0
412 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

“L'amor che move il sole e l'altre stelle”


Al salir de clase solo puedo pensar en una cosa: comer. Estoy tan hambriento que me duele el estómago y es incómodo.

-Te ves cansado, Ryohei-comenta Mirio

-Así me siento-encojo los hombros-no desayuné esta mañana-

-Saltarse las comidas es malo-murmura Tamaki

-Lo sé, pero me quedé dormido y no me daba tiempo-hago un puchero

-Si no te desvelases pensando en el chico de primero esto no pasaría-se burla Nejire

-Es muy lindo-vuelvo a encogerme de hombros

-No le gustas, deberías asumirlo-Nejire vuelve a burlarse de nuevo

-Que él se aferre a pensar y decir que es heterosexual no quiere decir que lo sea-respondo-además…es tan guapo y huele tan bien…-

-¿Es omega?-pregunta Tamaki

Él es el único omega del grupo y, aun así, ha conseguido llegar a lo más alto y cerrarle la boca a todos, por eso lo admiro tanto. Es realmente fuerte.

-Sí, lo es. A veces se pone nervioso cuando me acerco y suelta tantas feromonas que tengo que salir corriendo para no tirarme sobre él-

-Tiene que ser duro para un alfa que el omega que le gusta le tire sus feromonas a la cara-dice Nejire

-Yo no podría soportarlo-coincide Mirio

Ambos son beta, lo cual significa que no son sensibles a las feromonas. Suertudos.

-No me gusta porque sea omega, me gusta por como es. Físicamente es lindo y como persona muy orgulloso, lo cual es tremendamente divertido-

-Oww, nuestro Ryohei se ha enamorado-se burla Mirio

-Es amable que no nos juzgue por el segundo género-me defiende Tamaki, sonrojado

-¡Bebé, ya estoy aquí!-

Yuki abraza con fuerza a Tamaki, haciendo que se sonroje todavía más y esconda la cara en su hombro. Él es Yuki Saotome, un estudiante de segundo curso muy cercano a nosotros, es mi mejor amigo y el novio de Tamaki.

Yuki marcó a Tamaki el año pasado, por lo que su relación no es efímera, están conectados mediante la marca, para siempre. Me sorprendió que pasase, no es muy común que eso pase siendo tan jóvenes, al menos no de forma intencionada. Al parecer ellos estaban haciéndolo cuando a Tamaki le vino el celo y no pudieron contenerse. Al menos son felices juntos.

Tal vez me dan algo de envidia, pero nunca lo admitiré.

-Vamos a comer ya, por favor, me muero-suplico

Todos se ríen de mí -que amables- y vamos a la cafetería, por fin. Me compro un plato gigante de patatas fritas y pollo asado. Debería sentirlo ya que los demás se han quedado sin ese plato, pero no lo siento en absoluto.

-Come despacio senpai, vas a asfixiarte-me regaña Yuki

-Sería un sueño morir así-respondo emocionado

Termino de comer y ya soy feliz. Me encanta la comida, menos mal que hago mucho ejercicio y puedo mantenerme en forma.

-Senpai ¿qué…?-

Todo ocurre tan rápido que no puedo procesarlo correctamente. Un omega ha entrado en celo en medio del comedor, y no es cualquier omega, es Neito. El olor me sacude como si se tratase de una bala. Me levanto de la mesa de un salto y aparto a todos los demás alfas, golpeando y mordiendo a algunos en el proceso. No pienso permitir que nadie toque lo que es mío.

Él es mío, solo mío. MÍO.

Salto sobre Neito, cubriéndolo con mi cuerpo. Él me mira con los ojos llorosos y me doy cuenta de algo que me sienta como una bofetada: está asustado.

-¡Nejire, Mirio!-grito desesperadamente- lleváoslo a la enfermería-

El olor es insoportablemente delicioso, me suplica que lo toque, pero no voy a hacerlo. No quiero lastimarlo.

-Yuki, pégame-suplico al ver que Nejire y Mirio no son capaces de apartarme de Neito

-Pero, senpai…-

-¡Hazlo!-grito

Yuki me aparta de Neito de un puñetazo en la mandíbula. Nejire y Mirio se llevan por fin a Neito, pero mis instintos me torturan, quiero ir tras él. Yuki vuelve a golpearme y me inmoviliza.

-Auch-gruño

Tamaki me ha clavado algo en el cuello.

-Es un inhibidor-explica

-Gracias-suspiro aliviado

Ya me siento bastante mejor, aunque estoy sangrando por la nariz.

-Casi…-no soy capaz de pronunciarlo

Casi lo marco contra su voluntad. A Neito, el chico que quiero y me gusta tanto… me siento monstruoso.

-Has hecho algo imposible, senpai. Has controlado todos tus instintos por él-me consuela Yuki

-Estaba asustado-

Me siento fatal, no quería hacerle daño. ¿No quería? Demonios, quería marcarlo y poseerlo ahí mismo sin importar quien o que estuviese mirando.

-Lo has hecho muy bien, de verdad- Tamaki sonríe tímidamente para animarme

Pero no lo consigue. ¿Qué voy a hacer?

--------------------------------------------

Me duele la cabeza y tengo un poco de frío, pero me siento mejor que antes. Me revuelvo un poco cuando siento que alguien me echa algo pesado por encima. Al abrir los ojos veo una manta sobre mí.

-¿Cómo te encuentras?-

Giro la cabeza para encontrarme con Ryohei, de tercero A, unos de los Cuatro Grandes de la UA.

-¿No vas a hablarme?-me mira y suspira- bueno, es lógico, soy monstruoso. Lo siento-

¿Está...triste? Nunca lo había visto así antes, él suele ser muy alegre y molesto.

-Estoy bien-respondo

-¡Lo siento muchísimo!-exclama de nuevo

Se ve totalmente angustiado, como si estuviese apunto de llorar.

-Me protegiste de los otros alfas-

No sé como agradecérselo, me gustaría mucho tener un detalle bonito con él.

-No te protegí-niega con la cabeza- te ataqué-

-Pero…-

-Quería marcarte-

Lo sé, lo vi en sus ojos, pero no lo hizo, nunca había visto a un alfa conteniéndose. Ryohei lleva meses detrás de mí porque le gusto -o eso dice- y yo lo ignoraba porque creía que solo quería estar conmigo porque soy un omega, pero hoy ha demostrado que no es por eso y me siento bien con eso. Siempre he pensado que era guapo, molesto y atrayente. Más molesto que otra cosa, en realidad, pero he descubierto que tiene un lado amable y realmente heroico y eso es muy admirable. Además salvó a TetsuTetsu de un villano, arriesgando su vida.

-No lo hiciste, no me marcaste-

-Porque vi que estabas asustado y yo nunca querría que me tuvieses miedo o que te pasase algo-

-Ha tenido que ser duro ir contra tus instintos, incluso le pediste ayuda a tus amigos-

Me siento feliz de que se preocupe tanto por mí.

-Ya te lo dije, Neito, solo quiero cuidarte y hacerte feliz, nunca desearía lastimarte-

-¿Sabes una cosa?-

-¿Qué? Pregunta

-Tal vez si quiero ir al cine contigo, después de todo-

Oct. 17, 2019, 12:01 a.m. 0 Report Embed 0
Read next chapter Camina bella, como la noche

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 2 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!