Short tale
1
155 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

La noche


A la deriva aquella noche del 13 de mayo a las 9 de la noche en aquel hermoso patio rodeado por un pequeño jardín y un árbol grande con el clima perfecto a 21 grados Celsius bajo la constelación de Orión acostado en el suelo y escuchando el ruido de los carros, el sonido del viento y el movimiento de las hojas de los árboles y plantas, estaba él mientras respiraba la contaminación combinado con el aire puro y mirando el brillo de las estrellas que poco iluminaban. Era la primea vez que se sentía así, su vida estaba perfectamente tranquila, sin preocupaciones del presente ni del futuro, ni por él, ni por ninguna otra persona.

– ¿Por qué me siento así? –pensaba–. Se supone que ya lo había olvidado, soñar con pasto verde me hizo sentir un poco liberado ayer, pero hoy el día no estuvo como me gusta, es raro saber que a la mayoría de la gente le gusta el clima que odio. Adoro el invierno, pero a la vez lo odio, me agrada porque siento los sentimientos más profundos y entiendo la letra de las canciones, además de poder ver el corazón de las personas cuando nadie más puede hacerlo y lo odio porque la mayoría de los sentimientos encontrados son tristes y nostálgicos.

Se escucha una ambulancia a lo lejos en medio del silencio y los perros aúllen.

– ¿Por qué la gente finge querer algo que no quiere?, ¿Por qué se engañan a así? Se decía que pensar o hacer lo que los demás hacían te haría normal, pero… ¿Cuál es el fin de ser alguien normal?, ¿Qué de divertido tiene seguir estando dentro del estereotipo humano, dentro del confort y dentro del adoctrinamiento al que siempre hemos estado arraigados? Ser únicos es lo mejor que se puede hacer y ser en esta vida, supongo. Que aburrido es vivir la vida que los demás dicen indirectamente que haga, que aburrido es esperar a la moda que llegue, cambie a mis amigos y me aleje de mi familia.

El silencio vuelve a retomar el panorama.

–Por más en el vacío y el infierno en el que estemos, siempre vamos a tener algo para darle a los demás. Sin dinero todos seriamos ricos. Los filósofos dicen que el verdadero amor está más cerca en la pobreza material, mientras que los científicos modernos dicen que el dinero compra la felicidad. Supongo que por lo general ambos tienen la razón.

– ¿Por qué me duele aun ver feliz a los demás, si eso es por lo que vivo? Por esa única razón es por la que me arriesgue a quedarme miserable, para que todos los que me odiaran terminaran el día siendo felices. Al fin me di cuenta de mi grave error, no quiero volver a ser el antiguo punto negro malvado que se aparta de los demás solo por un resentimiento que olvidare cuando la chica que me gusta me mande un mensaje.

Se escuchan pasos alrededor.

–Aún recuerdo cuando ella me quería, me preguntaba cómo estaba y saltaba de emoción literalmente. Era la primera vez que sentía que alguien me quería de verdad a pesar de la porquería de persona que era. Solía creer que al fin las cosas buenas que había hecho serian recompensadas. Es mediocre pensar que la vida es un asco solo porque ya no me quiso. Por desgracia la vida continúa y el ser tiene que soportar el dolor hasta ser controlado.

En medio del cielo oscuro una estrella fugaz imaginaria pasa por medio segundo ya que las reales nunca han sido observadas por él.

–Es evidente que el amor no existe, es abstracto, pero si existiera, alguien tarde o temprano diría que la justicia es como el amor, es un tema complicado, por eso dicen que la vida es injusta y que el amor no existe. No creo en ninguno de los dos porque ninguno concreto me ha sucedido y viceversa.

Se levanta del suelo, respira profundo, se imagina cómo su ser recorre el éter hasta llegar al cielo oscuro partiendo de él por 7 segundos. Después se dirige a su cama mientras se pone sus audífonos y prepara la música que lo hace sentir en otro mundo por lo que se imagina e intenta dormir.

Pasan 25 minutos de insomnio, es el efecto de la cafeína concentrada, nada raro. Su mirada está fijamente en las sombras plasmadas en la pared que está justo enfrente de él y que entran de su ventana.

–Es el día #9725 enviando mensajes, sigo sin poder dormir, se viene la temporada de ser infeliz, aburrido por unos meses. Se vienen las teorías filosóficas de la vida que nacen en una noche pensante. Le sigo teniendo miedo al futuro y al fracaso como si nunca hubiera fracasado sabiendo que todo el tiempo lo hago.

–Este día no debió estar programado para que yo fuera así, debí haber sido el malo que es malo, pero viviendo en paz y no el que es bueno pero que vive en la frustración. Ser bueno es bueno, pero no lo es todo, no es la felicidad ni la paz interna. Tiene más paz y felicidad aquel que miente, engaña y traiciona, pero que está dispuesto a pagar las consecuencias.

Voltea su cabeza a la izquierda, está el espejo rectangular que tiene un búho de diseño en la esquina izquierda inferior que refleja la poca luz que entra de las calles por medio de las ventanas.

–Terminan odiándote por decir la verdad y terminan queriéndote por seguir engañándolos. La hipocresía es muy poderosa, tanto que lleva a los infelices a ser felices, a los buenos a ser malos y a las personas absurdas a lograr el falso éxito sin mérito alguno.

Su subconsciente toma posesión de su mente, la cafeína deja de hacer efecto en su sistema nervioso, y sin darse cuenta, tiene los ojos cerrados. Muy en el fondo de su subconsciente está las últimas palabras de la canción que se encontraba escuchando.

–Los ojos más bellos han derramado lágrimas, el corazón más noble ha sido lastimado, el hombre más fuerte ha perdido batallas e incluso la persona con el corazón más frio es capaz de darlo todo por los que lo aman.

Por último, su subconsciente recrea la última escena antes de dormir con esas palabras que le hicieron recordar a él y alguien más bajo la sombra del árbol de verano disfrutando un último momento.

–Creí que eras diferente –susurró con la mirada abajo.

–Ese era el plan –concluyó.

Quedó dormido.

March 31, 2020, 1:18 a.m. 0 Report Embed Follow story
0
The End

Meet the author

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~

More stories

What The Dreams Are Telling You What The Dreams Are ...
LOVING WHO? LOVING WHO?
Two of a kind Two of a kind