. Muy a menudo la ciencia ficción toma los paises de suramerica como referencia para describir ciudades caoticas y deshumanizadas, es como una rebelion a eso, tambien hay belleza y paisajes de ensueño, mucho más que el caos metropolitano, sobretodo en suramerica. May 03, 2020, 16:39
  • Mauricio Orta Mauricio Orta
    Entiendo. Me parece un acierto de tu parte porque esa ambientación le da bastante personalidad a tu historia en un género donde suele abundar, quizás en exceso, la influencia anglosajona. Creo que hacen más falta historias de fantasía y ciencia ficción con una perspectiva basada en culturas diferentes. Por desgracia (y yo también pequé de eso en mis comienzos) creo que a muchos autores les da miedo jugar con eso porque creen que ese tipo de enfoque "no vende" y prefieren ir a lo de toda la vida. May 03, 2020, 16:59
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 11 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!