Onix Wolf Follow story

kuma-kuroko Kuma Kuroko

"He visto un lobo negro, casi como el Grim. Contrario a la fatalidad, es el Alpha que llena mi alma de vitalidad" Hogwarts!AU Pairing: KookMin [Alpha!Jeon Jung-Kook x Omega!Park Ji-Min] - NamJi Advertencias: Lemon/Smut, Lenguaje Obsceno, Fluff, Hogwarts, Muerte de personaje, OOC, Fantasía. Portada: Heisabetth Anterior: Silver Snake 1# Siguiente: Golden Fox 3#


Fanfiction Bands/Singers For over 18 only.

#romance #magic #fluff #taehyung #kim #jin #namjoon #namjin #sope #yoonseok #yoongi #school #smut #harrypotter #harrypotteruniverse #español #alternativeuniverse #universoalternativo #hogwarts #omegaverse #beta #alpha #omega #jeonjungkook #jeon #jungkook #parkjimin #jimin #jikook #kookmin #sonyeondan #bangtansonyeondan #bangtan #bts
6
480 VIEWS
In progress - New chapter Every Tuesday
reading time
AA Share

1. Sollozo en el baño

— ¡GRYFFINDOR!

Los gritos y aplausos de la mesa de los leones lo aturdieron bastante. Tras entregar el sombrero seleccionador a la que sería su jefa de casa -una mujer extremadamente bonita de rasgos asiáticos como los suyos-, y una leve preferencia con la cabeza toma puesto en la mesa. Se le hizo extraño ser el único escogido hasta ahora. Es una de las casas a la que todos quieren ir y como en muchos casos el sombrero toma en cuenta las decisiones propias es curioso como ningún otro ha caído ahí.

A pesar de que muchos se sentaron a su lado no habla con ninguno y ninguno habla con él. Lo único que puede resaltar de su mesa es que un estudiante de año superior le guiñó el ojo y rió. Se le hizo de cara muy linda y apenas terminó de pensar en ello él le lanzó un beso.

Baja la cabeza abochornado, escuchando una especie de risa que más parece un limpiavidrios que una risa.

Mientras come, llenándose las mejillas de comida tanto por dentro como por fuera pues no se limpia las mejillas se fijó en la mesa de Slytherin. Este año están una junto a la otra y pudo percatarse de un niño muy bajito de cabello negro encogido en sí mismo.

Por la forma en que tiembla, diría que está a poco de llorar. Lo hace recordar mucho a los cachorros de lobo huargo que pasan por la casa campestre de sus padres... Y no se van de allí. Debido a un mal cálculo se le cae el plato que tenía las alitas de pollo, el ruido hizo que todo el comedor quedara en silencio y voltearan a mirarlo.

Antes de bajar la mirada pudo ver el rostro de la persona que –como pensó-, está a poco de llorar. Es tan adorablemente rellena que se lo queda viendo con la boca entreabierta.

—Hey, Jungkook, ten más cuidado. —asiente tontamente a lo que dicen, aun mirándolo.

Que niño tan lindo.

El que está a su lado también es muy lindo, pero su presencia que irradia lo asustó.

Cuando la cena termina y deben seguir a los prefectos para ir a la sala común sigue al niño de Slytherin con la mirada, este tan pegado a su compañero que bien es un koala. Con cierta prisa pudo al menos acercarse a un metro de él.

Es un Omega. Debe ser de segundo año, pues no estaba en la selección y es muy pequeño como para ser de un año superior. Estuvo el resto de la noche atontado por él. Se le hace sencillamente un niño lindo, un Omega muy lindo. No ha visto a ninguno así.

Aunque tampoco es que tenga mucha experiencia social. Literalmente ha vivido enclaustrado en la casa de sus padres, pasando a la casa campestre que tienen ¿Por qué? Porque ahí hay criaturas mágicas.

Jungkook es un fanático empedernido de las criaturas mágicas.

Las adora con toda su alma. Se le hace fascinante cada una de ellas y bueno... con ellas no debe esperar una respuesta oral ni mucho menos actuar de una manera determinada. Su timidez es totalmente valida con ellos, con los humanos no.

Hubiera querido quedarse estudiando en casa en lugar de asistir a Hogwarts. Es un maldito internado. Tiene un millón de veces más de personas de las que puede tener a su alrededor antes de colapsar presa del pánico social.

Se le da fatal entablar conversaciones.

Por ello ni aun ahora, en pleno Halloween, dos meses después de llegar, a hablado con nadie aparte de lo básico como pedir permiso, indicaciones, hacerse saber vivo en clase y pedir la sala que está muy lejos en la mesa ¿Alguien más desastroso que él? Nadie, seguramente nadie.

No entiende cómo demonios llegó a Gryffindor si no es valiente en lo absoluto. Se declara un fracaso como león de melena dorada... ¡Porque su melena es negra! Debería dejar de pensar tanta bobería. Su lugar está en Hufflepuff, a menos que su conocimiento en criaturas mágicas sea suficiente para Ravenclaw.

Al nido de las serpientes no se acerca ni por error. Ya mucho lo molestan siendo un "fantasma". De estar ahí sería diez veces peor. Se pregunta cómo ese niño de grandes mejillas es capaz de estar en esa casa. Es una pena que no esté en Gryffindor.

No porque le hablaría, sino porque podría observarlo de manera más continua.

Aprovechando que todos están esmerados en disfrutar su comida de Halloween sale del gran comedor. Tiene la esperanza de poder ir a la biblioteca del tercer piso y tomar algún libro de criaturas mágicas. Es decepcionante que esa materia la vea solo hasta el tercer año. La tomaría como electiva apenas estuviera a su alcance.

De camino y como cosa común, se perdió. Hogwarts necesita indicaciones pues es tan grande que una pequeña criatura como Jungkook se pierde a cada rato. Su profesora de pociones no perdona esto.

Al pasar junto al baño de niñas se sorprende de escuchar sollozos. Inseguro de que hacer acaba por entrar. Quizá si ve quien es puede pedir a un profesor que la ayude... Sea quien sea. Al asomarse más llega hasta el fondo, donde el enorme lavabo está abierto y derramándose.

— ¿Qué haces aquí?

Respinga sorprendido de notar al Omega sentado en el piso. Tiene el uniforme húmedo, la cara también junto al cabello. Moquea intentando limpiar su rostro. Jungkook se acerca, jugando con la tela de sus mangas.

— ¿Qué quieres? ¿te dijeron que vinieras a buscarme para burlarte de mí? Lárgate, en serio, solo... lárgate...

—Y-y solo te oi llorar desde... fuera y vine a ver si...—al mirar a un lado se percató de los libros rotos, mojados y desperdigados por el lugar. Avanza hasta ellos y hace una floritura suave—. Reparo. —el Omega ve extrañado y lloroso que el Gryffindor hiciera eso.

Jungkook coloca los libros encima del lavabo antes de acercarse a tender la mano para que se levantara. El Slytherin retrocede, negando con la cabeza.

—So-solo quiero... ayudar. —balbucea sin poder verlo a la cara.

—Eso me dijeron los de Gryffindor que me metieron aquí. —responde con voz temblorosa.

Su día ya de por si había sido horrible. Primero los de Hufflepuff hicieron mal una poción a propósito que acabó explotándole en la cara debido a que iba pasando por ahí. La profesora los regaño, pero bien que disfrutaron verlo como quedó; los de Ravenclaw hicieron crecer sus dientes y para cuando se los encogieron los mismos lo hicieron flotar de cabeza sobre el lago negro.

Todo porque es divertido molestar a un Slytherin en Halloween aparentemente.

Sin mencionar a los de Slytherin, que esos son otro tema del que se "salvó", pero las otras tres casas no dejaron de repetir que merecía esto por un motivo muy sencillo.

—Yo no tengo nada que-

Jungkook lo suelta de golpe y retrocede un par de pasos, frotando su mano en su pantalón, espantado y anonadado en partes iguales ¿Magia oscura? El Slytherin mantiene una expresión entre asustada y sorprendida—Soy... Jimin—. Balbucea encogiéndose. Jungkook siguió hasta chocar con el lavabo.

—Eres un mago oscuro.

—Y tu uno de la luz.

Jungkook jamás había tocado a alguien con magia así. Lo hace recordar la vez que pudo acariciar a un hombre lobo. Es una energía similar. Por ello no puede evitar asemejar a Jimin con una criatura mágica. Una linda, asustada y que es tratada por los demás como de costumbre.

Una amenaza, una plaga o bien una criatura indefensa a la que pueden golpear sin que haya ninguna clase de consecuencia.

Debido a su falta de respuesta Jimin se encoge, abochornado. Antes de decir nada se percató del aroma de Jungkook, que repentinamente lo deja fluir como si pretendiera hacerle saber su casta: Un Alpha.

Boquea y se para a prisa. Toma sus cosas y aun resbalando en el camino como un patito torpe se va de prisa del baño. Jungkook tarda un par de minutos en hacer lo mismo y aun peor, alcanzarlo. La esencia de Jimin se lo hizo fácil dentro de lo que cabe, sin embargo, se detiene antes de alcanzarlo, notando que está con otro Omega de su casa.

— ¿Qué haces todo mojado?

—E-es que-

—Te dije que te mantuvieras cerca hoy ¿Quién lo hizo? Más te vale tener los nombres—balbucea de forma torpe los que recuerda—. Se lo diremos al jefe de casa. Vamos a la sala común a que te cambies de ropa o vas a enfermar... ¿Varita?

—Está en mi habitación...

— ¿Cómo arreglaste eso entonces? —pregunta, notando un leve rastro de magia—. Jimin. —insiste con las manos en la cintura.

—N-no importa, en serio Yoongi, no importa. —balbucea encogido, haciendo puchero y logrando que sus labios sean más pronunciados.

—Como sea, andando. —entrecierra los ojos, creyendo ver a alguien. Supone que no s nadie y si lo es, es un fantasma.

Jungkook al verlos irse toma rumbo a su propia sala común. Sorprendentemente pudo hablar con él. Ahora sabe su nombre. Quizá en otra ocasión pueda acercarse... No pasara, se va a acobardar antes, pero con un poco –muchísima-, de suerte si podría hacerlo.

Será como tener una criatura mágica humana con cara de bebé y cabello espesamente negro.

La próxima vez espera verlos in que tenga ganas de llorar o este llorando.

¿Por qué se habrá asustado tanto después de tocar su mano?

~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Jimin:

📷

Jungkook:

📷
Nov. 13, 2019, 12:43 p.m. 0 Report Embed 1
Read next chapter 2. Evasivas Indiscretas

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 2 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!