EL ASESINO DE NATALIA OREIRO Follow story

solracsajt Solrac Sajt

la megafigura uruguaya Natalia Oreiro se encuentra en Moscú, sin sospechar que un asesino serial, un basquetbolista profesional, la acecha


Fanfiction Celebrities All public.

#cuentos-sangrientos #vladimir-putin #moscu #crimen #queso #asesinato #carlos-matias-sandes #natalia-oreiro
Short tale
0
944 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

EL ASESINO DE NATALIA OREIRO




La megaestrella uruguaya Natalia Oreiro es, según dicen, una figura muy popular en Rusia, país al que suele viajar en forma asidua. En una de las ocasiones en que se encontraba en Moscú ocurrió lo que voy a relataros a continuación.

Cada vez que la oriental iba a las tierras de Lenin y Stalin se alojaba en el Hotel Marriot, de tal manera que por una de las ventanas contemplaba la Plaza Roja y el Kremlin, y del otro lado, el famoso Teatro Bolshoi, cuna de tantos talentos del ballet y la danza.

Por recomendación del gobierno ruso, Oreiro poseía una asistenta y traductora rusa, Anastasya, y una oficial de seguridad, Ludmyla, integrante del Ejército Rojo y que hacía las veces de guardiana y custodia de la uruguaya.




Era una tarde de otoño en Moscú, la época en que los días son muy cortos, a las cinco de la tarde se hace de noche y las temperaturas rara vez superan el grado de temperatura.

Oreiro se encontraba en el Hotel, se estaba preparando para un mega recital que se iba a hacer en el Parque Sokolniki, era la única estrella extranjera que iba a participar, el resto eran cantores rusos, además de que se iba a homenajear a los héroes rusos de la Segunda Guerra Mundial, a las bailarinas del Bolshoi, a los cosmonautas que participaron en la exploración del espacio de 1957 a 1970, y a los atletas soviéticos ganadores de medallas de oro en los Juegos Olímpicos. El presidente ruso, Vladimir Putin, iba a asistir al evento.




Oreiro estaba aburrida aquella tarde. No tenía ganas de salir pues no iba a arriesgarse, pero estaba muy aburrida. Para pasar el tiempo, se acostó con el camisón, en la habitación, y empezó a jugar al Candy Crush y al Farm Heroes Saga, viejos clásicos, ahora un poco olvidados, de los Juegos de Facebook.

La larga tarde avanzaba en Moscú. Ludymyla, la guardiana, se encontraba en la puerta de la habitación, custodiando a Oreiro. De repente, ante la oficial rusa, apareció un hombre muy alto y patón. Nada extraño en Rusia, pues es común ese tipo de gente, sin embargo, a Ludmyla le llamó la atención, las patas de aquel hombre eran realmente gigantescas y el olor a Queso que despedían fulminante y apestoso.

- Кто ты – dijo la rusa en ruso (¿Quién es usted?), único idioma que hablaba y entendía.

- Soy Carlos Matías Sandes – dijo el hombre en castellano – busco a Natalia Oreiro – Sí, era Carlos Matías Sandes, el basquetbolista actualmente en Boca Juniors, que mide 2,02 metros y calza 52.

La rusa no entendió un carajo lo que dijo Carlos, hizo el amague de preguntarle algo, pero el basquetbolista, en un movimiento tan rápido como fulminante, sacó uno de esos enormes cuchillos a los que llaman machete, y se lo atravesó a la rusa, en el estomago, asesinándola de inmediato.

- Queso – dijo Carlos mientras arrojaba un Queso sobre la oficial del Ejército Rojo.