kevin-torres1585529950 Kevin Torres

Persona que recuerda los primeros momentos de su vida que sin saberlo fueron difíciles para su familia, pero antes de partir a un lugar lejano, se da cuenta del significado de esos recuerdos.


Memoir & Life Stories All public.

#recuerdos-pensativos
Short tale
0
3.0k VIEWS
Completed
reading time
AA Share

El principio y el fin

Era de noche, ese niño idiota no entendía nada, sólo veía cómo una personas estaban fuera de su casa discutiendo mientras que al mismo tiempo recordaba cuando hace unas semanas estaba escondido debajo de una cama agonizando de culpa por haber provocado aquel choque de un carro a una casa.

De pronto había movimiento en su casa y las cosas empezaban a ordenarse y desordenarse al mismo tiempo, al cabo de unos minutos todas las cosas (muebles) poco a poco empezaban a salir hacia un camión de bomberos. Todo pasó rápido y la última vez que él salió de esa casa, sacaba una escoba y un recogedor hacia un ``Crown Victoria´´ rumbo a lo automático de lo desconocido.

Abrumado, llegó a una casa de dos pisos con un árbol gigante por fuera. Al entrar se quedó atónito por conocer cuartos sin luz por primera vez en su vida. Justo al llegar al segundo piso pudo ver la luz de la luna que atravesaba la ventana mientras un olor a quemado aún estaba presente.

Fue lo único que recordó sobre esa noche de aquel día. Al día siguiente el sol se hizo presente y la iluminación alumbraba su vida, fue otra escena de bastante movimiento y diálogos, el reto era ordenar lo desordenado. Al pasar la mañana, en el segundo piso, la luz que atravesaba las ventanas, desmantelo la realidad con un techo quemado con escombros, paredes derretidas y de color negro, ventanas sin vidrios y el suelo descarapelado. Una primer gran visualización para un alma de cinco años, pero lo más hermoso, ver un paisaje que se veía a través de la ventana.

Un recuerdo extraño y fugaz fue que había personas desconocidas con galones de agua que ese niño cargaba para meterlos a esa casa y saciar su sed en medio del inicio de una noche cualquiera en verano.

La noche se volvió a hacer presente y la oscuridad también. Todo seguía siendo automático hasta que de pronto vendría el descubrimiento del agua por aquella alma de ese niño idiota que escalaba con facilidad el portón de plástico verde de dos metros y medio de altura y saltaba al otro lado para conectar sigilosamente una manguera a una llave. Debido a eso, tuvo su segunda ducha de noche en la vida y además pudo sobrevivir por unas semanas más. Se podría decir que fue el salvador de aquella noche para seis almas más.

Pasaron los días y en una mañana agradable e inesperada se podía escuchar desde el primer piso un tipo de música de rock alternativo de aquella época el cual sería el pilar y la curiosidad de su gusto exigente por la música.

Era sábado, y sin saberlo, era el primer mejor sábado de su vida porque la música era tranquila y con la combinación del silencio del vecindario y el cantar de los pájaros en el árbol gigante que se encontraba enfrente de la casa, creaban una sensación de combinación de vidas pasadas y futuras.

Ese mismo día ya pudo ver la luz de una bombilla eléctrica en la noche y tomar agua después de algún tiempo. Los días estables y normales por fin habían llegado y lo automático estaba empezando a alejarse porque ya no eran cinco, sino seis años de esas almas en ese mundo, sin embargo, lo auténtico no desaparecería sin antes tomar el único legado de su padre.

Pasaron una semanas hasta que llegó otro sábado, era otra mañana elegante, pero con música de un cuarteto europeo que cantaba música en inglés de los años sesentas y que tenían buen ritmo y que dejarían legado en la historia. De pronto alguien gritó su nombre para que se atara las agujetas de sus zapatos, pero por desgracia, al notar su falta de experiencia y dificultad en hacerlo, su padre le enseñó el mejor método para hacer un nudo y atar las agujetas de cualquier zapato. Sólo una vez bastó para que ese niño lo aprendiera y nunca lo olvidara. Por primera vez en su vida había aprendido algo nuevo y útil.

Salió de su casa para presumir su nueva habilidad a sus amigos sin saber que nunca más volvería a aprender nada nuevo de su padre.

Ahora se ve un pequeño punto de luz a lo desconocido, quiero ir pero a la vez no quiero, tengo que entender que ya llegó el momento y que lo que viví fue lo mejor que pude haber pasado en la vida. Haber empezado desde cero y haber logrado lo que logré bien o mal, solo o con compañía…

Ese fue el último recuerdo antes de partir hacia donde la vida te rompe el corazón para salvar tu alma.

March 30, 2020, 1:10 a.m. 0 Report Embed Follow story
1
The End

Meet the author

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~