robertberl Robert Berl

Un micro relato en el cual hace dudar si realmente tú sueño tiene consecuencias.


Short Story All public.

#misterio
Short tale
0
4.5k VIEWS
Completed
reading time
AA Share

Más que un sueño

El doctor y forense Adams Tryan estaba acabando la autopsia a una mujer muerta de forma violenta. Su ayudante Richard Rems, iba apuntando las características que Adams le decía. En ese instante a esas horas de la madrugada oyeron unos disparos fuera en la calle.

―Lo ha oído señor Adams.

―Sí, coja el teléfono y llame a la policía.

En el momento que cogió el teléfono comenzó a oírse gritos y, sin perder tiempo Richard marcó el número de la policía pero a media llamada se cortó, sin poder avisar de lo que estaba ocurriendo.

―Se ha cortado señor Adams.

―Vaya a buscar el guardia de seguridad. Yo ya he terminado.

―Sí, ahora voy.

Richard cuando abrió la puerta apareció el guardia que le cayó encima con tres impactos de bala en el pecho. Richard no lo pudo aguantar y cayeron los dos al suelo. El guardia al verlo le dijo como pudo.

―Coge la pistola…coge la pistola.

Richard nunca había cogido un arma pero el señor Adams, cogió su maletín y sacó una automática dirigiéndose donde estaban ellos dos en el suelo y le dijo a Richard:

―Coge el arma, no tenga miedo. Debe haber entrado un demente. En mi maletín hay un teléfono móvil llame a la policía.

Richard se levantó y cogió el teléfono y llamó.

―Es la policía.

―Sí dígame.

―Soy Richard Rems y estoy en el instituto forense de Hadney y han disparado al guardia de seguridad y creo que está muerto.

―Avisaré que vengan de inmediato. No se preocupe.

―Que no tarden mucho…

En ese instante el señor Adams comenzó a disparar en el pasillo y se oía como respondían a sus disparos. Richard le cayó el teléfono y con el arma apuntó aterrorizado la entrada donde estaba su jefe. En ese instante el señor Adams cayó mal herido entrando en la sala arrastrándose por el suelo. Y le dijo gritando:

―Cuando entre dispárele…

En ese momento el señor Adams despertó a Richard, que estaba durmiendo, esperando el cambio de guardia. Eran las doce de la noche y Richard al verlo recordó el sueño que había tenido.

—Hola señor Adams—dijo levantándose.

―Hola, ya son las doce. Se puede ir a casa, ya me ocuparé yo de la victima que han traído hace un rato—dijo el señor Adams.

―Hola, estaba soñando con usted.

―¿Cómo dice?

―Nada, nada. Que vaya bien su turno.

―Adiós y descanse.

Richard se fue al vestuario y dejó su bata en su casilla. Se puso el abrigo y, cogiendo las llaves de su coche salió en dirección a la entrada despidiéndose del guardia de seguridad. Al salir a la calle vio un hombre que se le acercaba y sin ningún motivo se paró delante de él y le dijo:

―Cuando sueñe conmigo otra vez me obligará a entrar a matarle.

―¿Cómo dice?

―No vuelva a soñar conmigo, ¿Entiende?

En ese momento recordó el sueño y por detrás de él el guarda de seguridad le dijo:

―¿Tiene algún problema señor Richard?

―Recuérdelo―le dijo el hombre marchando.

―¿Señor Richard?—preguntó el guardia.

―No tranquilo no pasa nada.

Richard se giró y despidiéndose con la mano subió al coche y pensó.

―Solo ha sido un loco perturbado...pero...como lo ha sabido...

Sept. 3, 2019, 6:37 p.m. 0 Report Embed Follow story
1
The End

Meet the author

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~