la juez Follow story

inchojesus jesus antonio castillo

Sol María Castañeda Arriechi; una mujer blanca, esbelta de apenas 19 años. Doctora en ciencias penales y criminalísticas, esbelta de 1.82 metros de altura, cabello negro liso que llega a su caderas prolongadas delgadas y sensuales. Piernas y muslos de atleta, abdomen plano, senos de niña que resaltan con sus vestiduras. Perfilada, labios delgados y ojos café claros. Su cintura desaparece con la caída de su cabellera. Recta en sus procedimientos, religiosa y de unos valores familiares intachables. es la juez. su vida da un giro y se convierte en un karma después que pierde su virginidad en un hotel famoso, con un desconocido, al cual es llevado a prisión por violador y; que ella tiene que llevar a a su condena


Non-fiction All public.
0
532 VIEWS
In progress
reading time
AA Share

perdida de la dignidad

Autor; Jesús castillo

La Juez

Se ¡Levanta! De esa fría y aun blanca griseada mañana por la neblina, que llego a su faz, a su olfato. Toco al lado de su pecho, a la sombra de la vuelta de la almohada. Siente; por lo frió de sus sabanas, que él no está. ¡Aun! Soñolienta, sabe que sus ojos no responden a su instinto. El aposento de su noche sucumbe ante su susurro y, el gesto de sus despertares.

El ocaso de su noche mágica había terminado.

La felicidad que existió en el vuelo de su imaginación llego a su estación. ¡Pero! Su pensar era dudoso, el aliento cuasi imperdonable. Le hicieron recordar lo que no quería. Y, en efecto la soledad de lo desconocido invadió su silencio.

¿Quién fue el Ángel de mis sabanas? O ¿El demonio de mi noche?

Se preguntó ¡Mirando! La salida del amanecer a través del cristal de la ventana, que ¡Aun! Pálida por el amanecer ¡Nada! Pudo contraer en su horizonte. Un mal presagio.

¡Ahora! Sabía; que aquella noche seria su karma.

Su conducta intachable rodó entre los dedos, manos y cuerpo de un desconocido.

Cuasi llorando, sabe que debe abandonar ¡Rápido! Aquella cueva del infierno, para poder optar al menos por un poco de misericordia.

Baja su vestido de seda blanco, que ajustado a su pelvi, a su cadera, y sus glúteos redondos deslumbran en el sonar de las escaleras. No; puede pasar desapercibida y las mirada infinita de cada ser, de cada huésped, de cada curioso, de cada transeúnte transciende el suspiro, de aquellos gemidos silenciosos que quizás ella no escucho.

Corre a la salida sin voltear, sin otear nada.

¡Taxi! ¡Taxi! Grita.

Por su convicción religiosa no maldice.

¡Dígame! Señorita ¿Hacia dónde se dirige?

Señor; ¡Solo! Sáqueme de aquí.

Una lágrima no se pudo contener, y salpicando al caer, rocía el cuello de aquel hombre.

¡Arranque! ¡Señor!

Está bien; pero necesito su destino.

Mientras suave como una eternidad se mueve. El pensamiento la invade. Mientras la mirada no deja de ver aquella arquitectura monumental, de inalcanzable vista.

La neblina aun copaba su fin hacia el cielo.

¿Destino? Por dios que he hecho.

¿Quién me ultrajo?

¿Quién me engaño?

¿Quién me drogo?

¡Dios mío!

¿Señorita hacia donde se dirige?

Disculpe; llévame al cementerio

¿Qué?

A esta hora

¿Usted se encuentra bien? Son apenas las 6:30 am y hoy es día de descanso.

Ahhh perdón ya recuerdo ¡Hoy! Es día de los difuntos.

Mire; señorita le voy a dar un consejo. A esta hora lo que la pueden es malograr.

Pero; ella solo piensa. Y la ira se apodera de su camino.

¡Señor! Puede dejar de hablar y conducir más rápido.

Es más déjeme por aquí por favor.

¿Cuánto le debo?

Señorita; está muy retirado aun su destino.

¡Maldita sea! Que me deje por aquí.

¿Cuánto le debo?

Son. ..

Tome y deje el vuelto.

Deje; al menos que me estacione debajo de ese elevado antes de pasar el túnel.

Llorando, tira fuerte la puerta y se aleja. Corre un poco, su espectacular cabello liso, negro azabache bate al compás del sonido de sus tacones. Su vestido sube lentamente dejando ver voluminosa es-finge. Se adentra en la oscuridad completa del túnel por un minuto. La luz de los vehículos le hace recordar que el ocaso de la madrugada no llega. Al salir ve el amanecer del majestuoso sol de la mañana. Con el sonar de su teléfono. Reacciona.

Riiinn riiinnn

¡Halo!

Mi amor ¿Dónde estás mi cielo?

¡Madre! Voy llegando, se me izo imposible llegar

Pero; hija nunca te habías quedado fuera de tu casa. Tu padre y yo. Estamos desesperados No dormimos en toda la noche. Llamamos a tu amiga Angélica y nos dijo que te había dejado en una reunión de amigos.

¡Madre! Y ¿Angélica?

¿A qué hora se comunicaron con ella?

Eso; fue como a la una de la madrugada.

¡Ella! Te acaba de llamar.

Que te espera en la corte.

Voy mamá ¡Espérame! Y, me preparas todo.

¡Por favor mamita!

Sol María Castañeda Arriechi; una mujer blanca, esbelta de apenas 19 años. Doctora en ciencias penales y criminalísticas, esbelta de 1.82 metros de altura, cabello negro liso que llega a su caderas prolongadas delgadas y sensuales. Piernas y muslos de atleta, abdomen plano, senos de niña que resaltan con sus vestiduras. Perfilada, labios delgados y ojos café claros. Su cintura desaparece con la caída de su cabellera.

Recta en sus procedimientos, religiosa y de unos valores familiares intachables.

¡Sol María! ¡Sol María! Por aquí mi amor

¡Mírame! Mírame he’ y.

Oye a la entrada del pasillo de la corte.

¡Angélica! Angélica con un abrazo fuerte y sin poder contener otra lagrima, la besa en la mejilla.

¡Mi amor!

¿Qué te pasa?

¿Qué te sucede?

¿Ya te contaron fue?

¿Sabes; lo que vas a enfrentar hoy?

Llorando; aun tomando su rostro.

¡Me sucedió algo terrible anoche!

Pero; cálmate. ¡Vamos por un café!

Sii vamos.

¿A ver cuéntame Sol?

No. Ahorita no se puede ¡Pero! Te adelanto. Estoy muy mal. Muy mal Vayámonos, la corte nos espera.

Y; porque tanta gente ¿Quién es el acusado?

Chama. Te llego la hora. Te han dado el caso a ti.

Y, ¡Eso!

Los comentarios son; que por tu embestidura. Por tu semblanza por tu carácter y por tu currículo de juez incorruptible.

Te adelanto algo sobre la rata que debes encerrar: Es un violador, estafador, chantajista, drogo mano, Asesino.

Pero; también dicen, que es un galán, que trabaja con la magia negra para envestir a las mujeres más duras, fuertes, intachables para poseer la y hacerlas suyas.

Es un don Juan

Jajajaja ¡Ya veremos!

Anoche lo apresaron, lo acusan de un asesinato y violación de una niña de 13 años.

Aunque la menor dice que le fascinó y no va atestiguar.

Que está enamorada de él.

Bueno prepárate.

Ahhh; Sol María. Anoche testigos lo vieron salir del hotel “Dinastía”

¿Qué? Del hotel………

¡Cómo me dijiste que se llama el hotel!

Dinastía, eso creo.

Ella; piensa en un instante y revisa su cartera, a ver si consigue algo que demuestre donde había sucumbido esa noche.

Inculca, rebusca, la brisa bate su cabellera y no la deja mirar bien.

¡Sol María! Sol ¡vayámonos!

¿Qué haces?

¿Qué buscas?

¡Algo! Si. Vayámonos

Adelante juez. La están esperando en el hemiciclo

Tack tack tack. La corte entra en sesión.

Con ustedes la honorable juez Sol María.

Que el acusado se levante.

Sol; aun sin mirar la audiencia, menos al acusado. Sus pensamientos no la dejan, su remordimiento la embarga, llama en voz baja a los abogados (defensor/acusador), estos se acercan hasta ella.

Con carácter fuerte y la mirada fija en el expediente, les dice; les agradezco hechos concretos, verifica bles, pruebas contundentes. Terminemos con esto lo más rápido posibles

¡Entendieron!

En la corte empieza la algarabía y gritos. ¡Asesinooo! ¡Violadooor!

¡Silencio en la corte! Tack tack tack

La corte llama al señor; ¡Sebastián Salvatierra!

Engrillado, esposado camina hacia la silla un hombre blanco, pelo largo negro, liso brillante, cejas finas, nariz perfilada, labios finos, mentón puntiagudo, cutis petrificado sin líneas de expresión, pómulos invisibles ojos azules como como el mar, solo bellos semis-amarillos emanaban en su faz.

Hombros sobresalientes, brazos y manos de un físico-culturista, un tatuaje en el cuello de un águila arpía sobresalía de su embestidura. Una estatura de 1.90 metros dejaba bajo sus movimiento el ambiente impregnado a orquídea por el olor de su loción.

La audiencia en silencio, la mayorías mujeres queda atónita, la mirada de todos siguen al acusado hasta su estadía, hasta su estancia.

Sol María; aun sin mirar a nadie, revisa el expediente.

Jura usted, decir toda verdad y nada más que la verdad.

¡Lo juro!

Una voz, gruesa, fuerte de acento español se oye.

Sol María, hace un alto a la lectura, el corazón empieza a latir más rápido, la respiración se corta por una milésima de segundo y al respirar profundamente de nuevo. Siente el olor de su loción.

Blanca como un papel quedo su decisión de mirar o no al acusado.

Pero; la curiosidad, la intriga, el resentimiento de su noche, la desidia, el instinto humano la traicionan.

Sube lentamente la mirada, asustada lo hace.

Aquellos ojos azules, la miraban de reojo por debajo de la cortina que formaba su cabellera y una sonrisa, hipócrita, de castigo, de burla se reflejaba en ese rostro.

La duda invade aún más el pensamiento de Sol María, casi que desmaya, toma un vaso de agua. Su fortaleza, su semblanza la levantan por un momento. Pero; su pulso empieza a delatarla.

Cuando ya comienza el proceso.

Gritos, algarabía, las sillas se mueven y caen cuadros, la gente corre.

¡Está temblando! ¡Está temblando!

¡Corran! ¡Coooraaan!

Sol María, se levanta, busca a correr y cae frente a Sebastián Salvatierra.

Él; como puede con las manos esposadas hacia atrás. Se lanza encima de ella, buscando darle protección.

La sala queda sola de espectadores y demás jueces, los abogados aterrorizados debajo de la mesa. Las custodias, se lanzan al acusado, propinándoles golpes y garrotazos. Con los ojos brillantes y su mirada sonriente la mira, cuando es arrastrado hacia la patrulla.

La sesión se suspende.

Tembló en todo el estado, fue un movimiento telúrico de 7.4 grados en la escala de risther. Son los comentarios instantáneos de la gente.

Sol María, aturdida. No por lo del movimiento sísmico, sino por la duda, el misterio, la casualidad que le causa el caso y en especial el acusado Sebastián Salvatierra.

¡Angélica! ¡Angélicaaaa!

Por aquí, mírame aquí estoy.

Por Dios. Sol que fuerte fue eso, que susto.

Ya te comunicaste con la familia ¿Cómo están todos?

Si. Ya llame; todos están fuera de peligro.

Bueno vámonos

Vamos a cambiarnos. Estoy demasiada confundida ¡Demasiado! Arréglate y salimos un rato, necesito hablar de algo. Necesito confesarme y no precisamente con un cura jajaja

Mamá ¡Madrecita! Ya llegue donde están todos

¿Dónde está mi padre?

¿Mi hermano Pedro Izáis?

Hija; sol María mi amor aquí estoy en el sótano, en el altar orando hija. Rezando por ti, por todos. Ese temblor fue muy fuerte. Estábamos demasiado asustados.

¡Bendición madre!

Dios y la virgen te bendigan. Tu padre y tu hermano salieron como locos, desesperados a buscarte.

Pero; porque no esperaron, Angélica llamo. ¡Ella! No les dijo que yo estaba bien.

Sii. Pero tú sabes cómo es tu familia. Te protegen como si fueres una niña jajajaja.

Bueno madre voy a llamarlos para que se devuelvan. Ya es hora de almorzar. Después voy a salir con Angélica.

No me digas que te vas de nuevo a quedar en su casa.

Sol María; sabes que nunca te habías quedado fuera de la casa, ese día ninguno de nosotros dormimos. Y lo que no entendemos; es por qué no contestabas el teléfono.

Sol; eso no debe de pasar otra vez te lo agradezco hija por favor ¡Ah! Mi amor no llegues tarde, hoy toca el rosario y vamos ayunar mañana por la víspera de la semana santa.

Entendido madrecita del alma. Te quiero, te amo.

Bueno voy a cambiarme, ya sabes les dice a mis guardaespaldas donde voy a estar jajaja

Rin riiin riii.

¡Halo! ¡Por favor deje su mensaje!

Soy yo; Angélica, Sol. Nos vemos en el Café “Dios mío”

Ya estoy saliendo.

En la penitenciaria del estado. En una celda de nos mas de 1.20 m2 llega de nuevo Sebastián Salvatierra. Ensangrentado, sucio, ya hediondo a sudor de diablo.

Entra a tu morada, asesino, violador, estafador

Plack, plack suena una peinilla acerada en la espalda, muslo y glúteos del reo.

Esta vez te salvo la naturaleza. Aprovecha los últimos minutos de tu corta vida. Reza para que tu condena y tu castigo sean cortos.

Para que la horca, la inyección letal o la cadena perpetua te lleven al infierno.

Los reos gritan, y auspician un apoyo a favor de Sebastián.

¡Guardias! ¡Guardias! Desgraciados.

Déjenlo en paz. Dame cancha, dame tregua, dame una parada.

Quítate ese uniforme y ven.

A ver, si eres tan machito.

Hablándole; el custodia y en voz suave al oído.

No te me descuides, si pifeas, si te descuidas en tus fechorías, te mando a desaparecer. El dolor que le causaste a esa familia, lo pagaras bien caro. Metete en la celda ya.

Plass. Plock

Ahhh. Sabías que la niña que violaste, es hija de una hermana de mi esposa. Le pedí a Dios de inmediato tu traslado para esta penitenciaria, y se me cumplió para estar cerca de ti. Los días, los meses, los años que vas estar aquí serán tu infierno. Te veré en cada segundo llorar lágrimas de sangre.

Por favor. Déjeme por esta noche al menos disfrutar de tu compañía jajaja señor custodio.

Cuando llega mi abogado, quiero hablar con él. Quiero confesar antes de ser crucificado.

Plack se cierran las puertas, la luz se disemina y se pierde al instante. Los pasos del acecho se alejan suavemente, el silencio se apodera del pasillo.

¿Mira 66 por que estas encanao?

Es cierto que lo que dicen en la prisión, en los pasillos, en el patio. Si la violaste y era tu novia por que no te defiendes.

Mira; si no quieres morir hoy mismo mejor duerme y déjame en paz

Oye mi sangre. Sea lo que seas culpable o inocentes, estas perdido 66 la bestia, el diablo, lucifer se quedan pendejos delante de esa juez que agarro tu caso.

Mi nombre es Sebastián Salvatierra, deja ya de llamarme por un número.

¿Cuál es tu nombre?

El mío es Jesús de María Jiménez.

Oye; Jesús de María yo no vine aquí hacer amigos, ni hablar tonterías. Solo contéstame una pregunta. Quien es esa mujer juez a quien todos tiemblan.

Jajaja ya la conocerás.

Te pregunto ¿Cómo te declaras?

Ni que tu fueras ella jajaja me declaro inocente

Jajaja así decimos todos mis hermanos. Todos nos declaramos inocentes, meses después estamos en la horca, en la silla eléctrica o dormido bajo na inyección letal, los que logran evadir ese perdón, estarán por el resto de sus vidas en una jaula de metal. Es doloroso. Pero esa mujer es una muralla, es una enterradora de vivos. Es intransigente y ella tomo tu caso. Prepara de una vez tu alma.

¡Silencio! ¡Silencio! Maricas vallan hacer cebo en la corte jajajaj aquí no hay plaza.

Rin riii rin

Contesta por favor Angélica, que te hiciste mujer, hace ratos que te alerte. Diosito, Virgen María, San Miguel de Arcángel. ¿Dónde estás?

De repente se estaciona un carro amarillo, un doge dart. Se baja Angélica. Tome señor muchas gracias. Por dios mujer porque tardaste tanto. Ya estaba angustiad. No entiendo por qué las personas son tan impuntuales e irresponsables. Así; eres tu Angélica. Eres así.

He’ y; ya va. Sol; tienes que calmarte, solo han pasado cinco minutos.

Sol no estamos en la corte.

O quieres que me valla sin antes llegar. Tienes que tener un espacio para aceptar alguna debilidad de las personas. No seas excéntrica.

Disculpa, Angélica disculpa hermanita

Una lagrima rodó de nuevo en su mejilla cuan si fuere la repetición de aquella noche.

Señor, joven, mesero tráeme dos café dobles con leche y dos raciones de torta por favor.

Sol yo quiero saber que te sucede, has actuado muy extraña estos últimos días. El caso de ese delincuente, más el movimiento sísmico te han hecho algún cambio en tu conducta. Por qué te noto tan nerviosa, porque lloras a escondidas, porque estas tan pensativas, ya no hablas de la biblia de Dios y menos del espíritu santo. Que te sucede sol. Me tienes nerviosa a mí también. Acaso tienes problemas con tu familia. Con tu prometido. Cuéntame sol por favor.

Señoritas aquí esta sus servicio. Van a cancelar de una vez o pasan por caja para hacerles el ticket.

No. Espere, ya le paso mi tarjeta

Revisa de arriba abajo su cartera, su monedero, revisa su porta chequeras, revisa sus libretas de apuntes, vacía la cartera en la mesa. Y gritando exclama. Dios que paso por que me castigas. Señor libérame de esta incertidumbre.

Que paso sol.

No consigo mis tarjetas.

Bueno a lo mejor la dejaste olvidadas en tu casa, en el baño, en el dormitorio.

Quizás en la corte.

No. ¡Noo! Angélica. Noo sabes que soy muy ordenada.

Señoritas pasan luego por caja.

Señor tome cancele el pedido y se añade su propina.

Llorando a no poder más sol recuesta la cabeza sobre la mesa.

Vamos a mi casa Angélica. En verdad estas mal. Allá conversaremos para tratar de entender que te está atormentando.

Si amiguita vamos.

Esperemos el ticket y la tarjeta.

Listo señoritas.

Por favor envuélvala las tortas para llevar. El café regálele a una persona necesitada.

¡Taxi! Taxi

Por favor llévame, a la avenida rotaría al final de la estación del metro.

Como no señoritas para allá vamos.

Mientras Sol María mira a través de la ventanilla. El tormentoso recuerdo de aquella noche volvió invadir su estadía. Aunque la memoria y su mirada ida, sin atender, todo en ese momento desaparece solo ella existe. Angélica le habla sobre los casos pendientes. Los juicios nuevos y la suspensión del juicio de Sebastián Salvatierra, cuando vuelve en sí.

Como dices Angélica ¿Cual Salvatierra?

Uff; el trafico está súper pesado hoy, señoritas voy a circundar el distribuidor, quizás se les haga un poco más retirado, pero obviaremos esa tranca esa cola que hay allá al final de la avenida.

Pero no es peligroso por esos lugares señor.

Noo que peligroso pasaremos al frente del Hotel Dinastía, y esa zona es céntrica,

Bueno señor dele por donde más le convenga. Eso sii por favor trate de llevarnos por el camino más seguro

Rápido reacciona Sol María.

¿Por dónde dijo que iba a pasar? ¡Señor!

Frente al Hotel Dinastía.

Y; ¿Usted siempre trabaja en esa zona?

Claro señorita es mi salvación. Todos queremos cubrir esa ruta. Es donde hay más propina, labora la gente de clase, la gente rica. Y en las noches ni se diga. La perdición, el libertinaje figuran como protagonistas. Esa zona no duerme.

María Auxiliadora, mujer ¿Dónde estás?

Aquí detrás de la casa en el patio, estoy dándole de comer a los pájaros, a las palomas y colocándoles agua, esos animales vagan en esta ciudad de concreto y nadie se acuerda de que ellos necesitan alimentarse.

Pero bueno María Auxiliadora, pero ellos andan volando.

Sii francisco Javier Castañeda, ya se déjame que yo sea feliz jajaja.

Y trajeron a Sol María ¿Fueron a buscarla?

No. Pase fue por pedro Izáis. Sol últimamente no se ha comunicado más con nosotros, es más voy a tener que hablar muy seriamente con ella. El domingo no fue a misa, la vez del rosario desapareció con su amiga.

María Auxiliadora, habla primero con ella. Tú que eres mujer.

¡Mamá! Mamaaa

Aquí estoy pedro Izáis, dime.

¿Dónde está sol? ¡Ya llego!

No. Sol aun anda con Angélica.

Ok. Dile cuando no más la veas que la llamaron de un tal hotel. Cónchale no me recuerdo el nombre. Pero acuérdale que se comunique urgente con la administración.

Y para que estarán llamando a Sol de ese hotel.

¡Por Dios!

Pero bueno francisco Antonio recuerda que tu hija es una juez, y muy reconocida por cierto.

Señoritas y estamos en la dirección que me dijeron ¡Usted dirá!

Déjeme en la casa amarilla con rejas negras por favor.

Cóbrese y deje de propina el vuelto.

Sol María, baja ya llegamos.

¡Ah! Ya llegamos

Siii Sol.

Disculpe señorita. Yo como que le hice una carrera a usted hace aproximadamente una semana, si no me falla la memoria.

Como así señor y donde fue eso.

Yo; la tome al frente del hotel dinastía, era muy temprano apenas estaba saliendo el sol, hacia frió y aun había neblina.

Señor; creo que está confundido

Si tiene razón ¡Disculpe!

Sol María temblaba y su color blanco natural desapareció. Su rostro se tornó enrojecido y su voz tartamudeo dejando caer casi su portafolio.

Bueno Sol ya casi el ocaso del día nos cubre, pasa vamos a preparar un café para comernos las tortas jajaja.

Voy a preparar el baño, a encender el calentador para ducharnos, hoy te quedaras en mi casa por primera vez.

Que le vas a decir a tus padres. No sé. Pero hoy de aquí ya no sales.

Me vas a contar lo que te sucede de una vez por todas.

El pensamiento. La deducción de las hipótesis que se plantea Sol María son cada vez más convincentes su cabellera mojada y el vapor del agua caliente la lleva a diagnosticar su futuro. Sentada llorando en el centro de la sala de baño, pasa los minutos angustiosos de su verdad.

De repente.

Rinn eiinn.

Sol te llaman

¡Soool! El teléfono suena.

Contesta por favor Angélica. Anda

Si es mi madre le dices que la llamo al salir. Hazme el favor

Angélica; toma el teléfono recelosa, sabe que jamás Sol María permite que tomen llamada alguna, aun siendo ella como hermana.

¡Halo!

Mi amor soy yo. Tu madre

Señora; María Auxiliadora ¿Cómo está? Es Angélica, disculpe le conteste, lo que pasa es que Sol está en la ducha y ella me dio permiso para tomar la llamada.

Hola hija dígale que me llame urgente al salir, que ya es muy tarde, que francisco Antonio sale en media hora a buscarla.

Ahhh Angélica; dile que se comunique urgente con el hotel Dinastía. Que Pedro Izáis tomo una llamada y era para ella de ese lugar. Que se comunique urgente con la administración.

Esta bien señora María Auxiliadora. Ya le comunico.

¡Ayyy! ¡Ay! Por dios Sol María, casi me matas de un susto, que haces parada detrás de mi como u espanto, como un muerto. Definitivamente tu ya estas locas.

¿Quien era Angélica?

¿Quien llamaba?

Era tu madre, para decirte que tu padre viene a buscarte en media hora, con tu hermano.

Pero bueno Angélica no le dijiste que no vinieran. Que yo me iba a quedar.

Sol; no dio oportunidad de decirle m trancó antes de tiempo.

¡Cónchale! Voy a enviarle un mensaje, por que si la llamo va a empezar con su cantaleta.

O no mejor llamo a mi adre.

Rinnn. Rinnn

Que paso hija que paso Sol. Aun no he salido el carro esta fallando, tu hermano y yo estamos trabando tratando de conseguir arrancarlo.

Bueno padre para eso te llamo. No me vengas a buscar que tengo que preparar un trabajo largo y arduo para un juicio muy importante mañana.

Bendición.

Pero bueno pedro, ya tu hermana no quiere ni que uno le responda. Me corto, ni la bendición me dejo dársela.

Papá alcánzame la lámpara por favor.

Hijo ya deja eso así; la urgencia que tenemos era Sol. Y me dijo que se iba a quedar.

Bueno; papá menos mal vamos a ducharnos y salimos a la esquina a tomar una bebida o un café.

¡Soool! El teléfono suena.

Contesta por favor Angélica. Anda

Si es mi madre le dices que la llamo al salir. Hazme el favor

Angélica; toma el teléfono por segunda vez recelosa, sabe que jamás Sol María permite que tomen llamada alguna, aun siendo ella como hermana.

¡Halo!

Mi amor soy yo. Tu madre

Señora; María Auxiliadora ¿Cómo está? De nuevo Es Angélica, disculpe le conteste, lo que pasa es que Sol está en la ducha y ella me dio permiso para tomar la llamada.

Hola hija dígale que me llame urgente al salir, que ya es muy tarde, que francisco Antonio sale en media hora a buscarla.

Ahhh Angélica; dile que se comunique urgente con el hotel Dinastía. Que Pedro Izáis tomo una llamada y era para ella de ese lugar. Que se comunique urgente con la administración.

Esta bien señora María Auxiliadora. Ya le comunico.

¡Ayyy! ¡Ay! Por dios Sol María, casi me matas de un susto, que haces parada detrás de mí como un espanto, como un muerto. Definitivamente tu ya estas locas.

¿Quien era Angélica?

¿Quien llamaba?

Rin riiiin

María toma el teléfono. Que estamos ocupados debajo del carro.

Halo

Bendición madrecita.

Dios te cuide.

Sol; te dijo Angélica sobre un recado de tu hermano. Es que te llamaron de un hotel urgente y que te pongas en contactos con ellos.

Ahhh si mama. Buenooo te dejo mamitaaa bendición

Angélica vístete, tenemos que salir de urgencia.

Quee estas loca, no hay luz en la zona. Esto esta demasiado oscuro.

Para donde coños vamos a ir a las doce de la noche, Sol María por favor te estas volviendo loca

Sii Angélica tienes razón. Mañana vamos

Para donde

Para el hotel dinastía.

Tú me vas a disculpar pero desde hace tiempo para acá tú y el hotel ese me trasnochan.

Mira Angélica; no se si esto es casualidad, intriga, supersticiones, alucinaciones o instinto de mujer, pero te acuerdas cuando fui a cancelar en la heladería y no conseguí los papeles.

Buenooo sospecho que me están llamando desde ese hotel para por mis documentos.

Pero sol que hacen en ese hotel

No se Angélica, pero la mañana siguiente después que salimos. Yo no me acuerdo de nada y tome un taxi. Angélica yo amanecí en un hotel.

Por Dios sol como es eso. Y con quien.

No lo se, eso me tiene destrozada.

Pero tomaste demasiado alcohol.

No yo no tomo tu sabes eso.

Y como paraste en ese siti. Tuviste sexo con una mujer o con un hombre

Fue con un hombre,

Y como que no te acurdas.

Angélica.

Ya va sol toma un vaso de agua con azúcar, cálmate no llores

Ven tranquilízate.

Angélica se que fue con un hombre. Las sabanas cambiaron de color blanco. Yo era señorita, yo era virgen

Amanecí manchada, no solo de sangre. Mi honor, mi flacidez, mi templanza, mi orgullo, mi dignidad, mi rectitud la conseguí tirada al lado de mis zapatos, en el piso.

Esta bien tranquila lloraaa eso te ayudara.

Toma este calmante.

Angélica. Angélica ayy angélica eso me duele demasiado

Como enfrento este problema con mi familia, ante Dios ante la iglesia, ante mi reputación

Solo eso es personal, no tienen por que saberlo terceros, sea quienes sean.

Mañana iremos a ese sitio y saldremos de la duda, tienes que ser fuerte mas de lo que eres, interrogaremos a todo el personal si es necesario. Revisaremos los videos

Sabes que no podemos hacer eso sin una orden.

Tú eres juez la conseguiremos, daremos con ese desgraciado que te acarreo la vida.

Angélica ayy y si fueron mas de uno. Ayy Angélica me violaron.

Duerme, anda ven recuéstate a mi hombro, duerme.

Angélica se va a la habitación enciende la televisión y coloca el canal de las noticias

“Después de la suspensión por el temblor y los movimientos telúricos del caso dinastía, vuelven a la carga los abogados acusadores. En medio de la vigente polémica por el tratamiento procesal que deben recibir los violadores, el Tribunal en lo Criminal Nº17 dará inicio el lunes al juicio oral y público contra un sujeto acusado de ultrajar a una niña de nuestra ciudad. Desde las 9.30, en una de las salas de audiencia de la planta baja del Palacio de Justicia, en caracas 21, deberá responder a los graves cargos que se le imputan a Sebastián Salvatierra, quien llegó a nuestro medio desde la zona pudiente de caracas; Chacao, donde cuenta con antecedentes por robo, hurto, estafa y otros.

En medio de la vigente polémica por el tratamiento procesal que deben recibir los violadores, el Tribunal en lo Criminal Nº 3 dará inicio ese día al juicio oral y público contra Sebastián Salvatierra; un sujeto acusado de ultrajar a varias niñas de nuestra ciudad.

La juez Sol María Castañeda Arriechi, una de la jueces mas arrecida del sistema actual, llamada por los delincuentes “Corazón de Hierro” en calidad de subrogantes-- analizará la conducta del detenido, que será asistido por el defensor oficial Roberto Marchan.

Como fiscales de juicio actuarán los doctores Yean Pier Rojas y Yunior casanova.

El sujeto, de poco más de 25 años de edad, habría engañado a algunas de sus víctimas mediante el ofrecimiento de joyas.

Sebastián Salvatierra afronta cargos por privación ilegal de la libertad, abuso sexual, abuso sexual con acceso carnal y rapto y abuso sexual en grado de tentativa. Actualmente lo acusan de asesino y estafador.

Ahora yo le pregunto a usted señora; Ramona Josefina Rodríguez de Salvatierra

Usted es madre del señor Sebastián Salvatierra.

Eso es correcto señor

Y como llego su hijo a esta situación

Bueno a mi hijito me lo acusan ilegalmente, se ensañaron con el. Yo desde aquí le pido a la juez “Corazón de Hierro” que estudie detenidamente la conducta de mi hijo. Se lo pido juez.

El comentarista principal explica:

Según algunas personas, los hechos fueron así;

El accionar del supuesto violador, estafador y presunto asesino cobró gran repercusión en nuestra ciudad a mediados del mes de marzo del año 2019, cuando se tomó conocimiento de abusos sexuales cometidos en perjuicio de menores de edad, en los que se utilizaba como señuelo para engañar a las víctimas, la promesa de regalarles joyas, bisuterías, ropas y viajes en cruceros.

Según las investigaciones, sería Sebastián Salvatierra quien, el 27 de abril de ese año, interceptó a una chica de 13 años, en el barrio santa Eduviges, con la supuesta intención de conseguirles algunas cosas, aunque la menor se presto atenta y sin desconfianza.

Con la excusa de entregarle un anillo y joyas, el mismo sujeto habría conseguido ultrajar a una señorita de 19 años. Aproximadamente en un hotel próximo al cementerio municipal.

Fue precisamente en esta oportunidad en que el sospechoso (su hijo) resultó ser capturado. Una vez abandono el hotel.

Que opina usted señora de esta acusación.

Mi hijo es inocente; y Dios nos dará la razón”

Angélica Apaga el televisor.

Angélica mira una vez más a Sol. Lentamente se va pero con una intriga por lo de la entrevista.

Voy acostarme. Mañana le cuento a Sol sobre ese caso. Hay Dios ruegue que Sol se levante bien. Ha estado sumamente nerviosa.

Esa noche salvador Salvatierra es ultrajado en su celda, tratan de asesinarlo por violador, los custodios actúan y milagrosamente se salva. Sin embargo es sacado a la fuerzas, al patio allí pasa la noche sin antes recibir un castigo, desnudo lo colocan en parada firme al estilo militar y lo bañan cada media hora con agua helada.

Esto es para que sepas lo que es ser vagabundo. Te dije que vas a querer morir desgraciado por manchar la reputación de mi familia. Escoria humana.

Sin poder defenderse amanece empapado al borde de una hipotermia, desmayado a la salida del sol, es internado y preparado para el juicio oral.

Hoy no vas a desayunar monstruo.

Suena la sirena es hora de visita.

Reclusos; saldrán a la visita muy pocos de ustedes la noche que nos hicieron pasar las pagaran muy caro.

¡Sebastián Salvatierra! Eres afortunado tienes visita, se te concederá por que hoy te declaran culpable. Quizás te aplicaran la pena de condena perpetua, la inyección letal o la cámara de gas,

Jajaja que prefieres.

Jajaj bueno no te emociones por que todos aquí estamos ligando a que te den cadena perpetua. Para que implores no haber nacido desgraciado, vas a pagar todos lo pecados aquí, sufriendo en este infierno.

Vístete, y ya sabes ni una palabra lo que te sucedió anoche por que va hacer peor para ti.

Listo. Ven no pienses que vas a ir deportivamente. Jajajaj

El custodio le coloca unos grilletes apretados cruelmente, las esposas y unas cadenas que no permiten dar ni siquiera medio paso.

Lo traslada al pabellón de las visitas.

Cuando a espalda a través del vidrio ve un rostro seme arrugado no por la edad si no por el trabajo arduo de un mujer.

Cabizbaja, despeinada con ojeras y ojos enrojecido, le brinda una sonrisa sutil de esas que llegan al corazón y te paralizan. Sin poder abrazarla y con la cabeza en alto, toma el teléfono y le dice.

Madre, madrecita échame la bendición.

La madre sin poder contener el llanto Dios te bendiga hijo querido, hijo de mi alma.

Solo la bendición fue la última palabra, el resto solo fue llanto, llanto de una madre cuan si fuere una cascada. Pero no de lluvia.

Madre óyeme. Madre por favor se fuerte te lo ruego mi vieja se fuerte saldremos de esta.

Mírame a los ojos, aunque no puedo abrazarte mírame a los ojos y regale una sonrisa, solo necesito hoy y por siempre una sonrisa.

La madre lo ve a los ojos con una ternura incomparable, no existió barrera alguna, ni vidrio, solo un silencio entre el y ella se genero para saber y sentir el amor que aquella alma sentía por su hijo.

Cuéntame madrecita, me entere que te entrevisto un canal de noticias.

Si hijo mío; creo que al menos la ciudad y la gente puede saber un poco de lo que te esta sucediendo contigo.

Si madre pero óyeme por que solo tenemos para hablar cinco minutos. Madre tienes que tratar de hablar con la juez. Si no me equivoco ella se llama Sol María.

¿Y por que con ella hijo?

Madrecita ella va hacer la que tome mi caso.

No `puede ser hijo; como así.

Esa juez es la más ferrima, la más dura, la más cruel. Todos le temen la llaman “corazón de hierro”

Hay por Dios hijo que esperanza puedes tener.

Madre óyeme detalladamente.

Suena el silbato y se oye una voz gruesa, solo les queda un minuto.

Madre contacta con ella dile que yo; Sebastián quiere hablar con ella antes del juicio. Que tengo algo sumamente importante que decirle. Dile que le hablare solo el hotel Dinastía.

Se acabo la entrevista.

Hijo hijo hijo mío te quiero.

Tuuu.tu.tu.tu

Rápidamente se llevan al reo.

La madre en llanto duro grita hijoooo te quiero. Te quiero hijo mío y con un beso a través de la mano logra despedirse.

Al terminar la visita, es trasladado de nuevo a la celda. No sin antes pasar por el “túnel secreto” un espacio oscuro, donde se le aplica un baño de agua salada y al hacer contacto con la pared es sometido a una dosis de electricidad continua, para llegar aun cuarto donde lo despojan de la ropa, y a oscura lo interrogan.

¿Qué le dijiste a tu madre?

¿Nos hachaste paja?

¿Se te fue el yoyo verdad?

Plack plack con una peinilla acerada sin filo es castigado por las piernas y muslo, le colocan una almohada en el abdomen y es castigado por varios hombre.

Sebastián fuerte, resiste la embestida y un gemido de dolor con una voz suave se oye salir de su garganta.

No le dije más nada que no fuese la bendición a mi madre.

Las custodias con un aliento y un suspiro de cansancio lo dejan tirado en el piso.

En voz suave con condolencia a la vez le dice.

Anda dúchate vístete para que estés listo para el juicio, luego te venimos a buscar para que desayunes.

Levántate sol María, levántate ya recuerda que hoy es el juicio oral al fulano este, que ya se esta haciendo famoso en la ciudad.

Por Dios Angélica tienes razón.

¿Y que hora es?

Dormí demasiado.

Préstame las cholas. Para ducharme.

Ahí están sol. Todo te lo coloque en el baño. Solo tienes que abrir la puerta.

Gracias Angélica que fuera de mí si no te estuviese.

Jajaja. Mira Sol; anoche cuando dormías, encendí la televisión. Y en un canal regional de noticias estaban entrevistando a la madre del acusado tuyo. Del tal Sebastián.

¿Qué?

No te oigo bien.

Esta agua esta deliciosa.

Y que dijo, esa señora debe de estar destrozada; pero si su hijo es culpable lo hundiremos si contemplación, sin remordimiento, sin condolencia. Le aplicaremos todo el peso de la ley.

Plack suena una puerta el sonido de la regadera se apaga. Sale con su cabellera negra azabache, a la parte posterior de la rodilla, muy natural, la piel de ángel, esbelta con su estatura de casi a la altura del marco de la puerta, con su anatomía de atleta y el busto amoldado a su piel, blancos redondo, su cintura dibujando cuasi una guitarra. Era una esfinge apoteósica hecha carne y hueso.

Angélica aunque de su mismo género, por un momento anonadada con la majestuosidad de aquel monumento natural, casi con celos, con envidia, envilecida, enamorada voltea.

Bueno ya que el juicio es en la tarde vamos al hotel ese como es que se llama.

Dinastía sol dinastía.

Bueno ese mismo vamos a ver para que me solicitan, y aprovechamos de preguntar algunas cosas que me están torturando.

Ahh no sol. No vayas a empezar de nuevo.

Vamos Angélica apúrate.

Vamos a tomar el metro, es más rápido y nos deja a una cuadra.

Señor; hace cuanto salió el metro para la zona centro.

Aun no pasa señoritas miren allá viene.

Abordan el metro.

Sol, Sol..

Que pasa Angélica.

Sol la señora que esta sentada frente a ti es la madre del fulano.

¿Cual fulano?

Del asesino, bueno del presunto estafador, bueno o no se de que es que lo van acusar por fin.

Que tu estas segura siii

Ella es la vi en la televisión.

Señora, señora usted.

Si dígame hija.

Es usted la de la entrevista de anoche.

Sii señorita yo soy.

Mucho gusto mi nombre es ramona Salvatierra.

¿Y usted?

Mi nombre es Angélica

Señora soy la asistente de la juez.

Hacia donde se dirige.

Llorando le dice. Ya no se señorita cual es mi destino.

El metro se detiene y anuncia la parada.

Sol, ya llegamos.

Es aquí Angélica.

Claro Sol María.

Ramona Salvatierra oye en su silencio el nombre de Sol.

Y brinca del asiento.

Señoritas. Señoritas por favor esperen un momento

Gritando por favor esperen.

Cual es su nombre.

Angélica ya se lo dije.

No, señorita el suyo.

Me llamo Sol María, mirando Angélica ríe.

Hay Dios es grande, Dios es misericordioso.

Juez tengo un recado urgente para usted.

Para mi señora y de donde me conoce usted.

Soy la madre de Sebastián Salvatierra.

Angélica y sol se miran aturdidas y asombradas.

Señora debe de estar equivocada.

Noo señorita solo le suplico, le ruego e hincada de rodillas frente a los transeúntes la toma de la mano llorando.

Señora por favor levántese.

Rápido la llevan a un café, piden un café.

Señora...

Ramona ese es mi nombre.

Que tiene usted que decirme.

Pero de ante manos le digo, esto que hago con usted es una excepción, es sumamente peligroso para mi y para cualquier caso hablar con algún familiar de los reos o acusados.

Gracias; como puede notar soy una madre desesperada, humilde, honesta y vivo bajo la tenencia de mi hijo. Ayer fui de visitas a la penitenciaria a visitar a mi hijo, como puede imaginar destrozada lo vi. Solo nos permitieron cinco minutos, que se convirtieron en una milésima de segundo, de dolor, de sufrimiento.

Señora tenemos que partir, le suplico sea concisa y breve.

Bueno. El me suplico que antes de ir a juicio con usted, le concediera una entrevista en privado, que solo lo oyera, lo escuchara un minuto, por que tiene algo demasiado importante que decirle.

Noo. Señora eso va contra las reglas.

Bueno señora le dejo tenemos que partir.

Señora le deseo en verdad suerte y que Dios le de el juicio justo.

Señorita Sol también me dijo que tenía que decirle algo relacionado con el hotel dinastía.

¿Que?

Señora será mejor que tenga responsabilidad en sus palabras.

Se lo juro juez señorita créame.

Vámonos Angélica.

La señora llorando, le grita señorita tenga piedad y haga lo que su corazón le dicta.

Sol no habla ni una sola palabra en el trayecto del camino. Angélica casi corriendo detrás de ella, muda, aturdida.

Sol, por que esa señora dice eso.

No se Angélica, el amor de madre es infinito, y es ciego ante la conducta de muchos de sus hijos.

Riiin riinn

Halo dime padre que paso

Izáis te llamo para decirte que estoy cerca de tu trabajo. No se si quieres paso por ti. A eso de las 12:30 pm.

Me parece bien padre, yo estoy terminando de levantar una pared en el último piso del edificio. Voy a dejar al compadre Luis Sequera para que termine de pegar 200 bloques que quedan.

Dale pues padre bendición.

Plack,plack chiff plum.

Papá, padre que paso.

Papaaaa. Contesta.

Vergaa Luis me voy mi padre como que choco. Como así. Como sabes tú. Bueno por que estaba hablando conmigo y escuche algo raro, un golpe, un frenazo.

Dale izáis yo me encargo de todo.

Riiin riiin.

Halo. Si dígame

Señorita la llamo desde la comisaria de transito.

Es usted la hija del señor francisco Javier Castañeda.

Sii señor por que

Como sabe usted mi número

Que le paso a mi padre

Le informo que su padre acaba de ser ingresado en un centro hospitalario, debido a que sufrió un accidente de transito en la avenida circunvalación norte.

Como no puede ser y como esta por favor.

Señorita eso no lo sabemos nosotros. Solo cumplimos con el deber que nos compete informarle. Su vehículo esta en esta institución. Y su padre fue llevado en una ambulancia al hospital sagrado corazón de Jesús.

Gracias señor oficial.

Con quien tengo el gusto.

Sargento técnico del cuerpo de bomberos del distrito concepción John Garcias rojas.

Gracias sargento. Muchas gracias

Sol; que paso dime algo

Vámonos Angélica mi padre sufrió un accidente de transito.

Por Dios y como esta

No lo sé.

Plack, ploack, tírale agua helada, colócale la almohada en las costillas. Plack tun plack.

Ahhh te la das de machito, de guapo, te gusta violar a las mujeres.

Antes de que vallas al juicio. Te regalo estos detalles. Jajaja.

Guardias, guardias

Pin plin, linn lannnn lin

El sonido de las rejas aturdescen

La prisión se hace sentir

Los gritos del compañero de celda. Guardiaaassss guardias, cabrones, mariconeees déjenlo en paz ya. Déjenlo en paz.

Guardias maricones.

Silencio. Reos silencios escorias humanas.

Por algo están aquí, que quieren que los traten como niños o niñas. Esto no es su casa ni una plaza, ni un cine. Dale coñazos, reviéntalo si es posible. Después les tocara a ustedes. Jajaja.

Llévalo a la ducha custodia.

Ya sabes ¡Sebastián Salvatierra! Ya sabes calladito como en la cedula. Calladito, aquí no ha pasado nada.

Pero custodias me vas a dejar en este pabellón, este pabellón no es el mío guardias cabrones. Maricones, desgraciados llévenme a mi celda.

Jajaja. No sí; Sebastián no te preocupes que ahora mismo te mando a buscar un colchón ortopédico y un edredón para que duermas feliz jajaja

¿Ya sabes en que pabellón estas?

jaja disfruta de tu postre.

Rápidamente es embestido, en la oscuridad, con una capucha es dejado ciego, esa noche Sebastián fue violado y a puñaleado sin compasión, sin poder defenderse, los guardias de la prisión lo recogen inconscientes, y son remunerados por los otros reos.

Sebastián despierta al lado de su compañero de celda.

¡Te dieron duro hermano!

Ramona. Comadre como va lo de su hijo.

Comadre el juicio es mañana, ayer hable con la juez, por casualidad la vi en el metro. Comadre como cosas de dios. Le expuse el caso, le pedí clemencia, le rogué.

Hay comadre dicen que esa juez es implacable, y hasta malvada que es vengativa y que no ha dado beneficios a ningún acusado

Si. Así dicen comadrita, pero dios es grande.

Bueno comadre Ramona, estaré pendiente y me le pongo a la orden si me necesita.

¡Mire! Yo hable con la comunidad y, mucha gente quiere firmar, para ver si lo sueltan,

Mamá voy para el hospital. Mi papá tuvo un accidente.

¡Hay hija como esta! Fue grave.

Ya salgo para allá, dame la dirección.

Mamá llama a Izáis, él te llevara. Te dejo

Vamos, Angélica vamos a tomar un carro, taxi, libre por favor lléveme al hospital sagrado corazón de Jesús.

Rápido señor por favor rápido

Ya llegamos señorita

¿Cuánto le debo?

Son….

Tome deje el cambio.

¡Corre! Angélica ¡Corre!

Buenas tardes por favor señor donde puedo obtener información.

Pregunte en el área de información y atención, está a la entrada antes de subir,

Gracias

Señorita, enfermera por favor

¡Señoritaaaa!

Ya va espere su turno hay más personas delante de usted, haga la cola.

Señorita. Es una emergencia.

Ya le dije aquí todos están por una emergencia,

Hey..hey coliona,

Has la cola como todo nosotros.

Sáquenla yo estoy aquí desde las 5 am

Señorita soy la juez Sol María. Esto es una emergencia aquí esta mis credenciales.

Está bien pase y busque a la señora Francis Duno jefa del departamento.

Ven Angélica. Ven

No juez, solo pase usted.

Tun tun

Adelante.

Si.

Es usted la señora Francis.

Si dígame que desea.

¡Ahhh! Licenciada. Llámeme licenciada Francis.

Licenciada soy la juez sol María

Dígame en que puedo ayudarla

Mi padre sufrió un accidente y quisiera saber si está recluido aquí, ya que el Sargento técnico del cuerpo de bomberos del distrito concepción John Garcias Rojas. Me indico que lo habían trasladado para este centro.

Bueno; juez si está aquí ya le voy a informar.

Enfermera. ¡Enfermera!

Secretaria Inmaculada Pire; dígame que enfermera estuvo de turno en la mañana.

La enfermera; Silvia alejo pero ya ella entrego.

Bueno y quien ¡Quien recibió!

La estudiante Andrea Gudiño.

Okey llámela y dígale que se presente en mi oficina.

Angélica, Angélica ¿cómo estás? ¿Dónde está mi hija?

Señora María Auxiliadora, Sol esta allá adentro.

Tiene como una hora y aún no ha salido.

Como así; ¿porque tanto tiempo? Hay mi dios algo malo le paso a mi esposo. Por eso ha tardado tanto.

No señora tenga calma por favor, venga vamos a sentarnos. Hay dios hay mi dios dame fuerzas.

Ven hija vamos a orar.

Licenciada me llamaba. Si ven entra

Tú recibiste guardia. Aquí ingreso un paciente, un señor que tuvo un accidente vial.

Hay licenciada, cada diez minutos ingresa una persona a este hospital. Como se llama el señor. Como se llama su papá juez.

Francisco Javier Castañeda es un señor alto moreno, tiene barba y de edad 65 años.

Ahhh bueno ese señor creo que esta en observación pues ingreso muy mal y está en la sala de operaciones.

Gracias.

Madre Madre cuándo llegaste

Hay hija ya tengo rata.

Ven vamos a la sala de quirófano.

Señores, lo siento pero deben esperar afuera, no pueden pasar. Les dice el vigilante.

Señor por favor quien me puede dar información de mi papá que está ahí dentro.

Tiene que espera señorita que terminen de operar. Ellos llevan casi tres horas.

Ahora les pido esperen en la sala de espera ya tendrán noticias.

Lo siento pero no nos moveremos de aquí.

Bueno tendré que llamar a seguridad.

Señor por favor entiéndanos.

Les dije que no ahora por favor desocupen y abran espacio.

Plack suena las puertas vertientes. Por favor a un lado un doctor.

Donde está el cirujano.

Vigilante donde está el médico de guardia.

Está ocupado en el quirófano, no hay personal en estos momentos,

Pero esta niña tiene una apendicitis aguda.

Lo siento.

Bueno es que esta mierda no sirve yo te lo dije mujer que no viniéramos a este hospital de mierd…

Por favor controle su comportamiento.

No joda vamos a otro sitio. Si esperamos se muere mi hija

Ve señoras por eso es que tiene que desocupar el pasillo el área. Mire la otra vez esta semana que paso trajeron a un n malandro tirotea, supuestamente lo llamaban “mandinga el diablo” no había cama no se encontraba el anestesiólogo. Los hermanos, los compinches y amigos sacaron hasta armas de fuego, cuchillos y amenazaron a todo el personal. Incluso tomaron de rehén a una enfermera que venía asistiendo el paciente. Que paso se le fue un tiro a un diablo de eso e hirió a la enfermera.

Se podrá imaginar se formó la sampablera. Llego la policía y todo fue un caos. Como término todo. El paciente que estaba en el quirófano murió en la operación. El mandinga diablo se desangró y la enfermera invalida quedo.

Si madre vamos a bajar.

Hay pero sol no quiero irme sin saber nada de tu papa.

Vamos Angélica, vamos mamá, vamos a rezar, orar. Vamos a suplicarle y ofrecer una promesa a la virgen de Coromoto.

Sol, mamá, Angélica por aquí, tengo rato aquí esperando información y esta porquería de hospital no tiene alguien quien me pueda dar noticia.

Fíjate Sol María como están las enfermeras y los doctores hablando por teléfono, riendo a carcajadas y uno desesperado, muriendo de sufrimiento por saber de su familiar. No les duele el dolor ajeno. Perece que no tienen corazón. Ya izáis ven vanos a la capilla

Mira; Angélica María Valenzuela, mira alguien sale. Están llamando a alguien

Vamos acerquémonos.

¿Los familiares del señor francisco Javier?

Aquí dígame.

El doctor Deudy Piña los espera en su recinto.

¡Enfermera! Señorita ¡Mire! ¿Es con usted?

¿Dónde queda la oficina del doctor?

En el pasillo 3 oficina 3ª

¡Ahhh! Mi nombre es Auxiliadora de los Ángeles Liscano

Lea mi placa ¿No sabe leer?

Perdón auxiliadora, gracias

¡Vamos! Rápido.

Buenas doctor Deudy Piña, somos los familiares de francisco Javier.

¿Usted que es del?

Soy; Sol María hija, mi hermanos izáis y mi madre

Okey; mire la operación tardo más de cuatro horas. Su papá se salvó porque es un hombre fuerte. Pero el golpe fue grave a nivel de la cabeza, tubo traumatismo y le afecto la columna. El señor francisco Javier se recuperara ¡Pero!

¡Hay! Hay

¡Madre! Sujétala Izáis

Su padre no podrá caminar más

¿Qué?

No doctor no me diga eso, ¡Nooo!

Lo siento hicimos lo que pudimos, le salvamos la vida.

Bueno; esperen su recuperación y en tres meses o menos lo daremos de alta.

Retírense por favor.

Pero no podemos verlo.

No esta inconsciente.

Y su memoria temo que volverá lentamente en unos 15 días. Por lo que es recomendable que este aislado para no forzar su recuperación.

Angélica en las afuera espera. Y ve salir a los tres llorando.

¿Qué paso? Sol, ¡Que paso!

Mi padre, Angélica.

No podrá caminar más

Bendito sea dios como así.

Rinnn rinnn

¡Halo!

Juez la llamo de los tribunales. Para decirle que el juicio de salvador Salvatierra fue pospuesto por la sala para el miércoles a las 3 pm.

Gracias señorita. Es decir para pasado mañana

Si juez eso es correcto

Que pase buen día.

¿Quién era Sol?

De los tribunales

Hay por dios hoy es el juicio

Lo suspendieron. Angélica

Hay gracias a Dios.

Bueno Sol ¿vamos a la casa? Yo tengo que pasar por el trabajo deje al compadre solo.

Si vamos llévanos

Vamos amiga, vamos acompáñame para ordenar un poco mi vida que estos últimos días está hecha un desastre.

Señora Ramona. ¡Señora Ramona! Espere

¿Cómo estas mi amor?

¿Cómo está tu mamá Karla?

Bien señora ramona ¿Cómo esta Sebastián?

Hay hija como puede estar ¡Destrozado! Ayer lo vi y no sé si pueda con este dolor.

No tengo dinero, ya no tengo que comer. Sabes que yo dependo de mi muchachito

Hay ya va hija. Estas escaleras que todos los días nos llevan al cielo y no justo por inocentes me van a matar. En este cerro donde vivimos que no hay agua, ni carretera es casi que el infierno.

Y sin poderme ir por que quien va a comprar el rancho donde vivimos que se moja más adentro que afuera cuando llueve. Jajaja

Ya vamos a llegar señora déjeme ayudarla con esa bolsa.

Pero tengo información que mañana será el juicio. Nosotros vamos a ir a protestar aunque no nos dejen pasar.

Gracias hija por la compañía.

¡Tía! ¡tiaaaaa! Llamaron de los tribunales.

¡Hay! ¿Qué paso? ¿Qué le paso a mi hijo?

Por Dios que me le paso.

Nada tía, que suspendieron el juicio para el miércoles.

A bueno señora Ramona voy hablar con los vecinos que íbamos a protestar

Que pase buen día.

Dios te bendiga hija.

Karla Rodríguez hija, una pregunta tu eres la novia de Sebastián.

Si. Señora Ramona ya nosotros tenemos un año. El me había prometido que me presentaría ante usted el día que lo arrestaron.

Hay señora, es largo el cuento. Mañana o ahora en la noche me llego a hasta su casa, para que charlemos.

Y tú ¿Cuántos años tienes?

Bueno ven ahora hija.

Runnn runn riiii,

¡Halo!

¿Cómo esta Izáis? es Luis, disculpa que te llame a esta hora pero quería saber de tu papá,

Él está bien Luis pero coño hermano compadre, mi padre no podrá caminar más.

Mañana te cuento.

Okey, mañana nos vemos en el trabajo.

¡Que Luis! ¿Qué le paso al señor francisco?

Cónchale amor. Quedo invalido

Y no le contaste lo que sucedió en el trabajo.

Yuli Jiménez, no corazón como le cuento eso por teléfono. Nada más con lo que está pasando es una desgracia. Si le cuento que la obra se van a suspender por el material que se dañó lo voy a matar.

Pero Luis que fue lo que paso en el edificio.

Bueno Yuli que nos equivocamos en los cómputos métricos y en las, medidas de una sección del plano. Una pared que hicimos no iba y tienen que demolerla. Yo creo que mañana lo despiden porque él es el encargado, el responsable directo, él es quien firmó el contrato.

Hay por dios Luis, y ahora con esta desgracia y quedar sin trabajo.

Si mi amor es fuerte. No sé cómo puedo ayudarlo.

Angélica, gracias mi amor por compartir este dolr con mi familia.

No es nada Sol, sabes que ustedes son mi familia también.

Por cierto Angélica ¿Qué hora es?

Son las 3 am

Dios; vamos a dormir u rato, mañana me acompañas a la penitenciaria, voy hablar con el acusado. Vamos a descubrir que sabe el sobre lo que a mi paso.

Pero; Sol como vas hacer para conseguir entrar.

No sé pero tendré que mover mis influencias. Bueno, que pases buenas noches.

Será buen amanecer.

¡Sol! Hermanita, Sol

¿Qué paso?

¡Qué pasó Izáis!

¿Qué paso?

Tranquila sol no te asustes, te despierto porque ya me voy para el trabajo y no quiero que mi mama se levante a preparar el desayuno.

Hoy no. Dile que me fui y que desayunare en la calle.

Está bien Izáis ¡Cuídate!

Pero; Izáis que hora es

Son las 5:30 am

Hay santos cielos, yo también tengo que estar temprano en la corte, bueno prepare algo para dejarle a mi madre.

Bendijo Izáis. Cuídate

Mira tú.

Mira tú. Brother

Párate ahí es contigo.

Que paso los conozco.

jajaja claro que no. Tú lo que estas es tumbao

Bájate de la mula, quédate quieto como en la cedula.

Disimula y síguenos hasta debajo del distribuidor.

Pero buenos muchachos. Yo no tengo nada que darles, no tengo dinero, voy al hospital. Por favor. Déjenme ir.

Tranquilo muñequito, tu tranquilo,

Aquí está bien aquí no pasa nadie.

Bueno pajarito combina el suéter, los zapatos, la cartera, cadena y reloj.

Combina todo o te llevas un pepazo.

Coño ya les dijes.

Dale un tiro a ese mamaguev,,,,

Mata a ese desgraciado y nos piramos.

Ya vaaa tomen la cartera, solo tengo un dinero para unas medicinas, llévenselo todo.

Causa, mi sangre quítate los pisos anda.

Está bien tomen.

Bueno por ser amable y portarte bien te vamos a perdonar.

Pero sin embargo dale un cachazo para que no mire.

Plack.

Corran, corran

Hay señor, está bien. No señorita me duele todo. Y estoy sangrando mucho.

Hay esta zona es muy peligrosa, yo vi que lo estaban atracando. Pero sola que pide hacer. Y la policía pasa una sola vez cada 30 de febrero.

Hay, hay bueno creo que me voy. Tratare de llegar al trabajo.

Disculpe me tobaron todo, no tiene para que me ayude con un pasaje.

No tengo mucho pero de algo le sirve estos 3 mil bolívares.

Gracias que Dios y la virgen se lo dupliquen.

Señor; pero va a tomar el taxi así ensangrentado.

Su señorita tengo que ir al trabajo.

Bueno vamos yo también voy a la parada, pero a la del metro.

Vamos hasta allí lo acompaño.

¡Dios! Mire ¿Cómo está la parada?

Y usted ¿Dónde trabaja?

Yo. Voy a la cafetería del musiu

Soy mesera, así me gano la vida, con este pichero sueldo. Lo que me ayuda son las propinas.

¡Mire! Ahí viene el metro ese va para el centro.

Si a mí también me sirve ese.

Hey ¡hey! Dejen de empujar.

Hay señor que le pasó, siéntese

Señorita que le paso a su novio.

Jajajaja no. No soy su novia. Pero lo atracaron debajo del elevado y solo lo acompañe hasta aquí.

Hay pero se ve mal ¿Por qué no fue al CDI o al hospital?

Bueno aquí me quedo señor

Espero que se mejore,

¡Señorita! ¿Cómo es su nombre?

Juana Mogollón

Soy; Izáis gracias por todo

Coño; pana me puede dar la hora

Las 7:30 am

¡Gracias!

Luis. Luis compadre que paso.

¡Verga! ¿Compadre que le paso?

Me asaltaron estoy vivo gracias a la misericordia de Dios y Juana.

¿Juana?

¿Cuál Juana?

Una virgen compadre una virgen que Dios me envió.

¡Compadre! Le tengo una mala noticia

Que más mala noticia me puede dar compadre.

Mi papá grave, casi me matan, que otra mala noticia me puede dar.

Compadre tome yo cargo una franela en el morral.

Póngasela para que valla hablar con el jefe

¿Y eso?

Nos equivocamos en los cómputos métricos y hay demoler el trabajo que realizamos ayer.

¿Qué?

Si compadre. Hay tremendo peo formado.

Izáis. Izáis pasa por la oficina por favor

Si dígame señor Danoel.

Señor Izáis, que fue lo que paso con los planos, como sucedió el error.

Acaso usted no hablo con el ingeniero Norberto Soto.

No consulto con el antes de comenzar. No se percató que hubo una corrección en el plano por parte de la arquitecta Karina Duno.

Explíqueme.

Señor Danoel. En verdad yo tome la decisión, ya que no estaba nadie presente.

Pero como así. Acaso no tomo un teléfono para corroborar y planificar la faena.

Bueno señor Izáis hubo muchas perdida de material y mano de obra. Lamento decirle que el comité de inspección y la alta gerencia piden su renuncia

Pase por su liquidación el viernes.

¡Ah! También cumplo en comunicarle que le será descontada toda la pérdida ocasionada por el error.

Izáis, ¿Compadre que paso?

Me despidieron. Luis

Hablamos luego.

Mamá ¡Madre! ¿Qué haces?

Hola Manuel Alejandro ¡Pasa!

¡Mamá! ¿Qué te pasa por que estas sentada con ese muñeco?

¿De dónde sacaste ese juguete?

Hay Manuelito, recuerdas que te lo regale en tu cumpleaños.

¿Por qué lo tienes tan descuidado?

Madre. Soy yo. Izáis.

¡Sool! Sol Maria

Madre por dios ¿Qué te pasa?

Ven madre dame in abrazo

Llorando, la braza

Madre ¡Madre!. ¡Nooooo!

Rin rin riin

Angélica; me llaman de la casa.

¡Halo! ¿Qué paso madre?

Sol. Donde andas.

¿Qué pasa Izáis?

Sol, mi madre no está bien

¿Qué dices?

Vente y hablamos aquí.

¡Cónchale Izáis! Pero habla ¿Es de gravedad?

No.

Bueno; yo estoy rumbo al penal. Llego más tarde.

¿Qué paso Sol María?

Angélica, me llamo Izáis. Que mi madre está mal.

Hay por Dios. ¿Se cayó o qué? Si nosotras la dejamos acostada.

¡No sé!

¡Mira ya llegamos!

Buenos días. Por favor. Soy la Juez. Sol María Castañeda Arriechi, vengo a un caso. Necesito hablar con el reo Sebastián Salvatierra por orden del tribunal.

Juez, buenos días, necesito la orden por escrito.

Ok. Ya se la busco

¡Cónchale! Comisario no la encuentro. Debe de estar en este poco de papeles. Usted sabe cómo es esto.

¡Comisario! ¿Cómo es su nombre?

Carlos Alberto Yépez. Juez a sus órdenes

¡Por favor! Carlos; no encuentro la orden. Podría hacer una excepción hoy. Dios se lo recompensara.

¡Mire! Me a pasado de todo estos últimos días. Mi padre sufrió un grave accidente y casi muere ayer. Mi madre está enferma por lo sucedido.

Regresar a buscar esa orden implica un gran riesgo. Tengo que cumplir con ese procedimiento hoy, ya que mañana es el juicio y se necesita la interrogación del preso.

¡Por favor! Comisario se lo pido de corazón.

Angélica; ve a la cafetín y trae un buen café y desayuno para los trabajadores de esta oficina.

¡Voy Sol!

Sol María; toma la mano del comisario y se la lleva al pecho. Donde sus protuberancias exaltan la belleza de su físico. Con su estatura descomunal, su cintura de avispa y sus piernas atléticas, realzada por un jean ajustado a su cadera, donde su pompis deslumbraba la cabellera terciopelada de aquella azabache salvaje, sus ojos delineado con un tono de azul cielo y unos labios finos delgados que delineaban cada frase, haciéndola música a los oído del Comisario Carlos que sus ojos llegaban perfectamente alineados con el tórax de la despampanante esfinge hecha diosa, hecha mujer.

Solo; basto ese gesto para que el sucumbiera inmediatamente a sus deseos.

Está bien Juez. Pero que quede claro que usted es la responsable de este acto.

Carlos: no se preocupe yo asumiré la responsabilidad.

¡Custodio Jairo Alejo! Custodio. Cambio y fuera.

¡Aquí! Custodio Jairo a sus órdenes comisario

¡Cambio!

Custodio preséntese de inmediato en la oficina

¡Cambio!

Custodio lleve a la juez al cubículo de interrogación, y traslade el reo Sebastián Salvatierra para un interrogatorio.

Entendido comisario:

Custodio; con las máximas reglas, equipos y herramientas de seguridad.

Venga Juez sígame, es ahí, a la derecha en donde dice no pasar. Espere solo cinco minutos.

Sebastián, Sebastián. ¡Mariquita! Levántate, vístete en 2 minutos. Tienes visitas ¡Y! Recuerda Sebastiansito, nada de nada. Nada; de lo que te ha sucedido, ha pasado.

¡Quedo claro!

Sal, un paso al frente de las rejas, acuéstate boca abajo, las manos a la cabeza, piernas extendidas y abiertas.

Colócale las esposas, los grilletes.

Levántate mamita, maraquito.

Plack, un golpecito Sebastián, muy suave por si se te olvida, y nos hechas paja, por si se te va el yoyo.

Mueveeeeteee pues

¡Guardias! ¡Custodios! Maricones, hediondos, muñequitas con unas hembras todos. Cogios. Tu mujer te la juega y tus hijas son unas putas. ¡Cabrones de mierda!

Jajaja ya son parejas, Sebastián tu compañero de celda y tú. jajajaj

¿Ya se casaron?

¡Vamos camina! Vamos te esperan en la sal de interrogación.

Juez; aquí está el reo. Tenga cuidado que es de peligrosidad, dicen que es brujo y trabaja con la magua negra, incluso y que domina la mente de las personas ¡las hipnotiza! Jajaja ¡Eso dicen!

Gracias. Déjenos solo, espere afuera.

Sebastián; aun con la cabeza encajada mirando el piso se sienta.

Sol; por cuestiones inexplicables tiembla al ver aquel hombre, hecho escultura.

¿Cómo estás?

Así; que tú eres Sebastián Salvatierra.

Sebastián oye la voz encantadora y melodiosa de aquella mujer, cuan si fuere un ángel que a sus oídos se posó. Trayendo consigo los recuerdos de aquella noche húmeda y suave que en el Hotel Dinastía, destejo al compás del amanecer la piel suave, la cabellera brillante, los labios de miel, la cintura de la sirena, los senos redondos y firmes que entre sus manos gimieron por el placer de su esculpir.

Como devenir del futuro, por el tiempo sin sentir su aroma, supo que ere ella. El corazón de colibrí que en el pecho estallo al momento le reconforto, el tormento que estaba carcomiendo su vida, había desaparecido.

El tiempo se detuvo en la sala, el silencio sucumbió ante los suspiros y el exaltar de la respiración de ambos.

Rápido levanta su mirada, sin poder detener su sonrisa. La ve profundamente a sus ojos.

¡Qué hermosa es!

¿Cómo dices?

Sé que eres un don juan, sé que eres un brujo charlatán, se dice que trabajas con la magia negra.

¡Pero! Déjame decirte. Que esa sonrisa desaparecerá cuando mañana te condene por lo menos a 30 años de prisión.

¿Juez por qué esta aquí?

La voz gruesa, pero sutil a su envergadura física, hace titubear a Sol María

Dedícate a responder. Solo a responder, de lo contrario lo que comentes, hables fuera del contexto te será tomado en cuenta para tu defensa.

¿Qué hacías la madrugada que te detuvieron en las cercanías del Hotel Dinastía?

Juez acababa de salir de él.

¿Tienes como corroborar eso?

Si. Las cámaras de seguridad juez.

Segundo; el camarero que me atendió y llevo un servicio a la habitación de vino, Yo; le obsequie una propina buena, al salir converse con él para que no interrumpiera el sueño de la señorita.

¿La señorita o niña que violaste?

¿Contesta?

Y tercero; yo no creo lo que está sucediendo, no entiendo. Como es que tú actúas de esa manera.

¡Esa noche! Estuve contigo.

Sol María; casi desmaya, la falta de oxígeno llego a su alma, el corazón se detuvo, el espíritu voló sin frontera, la vergüenza aun sin llegar la llena de ira a la vez.

Golpea la mesa

El custodio entra violentamente

¿Qué paso Juez?

Nada; estamos bien por favor déjeme continuar con el interrogatorio.

Se le acerca, al oído, por la espalda a Sebastián.

No sé. Que te estas creyendo.

No me intimidas

¿Crees que voy a caer en ese juego?

¡Te vas arrepentir para toda tu vida!

¡Hare que te apliquen cadena perpetua!

Por favor Sol; ¡Ese es tu nombre! No estoy inventando nada.

Explícame;

¿Cómo es que mi madre logro hablar contigo?

¿Puedes revisar las cámaras de seguridad?

Fuiste tú. Quien pago la habitación, sonreíste a la recepcionista diciéndole. Mi esposo es muy tímido señorita, deme la mejor suitw, recargue la factura a mi tarjeta de crédito.

En ese instante suena el timbre.

Juez, se terminó el tiempo.

Sol María; impactada por las palabras de Sebastián, angustiada, confundida. Le dice al custodio. ¡Por favor! Aun no termino el interrogatorio

¡Salga!

¡Que salga! le digo

Está bien juez, solo tres minutos.

Mira; Sebastián, voy a llegar al fondo de tus palabras ¡pero! Si hay algún indicio de charlatanería, ten la seguridad que no abras querido haber nacido nunca.

Voy a tratar de suspender el juicio mañana. Para hablar contigo luego.

Anda al Hotel. Sol Maria

¡Averigua! Veraz que digo la verdad.

Guardia. ¡Guardiaaa!

He terminado.

¿Ya oíste? camina desgraciado violador camina para tu celda y ve acostumbrándote a ella.

Hasta luego comisario regresare pronto. Vámonos Angélica.

Que paso Sol; que paso allá adentro por Dios. Vistes al diablo fue. Que paso.

Angélica; que me está pasando.

Angélica camina vamos al hotel dinastía.

Ay no por Dios. Otra vez no. Y ahora.

Resulta Angélica que Sebastián, es el hombre con quien amanecí ese día en el hotel.

Angélica el mundo se me vino encima, la desgracia me persigue que castigo estoy pagando. Ay Angélica. Ay Angélica. Ay ay.

Ya va Sol María vamos a calmarnos. No llores amiga. Por Dios me haces llorar. Que dolor tienes, yo lo comparto amiga contigo Ayyy.

Toma límpiate.

Angélica. Mi padre sufre un accidente, mi madre no sé qué tiene. Mi hermano, es raro que este en la casa a la hora que me llamo.

Y ahora esto. El reo que tanto ha dado de que hablar en las redes, los medios es mi pesadilla. Ayyy ayyy por Dios diosito no dejes que me ahogue en esta incertidumbre dame valor para continuar, ayúdame.

Taxi; taxi. ¡Taxi! Vamos Angélica vamos

Señor llévenos al hotel Dinastía rápido

Angélica, mi madre la otra vez te recuerdas cuando estábamos en el café. Que yo iba a cancelar y no conseguí las tarjetas.

Si sol, me recuerdo. ¿Pero qué pasa con eso? ¿Qué pasa con todo esto?

Bueno mi madre me dijo que me habían llamado de un tal hotel y que necesitaban comunicarse conmigo.

Claro ella no se acordaba del nombre del hotel. Te das cuenta de eso

Sii ese desgraciado tiene razón

Ay Angélica me muero de vergüenza.

Como hago para llegar a ese sitio.

Bueno Sol tienes que hacerlo vamos a salir de una de este laberinto

Señoritas llegamos.

Tome deje el cambio

Gracias

Vamos a entrar Angélica.

Buenas. ¿Cómo está?

Buenas; adelante quieren una habitación.

No. Señor

Soy; la juez Sol María, vengo porque necesito una información.

Ah. Si dígame.

He recibido una llamada de aquí. Solicitando mí presencia.

¿Quién la llamo?

No lo sé.

No me recuerdo el nombre.

Bueno déjeme llamar a la gerencia o al departamento de relaciones públicas.

Ok. Señorita suba al primer piso. Y solicite en la oficina principal al señor; Noel Díaz.

Tum tum

Sii adelante.

Por favor con el señor Noel Díaz.

Con él habla dígame de que puedo servirle.

Estoy por aquí. Soy la juez Sol María. Me llamaron de este hotel. Dejando un recado que pasara por sus instalaciones.

Claro quien atendió fue mi madre y el mensaje creo no lo apuntó bien. Por lo que no en verdad para que fue la llamada. Y no sé por qué tengo que estar aquí preguntando.

Bueno señorita en primer lugar. ¿Qué día fue que la llamaron? ¿Tiene que darme fecha?

Ya le dije que no me recuerdo.

Eso hace varios días.

Bueno señorita no se altere,

Este hotel es muy transcurrido y a diario tenemos que de alguna forma darle salida o respuesta a los hechos o vicisitudes que se presentan.

Lo más común por lo que se les llaman es por abandono de documentos.

¿Cómo?

Si señorita o juez. Es lo más común.

Y ya cuando pasan cierto tiempo más de un mes por ejemplo, lo archivamos por orden alfabético o por número de su identificación.

Vamos a ver. Lo de usted. Porque fue llamada.

Por favor secretaria busque en los documentos archivados el nombre de Sol María.

Pero siéntese. Mientras conseguimos solución a su llamado.

Le agradezco agilice el trabajo señor; Noel Díaz. Ya que tengo un juicio a las 5:00 pm de la tarde.

¡Señor Noel! Aquí esta; es por abandono de documentos.

¿Como? dice sol,

Siii como oye señorita dejo; documento de identificación. Tarjeta de créditos y otros que deben de estar en el monedero. La noche del día…

Todo está como lo dejo; tiene que revisar y firmar este requisito.

Sol; estampa su firma.

Señor; Noel. Como hago para tener absceso a las cámaras de seguridad esa noche,

¿Por qué señorita?

Se le perdió algo.

Dígame.

Conteste a mi pregunta; tengo que traer una orden o puedo verlos sin necesidad de ella.

Bueno; tendría que hablar con el gerente, y luego me imagino con el la compañía que cumple el trabajo de vigilancia.

Bueno póngame al teléfono al gerente de inmediato.

Sol; toma aire, por favor Sol, vamos a calmarnos sí.

Angélica no me hables de calma. Porque mi karma está en la punta de mi ira. Así que por favor no me hables de sosiego ahorita.

¡Juez¡ juez; por favor.

¡Halo¡

Buenas tardes;

Si diga.

Soy; la juez. So…l

Si señorita ya se que es la juez; dígame que desea,

En que podemos ayudarla. Creo que ya se le devolvió su pertenencia.

Si acaso le falta algo. Háganoslo saber. Quizás tenemos una solución más viable.

No; oiga. En este momento no me interesa su amabilidad. Quiero el contenido o la grabación de la noche que yo. Mi persona deje mi documentación, en su hotel.

De lo contrario tendré que aplicar, primero la ley, segundo asbtenecer a las consecuencia y tercero; quizás al cierre de su empresa.

Así; que me dice.

Bueno; ya la pongo en contacto con la empresa de seguridad.

Y si es de llamar a todo el personal que laboro esa noche también se hará.

Lo que se le haya perdido tiene que aparecer, el hotel; cumple con una seguridad de primera.

No. En este momento no queremos a más nadie solo la cinta de esa noche o su observación, solo eso.

Okey. Baje a recepción. En 5 minutos estaré con usted.

Nov. 14, 2019, 7:28 a.m. 1 Report Embed 0
To be continued...

Meet the author

jesus antonio castillo Nombre completo del autor: Jesús Antonio castillo • Nacionalidad: venezolano • Ciudad de residencia: Barquisimeto-Venezuela • Teléfono de contacto +5804125258560 Biografía resumida. Nací; en un pueblo llamado Quibor del Estado Lara en Venezuela, me dedico a escribir, tengo ya tres obras “Aquí ya no se puede vivir” “Poemas y observaciones de un desempleado” una obra una novela “Que hace katiuska y Jimena en la esquina”

Comment something

Post!
jesus antonio castillo jesus antonio castillo
Pronto; publicare mis tres manuscritos; "Aquí ya no se puede vivir" obra estructurada en diez capitulo. sobre las penurias de una sociedad en crisis. "Que hacen katiuska y jimena en la esquina" una novela de narrativa corta donde cuenta las aventuras de las adolescentes en al actualidad y las vivencias de un adulto inmiscuido en sus aventuras. y un tercero "Poemas y observaciones de un desempleado" una narrativa sobre las vivencia de un venezolana en los años 2002. versando la crisis.
4 weeks ago
~